El régimen cubano se mete a tendero

El régimen cubano se mete a tendero

Las nuevas medidas llegan en momentos que las autoridades hablan de la necesidad de sustituir importaciones y de unificar la moneda

Venta de electrodomésticos en Cuba (Foto: Internet)

LA HABANA, Cuba. – Fue mucha más la expectación entre los cubanos este 15 de octubre por conocer las nuevas medidas económicas que serían anunciadas en el programa televisivo Mesa Redonda que la que hubo por el paripé electoral del pasado 10 de octubre.

Cual no sería el asombro cuando supimos, que en vez de más racionamientos y limitaciones como temíamos, iban a anunciar la apertura de tiendas para vender, solo en dólares y euros, refrigeradores, neveras, televisores de pantalla plana, splits, motos eléctricas y piezas de automotores.

Esto, en momentos en que el régimen habla de sustituir importaciones y de la necesidad de unificar la moneda.

Dicen que no tienen dinero para comprar medicinas y alimentos, pero se deciden a importar aparatos. ¡Vaya modos que tiene el castrismo de enfrentar el embargo-bloqueo norteamericano y administrar la economía!

Las importaciones serán hechas por empresas estatales, que se sabe son  tapaderas de las FAR y el Ministerio del Interior. ¿La versión siglo XXI del departamento MC?

Es evidente que el objetivo de las nuevas medidas, informadas por el vicepresidente Salvador Valdés Mesa y varios ministros, no es otro que captar dólares: los que entran por las remesas, ahora limitadas por la administración Trump a mil cada tres meses; los que guardaban los previsores que no confiaban en el CUC, y los que se iban de Cuba, en manos de mulas.

El régimen, compitiendo en ventaja con las mulas, se mete a tendero de electrodomésticos.

¡Las vueltas que da la revolución de Fidel Castro, o lo que va quedando de ella, el espantajo en que se convirtió!

Supongo que los puristas del socialismo castrista, a la postre -como siempre- encontrarán justificaciones y quedarán convencidos, verán con recelo estas medidas. Me parece estarlos oyendo: “serán fuente de corrupción, estimularán el aburguesamiento y el consumismo, y profundizarán, aún más, las diferencias sociales”.

Esta rapiña de divisas que se anuncia no es algo nuevo. ¿Se acuerdan, a finales de los años 80, cuando el gobierno cambiaba el oro, las joyas,  las antigüedades y objetos de valor por ventiladores y grabadoras? La gente comparaba aquello con los negocios de quincalla que hacían Hernán Cortés y los conquistadores con los indígenas mexicanos. Antes de masacrarlos a sablazos y arcabuzazos, les cambiaba oro por cuentas de vidrio de colores y otros abalorios.

Ahora, el régimen, necesitado de divisas, pretende que volvamos al papel de indígenas incautos, y que sucumbamos ante la cacharrería, casi toda china, a costa, fundamentalmente, de las remesas de los parientes en el extranjero.

Las operaciones tendrán que ser a través de bancos y con tarjetas. O sea, que la divisa irá directamente a las arcas del Estado cubano.

¡Qué dejen el fariseísmo los mandamases y no hablen de mejorar la calidad de vida de los cubanos! Son pocos los que podrán pagar esos bienes a precios del Primer Mundo y un poco más. ¡Si a la mayoría el dinero apenas le alcanza para comer malamente!

Hambreados, andrajosos, con los zapatos rotos y las casas en que viven hacinados cayéndoseles encima, ¿cuántos podrán aspirar a comprarse un Split de 4 toneladas o un TV de 43 pulgadas?

Los cubanos no cobran en dólares ni en euros. Y no todos reciben remesas. Los que las reciben, es en CUC. La mayoría de los emigrados que envían remesas a sus familiares en Cuba es para que no pasen hambre, no para que se den lujos que ellos no se pueden dar.

Seguirán con la cháchara  del “socialismo próspero y sostenible”, pero estas medidas, como todas las demás de la llamada “actualización del modelo económico”, solo beneficiarán a una minoría adinerada. Y a los mandamases y sus herederos, para seguirse llenando los bolsillos y perpetuarse en el poder.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]