‘Los prejuicios raciales se han atrincherado’

‘Los prejuicios raciales se han atrincherado’

Las políticas públicas en Cuba para eliminar la discriminación por raza no están funcionando

‘Callejón de las tradiciones’ (Foto: Alejandro Garrido)

LA HABANA, Cuba.- La Coalición por la no discriminación y defensa de los derechos humanos de los afrodescendientes cubanos (C-DDHAC) realizó la pasada semana en el Centro de Estudios Políticos y Alternativas para la Transición Democrática de Cuba (CEPATD), la presentación del estudio de recogida de opiniones acerca de la temática de discriminación racial en Cuba como parte del accionar de la campaña para visibilizar esa problemática en el país.

“Con motivo del Día Internacional contra la Discriminación Racial, la Coalición DDHAC pudo obtener una visión global del rezago con que se plantea todavía hoy la temática racial y, además alertó sobre la necesidad de renovar la conceptualización racial en Cuba”, informó en exclusiva el doctor en ciencias pedagógicas Carlos Viltre Calderón del Instituto Nacional de Estudios sobre las Interacciones Raciales y la Pedagogía Crítica (FORACI).

“Para conocer el contraste de opiniones existente respecto al racismo, la Campaña organizada por la Coalición-DDHAC realizó la aplicación de una encuesta a personas de a pie y actores de la sociedad civil, en las provincias de La Habana y Matanzas, para obtener una triangulación de las visiones sobre este fenómeno”, comunicó Dayron León Álvarez, del Instituto Cubano de Arte Independiente (ICAI), quien actuará como ayudante en la aplicación de las encuestas en la provincia de Matanzas.

El también miembro oficial de la Coalición-DDHAC, León Álvarez, explicó que “la encuesta contenía las siguientes preguntas: ¿Existe discriminación social en Cuba? ¿Cómo se manifiesta en su entorno? ¿Qué hacen las instituciones del Estado para erradicar este problema social?”. Añadió que “para su aplicación fueron visitadas las siguientes instituciones: Asosiación Hermanos Saíz (AHS), Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y el Callejón de las Tradiciones”.

Carlos Viltre Calderón, uno de los organizadores de la Coalición-DDHAC, comentó a modo de generalización que “todos los criterios emitidos en las encuestas declararon de forma unánime que son las políticas públicas las que deben eliminar la discriminación como una cuestión sociocultural o al menos penalizarla legalmente por sus implicaciones y repercusiones negativas”.

Los criterios emitidos por las instituciones y los actores de la sociedad civil independiente cubana y que conformaron el resultado de la encuesta acerca de la temática de discriminación racial en Cuba, fueron ofrecidos especialmente por la dirección del CEPATD para esta publicación.

Los encuestados en la UNEAC concordaron que “la crisis social de los años noventa agudizó las condiciones de vida de los negros y mulatos” y consideraron que mientras se les llames personas de color habrá racismo en Cuba. Expresaron además que entre cubanos nos miramos por encima del hombro solo por tener un tono distinto debajo de la ropa”.

Aquellos entrevistados en la AHS coincidieron que “los prejuicios raciales se han atrincherado en la mente de un segmento amplio de la población. No existe ninguna letra jurídica que pueda despertar suspicacia racial. Y más fuerte que la obsesión por el color de la piel, es la segregación estatal que juzga a los cubanos de acuerdo a su lealtad”.

Por su parte los coordinadores del Proyecto Sociocultural Callejón de las Tradiciones consideran que “en la esfera oficial y en la vida cotidiana proliferan diversas variantes de racismo, entre ellas la de negros que rechazan a negros. Comentan también que son habituales los constantes motes denigrantes, entre ellos el usual “cara de mono”. A pesar de Cuba ser una isla mestiza, la televisión promociona patrones de moda y belleza caucásicas y los mejores puestos laborales siguen en manos de los blancos. Todavía hoy, la Iglesia católica sigue mirando con cierto desdén la proliferación de sincretismos religiosos como la santería, el palo o los abakuá. El as de triunfo de los negros en Cuba sigue siendo el deporte, la música y los bailes”.

Los actores de la sociedad civil cubana encuestados son miembros de organizaciones que trabajan en defensa de los derechos de negros y negras cubanas, entre ellas el Comité de Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), el Partido Arco Progresista (PARP), el FORACI, el ICAI, la red Eye on Cuba, y la organización Juventud Activa Cuba Unida (JACU). La opinión en conjunto de éstas se resume en “la existencia de un criterio despectivo con el cual algunos opositores blancos llaman ‘tiznados’ a sus homólogos negros. De una forma u otra, a los negros en Cuba siempre les ha tocado ocupar el escalón más bajo de la sociedad. Los prejuicios les llegan desde todas partes, incluso de los propios negros”.

[fbcomments]