¿Qué significa la Búsqueda de la Felicidad?

¿Qué significa la Búsqueda de la Felicidad?

¿Qué deseaban expresar los Padres Fundadores en la Declaración de Independencia?

ESTADOS UNIDOS.- ¿Qué deseaban expresar los Padres Fundadores en la Declaración de Independencia destacando la Búsqueda de la Felicidad como derecho inalienable junto a la Vida y la Libertad?

Aparentemente somos un mundo muy infeliz. De acuerdo a datos ofrecidos por Yuval Noah Harari en su provocativo nuevo libro “Homo Deus – Una breve historia del mañana”, se suicidan más personas que todos los matados por soldados, terroristas y criminales. En 2012 alrededor de 56 millones murieron en el mundo; 120 000 matados en guerras, 500 000 por crímenes, 800 000 suicidados.

No porque estemos terriblemente desfavorecidos y hambrientos. Hoy, por primera vez en la historia, más personas mueren por comer demasiado que por comer poco. Unas 2100 millones de personas tenían sobrepeso en 2014, comparados con 850 millones con desnutrición. En 2010, mientras hambre y desnutrición mataron de conjunto 1 millón, la obesidad mató 3 millones.

Interesante: en países desarrollados como Suiza o Francia, con elevada prosperidad, se suicidan alrededor de 25 personas por cada 100 000. En países en desarrollo, sufriendo pobreza e inestabilidad, la tasa de suicidios es alrededor de una persona cada 100 000. Parece que el eterno consejo es cierto: el dinero no hace la felicidad.

Entonces, ¿cómo ver la búsqueda de la felicidad? Un nuevo enfoque de nuestra infelicidad colectiva viene del minúsculo Reino de Bután. En los 1970 el Cuarto Dragón Rey de Bután, Jigme Singye Wangchuck, hizo una extraordinaria declaración para un Jefe de Estado: “No creemos en Producto Nacional Bruto. La Felicidad Nacional Bruta es más importante”. Entonces Bután capitaneó el concepto de Felicidad Nacional Bruta (FNB), que fue promulgado en su Constitución del 2008.

En contraste con el Producto Nacional Bruto (PNB) que mide resultados económicos, el índice de Felicidad Nacional Bruta pretende medir también impactos medioambientales netos, crecimiento espiritual y cultural de los ciudadanos, salud física y mental, y fortaleza de los sistemas colectivos y políticos del país. La FNB enfatiza la felicidad colectiva y armonía con la naturaleza como el objetivo de gobernar, lo que filosóficamente armoniza con la identidad y cultura budista de Bután.

Por supuesto, cualquier medición de la FNB es intrincada, compleja, y plagada de estimados y subjetividad. ¿Cómo exactamente medir el crecimiento espiritual y cultural de los ciudadanos? Lo que hace feliz a alguien puede ser totalmente irrelevante para otros. Es difícil medir la felicidad nacional. Reconozco méritos a Bután por intentarlo; han desarrollado un sofisticado índice de nueve esferas que contribuyen a la felicidad: bienestar sicológico, salud, educación, uso del tiempo, diversidad cultural, buen gobierno, vitalidad comunitaria, diversidad ecológica, y nivel de vida.

Mi problema con el enfoque de Bután es que el objetivo es no solamente medir la felicidad, sino integrar la filosofía de la FNB en políticas públicas que requieren intervención gubernamental. Quienes apoyan el índice de la FNB argumentan que el  PNB es una medición económica obsoleta que los gobiernos deben reemplazar con FNB. Por tanto, convierten la felicidad nacional en responsabilidad del gobierno; eso es la antítesis de la libertad. Considérese el absurdo de Nicolás Maduro creando en Venezuela un Ministerio de la Felicidad. Lo que me lleva a mi pregunta inicial: ¿Qué entendían los Padres Fundadores de EEUU por Búsqueda de la Felicidad?

La Declaración proclama explícitamente que el gobierno debe garantizar el derecho a la búsqueda de la felicidad, no el derecho a la felicidad. De hecho, como Noah Hariri señala en su libro, “Thomas Jefferson no hizo al Estado responsable por la felicidad de sus ciudadanos. Más bien, buscó solamente limitar el poder del Estado”. Es derecho nuestro buscar la felicidad como consideremos, y el Estado no debe interferir en nuestras decisiones.

La ironía es que mientras el derecho a la búsqueda de la felicidad en la Declaración de Independencia intentó restringir el poder del Estado, se ha distorsionado como el derecho a la felicidad expandiendo la intervención estatal. Si el gobierno manejara la felicidad en el índice de Felicidad Nacional Bruta, y algo nos hiciera infelices el Estado debería hacer algo para subsanarlo. Precisamente lo contrario a lo que Jefferson entendía como el derecho a la búsqueda de la felicidad.

El último libro del Dr. Azel es “Reflexiones sobre la Libertad”
[fbcomments]