1

Dengue hemorrágico en Cuba: el mosquito sigue de fiesta

Dengue, cuba, minsap

LA HABANA, Cuba. — Este lunes, el portal digital 14ymedio publicó una información de la Agencia EFE sobre un novedoso método de lucha que se ensaya en países hermanos de nuestro continente contra la dañina especie Aedes Aegypti, vector de enfermedades diversas. El titular recoge la esencia de la noticia: Liberación de mosquitos con dron, esperanza de combatir el dengue en América.

Según la información, “a medidas como la eliminación de criaderos de zancudos y la fumigación se suma ahora una técnica inusual: liberar con drones comunidades de mosquitos ‘vacunados’ con una bacteria en zonas con alta incidencia de la enfermedad”.

Lo de la “vacunación” es, claro, una manera de hablar. En realidad, lo que se distribuye en zonas en las que predomina la enfermedad son animales “portadores de una bacteria llamada wolbachia, que interrumpe su capacidad para transmitir las enfermedades entre las personas”. Según los comunicadores, el método ha sido empleado en Brasil, “donde la bacteria ha conseguido reducciones significativas en el número de casos”.

Lo anterior no se refiere al detalle del empleo de drones, nota algo truculenta que ahora los colombianos añaden a la difusión de los mosquitos infestados. El nuevo medio de lucha se suma a los tradicionales que desde antiguo se emplean en países de Nuestra América para enfrentar el pernicioso dengue, que avanza con ímpetu por todas las zonas tropicales y subtropicales del continente.

Mientras esto sucede en nuestros países hermanos, ¿qué podemos decir de nuestra Cubita bella? En la misma información se recuerda que, “el pasado miércoles, las autoridades informaron la detección en una misma semana de 11 634 casos reactivos de dengue”. Esto representa ¡“3,8 veces más que los positivos notificados en el primer semestre del año”!

Ante ese aumento exponencial de la incidencia del mal, ¿qué podemos esperar los cubanos de las autoridades castristas? ¡Nada de drones, creo! Aunque… ¡es verdad que con estos comunistas uno nunca sabe a qué atenerse!: lo mismo se revelan incapaces de garantizar a sus súbditos una simple pastilla de aspirina, que realizan un aparatoso trasplante de un órgano vital (¡eso sí!, con una amplísima cobertura noticiosa nacional e internacional).

En los medios masivos de comunicación, los plumíferos y cotorrones castristas parecen no haberse enterado de la perniciosa proliferación del dengue. Cubadebate, Granma, Juventud Rebelde, al abordar temas de salubridad, siguen centrando la información en la disminuida COVID-19. Como loros enloquecidos, insisten en el tema de la pandemia, y cierran los ojos a la otra enfermedad, que ahora mismo ha adquirido una relevancia mucho mayor.

Infomed sí ha especializado su sitio-web para quienes se interesen en el tema. Allí leemos: “La fumigación no es suficiente para eliminar el mosquito. La aplicación de insecticidas es una medida destinada a eliminar a los mosquitos adultos que pueden transmitir estas enfermedades. Su implementación debe ser evaluada por las autoridades sanitarias, ya que solo es recomendable en momentos de emergencia, y siempre debe ser acompañada por la eliminación de todos los recipientes que acumulan agua en las casas y espacios públicos”.

Yo pregunto a los sesudos de Infomed: ¿Y esta multiplicación por más de 90 (¡“3,8 veces más” casos en sólo una semana que en todo un semestre anterior!, ¡y esto según cifras oficiales, que son incompletas, ya que la mayoría de los cubanos que sufren el dengue no se molestan en ir a un centro de salud, donde nada va a resolver!) no representa uno de esos “momentos de emergencia” que ustedes consideran imprescindible que exista para poder echar mano al uso del humo para aniquilar los mosquitos!

Y en otro orden de cosas: ¿Por qué ahora alegan que ese método de exterminio es procedente sólo de manera excepcional (“en momentos de emergencia”), pero durante años estuvieron fumigando de modo sistemático en todas las barriadas cubanas! Y esto, a título preventivo, sin que hubiese un brote significativo de alguna enfermedad. Si esto —se supone— no era lo correcto, ¿presentarán disculpas a la población por haberla sometido durante años al molesto humo que —según dicen ahora— era superfluo!

Entonces, yo, como simple periodista y lego en materias de salubridad, les pregunto a los especialistas de Infomed: ¿No tendrá todo este turbio asunto una explicación mucho más pedestre y vulgar! ¿No será simplemente que en este país sumido en el desastre no puede conseguirse siquiera un poco de combustible para realizar las benditas fumigaciones!

Si tal fuera el caso, entonces las invocaciones al previo dictamen favorable de las autoridades sanitarias (para proceder sólo después a la fumigación) no pasarían de ser una vulgar engañifa: formas vulgares con las que tratar de enmascarar la miseria imperante, que es tanta, ¡que ni siquiera hay recursos para destinar un poco de humo al exterminio del vector!

¡Muy venida a menos tiene que estar la muy publicitada y propagandizada salud pública cubana cuando sus autoridades ni siquiera son capaces de hacer ver que intentan aniquilar el vector que nuestro ilustre compatriota Carlos Juan Finlay, en pleno Siglo XIX, señaló genialmente como el transmisor de la fiebre amarilla, el dengue y otros males!

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Se disparan los casos de dengue en Mayabeque: “Faltan medicinas e insumos en los hospitales”

LA HABANA, Cuba. — El nuevo brote de dengue hemorrágico en Cuba ha puesto en jaque el deteriorado sistema de salud de la Isla, una situación que comienza a inquietar a la población, que acude en masa a los centros hospitalarios.

Sin embargo, cabe señalar que la mayoría de policlínicos y hospitales del país carecen de material para ofrecer un diagnóstico preciso a los pacientes, algo fundamental para tratar de modo efectivo una enfermedad cuyos primeros síntomas suelen confundirse con los de otros padecimientos.

“Dolor de cabeza, fiebre alta, pérdida del apetito, vómitos constantes y dolor abdominal son los síntomas más frecuentes con los que identificamos el dengue”, declaró a CubaNet bajo condición de anonimato una doctora de la provincia de Mayabeque.

La especialista confirmó a este diario que varios policlínicos municipales no cuentan con los reactivos necesarios para hacer análisis de sangre, hecho que repercute de forma negativa en el diagnóstico del paciente y en el tratamiento de la enfermedad.

Según la profesional de la salud, la crisis energética que atraviesa el país también ha repercutido de forma negativa en la calidad de los diagnósticos.

“En ocasiones hemos tenido reactivos para hacer un número limitado de analíticas de sangre, pero los equipos no se pueden encender usando la planta eléctrica. Debido a los cortes de electricidad de más de ocho horas las muestras muchas veces se echan a perder o el resultado no es confiable”, añadió la doctora.

La fuente sostiene que los casos más complicados llegan al hospital después de varios días en los municipios o en sus casas sin la debida atención y tratamiento. En ese sentido, la especialista lanzó una alerta, ya que la pérdida de líquidos por causa de los vómitos, la fiebre y la falta de medicamentos para controlar los síntomas pueden terminar siendo fatales.

Yuliet Barroso, enfermera intensivista del Hospital Pediátrico William Soler, en La Habana, reveló que “muchos niños llegan deshidratados al hospital sin que haya un suero o un trocar para canalizar las venas”.

Aunque esa instalación se encuentra en la capital, recibe a la mayoría de niños enfermos con dengue que son remitidos desde Mayabeque.

Cuarto de paciente en el Hospital Pediátrico William Soler (Fotos del autor)

“Hemos tenido que decir a los padres que lo consigan en el mercado negro y lo traigan al hospital, porque no tenemos”, comentó la enfermera a este diario.

Barroso agrega que la escasez de insumos y medicamentos, sumada a los cortes de electricidad en el hospital, hace que el trabajo de médicos y enfermeros se dificulte.

“He visto muchos niños morir de dengue en los últimos meses y eso es algo muy grave que nadie dice en ningún lugar”, añadió la mujer.

Aimé González, ama de casa que reside en Mayabeque, dijo a CubaNet que “para una madre es desesperante ver a su hijo enfermo y que te digan que no hay reactivos para un análisis o que no existe en todo el hospital un suero para evitar la deshidratación”.

“Pasé los peores días de mi vida con mis dos niños ingresados con dengue. Ellos deberían priorizar los hospitales pediátricos al menos”, apuntó.

Fotos de un baño del Hospital Pediátrico William Soler, en La Habana (Fotos del autor)

Epidemia sin control

El aumento de los casos de dengue hemorrágico en las últimas semanas preocupa al personal médico y resto de trabajadores vinculados a la Salud Pública en la provincia de Mayabeque.

Edel Suarez, trabajador del ministerio de Salud Pública y encargado de la fumigación, señaló que en el territorio no se han tomado las acciones para frenar el avance de la epidemia.

“Hace meses que no recibimos ni productos ni combustible para fumigar. Ya no existe la tal campaña contra el mosquito Aedes Aegypti. Ya no se organizan limpiezas de zonas potenciales ni hay recursos ni combustible para fumigar ni para chapear y limpiar los focos”.

El ciclo natural de reproducción del mosquito hace que su propagación se dispare en el período comprendido entre mayo y noviembre. Estadísticas publicadas por medios oficialistas de la Isla indican que al cierre de julio las provincias con transmisión de dengue demostrada fueron Sancti Spíritus, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo.

El Aedes Aegypti es capaz de transmitir los cuatro diferentes serotipos del virus y se encuentra plenamente adaptado a las condiciones urbanas que existen en la Isla.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Villa Clara: ¿Por qué hay que callar el dengue hemorrágico?

Fumigador en Villa Clara (Foto del autor)

CAIBARIÉN, Villa Clara. – Yunior Quintana Mayea, de 42 años, ha adquirido el dengue en mi edificio y ha contagiado al resto de su familia. El y su esposa su permanecen bajo vigilancia médica como parte de un programa desplegado con urgencia por el policlínico Pablo Agüero Guedes, el que nos corresponde en la llamada “atención pública”.

La novia de un vecino parece ser “el foco primario” y sobre aquél han caído primeramente las 5 delegaciones de visitantes, inspectores, supervisores, auxiliares sanitarios, personal paramédico y fumigadores armados con artefactos desinsectadores.

Según Roberto Martínez, encargado del “team” que ha tumbado literalmente la puerta de cada apartamento del Bloque #2 del Reparto Van Troi cuenta que ya se ha  dado la alarma para que se desperece el sistema que suele amodorrarse cuando no hay brotes como éste. Tiene que morirse alguien para que estalle la crisis.

El fumigador Lázaro Hernández ha entrado enfocando el aparato que porta como si fuera una pistola. Informa que hay 7 fallecidos ya en la provincia y amenaza con asfixiar al colectivo en casa. Le explico que no puede usarlo porque tengo madre diabética y anciana encamada, padre con cáncer y yo mismo portador de una enfermedad pulmonar oclusiva crónica (EPOC).

Fumigador en Villa Clara (Foto del autor)

La provincia reporta además varios enfermos, todos con pronósticos reservados y diversos tratamientos clínicos, una información facilitada por un funcionario de alto rango, quien ni siquiera exigió discreción sobre el hecho.

Mariano, el supervisor, agrega que “ya el ejército (las FAR) se metió de a lleno en el problema y que han habilitado salas especiales con mosquiteros para los reportados como positivos al examen de sangre”; o sea: los que desarrollen alguna fiebre deberán ingresarse sin demoras y contarán “con los recursos que no había” sino en los almacenes “del cuero”.

Aceptaron los revisores no llenarme la casa con la humareda tóxica, aunque deberán informar al director del Poli y el Sectorial Municipal sobre esta salvedad, la cual pudiera incriminarlos si se detecta en el área un “nuevo agente focal”. Literalmente: que debo envolver a mis ancianos y a mí mismo en látex.

Y aunque nada se ha dicho en los medios (impresos, radio o TV provincial ni nacional) alegando que el silencio (criminal) es táctico “para no dar más armas al enemigo difamador de nuestro ejemplar sistema de salud”, lo que yo creo debería incluirse en el listado negro es la trompa asesina del malvado mosquito aedes aegypti, “agente externo/portador”, seguramente manipulado en Langley, VA. y programado para desangrarnos.

Los exhaustos fumigadores explican que “hay que meterle caña sin excusa ni pretexto al bicho”, pues se trata de cierta orden suprema e irrebatible. De resistirnos, habría cuantiosa multa.

Han rociado, además, otro líquido inodoro en áreas exteriores con mochilas, alrededor de los tanques de agua, introducido en ellos abate granulado, vaporizado venenos en la periferia, distribuido comprobantes y vistos con firmas, cuños, etc., pero no han recogido la puñetera basura de enfrente  al recinto “peligroso” en muchos días los de comunales.

Cuando hemos alegado nuestra satisfacción por tantas medidas sanitarias extremas e indagado por la pereza, burla e indolencia del servicio municipal de recogida ante la batalla conjunta que se libra contra el insecto matador, nos han contestado sin dubitar: “ese no es nuestro problema, lo nuestro es el MINSAP, los demás que arreglen el potaje como puedan”.

Vertedero en Villa Clara (Foto del autor)

Y con la mochila baja y el cañón apestoso, y todavía humeante, los 5 visitantes se han marchado al siguiente edificio en plan profilaxis.

Como muestra la foto, la montaña de porquería a escasos metros del caos, desborda el espacio continente donde se pudiera albergar nueva amenaza de impredecibles proporciones. Pero eso no es lo importante.

La “prensa socialista que defiende los intereses del pueblo” seguirá callada hasta que explote (ella o el sistema sigiloso que la dirige) junto con la basura. Como si esconder la verdad fuera a extinguir la enfermedad.




Prensa oficial de Sancti Spíritus confirma dengue hemorrágico en la provincia

(Foto Archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- El periódico oficial de Sancti Spíritus ha sido el emisario de las autoridades de esa provincia que confirmaron la existencia de dengue hemorrágico. En la primera plana del Escambray se informó del brote, aunque aclararon que hasta el momento no hay muertos por la enfermedad.

“Algunos espirituanos han padecido o padecen dengue hemorrágico, pero el dengue no ha matado a nadie en Sancti Spíritus”, asevera el rotativo oficialista.

Al igual que la provincia de Holguín, el territorio del centro de Cuba se encuentra en alerta de “alto riesgo epidemiológico”. De acuerdo a algunos rumores una persona falleció en  Los olivos, sin embargo, las autoridades aseguraron que los análisis descartaron que esa persona padeciera dengue.

“Sí han existido casos que se nos han complicado, que han estado en la unidad de cuidados intensivos e intermedios y que han tenido manifestaciones de algunas de las complicaciones, pero no han puesto en peligro la vida del paciente. En nuestra provincia no contamos con ningún fallecido por dengue. Los casos que se han agravado son mínimos y son muy pocos los que están confirmados con esta enfermedad”, explica la doctora Yurien Negrín Calvo, vicedirectora de Epidemiología en el territorio.

De acuerdo a la publicación del periódico de las más de 50 muestras enviadas al laboratorio en los últimos 15 días, al menos 20 han dado positivo por dengue en la provincia.

Las cifras han sido más altas en años anteriores, pero los casos detectados ahora principalmente en Sancti Spíritus y Trinidad revisten mayor gravedad por la disminución marcada de las plaquetas, el sangramiento gingivinal, la mayor intensidad del sangrado menstrual, la presencia de líquido en las cavidades, la aparición de vómitos, diarreas y el dolor abdominal, reza el artículo oficial.

Holguín vive una situación epidemiológica “tensa” con un “franco retroceso en el control” de los mosquitos Aedes Aegypti y con casos de dengue confirmados en ocho municipios. Esta semana se ha registrado un muerto por dengue hemorragico en Mayarí, y las autoridades sanitarias de la Isla de la Juventud han detectado 68 focos positivos de mosquitos en el territorio.

Este verano tres personas murieron a causa de un brote de dengue hemorrágico en el municipio Florida, de Camagüey. Hay varios médicos pendientes de juicio por presunta negligencia en el tratamiento de los fallecidos.

Sin embargo, las autoridades de Sancti Spíritus hicieron énfasis en que no hay motivos para estar preocupados: “No hay ninguna alarma”.




Al menos un muerto y decenas de infectados por dengue hemorrágico en Holguín

 

Foto Archivo

MIAMI, Estados Unidos.- En la provincia de Holguín la situación es crítica con respecto a la epidemia de dengue. Así lo aseguró a Diario de Cuba un directivo del Centro Municipal de Higiene y Epidemiología de Mayarí, Holguín, quien pidió mantener el anonimato. “Tenemos al menos una persona fallecida por dengue, decenas de casos confirmados y cientos de sospechosos permanentemente”, dijo. La situación es “muy especial”.

“Gracias al trabajo que estamos haciendo no tenemos mayor mortalidad, aun cuando la morbilidad es alta. Infelizmente, aparecen constantemente focos del agente transmisor, el mosquito Aedes Aegypti, y el dengue es una enfermedad peligrosa”, lamentó.

De acuerdo al reportaje publicado por el medio citado, en ese municipio holguinero hay una emergencia sanitaria, aunque casi a diario se hacen pesquisas, dirigidas desde el Consultorio del Médico de la Familia, que funciona como puesto de mando intermedio.

Sin embargo, “todos los días aparecen nuevos focos de Aedes, hasta decenas en un solo Consejo Popular, como pasó ayer en el 26 de Julio, por ejemplo. La tranquilidad del pasado, cuando lo teníamos a raya, se acabó. Ahora es endémico como en todas las ciudades grandes del país”, dijo un técnico de la campaña.

“El año entero tenemos focos y, si aparece un caso de dengue, enseguida se complica la situación epidemiológica, como ha pasado ahora. Bastante suerte hemos tenido hasta el momento, teniendo Holguín el dengue desde hace tiempo. De allí proviene el contagio. Con el flujo de personas que hay todos los días era inevitable”.

El pasado mes de septiembre el periódico oficial de esa provincia cubana, Ahora, reconoció la existencia de una situación “tensa” en la provincia, con transmisión del dengue en al menos siete municipios.

A causa de la situación la oficina de Correos de Mayarí tuvo que parar sus servicios todos los días durante una semana a partir de las 10:00AM hasta la 1:00PM, y ETECSA cerró a las 3:00PM para que se realizaran fumigaciones.

“Aquí casi todos estuvimos ingresados y algunos compañeros fueron diagnosticados con dengue”, dijo una empleada de Correos.

Por otro lado, un fumigador de la campaña Antivectorial se quejó del exceso de responsabilidad, que no pagan los bajos salarios. “Si las casas están cerradas, debemos venir en otro horario. No se puede quedar ninguna sin revisar. Este es un trabajo muy duro y lo peor es que somos nosotros los que menos ganamos. Si acaso, con la estimulación llegamos a 600 pesos”, dijo.

“Los médicos, enfermeras y hasta nuestros jefes ya ganan por encima de 1.000 pesos, pero nosotros seguimos con una miseria”, añadió.

“Yo mismo cargo esta bazuca pesada el día entero sobre mi espalda, con una alimentación pésima. La dosis es reforzada, pero de mala calidad. Fíjate si esto es duro, que en La Habana ponen a los jóvenes del Servicio Militar. Nadie quiere hacer este trabajo por tan poca plata”, concluyó.

Así se encuentran varias provincias en Cuba, tal es el caso de Guantánamo, que enfrenta una severa situación higiénico-epidemiológica, seun un reporte de la propia cadena de televisión local, Solvisión.




Dos personas mueren en Cuba por dengue sin que el Gobierno lo reconozca

cuba dengue aedes aegypti, isla de la juventud

(Foto: James Gathany/Centers for Disease Control and Prevention)

SANTA CLARA, Cuba.- Este sábado fue dado a conocer, extraoficialmente, que Daniel Espinosa, natural de Sagua la Grande, de 44 años de edad, falleció a causa de dengue hemorrágico.

Espinosa se encontraba hospitalizado hace más de una semana y las autoridades sanitarias, al referirse a su estado de salud, divulgaban que tenía tres úlceras y que una de ellas había sido perforada lo cual complicaba su pronóstico.

CubaNet supo, a través de uno de los médicos que lo atendieron durante su estancia hospitalaria, que el paciente hizo un shock hipovolémico y cuatro días antes de su deceso cayó en estado de coma.

De la otra paciente, una arribante, la llaman así por ser un caso que procedía de otro país, no se conoce ni el nombre, pues el gobierno no ha querido pronunciarse al respecto. Solo se conoce que es de sexo femenino y también natural de Sagua la Grande.

Ambos se encontraban en el momento de su fallecimiento ingresados en el Hospital Provincial Arnaldo Milián Castro de Santa Clara, capital provincial de Villa Clara. Los dos fallecidos se suman a los cinco que habían muerto en Oriente, en junio último, a causa de la misma enfermedad.

Por otro lado, permanecen con complicaciones otros dos pacientes, entre ellos una niña, en tanto ascienden a más de doscientos los casos febriles inespecíficos, de los cuales más de 50 han resultados positivos al dengue luego de practicarles el IGM monosuero dengue.

La epidemia del dengue es otro ejemplo de cómo el estado cubano mantiene en estricto secretismo los problemas que atañen a salud, un sector nunca criticado por la prensa oficialista.