Maykel Osorbo: “Yo era el eslabón más débil”

Maykel Osorbo: “Yo era el eslabón más débil”

El artista es consciente de los cambios que experimentó su compromiso con el rap y con la realidad cubana tras sus dos últimos encarcelamientos, ambos por motivos políticos

Cuba; Rap; Decreto 349;
Maykel Osorbo (Foto de la autora)

LA HABANA, Cuba. – “Este tiempo en prisión ha sido durísimo no te voy a engañar”, dice el rapero Maykel Obsorbo, quien fuera condenado por oponerse del decreto ley 349.

“Esta vez me hicieron sentir mal de todas las maneras: me viraron a mi familia para atrás días de visita; me quitaron el pabellón diciendo que los papeles estaban mal; me pusieron en una compañía de multirreincidentes, con presos de difícil manejo; la visita me tocaba cada dos meses. Cumplí mi sanción sin ningún beneficio y terminé en Pinar del Río.”

Ahora, el rapero quiere compartir su experiencia en sus futuros discos, porque todo lo que canta asegura ya haberlo vivido.

La desesperanza puede que sea uno de los ingredientes que tendrán sus producciones porque “nunca creí salir de libertad porque conmigo el sistema se mostró de una manera real, duro. Me hicieron ver la realidad y cuando te enfrentas al sistema y si no eres Pánfilo o Buena Fe, que explican sus conceptos a su manera, ellos te hacen saber quiénes son”.

“Yo supe lo hijo de puta que era Marcos, el segundo jefe de prisiones de la Seguridad del Estado, cuando llegué a Pinar del Río. Todos los días tenía que decirle a un oficial que me estaban violando el reglamento, pero gracias a Dios salí de libertad y no porque me la regalaran”, repite como si aún no se lo creyera.

El rapero confiesa que anda con “tremendo nivel de susto” y aseguró que teme por su vida.

“Siento que me puede pasar una casualidad, como que me atropelle un carro o me caiga un balcón encima. Yo no quiero morirme, pero no puedo dejar de decir lo que pienso”, señala.

Estos miedos no son infundados, sino el resultado de un año y seis meses de tortura sicológica.

“Hubiese preferido que me tiraran un golpe”, asegura.

“Estuve en una celda donde cerca había otra de tortura donde había un pedazo de madera con esposas al final y al principio. A eso le dicen ‘el caballo’”, agrega.

“Te esposan los pies y las manos y te dejan allí todo el tiempo que ellos decidan. A mí no me torturaron de esa manera, pero a las 12 de la noche todo se escucha. El guardia estaba durmiendo y no tenía nada que hacer, así que me dedicaba a preguntar qué les estaba pasando, cómo los tenían y vi después a presos con las marcas. Lo que duré allí fueron siete días y tengo nombres que estarían dispuestos a explicar esas cosas”, asegura.

Maykel Osorbo recuerda que fue él uno de los presos por oponerse al conocido Decreto 349.

“Di un concierto el 21 de septiembre y lo amarré todo con Iris y con Amaury – en referencia a los artistas del Movimiento San Isidro, Amaury Pacheco e Iris Ruiz-. La primera hora era de concierto y la otra en contra del decreto. Ese día conocí a Luis Manuel y a Yanelys Núñez y no me sentía parte del grupo, pero tenía que haber seguido con ellos. Ese fue mi error garrafal.”

Maykel está convencido que, de haber estado en la campaña, no hubiese ido preso: “Yo era el eslabón más débil, aunque lo que no pensaron fue que me harían una campaña. Gracias a ellos -Movimiento San Isidro- y a otras personas, evitaron que me hicieran más daño del que ya me hicieron.

Según dice, la policía de prisión llegó a decir “a este artista no se puede tocar”, debido a las constantes denuncias y a la solidaridad en su favor.

El artista es consciente de los cambios que experimentó su compromiso con el rap y con la realidad cubana tras sus dos últimos encarcelamientos, ambos por motivos políticos.

“Hubo un Maykel que era una leyenda malintencionada, era la peor persona, que se crió sin una madre o un padre que le dijeran esto sí o esto no. De ese nada más queda el nombre, ‘Obsorbo'”. Y contrasta: “ahora está este Maykel, que tiene una hija que no puede vivir lo mismo, que entendió que el barrio no es el enemigo sino el sistema que ha hecho que tantos jóvenes estén presos. Este no discute con nadie, pero está para reclamar sus derechos y eso mis amigos lo saben”.

Su disco “Enemy System”, ya está a punto de salir.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]