La oposición vuelve a la calle

La oposición vuelve a la calle

Tropas antimotines dejan 10 heridos. Alcalde de Caracas denuncia injerencia de Cuba

Cruces con el nombre de las víctimas del régimen chavista

Miles de estudiantes, junto a distintas organizaciones de la sociedad civil y líderes políticos opositores, colmaron el domingo la plaza Brión de Chacaíto, final de la nueva protesta -que partió desde cuatro puntos del este de la ciudad- en contra del gobierno de Nicolás Maduro.  

Los estudiantes encabezaron esta nueva movilización para exigir la liberación de todos los detenidos y el fin de la represión estatal. El saldo fue de 10 heridos.

“La comunidad internacional no puede estar ajena a lo que está pasando en el país. Nosotros estamos esperando la solidaridad, no la intervención de ningún gobierno, como lo hace éste que permite la injerencia del gobierno cubano en nuestros asuntos”, dijo Antonio Ledesma, alcalde Metropolitano de Caracas y miembro de la alianza opositora conocida como Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Las marchas se llevaron a cabo tras la primera noche de calma en dos semanas y media de la que gozaron los habitantes del municipio de Chacao, plaza fuerte de la oposición y escenario de choques entre grupos de jóvenes manifestantes y unidades antimotines.

0010745847Por la tarde, fueron reportados disturbios durante las manifestaciones. Decenas de manifestantes se enfrentaron en Caracas armados con piedras y palos a efectivos de la Guardia Nacional, que respondieron con chorros de agua, gases lacrimógenos y perdigones para dispersarlos, según constató una periodista de la AFP.

Los choques con las fuerzas del orden se desataron al caer la tarde en la zona de Altamira, horas después de que unas 20.000 personas se manifestaron de forma pacífica en las calles de Caracas en el marco de la ola de protestas que sacude Venezuela y que ha dejado al menos 18 muertos en poco más de tres semanas.

El sábado, una caravana opositora recorrió Caracas para protestar “contra la tortura y la represión”, horas después de que unidades antimotines detuvieran a decenas de personas, entre ellas corresponsales de prensa extranjeros, y que la televisión gubernamental acusara a los foráneos de “terrorismo internacional”.

[fbcomments]