Las pensiones y la Mesa Redonda

Las pensiones y la Mesa Redonda

Con todas sus necesidades cubiertas, los dirigentes se alejan más de la realidad cada día

Jubilados en Cuba (Foto: Raquel Valdés)

LA HABANA, Cuba.- El propósito de convencer sobre las bondades del Gobierno y lograr el agradecimiento de la población fue evidente en las explicaciones sobre el Presupuesto del Estado, en la Mesa Redonda de la televisión los días 16 y 17 de febrero. Los directivos del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP) y la conductora-periodista Arleen Rodríguez tuvieron grandes desatinos al contestar las preguntas de los cubanos documentados o basados en las crudas vivencias, a pesar de su selección. Las pensiones recibieron respuestas irrespetuosas.

Los funcionarios llevaban la encomienda de explicar cómo la mayor parte del presupuesto se destinará a respaldar la sostenibilidad y desarrollo de las conquistas alcanzadas en los servicios sociales, al financiamiento a productores nacionales por la sustitución de importaciones, así como a la inversión en viviendas, obras de infraestructura y sociales, según se anunció. Sin embargo, la crítica situación económica y social de Cuba sobrepasa las posibilidades de las explicaciones de un viceministro o un director, interrumpidos por las aportaciones descalificadas e inoportunas de la periodista Arleen Rodríguez. Algunas argumentaciones y preguntas de la audiencia podrían haberlas remitido a futuras respuestas de los dirigentes políticos y funcionarios del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Una señora expuso su situación, que es la de muchos miles de pensionados: Luego de haber participado en todas las campañas de la Revolución y alcanzado elevadas categorías universitarias y laborales, recibe 340 pesos de pensión, equivalente a unos 13,60 CUC o 10 dólares. Solo le alcanza para comprar los medicamentos. La respuesta, que pareció de forma desconsiderada, fue que solicitara asistencia social para que evaluara la necesidad, y que se retiró con el 50% y no el 90% del salario como se instauró hace poco. En Cuba no se elevan las pensiones proporcionalmente al alza de los precios. Cuando el presidente Maduro en Venezuela incrementa los salarios y pensiones, se proclaman como sus dádivas sin mencionar la inflación superior. España y otros países son criticados por bajos aumentos.

En 2008, las pensiones fueron incrementadas, según las escalas existentes. Por ejemplo, las mínimas de 55 y 105 pesos cubanos (CUP) pasaron a 200 pesos, o sea, de 2.20 CUC o 2.48 dólares aproximadamente en las casas de cambio la mínima a 9 CUC o 10 dólares, considerando que la tasa de cambio es 1 CUC = 25 CUP y que 1 USD = 0.87 CUC).

Las máximas pensiones, de entre 301 y 360 pesos, se incrementaron 40 pesos hasta 400, y para las mayores no correspondió ampliación alguna.

Pero compárese cualquiera de esas cifras con el precio de 1 kilogramo de leche en polvo, a 5,50 CUC; o con los 500 gramos de picadillo de res que, según la calidad, cuestan entre 2,10 y 4,30 CUC.

Estos productos, además, solo son adquiribles en la Tiendas Recaudadoras de Divisas del Estado o en el mercado informal.

En la situación de esa señora —e incluso peor— se encuentran miles de obreros, maestros, médicos, ingenieros, exfuncionarios del Partido Comunista o la Unión de Jóvenes Comunistas, de los Comités de Defensa de la Revolución, la Central de Trabajadores de Cuba, la Federación de Mujeres Cubanas, y los organismos centrales del Estado como los ministerios de Salud Pública, Educación, Relaciones Exteriores y Finanzas y Precios. Muchos de ellos combatieron en Playa Girón, Angola, Etiopía y otros países; participaron en los trabajos voluntarios, los cortes de caña y la construcción.

En las colas de los agromercados puede escucharse como hacen cuentas para comprar viandas y vegetales indispensables en su dieta, y cubrir los costos de medicamentos y otros. Los ministerios de las Fuerzas Armadas y del Interior tienen retiros específicos y muchos miembros han quedado con buenas condiciones de vivienda en barrios con antiguas residencias reparadas o apartamentos recién construidos, y bien equipados.

Mientras tanto, aumenta la esperanza de vida de la población y la natalidad disminuye. En 2015, la población total era 11 239 004, con un incremento de 687 nacimientos respecto a 2014, y 1,72 hijos por mujer, lo que no se cubren el mínimo necesario de 2 hijos por mujer para el recambio poblacional.

Video: Jubilados cubanos en la indigencia

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=itz8ornNcLM&t=17s[/youtube]

 

La relación de la población por grupos de edades en 1960 era aproximadamente de 35% para la categoría de 0 a 14 años, mientras que 60 años y más representaban el 8% de la población. En 2015 los grupos mencionados representaban el 16% y el 20%, respectivamente, según cifras del Anuario Estadístico 2015 de Oficina Nacional de Estadísticas e Información.

A esto se añade la salida definitiva al extranjero de cientos de miles de jóvenes y adultos, médicos, ingenieros, maestros, técnicos y obreros calificados, que alejan las posibilidades de incremento poblacional y drenan los conocimientos y la fuerza de trabajo.

La viceministra del MFP, Meisi Bolaños Weiss, expresó en la Mesa Redonda que “en el gasto de la actividad presupuestada se destinan 6 mil millones de pesos para los pagos a un millón 672 mil pensionados, que se destaca dado que además debe asegurarse durante un mayor número de años, teniendo en cuenta el promedio de vida de la población. En el 2017 se logra ingresar por las contribuciones de los trabajadores y entidades empleadoras, 86 centavos por peso de gasto en la seguridad social, mejorando la relación respecto al año anterior”.

Los máximos dirigentes del país tienen todas sus necesidades ampliamente cubiertas y cada día se alejan más de la realidad. La población va viendo la solución en desmontar el sistema económico inoperante y permitir la solución ciudadana de los problemas mediante la participación en la toma de decisiones en todas las esferas e instancias de la vida nacional.

La producción se logrará cuando los esfuerzos sean retribuidos por un salario proporcional y las posibilidades de pensiones dignas. Mientras se mantengan las trabas, continuará el círculo vicioso de no poder incrementarlos hasta que haya mayor producción, y no habrá mayor producción ni se eliminarán el robo ni la corrupción con los métodos coercitivos y las vociferantes e intimidatorias arengas políticas.

Las perspectivas de los cubanos, que afrontan muchos problemas más que los reseñados, son realmente tétricas. Las esperanzas del éxodo hacia Estados Unidos y otros países tienen muchas causas, motivadas por las políticas y restricciones del gobierno, que no se solucionan con la llamada Actualización del Modelo Económico, probadamente ineficaz. Unas de las paradojas es que quienes más apoyaron a la aun llamada revolución, sobreviven con un trabajo adicional mal pagado para complementar la vergonzosa pensión, llevan vidas medianamente dignas gracias a las remesas enviadas por sus hijos, nietos y amigos, o padecen privaciones, frustrados y sin esperanzas.

[fbcomments]