Abandonada en Santiago de Cuba mujer con discapacidad físico-motora

Abandonada en Santiago de Cuba mujer con discapacidad físico-motora

Juana Deisi Osoria Massó reside en el municipio de Songo la Maya y no tiene quien la ayude a cuidar de su hermana discapacitada

SANTIAGO DE CUBA, Cuba. – Juana Deisi Osoria Massó reside en el municipio de Songo la Maya, en Santiago de Cuba, y está desesperada porque su hijo se encuentra injustamente encarcelado. Ahora, no tiene quien la ayude a cuidar de su hermana discapacitada.

“Mi hermana ya tiene 48 años y no camina, no habla, tiene poca visión y, por ende, depende totalmente de mí y de mi hijo, quien desde hace 3 meses está preso sin haber hecho nada” expresó Juana Deisi en entrevista a CubaNet.

La discapacidad de su hermana, Odalis Osoria Massó, proviene de una Meningoencefalitis que sufrió cuando tenía tres meses de edad. Desde entonces, su cuadro no ha hecho más que empeorar.

Respecto a esta enfermedad, el doctor Roberto Serrano Delis comentó: “La Meningoencefalitis es una infección del sistema nervioso central que cuando ocurre en edades tempranas puede asociarse a una Parálisis Cerebral Infantil que afecta la movilidad de forma moderada o severa, lo mismo ocurre con la capacidad intelectual”.

“En la mayoría de los casos estos daños son irreversibles y en este, en particular, la severidad de la incapacidad físico-motora aumentará con el paso de los años” concluyó.

El Gobierno de Cuba solo le ofrece a Odalis una pensión de 280 pesos, un módulo de 12 jabones de lavar, cada seis meses, y una dieta de pollo cada tres, por la canasta básica.

“Con la chequera de mi hermana no podemos vivir, apenas se puede comer y no más de una vez al día. Yo digo que por eso ella ha empeorado, por la mala alimentación y en las condiciones en que tiene que dormir” lamentó.

Odalis no tiene colchón, ha estado durmiendo, durante años, sobre las tablas que conforman el mueble de la cama.

De igual manera, no ha recibido ayuda para arreglar su vivienda, que fue arrasada casi completamente por el ciclón Sandy, que azotó Santiago de Cuba y el Oriente del país en 2012.

Vivienda de Juana Deisi Osoria Massó y su hermana (Foto de la autora)

Hoy, luego de siete años, continúan viviendo en la pequeña parte que quedó. Hace tiempo está solicitando un Subsidio para construir, pero no ha recibido ninguna respuesta.

El único apoyo de Juana Deisi es su hijo, Yoelmis Cantillo Osoria, quien se encuentra recluido en la prisión Aguadores, donde cumple una sanción por un delito de Desobediencia.

Sin embargo, Yoelmis y su madre aseveran que este delito ha sido fabricado por el Jefe de Sector del poblado Salvador Rosales, donde residen. Puesto que este señor está envuelto en actividades ilícitas y él lo habría acusado varias veces en público e incluso en una denuncia formal que presentó ante Ciudadanía, en la que detalla, además, el hostigamiento que sufría por parte de este señor.

El temor de esta madre por la seguridad de su hijo es aún mayor porque ya perdió uno dentro de prisión.

“Hace dos años perdí un hijo en la prisión de Santiago conocida como Boniato. Según dijeron los médicos del penal, falleció producto de un paro respiratorio, pero yo sé que no fue así. No quiero que le pase lo mismo al único que me queda” expresó.

Ante esta situación, el pasado 10 de octubre, envió una carta al gobernante cubano Miguel Díaz Canel-Bermúdez en la que demanda su interés en este caso.

En la misiva, expone al dirigente  sus condiciones de vida y lo que tiene que pasar con su hermana. También exige que sea enviado un grupo de investigación desde la Habana, que verifique el proceso de Yoelmis.

“Yo sinceramente espero que me ayuden. No tengo marido, no tengo padres, estoy al punto de volverme loca. Soy una madre desesperada al punto de atreverme a mandarle esta carta para ver si mi problema tiene solución”, señala el escrito.

La señora Juana Deisi aún no tiene una respuesta, ni siquiera le han enviado el acuse de recibo.

“Hace días que puse la carta y no me han respondido. Yo no sé cómo funciona pero creo que, por lo menos, deben hacerme saber que la recibieron. Ahora solo me resta esperar, pero temo que mis súplicas, otra vez, hayan sido en vano” finalizó.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]