“Que el régimen siga poniendo los palos;  nosotros seguiremos enarbolando la verdad”

“Que el régimen siga poniendo los palos;  nosotros seguiremos enarbolando la verdad”

El opositor Cristian Pérez Carmenate asegura que estar en una prisión de la dictadura es la experiencia más amarga y atroz que pueda sufrir un ser humano

Cristian Pérez Carmenate (Foto de la autora)

SANTIAGO DE CUBA, Cuba. – Después de tres meses y 27 días en prisión, el régimen cubano concedió por seis meses una licencia extrapenal al preso político Cristian Pérez Carmenate.

Cristian es activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y promotor de la iniciativa Cuba Decide. Fue detenido el pasado 12 de agosto alrededor de las 9.00am, mientras se encontraba en un mercado muy cercano a su vivienda ubicada en Calle B #38 Alto /Pepito Peña y Ramón Díaz, Reparto Aurora. Fue interceptado por la patrulla con chapa #441 conducido a la tercera unidad policial de la provincia. Allí le rompieron los zapatos, el pantalón que llevaba puesto y fue golpeado.

CubaNet conversó con el activista de 45 años de edad, quien nos narró todo lo acontecido, descrito por él como una película de terror.

“Cuando llegué a la unidad ya me estaba esperando el fiscal con la revocación en su mano y ya a las 11:00 a.m. estaba yo en prisión”, refirió el preso político, quien en un juicio sumarísimo, le fue revocada una sanción de prisión domiciliar y obligado a cumplir un año en prisión por el delito fabricado de desobediencia.

A raíz de los golpes que la policía le proporcionó durante esta detención, sufrió una fractura en el brazo derecho “así mismo me realizaron ese día cuatro cacheos violentos, y me lastimaron el brazo, les dije que me dolía y a ellos no les importó”, alegó el opositor, que estuvo 40 días en la prisión provincial de Las Tunas sin atención médica, solo recibiendo los analgésicos que su madre les hacía llegar.

Pérez describió como forma de tortura, el caso omiso que a su dolor intenso hacían las autoridades y médicos del penal “sufrí todo tipo de abusos y torturas, ellos sabían que mi dolor era intenso, nunca fueron a verme e incluso me quitaron una silla de ruedas sabiendo que yo estoy casi inválido y se la dieron a otro preso”, denunció.

“Yo dormía en el piso cuando me pusieron el pre yeso, y después de operado me dieron un colchón rellenado de tiras con bastante nudos. Luego me lo cambiaron por otro colchón de esponja gastado, que cuando yo ponía mi espalda en él se hundía a tal magnitud que prácticamente dormía en la tabla pelada, ellos me veían con mi venda negra de churre y no eran capaces de decirme ven que te la vamos a cambiar, fue tortura física y psicológica durante estos tres meses que estuve preso”, condenó Cristian.

Sin embargo, su madre y expresa política Yolanda Carmenate Fernández no cesó en sus exigencias para que se le diera atención médica a su hijo. El día 12 de octubre Cristian fue operado y le colocaron seis pasadores externos en su brazo derecho. Luego trasladado a otra prisión, en este caso, al campamento Plan Confianza.

“El jefe de campamento, Fidel, me dijo que apenas me curara iba a trabajar. Yo me negué porque yo estaba allí obligado, siendo inocente, yo no he violado ninguna ley y por tanto no iba a trabajar porque no le servía de esclavo a ninguna tiranía”, afirmó.

CubaNet también entrevistó a Yolanda, la madre de Cristian, y nos dijo: “las autoridades plantean que la fractura del brazo es patológica, y que sus dolencias en las piernas es por un tumor, con la intención de evadir la responsabilidad penal. Pero no tenemos la certeza de que haya existido tumor. Es posible que si lo tenga actualmente, pero eso no los exonera de culpas, lo que sí es cierto que mi hijo fue sometido a torturas físicas y psicológicas, y no solo se complacieron en provocarle dolor, también de prolongárselo, todo esto provocó que se acelerara su enfermedad a tal extremo que en la actualidad es una persona dependiente físicamente. Además ellos saben que no solo lo golpearon en el brazo sino en las extremidades inferiores.”

También explicó que no le han dado acceso a los análisis de su hijo, que no ha podido constatar los resultados.

“Desde entonces, mi hijo agoniza en vida y yo ruego a la comunidad internacional, a la gente de buen corazón, que nos auxilie”, culminó entre llantos Yolanda Carmenate.

El opositor asegura que estar en una prisión de la dictadura es la experiencia más amarga y atroz que pueda sufrir un ser humano.

“Hay cucarachas, ratones, enfermedades de todo tipo, enseguida que entras coges escabiosis. Los alimentos están en estado de putrefacción, si protestas te dan una golpiza criminal”, sostuvo.

Sobre los métodos de castigo, Pérez Carmenate añadió: “… existen celdas de castigos muy temidas, te esposan de manos y pies en posiciones que luego los presos se hacen sus necesidades encima, y así los mantiene por varios días.”

También aseguró que existen presos que con el beneplácito de las autoridades carcelarias golpean y amenazan de muerte a los demás.

Por otra parte, el prisionero político también dijo que la licencia extrapenal no fue por bondad del régimen, sino por presión de su madre, quien fue como su brazo derecho y el puente entre él y la organización. También gracias al trabajo de Cuban Prisoners Defenders (CPD), quien ha reconocido al activista como prisionero de conciencia y alega que su caso está siendo estudiado por Amnistía Internacional.

Por último, añade que UNPACU jugó un papel esencial.

“Nunca me sentí solo. Nunca perdí las esperanzas porque sabía que contaba con una organización que no abandona a ninguno de los miembros que han sufrido y sufren prisión política”, aseveró.

Cristian Pérez debería regresar a prisión el 8 de mayo de 2020 al vencerse su licencia extrapenal y estar allí por tres meses más hasta el 9 de agosto de 2020 fecha en que termina la sanción impuesta arbitrariamente. Sin embargo, desde que le concedieron la extrapenal no ha logrado una buena atención médica, porque en la provincia están en falta una serie de medicamentos que requiere su tratamiento e hizo hincapié en que tiene la herida muy infectada.

Desde su delicada situación de salud dice que luchar por Cuba libre va a seguir siendo su misión.

“No es vano, estoy seguro que estamos en la etapa final de esta contienda, que el régimen siga poniendo los palos, que nosotros seguiremos enarbolando  nuestra verdad en nombre de todo el pueblo de Cuba, porque el cambio es ya”, concluyó.

Este no es el primer caso en que él se denuncia la encarcelación por parte del régimen de activistas en perfecto estado de salud, y que dentro del penal se deterioren de forma acelerada. Por ejemplo, Xiomara de Las Mercedes Cruz Miranda, miembro de las Dama de Blanco y activista de UNPACU fue condenada en agosto de 2018 y liberada bajo licencia extrapenal en agosto de 2019, tras contraer una enfermedad “misteriosa”, luego de meses sin tratamiento adecuado y con su salud en situación crítica.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]