¿Cómo pretende el régimen cubano aplanar la curva de la COVID-19?

¿Cómo pretende el régimen cubano aplanar la curva de la COVID-19?

Según medios oficiales, un grupo de expertos evalúa cómo se diseñará la actividad económica en Cuba después de aplanar la curva de la COVID-19.

Miguel Díaz-Canel (Foto: Prensa Latina)

LA HABANA, Cuba. – Las medidas económicas continuarán pospuestas en la Isla hasta que no se logre la “nueva normalidad” marcada por la pandemia de coronavirus. El tema fundamental es potenciar los sistemas productivos locales, sobre todo la producción de alimentos, con toda la autonomía desde los niveles municipal, comunitario y local para que vayan aportando a la solución alimentaria, reiteró el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel. 

La mención a la autonomía confiere el arbitrio a los territorios, sin haber legislado sobre las prerrogativas y obligaciones de los campesinos y las micropymes, el pago, el sistema de acopio y otros asuntos de larga data. El  Partido Comunista de Cuba y el Gobierno se despojan de los problemas y las soluciones, mientras continúan decidiendo como siempre.  

Según medios oficiales, un grupo de expertos evalúa cómo se diseñará el funcionamiento del país para recuperar la actividad económica y social en todo lo posible, después de aplanar la curva del rebrote de la COVID-19, anunció Díaz-Canel, flanqueado por el segundo secretario del PCC, José Ramón Machado Ventura, y el vicepresidente Salvador Valdés Mesa, en videoconferencia con los gobernadores y otros directivos de las 15 provincias y el municipio especial Isla de la Juventud, este 17 de septiembre.

El Gobierno busca alternativas para impulsar la reactivación de la economía, de manera gradual y controlada, expuso el periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana Wilmer Rodríguez en su introducción al resumen de las palabras de Díaz-Canel, quien dio la sensación de que el rebrote no es tan grave, porque a diferencia del anterior no está en un pico sino en una meseta, y llamó a no desanimarse. 

No obstante, la dispersión elevada de casos en La Habana ―que nunca superó la fase uno y retrocedió a “transmisión autóctona limitada” desde el 7 de agosto― y en provincias que transitaban a la fase tres de la recuperación, especialmente Ciego de Ávila, denota una situación complicada.  

El contagio de los trabajadores indios albergados en Regla por la Empresa Constructora Militar para el Turismo, los nuevos casos de COVID-19 en Cárdenas y el evento de transmisión local en dos hospitales de Ciego de Ávila han redinamizado la pandemia.

El rebrote de COVID-19 en Cuba no es grande comparado con los niveles mundiales, pero sí resulta significativo por la deteriorada situación económica y social. La euforia por haber logrado cero casos el pasado 19 de julio y los avances en una vacuna anunciada el 19 de agosto se desvaneció por los brotes entre los trabajadores de la Empresa Constructora Militar, de GAESA, en los hoteles de 1ra y 70, Miramar. 

Los datos sobre lo ocurrido y la cantidad de contagiados no se divulgaron, pero la propagación del virus en la capital y la aledaña provincia de Artemisa no pudo ser totalmente solapada entre los jolgorios en bares, las fiestas de 15 años y los toques de santo, que violaron la racionalidad y las disposiciones gubernamentales. 

El desencadenamiento del virus en los albergues militares con cientos de trabajadores, gran parte provenientes de las provincias orientales, dista mucho de la eficiencia proclamada por el régimen. Durante un largo período tales trabajadores no tuvieron pases o vacaciones, pero al levantarse las restricciones por la COVID-19, muchos viajaron dentro y fuera de La Habana. La Empresa de Construcción y Montaje en la Zona de Desarrollo Económico de Mariel (ZDEM) y la Empresa de Construcción para el Turismo que labora en Varadero también provocaron otros eventos de transmisión local de la enfermedad, los cuales tienen repercusiones en las comunidades y se dispersan a provincias.

Por su parte, los grandes brotes de COVID-19 en Ciego de Ávila resultan realmente sorprendentes, pues esa provincia transitaba la fase tres de recuperación. Allí radica la empresa Ceballos y otras con resultados agrícolas y negocios de exportación directa excepcionales, así como los emporios turísticos en los cayos.

Lamentablemente, el 25 de agosto se reportaron como positivos a la COVID-19 54 trabajadores de la salud y varias decenas de pacientes en hospitales y en un laboratorio de microbiología de la capital provincial. Esto ha provocado que los enfermos del virus sean atendidos en Camagüey. La ciudad de Ciego fue aislada en cuarentena. El 15 de septiembre la provincia contabilizaba 206 casos, extendidos por sus 10 municipios, con mayor incidencia en Morón, Majagua, Venezuela, Baraguá y Florencia, según informaron el gobernador y el director provincial de Salud Pública en una “Mesa Redonda” de la televisión. Grupos del Ministerio de Salud Pública y científicos viajaron allí para analizar la situación y emitir recomendaciones. Mientras, el turismo internacional abierto recientemente se mantiene aislado en los cayos.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Miriam Leiva

Miriam Leiva, Villa Clara, 1947. Periodista independiente desde 1995. Vicepresidenta de Sociedad de Periodistas Manuel Márquez Sterling. Miembro fundadora de Damas de Blanco en marzo de 2003. Diplomática, profesora invitada del Instituto Superior de Relaciones Internacionales. Funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores, del cual fue expulsada en 1992.
Actualmente mantiene el blog Reconciliacion Cubana www.reconciliacioncubana.com
Traductora y profesora de inglés
e-mail: [email protected]
http://blogs.cope.es/desdecuba/

[fbcomments]