¿Esta columna brinda “fake news”?

¿Esta columna brinda “fake news”?

Las informaciones falsas no son novedad, pero la era de los medios sociales ha expandido su alcance

(Foto: Captura de pantalla/Youtube)

MONTANA, Estados Unidos. – Primero, veamos la historia. La información falsa (fake news) no es algo nuevo. Ya desde el siglo 13 AC Ramsés el Grande difundió noticias falsas presentando la Batalla de Kadesh como gran victoria egipcia cuando, de hecho, terminó sin vencedores. Durante el siglo 1 DC Octavio desarrolló una efectiva campaña de desinformación presentando a Marco Antonio como alcohólico y marioneta de la reina egipcia Cleopatra. La información falsa también tiene consecuencias. Después de derrotado en la Batalla de Actium, Marco Antonio se quitó la vida tras oír falsos rumores de que Cleopatra se había suicidado.

Los Padres Fundadores también utilizaron información falsa. Benjamín Franklin escribió noticias falsas sobre indios asesinos arrancando cueros cabelludos trabajando con el Rey George III, en un esfuerzo para influenciar la opinión pública a favor de la Revolución americana. Asimismo, quienes apoyaban la esclavitud divulgaron noticias falsas sobre violentas rebeliones de esclavos. En la guerra todas las partes utilizan profusamente noticias falsas para confundir al enemigo. Joseph Goebbels hizo de las informaciones falsas una especialidad del Ministerio de Propaganda nazi. Y la Unión Soviética creó la imagen de una sociedad próspera cuando realmente era una nación empobrecida.

Las informaciones falsas no son novedad, pero la era de los medios sociales ha expandido su alcance. El término es un neologismo útil para identificar diferentes tipos de noticias falsas. La cofundadora de First Data News, Dra. Claire Warde clasifica las informaciones falsas como:

  1. Sátiras o parodias, sin intención de hacer daño, pero con potencial de confundir.
  2. Conexiones falsas, cuando los titulares, imágenes o pies de foto no apoyan el contenido.
  3. Contenido desorientador, utilización engañosa de información para enmarcar un asunto.
  4. Falso contexto, cuando el contenido genuino se comparte con falsa información.
  5. Contenido impostor, cuando fuentes genuinas se sustituyen con falsas o fabricadas.
  6. Contenido manipulado, cuando información o imágenes genuinas se manipulan para engañar.
  7. Contenido fabricado, cuando el contenido nuevo es 100% falso, diseñado para engañar.

Ahora, entendamos que la información falsa tampoco es un fenómeno americano. Estuve recientemente en Finlandia, que comparte una frontera de 832 millas con Rusia y es blanco constante de campañas desinformativas organizadas por el gobierno ruso. Desde que Finlandia se independizó de Rusia, hace más de cien años, enfrenta propaganda mentirosa de su vecino oriental encaminada a socavar la sociedad finlandesa. Sin embargo, el problema alcanzó nueva urgencia en 2014 después de Rusia anexarse Crimea y apoyar a los rebeldes en Ucrania oriental.

Finlandia tiene una larga tradición de lectura y el más alto promedio de lectura entre las 70 naciones de la OECD analizadas en el Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes. La nueva biblioteca de Helsinki, de 110 millones de dólares, es una maravillosa obra de arte, y los 5,5 millones de finlandeses toman prestados 68 millones de libros anuales. Es decir, más de 12 libros anuales por persona. Se refieren a la biblioteca cariñosamente como la sala de su casa de Helsinki. En un estudio sobre resiliencia a información falsa, Finlandia clasifica primero entre 35 países. Entonces, ¿cuál es el enfoque finlandés ante las noticias falsas?

Esencialmente, los finlandeses han resistido la tentación de sobre regular los medios rechazando la idea de alguna legislación que hiciera peligrar su libertad de expresión. Muy celosa de su democracia, Finlandia ha lanzado una iniciativa educativa que prepare a los ciudadanos de todas las edades para identificar información falsa. Comenzando en kindergarten, reformaron su sistema de educación para enfatizar el pensamiento crítico.

Utilizando un “programa” digital tutor, estudiantes en primaria y secundaria aprenden a examinar las declaraciones que se publican en medios sociales. Antes de aprobar o compartir algo en medios sociales deben preguntarse: ¿quién escribió esto? ¿dónde se publicó? ¿hay alguna fuente secundaria? El programa combina chequeo de hechos con pensamiento crítico.

La estrategia educacional de Finlandia parece estar ganándole la guerra a la información falsa y otros países están considerando su implementación. En unas elecciones recientes, Finlandia estimuló a los ciudadanos a pensar sobre información falsa con este eslogan: “Finlandia tiene las mejores elecciones del mundo, piensen por qué”.

El último libro del Dr. Azel es “Libertad para Novatos”

Acerca del Autor

José Azel

José Azel

(Cuba, 1948): Llegó al exilio en Estados Unidos en 1961, con 13 años de edad. Fue profesor adjunto de Negocios Internacionales de la Escuela de Administración de Empresas de la Universidad de Miami. En la actualidad es catedrático del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami. Posee una maestría en Administración de Empresas y un doctorado en Relaciones Internacionales de la Universidad de Miami. Se especializa en análisis a profundidad de temas económicos, sociales y políticos cubanos, con especial énfasis en las estrategias a seguir en la Cuba post Castro. Es autor del libro Mañana en Cuba: El legado del castrismo y los retos para la transición. Pertenece a la Junta Directiva de CubaNet Noticias.

[fbcomments]