1

Iliana Hernández sale de la Isla: “Sigo en la lucha y trabajando por cambiar nuestra Cuba”

Activista Iliana Hernández, Cuba, España

MIAMI, Estados Unidos. — Tras pasar casi cuatro años regulada, la activista cubana Iliana Hernández salió de Cuba con rumbo a España, según dio a conocer la propia reportera en redes sociales.

“Familia, estoy ya en Madrid. Más tarde, cuando llegue a casa, hago una directa por CiberCuba Noticias”, indicó Hernández en su perfil de Facebook a su llegada a la capital española.

La opositora aseguró que pasará un año y medio fuera de la Isla, pero que seguirá “en la lucha y trabajando por cambiar nuestra Cuba”.

“No me fui de Cuba. Estaré poco más de un año libre de represión, pero sigo en la lucha y trabajando por cambiar nuestra Cuba. Ahora toca enseñarle a los cubanos de la Isla la vida real”, señaló la activista en su publicación.

Este jueves el portal digital CiberCuba publicó un video grabado por la activista cuando aún se encontraba en la Isla. En el mismo, Hernández explica que decidió salir del país tras enterarse de que ya no estaba regulada.

“No quise decir nada porque tenía miedo de que cuando llegara a Inmigración me dijeran que no podía volar”.

La reportera, que pasó buena parte del último año bajo un régimen de reclusión domiciliaria, dejó claro que regresaría a Cuba el próximo año.

“Muchas personas se preocuparán porque dirán ´a ti te van a hacer lo mismo que Anamely´. Eso no lo sabemos (…) Yo soy ciudadana cubana. Tengo todo el derecho a vivir en mi país. Tengo todo el derecho a luchar por mi país. Tengo todo el derecho a participar en la vida política de mi país”, advirtió.

Hernández señaló también que los cubanos “no podemos continuar admitiendo que la dictadura pueda hacer con nuestro país lo que le da la gana”.

Además de ser una de las activistas más acosadas por la policía política cubana, Iliana Hernández también fue víctima de actos de repudio perpetrados por turbas castristas frente a su propia vivienda.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Por la Patria y la Vida: ¿Cuándo va a ser La Cola de la Libertad?

La Cola de la Libertad, Iliana Hernández, activismo

LA HABANA, Cuba. – En los últimos días se ha viralizado en redes sociales una nueva iniciativa llamada “La Cola de la Libertad”, convocada y liderada por la reportera Iliana Hernández, quien propone a los cubanos formar una gran fila a lo largo de todo el territorio nacional como forma de protesta para liberar a la Isla.

Hasta el momento, la página en Facebook creada con este nombre para orientar al pueblo sobre “La Cola de la Libertad” supera los 17 000 seguidores. Ya en varias zonas del país han aparecido carteles con referencias a la iniciativa.

Hernández, reportera del medio independiente CiberCuba, declaró a CubaNet que la idea de “La Cola” surgió en una de sus directas. “Sucedió cuando Luis Manuel Otero Alcántara convocó a que fuéramos todos al Capitolio a exigir la dimisión del ministro de Cultura, Alpidio Alonso”.

“Entonces, al ver que no nos iban a dejar concentrarnos en parques ni mucho menos llegar al Capitolio, entre otras cosas por la pandemia, se me ocurrió que lo único permitido en Cuba eran las colas y, en plena directa, dije: ¡Hagamos la cola de la libertad!”, explica la activista.

Luego, varios cubanos fueron aprobando la idea y apuntándose vía Messenger. “Hasta el momento se han unido muchísimas personas en toda la Isla”, apunta Hernández, una de las huelguistas acuarteladas en la sede del Movimiento San Isidro en noviembre de 2020.

“Prácticamente, La Cola está funcionando sola porque lo que yo hago es dar esquemas de cómo organizarla para que no dependa de mí sino de cada persona”, señala.

Para “La Cola de la Libertad” existen varios grupos en Telegram. No obstante, cada persona puede crear su propio grupo privado e informarlo a familiares y amigos, a quienes incluirán en su “equipo” a fin de organizarse y mantenerse informados.

A nivel general, hay un solo grupo público en el que cada provincia tiene sus coordinadores. La iniciativa basa su seguridad en la compartimentación de varias células que no se conocen entre sí. De esa forma, si una célula fuera descubierta no pondría en riesgo la identidad de los otros involucrados.

El esquema de “La Cola” está jerarquizado de la siguiente forma: “1. Me entero de qué es la cola, 2. Me uno a la cola, 3. Hago mi grupo de la cola sin hacerlo público a quienes no sean de mi equipo, 4. Cada miembro de mi grupo hace su propio grupo con la misma privacidad, 5. Y así hasta que seamos muchos y nos avisen de que ya es hora de ir a la cola”.

Imagen: La Cola de la Libertad / Facebook

“¿Cuándo va a ser La Cola de la Libertad? No sabemos y eso tiene muy preocupados a los represores de la Seguridad del Estado. Lo primero que hay que hacer es informarle a Cuba entera ―o que por lo menos el 80 por ciento de la población sepa― que existe una forma de tumbar esta dictadura sin que seas reprimido o multado”, afirma Hernández.

La líder de la iniciativa anhela que esta sea la última “cola” que se haga en Cuba para abrir paso a un Estado de derecho donde se pueda elegir el destino de la Isla democráticamente.

Precisamente, la hoja de ruta que sugiere “La Cola de la Libertad” está organizada de la siguiente forma: “Primero: La cola de la libertad, segundo: Restitución de la Constitución del 40, tercero: Gobierno de transición y cuarto: Elecciones libres”.

Imagen: La Cola de la Libertad / Facebook

“La Constitución de 1940 fue violada por Fulgencio Batista y luego traicionada por Fidel Castro, porque la lucha que hubo contra el primero no fue para implantar un comunismo, ni una dictadura, fue para restituir esta Constitución y devolver el hilo democrático que rompió Batista con su golpe de Estado”, señala Hernández.

“Sin embargo, Fidel Castro traicionó esto enquistándose en el país. Ya no está él, pero está la continuidad que es el Partido Comunista. Ya no queremos más pobreza, queremos vivir y tener un país normal, tener patria y vida, como dice la nueva canción”.

“Después de la última cola habrá abundancia, mercados llenos, trabajos; los jóvenes tendrán un porvenir diferente. Ya la nueva generación no tendrá que pensar en irse del país porque tendría un futuro en este, y ese es el objetivo final de La Cola de la Libertad”, declara.

Minutos antes de que se realice “La Cola” circulará un mensaje por todas las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea, tras el cual cada persona debe avisar en su grupo e ir saliendo para la gran fila, en la que todos los cubanos incorporados se tomarán las manos para de esta forma llamar la atención de la comunidad internacional.

“El objetivo es que esta idea llegue a todos los rincones del país y motive a la gente a salir al espacio público y exigir una transición justa hacia un gobierno democrático”.

Tal iniciativa tiene sus precedentes en la cadena humana (dos millones de personas) de más de 600 kilómetros realizada el 23 de agosto de 1989 entre los países de Estonia, Letonia y Lituania para liberarse de la invasión soviética.

Quince años después, en 2004, en Taiwán más de un millón de personas unieron sus manos para manifestarse contra la amenaza militar china, y en 2013 se realizó la Vía Catalana, otra cadena humana de unos 400 kilómetros en España para reclamar la independencia de Cataluña.

La Cola de la Libertad, Iliana Hernández, activismo

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




¡Que se vaya!: turbas castristas lanzan acto de repudio frente a casa de Iliana Hernández

Iliana Hernández, Cuba, Acto de repudio,

(Fotos: Captura de pantalla/Cibercuba Noticias)

MIAMI, Estados Unidos. – Colectivos movilizados por el régimen cubano llevaron a cabo este miércoles un acto de repudio contra la periodista y opositora Iliana Hernández, una de las activistas plantadas en San Isidro por la libertad del rapero Denis Solís.

Alrededor de un centenar de personas organizadas para un supuesto acto de reafirmación revolucionaria se dieron cita frente a la vivienda de la reportera en el reparto Villa Panamericana, del capitalino municipio de Habana del Este.

Mientras los asistentes se preparaban para lanzar consignas contra Hernández, la periodista ripostó desde la entrada de su casa, donde se encontraba junto a su madre.

“Yo no soy mercenaria. Yo soy cubana orgullosa de lucha por mi patria libre”, respondió Hernández frente a la presión de las turbas castristas, que lanzaron varias de sus habituales consignas: “¡Que se vayan!”, “¡Yo soy Fidel!”, entre otras.

A juzgar por la indumentaria que vestían los movilizados, los asistentes del acto de repudio formaban parte de alguna delegación deportiva cercana.

Entre los integrantes de la comitiva se encontraban varios jóvenes que apenas levantaron su voz para la supuesta condena a Iliana Hernández, otra de las víctimas de la feroz propaganda de la dictadura cubana contra los huelguistas de San Isidro.

Durante los últimos días, el régimen de la Isla ha organizado numerosos actos de repudio contra activistas y opositores cubanos, algunos de ellos han contado con la presencia del gobernante Miguel Díaz-Canel.

En la mayoría de estos eventos se han evidenciado claras violaciones de las medidas establecidas por las propias autoridades sanitarias para evitar la propagación de la COVID-19, razón por la cual miles de cubanos han sido multados y castigados en lo que va de año.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




En paradero desconocido periodista independiente Iliana Hernández

Iliana Hernández

Iliana Hernández
Iliana Hernández. Foto archivo

MIAMI, Estados Unidos.- La periodista de CiberCuba Iliana Hernández fue detenida este miércoles cuando salía de su domicilio en La Habana, informó ese medio de prensa independiente.

“Me llevan”, escribió Hernández a la redacción poco después de avisar que saldría de su casa, y hasta el momento se encuentra en paradero desconocido.

Según la nota, Iliana denunció este martes en la noche, a través de su cuenta de la red social de Facebook, que varias patrullas de la Seguridad del Estado se encontraban plantadas en las afueras de su casa.

Hernández fue una de las personas que se encontraba desde el 18 de noviembre en la sede del Movimiento San Isidro, en La Habana Vieja, en huelga por la liberación del rapero contestatario Denis Solís, y a quienes el gobierno sacó a golpes del inmueble el pasado jueves 26 de noviembre.

Luego del violento desalojo, Iliana Hernández fue conducida a su casa y ahí se mantuvo sitiada desde entonces.

Este fin de semana, por su parte, como parte de una campaña que lleva a cabo el régimen contra los miembros del Movimiento San Isidro, el programa televisivo estatal dedicó una emisión especial “a difamar y tergiversar los hechos”, por lo que la periodista había reclamó recientemente.

“Me gustaría que nos den el derecho a réplica a la burda manipulación de hoy en ese programa”, dijo. “Exijo mi derecho a defenderme en el programa Hacemos Cuba de las mentiras vertidas ahí, estoy en total disposición en dar mi versión de los hechos ante las cámaras de la televisión cubana y en conferencia de prensa si es preciso”.

“Yo desde aquí hago un llamado a toda la juventud, a todos los cubanos que quieran tener un futuro digno en nuestro país, solamente con el cambio, haciendo de Cuba un país democrático donde se pueda convivir con las diferencias de todo tipo, de cada cual”, agregó.

Este miércoles, menos de 24 horas después de haber sido liberado, también fue arrestado Luis Manuel Otero Alcántara.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Iliana Hernández denuncia a represor cubano que le quitó el teléfono móvil

Iliana Hernández, teléfono, Cuba

(Foto: Facebook/Iliana Hernandez)

MIAMI, Estados Unidos. – La activista y periodista independiente cubana Iliana Hernández, colaboradora del portal digital Cibercuba, denunció este lunes otro episodio de acoso y persecución perpetrado por agentes de la policía política.

Hernández, detenida varias veces este fin de semana por sumarse a las manifestaciones por la liberación del joven Denis Solís, aseguró que un oficial de la Seguridad del Estado metió su teléfono en agua para dejarla incomunicada.

“Este cobarde, maltratador de mujeres, misógino, violento, se hace llamar Mayor Alejandro. Es de San Luis, Pinar del Río. Metió mi teléfono en agua hoy porque me odia y me teme. Lo he hecho quedar en ridículo en varias ocasiones por pendejo y no soporta que una mujer se le enfrente. No pasa nada, tendré otro porque no me voy a quedar desarmada”, escribió la reportera en su perfil de Facebook.

Algo similar ha ocurrido con Camila Acosta, periodista de CubaNet, quien ha denunciado en varias ocasiones el decomiso de sus bienes de trabajo.

En octubre, la joven fue conducida al menos dos veces por fuerzas de la policía política. En ambas ocasiones las autoridades destruyeron su teléfono móvil. La primera vez, lo rompieron a golpes; luego, el 31 de octubre, lo metieron en agua.

A lo largo de este fin de semana, decenas de activistas fueron detenidos frente a la unidad de policía de Cuba y Chacón, en el municipio de Habana Vieja. La propia Iliana Hernández fue llevada en dos ocasiones a la estación de Cojímar.

Pese a los arrestos, las acciones por la libertad del joven Solís, encabezadas por integrantes del Movimiento San Isidro, no han cesado.

“Denunciamos el desamparo en el que nos encontramos ante la impunidad ilegítima de la Seguridad del Estado. Denunciamos la arbitrariedad de la causa construida a Denis Solís y todas las violaciones ocurridas en su proceso”, señaló el grupo disidente en un comunicado difundido en la tarde de ayer.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Si lo que el régimen teme fuera cierto, Cuba sería otra

Cuba coronavirus COVID-19 represión periodismo independiente seguridad del estado teniente Elizabeth iliana cibercuba
Patrulla policial en La Habana (archivo)

LA HABANA, Cuba. – Desde el 15 de enero pasado, cuando el Jefe de Sector me interrogó sobre los materiales de construcción que compré para arreglar el diminuto baño de mi casa, y mi pareja era “entrevistada” en la Oficina de Inmigración de la Habana Vieja, la Seguridad del Estado no me había vuelto a molestar.

En la mañana de este martes, sin embargo, la teniente Elizabeth apareció en casa de mi madre, no estando yo presente, para una ronda de “advertencias”. Mi mamá, que en ese momento salía rumbo al policlínico porque no se sentía bien, tuvo que dedicar alrededor de media hora a la inapropiada “visita”.

En esta oportunidad la teniente no desgranó falsedades sobre mi colega Augusto César San Martín, sino contra Iliana Hernández, periodista de Cibercuba y activista en favor de los Derechos Humanos; ahora mismo una de las mujeres más acosadas por la policía política. En la conversación le preguntó a mi madre si sabía quién era Iliana, solo para descubrir que, como tantísimos cubanos de su edad, mi mamá no sabe qué cosa es un activista de derechos humanos, ni cuál es su rol, ni si lo que hacen ayudará a transformar el sino de este país que parece evadir toda esperanza.

La teniente Elizabeth se expresó de forma inapropiada sobre Iliana, rebasando el margen de la advertencia para agregar comentarios de carácter personal que pusieron en claro su falta de empatía y su vocación para eso que llaman “chanchullo”. La teniente trató de demonizar a la activista y prejuiciar a mi madre, que no sabe quién es Iliana, pero sabe muy bien quién es Elizabeth. Nada más que por ese detalle, su intento de difamación fue una absoluta pérdida de tiempo.

He coincidido con Iliana en dos ocasiones. Sobre ella solo sé lo que dije a mi mamá cuando me preguntó: que quiere lo mismo que yo, aunque tengamos enfoques distintos; que es impetuosa y tenaz; que sale a las calles a reclamar libertad y la policía se le echa encima para callarla; que la persiguen y maltratan por sus ideas políticas.

Tengo mis razones para no hacer activismo; pero ello no significa que desconozca o me desentienda de lo que ocurre con las mujeres que escogieron ese camino para denunciar al régimen. Mi respeto se extiende a todas las que han sido multadas en virtud de un Decreto-Ley infame, indigno de una sociedad que se autoproclama democrática. Las que han sido humilladas, amenazadas, reguladas y encarceladas. Las que han visto sus casas allanadas, sus equipos decomisados. Como ellas he sufrido la mayoría de estas vejaciones, y las que me faltan podrían alcanzarme en cualquier momento. Tal es el precio por disentir pacíficamente en Cuba.

A la Seguridad del Estado le preocupa que las periodistas independientes nos interesemos también por el activismo. Temen la unidad de intereses de la sociedad civil contra un gobierno de parásitos machistas, y el impacto que ello pudiera generar en el momento más delicado que ha atravesado el país desde el Período Especial.

En otro momento de la conversación la teniente Elizabeth mencionó a Rudy Cabrera, colaborador de CubaNet. A él se refirió como “el negrito de las trencitas”, para no dejar de la mano los estereotipos y el racismo. Pero mi madre tampoco conoce a Rudy, con quien he colaborado en ocasiones anteriores y continuaré haciéndolo siempre que sea necesario, o surjan temas de interés para ambos.

No entiendo por qué la Seguridad del Estado tocó a mi puerta para difamar a Iliana; pero en todo caso sirva este texto como un llamado a la prensa independiente y activistas cubanos, así como a las organizaciones internacionales para que estemos muy atentos a lo que pueda ocurrir con ella. Probablemente la teniente Elizabeth solo quería “avisarme” de los peligros que correría si me dedicara al activismo; pero sus amenazas provocaron que a mi estoica madre, afectada por la pérdida reciente de su hermano, le subiera la presión.

Un esbirro se define, entre otros aspectos, por su irreprimible necesidad de sobrepasar los límites para cumplir hasta el más simple cometido; por su predisposición al abuso aun cuando detenta todo el poder. Al aprovecharse de la vulnerabilidad emocional de mi madre, la teniente Elizabeth demostró que el honor, la generosidad y la compasión son cualidades que la han eludido toda su vida.

El totalitarismo antillano sabe que cada día su poder declina. Sus huestes buscan indicios de algo que lamentablemente no existe aún, y cometen el error de confundir prudencia con cobardía, alertando a padres ancianos como si sus hijos fueran adolescentes a los que hay que proteger de la “juntera” con ciertas personas. Es innegable que el anhelado cambio tiene hoy contornos más definidos que hace diez años; pero también se impone reconocer que, si al menos un fragmento de lo que el régimen teme fuera verdad, estaríamos mucho más cerca de esa Cuba soñada.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




Tres heroínas cubanas contra la represión castrista

cuba represión mujeres feminismo opositoras periodistas oposición fmc camila acosta iliana hernández miraida martin
De izquierda a derecha, Iliana Hernández, Camila Acosta y Miraida Martín (collage/CubaNet)

SANTIAGO, Cuba. – Ser mujer y activista de derechos humanos en la Isla supone un doble sacrificio que muchas cubanas han asumido sin temor a las consecuencias. En Cuba, las activistas sufren actos de hostigamiento, amenazas, golpizas, multas e incluso corren el peligro de ir a prisión, solo por oponerse pacíficamente al Gobierno.

En los últimos meses se ha observado un notable aumento de la represión, especialmente contra de las periodistas independientes. No obstante, las Damas de Blanco e integrantes de otros grupos opositores siguen denunciando altos niveles de acoso por parte de la Seguridad del Estado.

Sobre el desafío de ser mujeres opositoras en Cuba, nuestra redacción conversó con algunas disidentes que han sido recientemente violentadas.

Iliana Hernández es periodista del medio independiente CiberCuba y ha sido una de las más notables víctimas del régimen cubano.

“Me siento completamente indefensa. A la Seguridad del Estado no le ha bastado con meterse en mi trabajo sino que también ha interferido en mi vida privada”, comentó la reportera y activista, quien ha llegado a no querer tener una relación de pareja.

A principios de enero las autoridades allanaron la vivienda donde reside Hernández, y le confiscaron ―de manera ilegal― varios de sus medios de trabajo.

Por otro lado, entre 2019 y el primer trimestre de 2020, la activista ha tenido que pagar más de 6 000 pesos en multas impuestas de forma arbitraria a causa de su activismo político. De hecho, en la actualidad se encuentra bajo fianza.

Aunque la mayoría de los opositores se niegan a aceptar y pagar estas multas, la reportera de CiberCuba piensa que tal negativa serviría para que el régimen “justifique” la prohibición de salida que pesa sobre ella desde hace dos años. Incluso, podría ser el pretexto para un futuro proceso por un delito común, en este caso, impago de multas.

“No quiero dar pie a que la dictadura pueda justificar una sanción o el no dejarme salir del país ante los tribunales internacionales y la Organización de Naciones Unidas”, explicó.

En similar situación también se encuentra la joven reportera de CubaNet Camila Acosta, quien tiene vetado su derecho a salir del país desde noviembre de 2019 y se ha convertido en uno de los principales blancos del régimen cubano.

“Como mujer, mi vida ha sido de mucho sacrificio. Al ser de una familia humilde siempre quise estudiar y ser una profesional para ayudar a mis padres. Cuando me gradué de Periodismo y vi que con eso no podía lograr nada, mis propósitos se centraron en hacer algo por Cuba, y fue cuando me inicié como periodista independiente”, contó.

Este trabajo, dedicado a revelar al mundo la verdadera realidad cubana, fue el desencadenante de una cruda política represiva en su contra.

“Mediante esta labor me he enfrascado en crear conciencia sobre la necesidad de cambios político-sociales en Cuba, y esta actividad me enfrentó directamente con la dictadura cubana. Empezaron los acosos y represiones por parte de la Policía política”, argumentó la reportera.

En febrero, Acosta tuvo que abandonar la vivienda que rentaba hacía dos años porque la Seguridad del Estado multó a los propietarios, y los amenazó con que perderían el inmueble si no la desalojaban.

“El acoso hacia mí ha sido tal que me he quedado en la calle; por esa causa también familiares y amigos me han dado la espalda”, reveló.

El 9 de marzo ambas activistas, Iliana y Camila, protagonizaron una protesta en La Habana junto a la profesora Omara Ruiz Urquiola y el reportero Abu Dujanah, en reclamo por la libertad del artista Luis Manuel Otero Alcántara, en ese entonces detenido y en riesgo de ser procesado. Los cuatro fueron detenidos.

Después del arresto, Acosta fue amenazada con ir a prisión por los supuestos delitos de “evasión” y “peligrosidad predelictiva”. Más adelante, el viernes 27 de marzo, la reportera fue multada con 3 000 pesos en moneda nacional (aproximadamente USD 120), tuvo que afrontar otra sesión de amenazas en una unidad de policías y perdió su teléfono (fue incautado) por difundir, según sus represores, “información contraria al interés social, la moral, las buenas costumbres y la integridad de las personas”.

Antes, el propio día 9 de marzo, varias mujeres activistas también fueron detenidas, citadas e impedidas de salir de sus provincias, para evitar que asistiesen a un desayuno convocado por Mara Tekach, la encargada de negocios de la Embajada de EE. UU. en La Habana.

Sin embargo, aun ante las agresiones estas mujeres han decidido no claudicar en su lucha por la libertad de Cuba. La activista Miraida Martín Calderín da muestras fehacientes de esa determinación.

Se trata de una de las más reconocidas defensoras de derechos humanos en Santiago de Cuba, miembro de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y promotora de la iniciativa Cuba Decide.

“Me incorporé a la oposición en 2011, primero en la UNPACU y luego en las Damas de Blanco. Desde esa misma fecha comencé a ser agredida física y psicológicamente por la Seguridad del Estado”, explicó la opositora.

Miraida ha sido golpeada en múltiples ocasiones por las fuerzas represivas del régimen cubano (por última vez el pasado 12 de marzo).

“Han sido tantas las palizas que me han dado, que no puedo acordarme de todas. No obstante, una de las más traumáticas fue la del 15 de marzo de 2012, cuando otras Damas de Blanco y yo pretendíamos visitar a Wilmar Villar Mendoza (activista de la UNPACU que murió tras 50 días de inanición), quien ya se encontraba grave en el hospital Clínico Quirúrgico de la provincia”.

“Éramos como 20 mujeres y nos detuvieron alrededor de 100 efectivos. Luego nos llevaron a las afueras de la ciudad donde nos golpearon y abandonaron. Después de horas de andar, yo y dos Damas, decidimos intentar entrar nuevamente al hospital pero otra vez nos golpearon, hasta el punto de que yo perdí el conocimiento”, relató la opositora.

Aunque brutales, estos no han sido los únicos maltratos que ha recibido Miraida. Ella y tres de sus hijos, de 16 y 21 años, han ido a prisión al mismo tiempo por motivos políticos.

“Lo más duro no es lo que he pasado yo, sino lo que le han hecho a mis hijos, aun siendo menores de edad. Los han amenazado y golpeado mientras me han encarcelado a mí; todo porque comparten las mismas convicciones que yo”, terminó.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




“Pido ayuda, me están procesando por un delito que no cometí”

Iliana Hernández cibercuba cuba clandestinos periodista independiente
Iliana Hernández (foto cortesía del autor)

LA HABANA, Cuba. – “Pido ayuda a la comunidad internacional, me están procesando por un delito que no cometí, no aceptan los documentos que prueban que los artículos ocupados son míos pero tampoco ellos demuestran que no lo son, el proceso está viciado, no me entregan documento de artículos ocupados”.

Fue el mensaje de la periodista independiente cubana Iliana Hernández publicado este lunes en su cuenta de Twitter.

La periodista enfrenta un proceso judicial por el delito de receptación desde que el 8 de enero último fuera allanada su vivienda por oficiales de la Seguridad del Estado, y decomisado varios artículos de su propiedad: un iPhone 7 Plus, un disco duro externo roto, un trípode, una memoria de 16 GB, un ordenador y “unos documentos de las denuncias que yo les hago a ellos”. También le confiscaron dos ordenadores de su madre, un mini casete y dos antenas de televisión.

“El registro a mi casa según la orden ‒aclaró‒ era por artículos de dudosa procedencia, pero días después del registro me entero por una vecina que le preguntó a un policía qué buscaban y este le dijo que pintura roja”. Este elemento le hace suponer que la estén tratando de vincular con el grupo Clandestinos. También “el represor Armando le dijo a mi mamá que yo estoy metida en todo y hasta que apoyo a Clandestinos”.

“Cuando pregunté quien hizo una denuncia para que me acusen a mí de receptación ‒expuso‒ me responden que la policía; yo nunca he visto ningún documento de la acusación que me hacen, no me entregan tampoco ningún documento de los artículos ocupados”; y añadió: “hasta hoy no he tenido defensa alguna porque según las leyes de este país no puedo tener un abogado aún”.

El artículo 338. 1 del Código Penal cubano es el que recoge el delito de receptación. En el mismo se estipula: “El que, sin haber tenido participación alguna en el delito, oculte en interés propio, cambie o adquiera bienes que por la persona que los presente, o la ocasión o circunstancias de la enajenación, evidencien o hagan suponer racionalmente, que proceden de un delito, es sancionado con privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas o ambas”.

Para el abogado Faisel Iglesias, este delito “es una de esas trampas del totalitarismo; es decir, que por ellos solo pensar que lo que tú tienes es producto de un delito, ya pueden considerar que se ha cometido el delito”.

Este nivel de indefensión es lo que ha llevado a Iliana a solicitar el apoyo de la comunidad internacional. “Ellos (la Seguridad del Estado) si no es por este delito se van a inventar otro ‒explicó‒; quieren que yo me vaya de Cuba definitivamente pero no lo van a lograr”.

Asimismo, el día 13 de enero la periodista fue amenazada con que se le aplicaría el Decreto Ley 370, Artículo 68, inciso i; el cual dispone que “se consideran contravenciones asociadas a las Tecnologías de la Información y la Comunicación, siempre que no constituyan delitos, las violaciones siguientes: i) difundir, a través de las redes públicas de transmisión de datos, información contraria al interés social, la moral, las buenas costumbres y la integridad de las personas”.

“Por estas mismas cosas que me están pasando a mí ‒afirmó‒ es por lo que Cuba tiene que cambiar, no es justo que nos quieran criminalizar por pensar diferente, son 61 años desacreditando e inventando delitos comunes a los que nos declaramos en contra del PCC: es hora ya de una transición democrática y que la oposición en Cuba rescate el espacio robado hace 61 años”.

Iliana Hernández labora en la Isla como periodista independiente del medio CiberCuba y es además activista por los derechos humanos, por lo que se ha sumado a varias campañas como la llamada #UnidasPorNuestrosDerechos, desarrollada contra la violencia hacia la mujer.

Ante su llamado, mediante el hashtag #IlianaNoEstásSola, varias organizaciones de la sociedad civil cubana se han sumado a su defensa, entre ellas la Red Red Femenina de Cuba y la Red de Mujeres por la Igualdad.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




Activista Iliana Hernández asegura que régimen busca vincularla a Clandestinos

Iliana Hernández
Arresto de la activista Iliana Hernández en mayo de 2019 (Foto: AFP)

MIAMI, Estados Unidos. – La activista opositora cubana y reportera del portal digital Cibercuba aseguró que la policía política allanó su casa buscando pintura roja que la involucrara con el grupo Clandestinos.

En entrevista a Radio y Televisión Martí, Hernández ofreció detalles del incidente, ocurrido el miércoles de la pasada semana. La activista fue detenida por efectivos de la policía, quienes allanaron su vivienda, ubicada en el barrio habanero de Cojimar.

“Parece que quieren establecer un vínculo entre el movimiento Clandestinos y yo. Estoy en la misma situación de todo el mundo: los sigo en la página, los sigo en Twitter para tener información de las cosas que están haciendo, pero no he hablado absolutamente con ninguno de los miembros de Clandestinos y no sé absolutamente nada”, declaró la opositora.

Hernández dijo a Martí que el régimen buscaba claramente involucrarla en el caso de Clandestinos, un movimiento cuyos miembros se atribuyen las polémicas pintadas en bustos e imágenes de José Martí en La Habana y Santiago de Cuba.

“Yo lo atribuyo a Clandestinos. Hoy mismo una vecina ha venido a contarme que ella venía con una amiga y le preguntó a un policía qué estaban buscando y el policía le dijo: ´Pintura roja´ (…) Si la intención de ellos es vincularme con estos grupos, están bastante equivocados. Yo no soy clandestina, yo soy a cara descubierta”, sostuvo la activista, que ha sido víctima de acoso policial durante los últimos meses.

Para Hernández, la Seguridad del Estado le está haciendo pagar su vínculo con la familia Ruiz Urquiola y su trabajo con Cibercuba, con amplia visibilidad en redes sociales.

“Empecé el año con un allanamiento, con una acusación. Estoy ahora mismo bajo fianza. Además estoy bajo tres amenazas: dejar de hacer ‘contrarrevolución’ -yo no hago ‘contrarrevolución’, yo lo que hago es revolución-; irme del país o ir presa. Esas son las alternativas”, sostuvo Hernández, quien, se encuentra regulada, pese a tener la ciudadanía española.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




Policía castrista allana vivienda de periodista independiente Iliana Hernández

Iliana Hernández

MIAMI, Estados Unidos.- La periodista de CiberCuba Iliana Hernández fue víctima en la mañana de este miércoles de un registro en su casa, en La Habana, por parte de la policía política del régimen, según informó el propio medio de prensa.

Los hechos tuvieron lugar desde primeras horas de la mañana, cuando un grupo de policías se presentó en la vivienda de Hernández de forma intempestiva, dijo CibeCuba.

El encargado de hablar fue un oficial que se identificó como “capitán Lázaro Zamora, investigador de la policía”, quien le dijo a la activista: “buenos días, primero que todo apaga el teléfono”.

De acuerdo a CiberCuba, el capitán del régimen precisó, “con un papel en mano, que se procedía a hacer un registro en la vivienda”.

La periodista le preguntó en varias ocasiones los motivos del registro, pero el oficial procedió a arrebatarle el teléfono y cortar la comunicación.

“Iliana Hernández con frecuencia es hostigada por la policía política. A comienzos de octubre de 2019, también fue abordada por la policía justo en el momento en que transmitía en vivo para nuestro medio sobre la detención del periodista independiente Boris González Arenas”.

En esa ocasión fue montada en una patrulla, luego de que le ordenaran apagar el teléfono en reiteradas ocasiones mientras transmitía desde la Villa Panamericana, y terminaran arrebatándoselo bruscamente.

Al respecto, el opositor Manuel Cuesta Morúa escribió en Twitter: “Después del registro a su casa Iliana Hernández fue detenida. Se desconoce su paradero”.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.