Animales en campaña

EL PÁJARO que revolotea, silba y bendice al candidato oficial a las elecciones presidenciales del próximo día 14, con el espíritu de Hugo Chávez reencarnado bajo el plumaje leve, es una muestra del desprecio de Nicolás Maduro por los venezolanos. La otra presencia zoológica en el escenario previo a los comicios es también obscena, pero materialista.

Son los gorilas cubanos con instrucciones para que el Gobierno se gane el apoyo de los militares con la venta a bajo precio de 20.000 automóviles a la oficialidad.

Chávez convertido en un pajarillo que mira con ternura a su discípulo y le ordena salir a vencer al enemigo es un esfuerzo desesperado y torpe por aprovechar el fantasma del líder muerto. Y es, desde el momento en que comenzó a divulgarse como una aparición divina, el episodio que hará pasar a Maduro a la historia. Nadie sabe nunca dónde lo espera la inmortalidad.

La idea de tratar de utilizar la ingenuidad, la ignorancia o el fervor real de un sector de sus posibles electores, ha llevado al lépero sindicalista formado en La Habana a desplazar con su ridículo a los más encumbrados representantes del embuste político del folclore latinoamericano.

Lo del paracaidista hecho ave, recibido con una oleada de chascarrillos, no le va a dar votos a Maduro, pero la orientación de los asesores cubanos para facilitarle coches baratos a la oficialidad del ejército le puede brindar estabilidad, ventajas sobre su adversario Diosdado Cabello y una vía para evitar la abstención mediante patrullas de guardias y milicianos que recojan a los votantes en sus casas.

Para el ex Ministro de Defensa Fernando Ochoa Antich la gestión de los automóviles en este momento muestra interés electoral y es inmoral porque compromete la dignidad de los miembros de las Fuerzas Armadas.

El plan aprobado para la compra de los carros le costará unos 400 millones de dólares y ya se preparan las listas para repartirlos después de las elecciones.

El pájaro que sobrevoló la cabeza de Maduro en el patio de la casa de Hugo Chávez y los gorilas que quieren regalar autos a sus colegas con el dinero de los venezolanos son nuevas especies de la fauna que trabaja en Venezuela para mantenerse en el poder a toda costa.

[fbcomments]