1

Denuncian golpizas a presos en prisión de Valle Grande

Pedro Albert Sánchez golpizas malos tratos

LA HABANA, Cuba.- Dos prisioneros fueron víctimas de golpizas y malos tratos en la galera número 15 en la prisión de Valle Grande, en La Habana. Los reos fueron golpeados, denunció el prisionero político Pedro Albert Sánchez, por las autoridades penitenciarias del lugar el domingo 8 de mayo, Día de las Madres.

Una de las víctimas fue un manifestante del 11 de julio (11J) de 2021, a quienes despectivamente llaman en los centros de reclusión “tira piedras”.

“Miren las madres cubanas a qué están expuestos nuestros hijos por haber salido a la calle el 11 de julio. Por ellos, pido a la opinión pública mundial que presione al gobierno cubano para que reconozca el carácter político de los hechos del 11 de julio de 2021, y aísle, de inmediato, a todos los presos políticos de los comunes”, expresó el profesor mediante una llamada telefónica cuyo audio sus familiares hicieron llegar a la redacción de CubaNet.

Ante estos sucesos, Albert Sánchez convoca a la prensa oficial a hablar de lo sucedido: “Doy hasta el domingo 29 de mayo para que la prensa oficial explique los hechos o ese mismo día me planto hasta la muerte si fuera necesario en contra de la violencia física e innecesaria en nuestras prisiones”.

Prisión de Valle Grande, 11J Pedro Albert Sánchez golpizas malos tratos
Prisión de Valle Grande, al oeste de La Habana (Foto: EFE)

El preso político pidió, además, “que comencemos a llamarles contramitos, en lugar de contrarrevolucionarios, porque lo que tenemos ya no es una revolución, es un mito a sustituir por una nueva revolución. Pido una campaña internacional a favor de estas ideas”.

Albert Sánchez estuvo entre los convictos de conciencia del 11J cuyo caso fue denunciado por Prisoners Defenders (PD) ante el Comité contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas. Fue nuevamente detenido a principios del mes de noviembre de 2021 y acusado de “instigación a delinquir”, cuando se disponía a realizar una caminata en solitario “por la libertad de pensamiento, de expresión y manifestación” y en apoyo al grupo Archipiélago y la convocatoria a la Marcha Cívica por el Cambio del 15N. Esta sería su cuarta caminata en defensa de las libertades fundamentales de los cubanos.

En febrero de 2022 se declaró en huelga de hambre en protesta por las violaciones a sus derechos. Su caso continúa pendiente a juicio.

“Cuando defiendes al Gobierno cubano, defiendes que un anciano con una enfermedad terminal sea enviado a la cárcel por caminar solo como modo de protesta”, denunció tras su detención el Centro de Información Legal Cubalex.

Respecto a su enfermedad, el profesor expresó que se siente “el cuerpo viejo, enfermo y cansado. Políticamente, me siento abandonado. Mas, mi esfuerzo se fortalece nutriéndose de mi propia fuerza”.

Al finalizar su mensaje, pidió auxilio, “más que por mi salud, por la salud de mi patria, auxilio a mis hijos, a mi familia, a mis amigos, a todos los cubanos, antes de que sea demasiado tarde. Patria nueva. Creceremos. Amén”.

Actualmente, PD registra al menos 1 015 presos políticos en la Isla, la mayoría de ellos tras el 11J. En reciente denuncia presentada ante el Comité contra la Tortura de Naciones Unidas, la organización expuso 101 testimonios de tortura en las prisiones cubanas, uno de los 15 patrones de tortura y malos tratos identificados fueron, precisamente, las golpizas por parte de las autoridades carcelarias.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




José Daniel Ferrer denuncia desde la cárcel tortura psicológica

José Daniel Ferrer preso político

MIAMI, Estados Unidos.- El preso político cubano José Daniel Ferrer, encarcelado desde las masivas manifestaciones del 11 de julio de 2021 en Santiago de Cuba, está siendo víctima de tortura psicológica por parte de las autoridades carcelarias de la prisión de Mar Verde, al oriente del país, según denunció su hermana Ana Belkis Ferrer.

En conversación telefónica con CubaNet, Ana Belkis explicó que su hermano tiene derecho a una llamada semanal de cinco minutos la cual utiliza para relatar a su familia su estado y las torturas a las que es sometido dentro de la cárcel.

Durante la última llamada el pasado viernes, que coincidió también con la visita que cada dos meses le permiten a su esposa, el sábado, dijo que desde hace casi una semana no puede dormir porque están haciendo ruido en las inmediaciones de la celda de aislamiento donde se encuentra desde agosto.

“Están golpeando las puertas de hierro de las celdas en la madrugada. Los golpes son mínimo 10 y aproximadamente cada una hora. Cada vez que está tratando de conciliar el sueño empiezan a golpear y le impiden dormir. Entonces se han intensificado los dolores de cabeza, los zumbidos ensordecedores en los oídos”, dijo.

Ana Belkis denunció que estos son “mecanismos de torturas que la dictadura acostumbra a usar. Ya en otras ocasiones, en 2003, lo habían implementado en su contra, y ahora están de nuevo en ese plan para desestabilizarlo, para torturarlo aún más de manera física y psicológica”.

“Lo que le están haciendo son métodos de tortura muy bien estudiados, porque una persona que no puede dormir bien o al menos un poco bien termina desequilibrándose su sistema nervioso. Al tenerlo  varios días sin conciliar el sueño y cuando está durmiendo lo despiertan lo están tratando de desequilibrar”, dijo por su parte Luis Enrique Ferrer, hermano del líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU).

José Daniel Ferrer fue detenido en la tarde del domingo 11 de julio de 2021 cuando se disponía a sumarse a las manifestaciones de ese día. Durante esa histórica jornada en más de 60 localidades del país los cubanos salieron a la calle para pedir libertad y no más represión.

Ese día fue arrestado y “trasladado a un calabozo en el centro de tortura de Versalles, y a inicios de agosto lo enviaron de ahí a la prisión de Mar Verde”, donde se encuentra aislado desde entonces.

Desde su reclusión José Daniel Ferrer fue acusado de los supuestos delitos de “desorden público”, “desacato” y “propagación de epidemias”, contó Ana Belkis. Sin embargo, “luego determinaron solo dejarle el delito de desorden público”.

Hasta el momento las autoridades “dicen que su caso está bajo proceso por la causa número 128 de 2021”. José Daniel lleva casi 10 meses presos y aún no se conoce fecha de juicio.

“Ellos son muy hábiles, y saben cuando cuentan con solidaridad como José Daniel, por la cantidad de tiempo que lleva en la lucha por la libertad de Cuba. Entonces ellos juzgan primero a todos los demás para observar las reacciones, y en dependencia de eso ven cómo hacer con él, cuántos años le van a imponer”, sentenció.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




14 métodos de tortura y tratos crueles en Cuba: testimonios de las víctimas

tortura

CIUDAD DE MÉXICO.- Cuando a Leticia Ramos, Dama de Blanco, un oficial le pateó con una bota militar su rostro, justo en la ceja, el gobierno de Cuba estaba torturando a una mujer. A ella le han tirado del pelo, lanzado contra el suelo, abofeteado. Lo han hecho agentes de los órganos de Seguridad en sus propias instalaciones y también en la vía pública. Y Leticia no ha sido la única víctima.

A Sissi Abascal, hoy en prisión por manifestarse el 11de julio, le azotaron el cuerpo con un cable. A otra Dama de Blanco, Jackeline Boni, la han mantenido por días menstruando dentro de una celda sin permitirle almohadillas o agua para asearse. “Ellos te atacan, te esposan en la misma vía pública, te arrastran, te dan golpes”, así resume Boni las detenciones que sufrió.

Lázaro Díaz, miembro del movimiento opositor Partido por la Democracia de Matanzas, conserva varias cicatrices en el cuerpo, un tabique roto y 36 puntos de sutura en el cráneo. Todas estas lesiones resultaron de ataques de agentes del orden vestidos de civil. El fin de las detenciones contra él era evitar que filmara protestas pacíficas en su localidad.

Cuba
Leticia Ramos, líder de Damas de Blanco en Matanzas. Foto archivo

En 2014, la miembro de la UNPACU (Unión Patriótica de Cuba) Lisandra Rivera fue golpeada por un agente del Estado para impedirle llegar a la iglesia del Cobre. Ella estaba embarazada. “Había una policía de tránsito, que ellos cogían para llevar a la represión. Esa policía se metió delante de mí y le dijo al guardia, un hombre, que yo estaba embarazada. Aun así, él continuó golpeándome”.

Al escuchar la palabra tortura casi en automático nuestra mente la traduce a actos de extrema violencia física, como los relatados anteriormente. Sin embrago, el concepto es mucho más amplio e incluye, además de físicos, sufrimientos mentales que se inflijan intencionalmente. La Convención Contra la Tortura especifica que estos actos son ejecutados por agentes estatales en el ejercicio de sus funciones públicas u otras personas en complicidad con las autoridades. El propósito suele ser obtener confesiones, intimidar o castigar.

A Miraida Martín, Dama de Blanco residente en Santiago de Cuba, no la golpearon, pero el estado cubano es el responsable de amenazarla de muerte. Y eso es un trato cruel.

En uno de sus tantos interrogatorios, un agente de La Seguridad del Estado le comentó sobre el deceso de la Dama de Blanco Julia Estrella Aramburo (madre de Harold Alcalá y tía de Maykel Delgado, condenados a cadena perpetua en 2003 por el intento de secuestro de la lancha de Regla). “Él me dijo que me mirara en el ejemplo de ella, que hoy estaba bien y de pronto amanece muerta”, rememora Miraida.

Una amenaza que se reitera una y otra vez. Aunque en ocasiones también señalan la integridad no solo de los activistas, sino también de sus familiares.

“Cualquier día puedes tener un accidente en tu moto”. (amenaza a Leticia Ramos)

“Tu hija Sissi puede ser agredida, apuñalada” (amenaza a la familia de Sissi Abascal)

“Vamos a quitarte la custodia de tus hijos” (amenazas a Jackeline Boni, al artivisita Maykel Castillo y al miembro de la Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana Rolando Cáceres).

CubaNet, a partir de información recopilada por Cubalex, describe 14 diferentes patrones de tortura y tratos crueles que violan los estándares internacionales de derechos humanos. Estos actos ocurren en los momentos previos, durante y luego de las detenciones de corta duración a activistas y opositores.

1- Actos de repudio

Los actos de repudio consisten en que un grupo de partidarios del Gobierno cubano, guiados por agentes de la Seguridad del Estado (vestidos de civil), se reúnen para gritar consignas políticas, descalificaciones morales y ofensas personales contra un desafecto, un disidente o un opositor. En estos casos la violencia puede no ser sólo verbal, sino pasar a agresiones físicas que van desde el lanzamiento de comida, piedras y golpes con las manos o cables envueltos en periódicos.

Ocurren mayormente en las afueras de las casas de los agredidos, en las inmediaciones de las sedes de algunos movimientos de oposición y en la vía pública donde los disidentes estén reunidos. Es una práctica que ha desarrollado y alentado el gobierno cubano por más de 60 años.

Acto de repudio mujeres
Acto de repudio realizado el15 de noviembre de 2021 contra la activista Saily González, en Santa Clara (Capturas de pantalla)

2- Violencia física y amenazas durante los arrestos     

En espacios públicos agentes de la policía y Seguridad del Estado acostumbran a golpear a los activistas por el abdomen y el rostro, y a colocar su rodilla en el cuello de las víctimas. También aplican llaves de inmovilización y llegan a lanzar a los detenidos contra el suelo, patearlos o apretarles la garganta. Tales agresiones pueden ser propinadas con las manos abiertas, puños o las tonfas. Como resultado los agredidos sufren fracturas, laceraciones y hematomas.

El célebre represor conocido como el teniente coronel Camilo apuntó con una pistola la sien de José Díaz Silva, líder del Movimiento Opositores por una Nueva República (MONR),

torturas y malos tratos Cuba
Teniente Coronel Camilo. Foto archivo

Este agente, junto a otro conocido como Volodia, trasladó a Díaz Silva en un auto de la Seguridad del Estado hasta un lugar desconocido, con una capucha cubriéndole el rostro. Para el opositor fue tan traumática la sensación de asfixia y no poder respirar, como la indefensión de no ver hacia dónde lo llevaban o saber qué le harían. En otra ocasión lo trasladaron hasta la playa de Guanabo, en la capital, y le dijeron que lo iban a ahogar ahí mismo, como represalia por su disidencia.

3- Uso de gas pimienta

Durante las detenciones, los agentes del Estado han echado gas pimienta en los ojos y la boca de activistas. Esta acción provoca ardor y visión borrosa junto al enrojecimiento de los ojos, y posteriormente ceguera temporal.

Al ser irrigado en fauces, el gas puede producir sensación de asfixia en vías respiratorias, además de tos seca intensa. La sensación predominante, según los agredidos, es no poder respirar, ni ver.

En marzo de 2013 la policía allanó la vivienda del rapero contestatario Ángel Yunier Remón Arzuaga. “Me echaron spray en la boca y en los oídos, mucho, gas pimienta, para que no pudiera gritar”.

4- Manos a la espalda con esposas apretadas

“A nosotras nos ponían las esposas desde la guagua y nos mantenían las manos así incluso en los interrogatorios de Tarará. Si usted mueve la mano, las esposas se cierran. Son esposas de hierro”, relata Jackeline Boni.

Boni, como secuela apenas puede apretar la mano izquierda. Y José Díaz Silva también tiene problemas para abrir y cerrar las manos.

Durante las detenciones e interrogatorios las autoridades en Cuba (policía uniformada y/o Seguridad del Estado) suelen torcer los brazos de los detenidos en la espalda y apretarle las manos con las esposas. Casi la totalidad de los activistas entrevistados por Cubalex definieron las esposas como “muy ajustadas” y con la intencionalidad de causar dolor.

Específicamente al cantante de Patria y Vida y miembro del Movimiento San Isidro, Maykel (Osorbo) Castillo le fracturaron un dedo en un arresto mientras lo esposaban. “Esposado me han dado galletas, me han hecho daño en los dedos. Me los han partido”.

El rapero Ángel Yunier Remón Arzuaga añade: “Experimenté mucho dolor. Por ahí mismo, por las esposas, te halan”.

Las Damas de Blanco han sido probablemente uno de los grupos de la oposición que más violencia ha sufrido. Mujeres con una flor en la mano cometieron el pecado de tomar las calles en Cuba, y lo pagaron con golpes en sus cuerpos.

tortura Cuba
Damas de Blanco. Foto cortesía

A ellas no solo les apretaban las esposas. Al detenerlas las lanzaban al interior de vehículos para llevarlas a los centros de interrogatorios. Ahí, inmovilizadas, eran golpeadas por las autoridades policiales mientras transitaban la vía pública. En los autobuses o carros jaulas alzaban el volumen de la música para apagar los gritos de estas mujeres.

5- Exposición a altas temperaturas

Es común el uso de las patrullas como cárceles ambulantes, donde los detenidos (activistas, artistas, opositores y periodistas independientes) son expuestos al sol, mientras que los oficiales se refugian fuera del auto, bajo la sombra. Los retienen por horas en vehículos herméticamente cerrados. Allí el calor, la falta de agua y alimentos afecta a los detenidos. La Dama de Blanco Annia Zamora (detenida por agentes del Estado para impedirle asistir a misa) estuvo horas en tales condiciones. Ania sufrió excesiva sudoración, náuseas, mareos, fatiga, dolor de cabeza y zumbido en los oídos.

Desde Pinar del Río, el opositor José Rolando Cásares explica que también pueden dejarte dentro del auto cerrado con las manos esposadas. “Con ese calor, el sudor te corre en los ojos y la nariz y no puedes ni limpiarte”. Después de casi ocho horas al sol y sin tomar agua, el activista escupía espuma por falta de hidratación. “Sentí mareos y náuseas y tuve un vómito verde por no comer”.

Algunos activistas como Jackelin Boni han tenido que orinar y hasta defecar dentro del auto, sobre sí mismos, y luego permanecer horas en este estado con el mal olor y la incomodidad de estar embarrado de los deshechos del cuerpo.

Lo descrito anteriormente puede ser aún peor. Imaginen que no dejen a una sola persona dentro de un vehículo al sol. Imaginen que dejan a 10, 20 en un carro jaula, unos sobres otros. Tal escena la padeció la activista Miraida Martín Castellanos.

6- Abandono en lugares despoblados

Los opositores Jackelin Boni, Sissi Abascal Zamora, Alexis Sabatela, Asunción Castillo, Annia Zamora, José Díaz Silva y José Rolando Cásares denuncian haber sido abandonados por la policía, bajo las órdenes de la Seguridad del Estado, en lugares despoblados. Todos fueron trasladados en autos policiales sin conocer el destino final, y luego, aunque se resistieran a bajar, fueron obligados a descender del vehículo a la orilla de la carretera.

Usualmente, las autoridades en Cuba retiran a los detenidos su teléfono y dinero, para luego dejarlos en espacios donde no hay edificaciones o personas a quienes pedir ayuda. El abandono ocurre mayormente en horas de la tarde noche y la única opción es caminar indefinidamente hasta encontrar auxilio o esperar que algún vehículo se detenga y acepte trasladarlos.

Si el detenido se resiste a bajar de la patrulla, es empujado o halado por las esposas. A las mujeres las toman por el pelo para forzarlas a descender.

“Me dejaron de noche botado y le pregunté que cómo regresaba. La respuesta del oficial fue: guíate por las estrellas”. Rememora Lázaro Díaz, a quien abandonaron en las proximidades de la Ciénaga de Zapata.

Estos abandonos colocan en situación de mayor riesgo a las mujeres, al exponerlas a abusos sexuales y violaciones. Éstas tienen que hacer autoestop (o botella como se le conoce en Cuba) para regresar a sus hogares.

Así lo vivió Jackeline Boni:

“Una de esas veces que me dejaron sola en medio de una carretera, para regresar tuve que subirme a un camión con dos desconocidos. El ayudante del chofer empieza a tocarme las piernas sin consentimiento y me dice: ‘tienes dos opciones: dejarte que te haga o te mueres’. Le respondí que yo no me iba a morir, pero que tenía que advertirles que era paciente de VIH. El hombre miró al otro asustado, me pidieron disculpas y me dejaron en paz. Por esa mentira me salvé, pero otras activistas sí fueron violadas”.

Cuba
Jackeline Boni. Foto cortesía del autor

7- Exposición a bajas temperaturas durante los interrogatorios

En habitaciones climatizadas y con bajas temperaturas, activistas y periodistas pueden ser interrogados. Allí los oficiales a cargo de los interrogatorios vestían abrigos o ropas de manga para cubrirse, mientras los acusados no, y sentían frío.

La silla de los interrogados, como relató la exprisionera política Keilylli de la Mora, suele estar más cerca del equipo electrónico por lo que estos reciben directo el aire frío. En su caso, se quejó de la temperatura y la incomodidad que producía, pero los agentes ignoraron sus reclamos. Otros opositores relataron que los dejaron solos durante horas en habitaciones heladas, atados a una silla y con la espalda frente al aire acondicionado.

8- Intimidaciones, chantajes y amenazas en los interrogatorios

Los agentes de la Seguridad del Estado en Cuba detienen, de manera arbitraria (sin una orden de detención), a los activistas u opositores y los trasladan, sin su consentimiento y a la fuerza, hasta una unidad policial o “casas de visita” de la policía política.

Allí, los agentes intimidan a los activistas con amenazas sobre su integridad o la de sus familiares (incluso peligro para la vida).

Las intimidaciones, además, incluyen ir a prisión por motivos políticos para ellos o sus allegados, u otras afectaciones físicas, laborales y médicas.

Miraida Martín, miembro de la UNPACU, ha sido advertida que su hijo Alexey Vargas puede terminar en la cárcel. El “motivo” es el activismo de ella.

“Me han dicho que es muy fácil para ellos detenerlo por algún motivo. Incluso lo han detenido y me han llamado por teléfono y me han dicho: aquí esta Alexey, dime qué vas a hacer porque puede ir a prisión”, relata Martín.

Para las personas que tienen hijos menores el ultimátum habitual es perder la custodia.

En el caso de Boni, esta indica que la policía política en Cuba estudia a los opositores y cuáles podrían ser sus principales debilidades para quebrarlos. La mayoría de las “advertencias” contra ella iban dirigidas a sus hijos y al estado de vulnerabilidad que tendrían estos si ella era procesada.

9- Ofensas y otros comentarios degradantes

“Mona, King Kong, auras” han gritado en plena vía pública policías a las Damas de Blanco de piel negra.

“Mujeres policías, también negras, nos decían el combo de las monas. Nos cantaban una cancioncita que decía: ustedes no tienen madre, la madre es una mona”, atestigua Jackelin Boni

Durante los interrogatorios otro comentario usual era aclararles que debían agradecer todo a la revolución, porque sin los hermanos Castro serían esclavos.

Al respecto, el opositor José Rolando Cásares expresa: “Ellos piensan que nosotros los negros tenemos alguna deuda con la revolución. Cuando ven que uno disiente, te agreden con una frase usual: este negro que nosotros lo hicimos persona”.

Por su parte Jackelin Boni sostuvo que un agente de la Seguridad del Estado la llamó “puta”, mientras ella se dirigía a su casa. La activista también destacó que los miembros de la policía política que la interrogaban ocasionalmente indagaban sobre su vida íntima de pareja. Los agentes especulaban sobre el ejercicio de su sexualidad lo cual provocaba que Boni se sintiera apenada e incómoda. Lisandra Rivera agrega que, en Santiago de Cuba, los agentes le han gritado a ellas y a sus compañeras “cochinas” y “asquerosas”, mientras las escupen.

10- Condiciones precarias en los calabozos de las estaciones policiales

Maykel Castillo estuvo en un calabozo de tres metros de largo por 1.5 de ancho con otras diez personas. El espacio era tan reducido que ni quisiera podían acostarse. La única opción era mantenerse sentados todo el tiempo.

Maykel Osorbo
Maykel “Osorbo” Castillo muestra las lesiones provocadas en la nariz (Captura de pantalla)

Además, tampoco tienen constante acceso al agua, salvo con los horarios de comida. El líquido en ocasiones es oscuro y con sabor a tierra. Las camas son de cemento, y no alcanzan para todos. En algunos casos les proveen colchones sucios y con plagas, los cuales son repartidos en las noches y retirados en la madrugada.

El olor y la putrefacción de esos colchones se torna tan repulsivo que varios entrevistados aseguraron que era preferible dormir sobre el piso que en ellos. En estos espacios no hay inodoros, sino baños turcos (agujeros en el piso) por donde salen ratas y cucarachas.

En algunas de estas celdas no hay privacidad. Si usted se baña, defeca, orina, el guardia puede verlo.

Específicamente en la estación de micro IX en Santiago de Cuba, Lisandra Rivera confirmó a Cubalex que no había colchones o sábanas para cubrirse, ni siquiera permitían que los detenidos tuvieran un abrigo para resguardarse del frío o los mosquitos.

Dos activistas, madre e hija, Sissi Abascal y Annia Zamora durmieron una noche en la estación de Unión de Reyes mojadas por la lluvia que entraba a la celda por una ventana. A pesar de sus pedidos de auxilio por la lluvia y el frío, los oficiales de la policía las ignoraron y las dejaron con la ropa mojada encima, sin tener tampoco una sábana o cobertor.

11- Desnudos forzados para revisión corporal

Esta técnica fue mayormente reportada por mujeres. La Dama de Blanco Jackelin Boni atestiguó que agentes del sexo femenino de la policía revisaron sus órganos genitales, en ocasiones de modo violento.  La activista fue testigo de cómo las opositoras que se negaron fueron desnudadas a la fuerza y su ropa arrancada. Una vez desnudas las oficiales les indicaban que debían hacer cuclillas.

Si una persona detenida se rehusaba era golpeada en la región lumbar hasta hacerla caer. Una vez en el piso era cargada como una bolsa entre varios agentes, a la vez que abrían sus piernas a la fuerza para examinarla.

12- Negación de acceso a almohadillas sanitarias

Después de recibir una golpiza a manos de agentes de la policía, bajo las órdenes de la seguridad del Estado, Jackeline Boni fue recluida dentro de una celda. Ese día comenzó a menstruar y las autoridades que la tenían detenida e incomunicada le negaron acceso a almohadillas sanitarias e incluso agua para asearse.

Boni sangró por cuatro días sin tener cómo higienizarse. Esto es una forma de discriminación contra la mujer, según el Art. 1 y 2 inciso d), e) de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

“Eso es horrible, imagínate la fetidez, la sangre pegada en las piernas, de días. Cuatro días sangrando ahí, sin nada. Fue horrible”.

La opositora y miembro de la UNPACU Miraida Martín estuvo cinco días recluida en una celda en Santiago de Cuba en condiciones similares.

13- Niegan asistencia médica

La Regla 118 de las reglas Mandela establecen que se permitirá al detenido ser atendido por médico o dentista si su petición es razonable; pero en Cuba no siempre sucede.

La opositora Mirada Martín explica que a menos que pierdan el conocimiento, pueden pasar varios días detenidos sin que atiendan sus lesiones. En su caso sufrió una fractura en el brazo tras ser agredida por los funcionarios, y no tuvo asistencia médica hasta que fue liberada y acudió al hospital por sí misma.

14- Golpizas en los centros de detenciones

Destaca Jackelin Boni que la Seguridad del Estado en la vía pública procuraba que las golpizas a mujeres las emitieran agentes del sexo femenino. Sin embargo, dentro de los centros de detención, (donde no había testigos) las opositoras eran maltratadas por hombres y mujeres, sin distinción.

“Nos daban golpes, muchos golpes efectivos. Eran personas especializadas. Recuerdo haber recibido un piñazo en medio del pecho que me dejó sin aire. No podía respirar”, relata Boni. “Yo me defequé encima en esa golpiza”.

La opositora agrega que era agredida por cinco o seis personas a la vez dentro de un calabozo. “Cuando veían que te quedabas sin conocimiento, te echaban un poco de agua y te dejaban ahí tirada a la suerte”.

Las Damas de Blanco y las de apoyo fueron utilizadas como cuerpos, que por violentados se volvieron ejemplarizantes. “Por eso hoy muchas estamos enfermas producto a tantos golpes recibidos”, concluye Boni.

Cuba, UNPACU, Represión, Derechos Humanos,
Régimen detiene a Damas de Blanco frente a Sede Nacional de la organización (Foto: Primavera Digital)

“Casi siempre todos los golpes eran en la zona cervical. De hecho, tengo un traumatismo en la cervical, una hernia discal en la columna y otra en la cervical, además de constantes dolores de cabeza”, sostiene Leticia Ramos

También en la provincia de Matanzas el opositor Lázaro Díaz responsabiliza al agente de la Seguridad del Estado Orestes Martínez de apretarle el cuello y luego lanzarlo para atrás. Mientras que, en La Habana, José Díaz Silva perdió parte de su dentadura superior cuando su rostro se incrustó en el suelo al ser lanzado por un oficial del Estado cubano. La agresión ocurrió estando Díaz esposado y sin resistirse.

Nota* Para este artículo se consultó información inédita recopilada por Cubalex del 2020 al 2021. La organización realizó 21 entrevistas (14 hombres y 7 mujeres). Ciudadanos cubanos que han padecido lo que puede denominarse como tratos  inhumanos y degradantes por su actividad disidente. Cada uno de los 14 tratos crueles identificados fue corroborado por más de un entrevistado. Parte de esta información ha sido presentada ante el Comité contra la Tortura.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




PD: el 11J en Cuba ha dejado los índices de represión más altos en décadas

tortura Represión, Cuba, OCDH

LA HABANA, Cuba.- Privación de atención médica, de líquidos, alimentos y del sueño, agresiones físicas, humillaciones, maltrato verbal, confinamiento en solitario como forma de castigo, trabajos forzados y amenazas, son algunos de los patrones de malos tratos y torturas cometidos por el régimen cubano contra los presos políticos y sus familias, y registrados por Prisoners Defenders (PD) en informe presentado este martes ante el Comité Contra la Tortura de las Organización de Naciones Unidas.

Pese a que PD registra 1 167 presos políticos actualmente en Cuba, y a que en el país se denuncian violaciones de derechos humanos desde hace décadas, la organización elaboró el informe teniendo en cuenta los casos más recientes, la mayoría de ellos tras las protestas del 11 de julio (11J) de 2021.

La información fue extraída directamente de las víctimas, familiares, compañeros presos y/o allegados directos siempre y cuando fueran testigos de primera mano de lo acontecido, siendo corroborada y cotejada con las bases de datos de PD.

La ONG, con sede en Madrid, fue invitada a presentar informaciones para lo cual tuvo que sobrepasar numerosas dificultades como la ausencia de mecanismos de reporte de las autoridades sobre los encausados, la prohibida presencia de ONG internacionales de derechos humanos en la isla, e incluso las relatorías de derechos humanos de las Naciones Unidas, así como el miedo extendido en la población a hacer denuncias de este tipo.

tortura Cuba derechos humanos
Captura de pantalla

Del total de víctimas, tres eran menores de edad en el momento de la detención (Jonathan Torres Farrat, Brandon David Becerra Curbelo y Rowland de Jesús Castillo Castro), y 14 tenían 21 años o menos. De estos, el joven de 17 años Jonathan Torres Farrat es el que mayor número de torturas acumula (al menos 8 de los 15 patrones).

La víctima con la mayor intensidad de las torturas es el líder de la UNPACU José Daniel Ferrer García, detenido desde el 11J y quien “está  recibiendo ataques sónicos constantes desde hace 260 días, a lo que se suma ahora un envenenamiento químico desconocido, y que está encerrado todo ese tiempo aislado, y en una celda  de castigo preparada tecnológicamente para estas torturas. Su degradación física y psicomotriz es paulatina debido a esta tortura constante destinada a asesinarle lentamente”.

De los 101 casos, 55 han sido acusados del supuesto delito de “desórdenes públicos”, 48 de “desacato”, 39 de “atentado”, 20 de “sedición” y 14 de “instigación a delinquir”; delitos todos fabricados por las autoridades, algunos de ellos incluso contrarios a las normas internacionales.

Las denuncias suponen una violación, por parte de Cuba, de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o  Degradantes (firmada y ratificada por la Isla), de la Declaración  Universal de los Derechos Humanos y de la Carta de las Naciones Unidas.

“El Estado Cubano tiene un extenso historial de violaciones de derechos humanos las cuales acomete con carácter sistemático y generalizado sobre diversos sectores de la sociedad civil, especialmente los que se reconocen frontalmente como disidentes o disconformes con el sistema. Entre ellas la tortura, sistemática y generalizada sobre grupos de individuos, es una de las violaciones de derechos humanos comunes en la isla, hecho que viene siendo reportado por numerosísimos casos que han tenido acogida tanto en Naciones Unidas, en la CIDH, como en ONG de todo el mundo”, asegura PD.

Para la organización, a raíz del 11J Cuba “ha exhibido los índices de represión más  altos registrados en décadas con miles de detenciones arbitrarias, centenares de convictos de  conciencia, así como centenares de reportes de torturas, especialmente contra activistas, opositores  y sus familiares, pero también contra los civiles manifestantes que fueron procesados por ejercer la  libertad de expresión pacíficamente, y contra sus familias”.

El informe de denuncia será revisado por el Comité contra la Tortura en su próximo período de sesiones, entre el 19 de abril y el 13 de mayo próximo.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Los ataques sónicos como método de tortura en el presidio político cubano

Cuba presos políticos ataques sónicos

MIAMI, Estados Unidos.- Mucho se ha hablado en los días actuales sobre el daño ocasionado a causa de la despiadada utilización de ondas sónicas, aplicadas por la tiranía comunista de Cuba a funcionarios del gobierno estadounidense que prestaban servicios en la Embajada norteamericana que abrió sus puertas en La Habana, por mandato irracional del presidente Barack H. Obama. Aún no ha quedado esclarecido desde cuándo comenzó esta práctica antihumana en nuestro país, y es esa la razón que me mueve a ofrecer testimonio a través de estas líneas.

Corría el año 1977. Me encontraba entre algunos de los prisioneros políticos cubanos que habían sido enviados a los calabozos de castigo de la recién inaugurada prisión Combinado del Este, por voluntad caprichosa o puramente represiva del oficial a cargo de los presos políticos plantados, el teniente Mauricio Nodarse. Estuve en confinamiento solitario en el calabozo No. 62.

La situación era tensa en extremo. Recuerdo que el supuesto camastro donde debíamos pasar las noches y, debido a lo reducido del espacio, una parte considerable del día, era de un rústico concreto, tan áspero que algunas partes del cuerpo, como las caderas y la piel que cubría los huesos de los tobillos, me sangraban. Era verano, y a pesar de que sólo vestíamos un harapiento calzoncillo, el exceso de calor nos asfixiaba.

No había agua para asearnos, ni siquiera para calmar la sed, porque la tenían limitada en extremo, al antojo o grado de maldad de los carceleros. Poco a poco, ante nuestra negativa a cumplir las órdenes que intentaban imponernos con fines humillantes, las medidas represivas se fueron recrudeciendo. Fue entonces que surgieron las primeras torturas sónicas, a través de potentes altavoces instalados en las claraboyas de las celdas, mediante los cuales transmitían estridentes ruidos, de muy alta frecuencia, en sesiones que se prolongaban desde las 4:30 o 5:00 de la madrugada hasta pasada ya la media noche.

Ya en la cárcel de Boniato, a donde a mediados de 1979 fuimos trasladados un centenar de prisioneros, entre muchos que habitualmente nos manteníamos en estado de rebeldía, se reactivaron las aplicaciones de torturas sónicas, nuevamente a través de potentes altavoces instalados a la entrada del estrecho corredor de las celdas tapiadas, dónde habíamos sido encerrados a modo de castigo permanente por nuestra disposición a no ceder en nuestros principios, ni acatar órdenes autoritarias, humillantes muchas de ellas, con marcada intensión de quebrantar nuestro espíritu de lucha.

Fue cuando nadie escuchaba. La época vergonzosa para la comunidad internacional. Para los que negligentemente, por no utilizar un adjetivo más acorde a su insensibilidad o actitud cómplice con la tiranía, no escucharon. Nadie prestaba atención al sufrimiento generalizado, ni admiraba el sacrificio de los prisioneros políticos cubanos ni las agonías impuestas por maldad e incompetencia gubernamental a nuestro pueblo infeliz.

En mi libro testimonial, Rehenes de Castro (Capítulo XV), escrito clandestinamente en el transcurso de los años 1983 y 1984 en los calabozos de tortura de Boniato gracias a las habilidades y las artimañas que aprendimos con la experiencia acumulada y la voluntad para idear fórmulas ingeniosas que nos permitieran burlar la vigilancia carcelaria, pude dejar como constancia una reseña sobre la utilización de los servicios de experimentación diabólica de la tiranía castrista, de las torturas sónicas utilizadas con el fin de quebrantar seriamente la salud de quienes la jerarquía gobernante en nuestro país consideraba enemigos potenciales de la revolución impuesta por los Castro, y sostenida por la guadaña aniquiladora del terror y la trampa.

Fue necesario que pasaran muchos años. Que las víctimas en esta ocasión fueran ciudadanos canadienses, o miembros del cuerpo diplomático norteamericano que servían a sus respectivos gobiernos, y a una parte de los familiares que los acompañaban en su destinada misión, para que se alzaran voces condenatorias contra la tiranía comunista de Cuba. Censurando la “posibilidad”, sería más acertado señalar, de que el régimen castrista sea el responsable directo de las afectaciones de salud sufridas por sus representantes oficiales, a través de la aplicación de ataques sónicos contra los funcionarios del cuerpo diplomático que cumplían servicios en la isla de Cuba.

Estas son realidades que destacan la insensibilidad, la desafortunada carencia de ética y la falta de solidaridad de la comunidad internacional, incluyendo los medios de prensa y quienes, desestimando los esenciales valores de que somos merecedores como parte de ese mundo civilizado en que habitamos, dentro de la honradez de la conciencia que nos diferencia de las piedras y de los árboles, bien como persona individual, bien como entidad de amplitud nacional, anteponen sus diversos intereses. Y duele, de la misma manera, que gobiernos representativos de la libertad, la honradez y el derecho inexplicablemente se olviden de su responsabilidad en tomar medidas efectivas contra el crimen, los atropellos y la inadmisible práctica de violencia gubernamental que durante más de seis décadas ininterrumpidas ha venido cometiendo la tiranía comunista de Cuba contra la indefensa población.

Como seres humanos nos sentimos solidarios con el sufrimiento de los ciudadanos canadienses y de los Estados Unidos que han sufrido afectaciones de salud a consecuencia de los ataques sónicos de que han sido víctimas por parte de tiranía comunista de Cuba. Considero que el momento es oportuno para hacer un llamado de recordación a la comunidad internacional. Ha llegado el momento de la solidaridad con el pueblo cubano. Es de suma importancia el velar por la preservación de la paz y porque también en nuestro país, por encima de toda conveniencia ideológica, política o de cualquier otra índole, sean cumplidos los sagrados preceptos de la libertad y el respeto absoluto a los derechos humanos.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Tortura y prisión contra Mary Karla Ares y el resto de los manifestantes de Obispo

Mary Karla Ares, Amnistía Internacional, Cuba

LA HABANA, Cuba.- Mary Karla Ares González está siendo sometida a intensos interrogatorios nocturnos cada cinco o diez minutos con la intención de torturarla psicológicamente impidiéndole dormir, informó este sábado el Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP).

La información fue ofrecida al padre de la joven, Carlos Ares, por una fuente confiable que le pidió el anonimato por temor a represalias. La misma fuente reveló que es probable que a Ares González, quien se halla en la estación policial de 7ma y 62, en La Habana, la trasladen este fin de semana para una prisión fuera de la provincia o para la prisión de mujeres del Guatao.

Ares González fue detenida el 30 de abril último en la calle Obispo, en La Habana, mientras reportaba la manifestación pacífica de quienes exigían ver a Luis Manuel Otero Alcántara. El artista estaba solo en su casa sosteniendo una huelga de hambre y sed en protesta por la represión y la censura en Cuba. Junto a la joven, resultaron arrestadas una docena de personas. Actualmente permanecen igualmente detenidos: Esteban Rodríguez, Yuisán Cancio Vera, Inti Soto Romero, Luis Ángel Cuba Alfonso y Thais Mailén Franco.

Efecto ejemplarizante

El cinco de mayo último el Tribunal Provincial Popular de La Habana negó el recurso de Habeas Corpus establecido a favor de Mary Karla Ares González, Thais Mailen Franco Benítez y Esteban Lázaro Rodríguez López. Los tres están siendo acusados por los presuntos delitos de “desorden público” y “resistencia”, mediante los cuales, según el Código Penal cubano en sus artículos 143 y 200, pudieran ser sancionados a entre tres meses y cinco años de privación de libertad. Los demás implicados están siendo sometidos a procesos similares.

De igual forma, para la abogada Laritza Diversent es muy probable que al resto de los detenidos les estén aplicando las mismas técnicas de tortura, que consiste en privarlos del sueño, “especialmente a ellos que son bastante nuevos en el activismo”.

“Cuba es parte de la Convención Contra la Tortura, pero no está reconocido en el Código Penal como un delito, lo que es un incumplimiento de las obligaciones del Estado en materia de derechos humanos. La decisión de mantenerlos en prisión provisional es también una técnica de tortura, las condiciones en los centros de detención y prisiones son infrahumanas”, señaló la directora de Cubalex.

Según la Convención Internacional contra la tortura y otros tratos o penas crueles inhumanos o degradantes, se considera como tortura: “todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación (…)”.

Diversent indicó además que los casos de los activistas pretenden ser utilizados por el régimen cubano como efecto ejemplarizante.

“Una gran heroína”

“Por favor, les pido que estén tranquilos, que sean fuertes. Yo estoy fuerte y asumiré lo que tenga que enfrentar”, fue el mensaje transmitido por Mary Karla Ares González a sus padres mediante su abogado. Según el ICLEP, el jurista les transmitió igualmente que la joven “es una gran heroína y ustedes tienen que estar a su altura. Ahora a esperar por su traslado”.

Para Carlos Ares, padre de la reportera, el régimen cubano está utilizando a su hija para “dar un ejemplo con ella. La están tomando como base material de estudio para que todo el que quiera seguir su camino coja miedo. Están tomando represalias para que nadie siga su camino”, declaró al ICLEP.

Varias organizaciones internacionales se han pronunciado en los últimos días a favor de Ares González y del resto de los activistas arrestados. El 11 de mayo último la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, escribió en su cuenta de Twitter: “Mary Karla y otras personas periodistas, artistas y defensores de #DDHH siguen en prisión o bajo estricta vigilancia en sus hogares en #CUBA, solo por el hecho de protestar y defender derechos. Exigimos su liberación y el fin de la represión del gobierno de @DiazCanelB”.

Detenidos, procesados judicialmente y torturados

Esta semana se conoció que la Fiscalía denegó el cambio de medida a favor de los activistas. En total, son seis los manifestantes de Obispo que permanecen detenidos, están siendo procesados judicialmente y probablemente torturados en diferentes prisiones de La Habana.

Esteban Rodríguez, reportero de ADN Cuba, tras varios días desaparecido, se informó que se halla recluido en el cuartel general de la Seguridad del Estado, conocido como Villa Marista. El resto permanecen en diferentes estaciones policiales de La Habana, prácticamente incomunicados. A todos los amenazan con enviarlos a prisiones lejos de la capital, con la excusa de que hay COVID-19 en las cárceles de La Habana.

En el caso de Luis Manuel Otero Alcántara, luego de ser desalojado de su vivienda el 2 de mayo último, permanece retenido en el hospital Calixto García de La Habana. Un reciente video divulgado en redes sociales ha generado mucha más preocupación por su estado de salud y algunos médicos alertan que corre grave peligro.

Esta semana también fue detenido, en su vivienda, el rapero Maykel (Osorbo) Castillo Pérez, de quien aún se desconoce su paradero y, por tanto, se considera desaparecido.

Según Martha Beatriz Roque, directora del Centro Cubano de Derechos Humanos, “desde finales de abril y también en lo que va del mes de mayo se ha podido constatar un incremento en la represión en Cuba, vinculado al miedo que tiene la dictadura a que se produzca la chispa que lleve al pueblo a la calle, y decenas de cubanos han sido enviados a prisión”.

Para Prisoners Defenders cuestiones como esta revelan la llegada de una nueva Primavera Oscura del sistema represivo en Cuba.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




EE.UU. exige al régimen de Cuba eliminar la tortura a los disidentes

Cuba José Daniel Ferrer preso político disidente opositor cárcel cubano cubana UNPACU

Cuba José Daniel Ferrer preso político disidente opositor cárcel cubano cubana UNPACU
Foto archivo

MIAMI, Estados Unidos.- En ocasión de celebrarse el Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura este viernes, Estados Unidos instó al régimen cubano abstenerse de emplear la tortura contra los opositores en la Isla, informó Radio Televisión Martí.

De acuerdo a un comunicado del Departamento de Estado de EE.UU., Washington sigue recibiendo informes de tortura en todo el mundo, aunque cita específicamente, junto a Cuba, a los regímenes de Irán, China, Corea del Norte y Siria, entre otros países.

“Pedimos a los regímenes de Nicaragua y Cuba y al ilegítimo régimen de Maduro en Venezuela que se abstengan de utilizar la tortura para silenciar la disidencia y que cesen la represión autoritaria de los derechos humanos y las libertades fundamentales”, reza el texto.

Al respecto, Washington aseguró en enero de 2020 que tenía pruebas creíbles de que al opositor cubano y líder de la Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer, lo habían torturado durante sus primeros 100 día de encarcelamiento.

En el comunicado el Departamento de Estado denunció también que “en la República Popular de China, más de un millón de uigures, kazajos étnicos, kirguises y miembros de otros grupos minoritarios predominantemente musulmanes en Xinjiang han sido detenidos arbitrariamente en campos de internamiento, donde muchos denuncian tortura. El régimen de Corea del Norte también sigue empleando la tortura como una práctica habitual en sus centros de detención, particularmente contra los desertores, incluidos los niños”.

Así mismo, dijo Martí Noticias, la cancillería estadounidense acusó al régimen iraní de “emplear una amplia gama de torturas sancionadas oficial y extraoficialmente para reprimir y castigar a los miembros de su población”, y cita la flagelación, cegamiento, lapidación y amputación.

El comunicado dice incluso que “extraoficialmente, los funcionarios iraníes también han infligido tortura a través de la violencia sexual, que condenamos en los términos más enérgicos”.

El 26 de junio fue declarado Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la Tortura el 12 de diciembre de 1997 por la Asamblea General de Naciones Unidas, en su resolución 52/149.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Venezuela: Defensoría del Pueblo ignora denuncias por torturas del régimen chavista

Alfredo Ruiz Angulo; Venezuela; Defensor del Pueblo;

Alfredo Ruiz Angulo; Venezuela; Defensor del Pueblo;
Alfredo Ruiz Angulo defensor del Pueblo en Venezuela (Foto: Internet)

MIAMI, Estados Unidos. – Sectores de la ciudadanía venezolana siguen con lupa la posición asumida por el Defensor del Pueblo en ese país, Alfredo José Ruiz Angulo, ante la represión y violencia desatada por fuerzas favorables al régimen chavista y por los cuerpos represivos de la dictadura.

Según el portal digital Infobae, la Defensoría se ha negado a recibir las denuncias por parte de familiares de los torturados en los sótanos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM).

Alfredo José Ruiz Angulo fue juramentado como Defensor del Pueblo el 20 de noviembre de 2018. Desde entonces, por ley, tiene un rol estelar en la Ley Especial para Prevenir y Sancionar la Tortura y Otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes.

“El Defensor no solo obvia las denuncias sino que ignora lo que especifica el artículo 6 de la Ley contra la Tortura, en lo que se refiere a las víctimas y familiares de torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, quienes tienen derecho, y lo han hecho, a exigir medidas de protección y seguimiento, y medidas de prevención a los órganos y entes competentes”, refiere el diario argentino es un artículo publicado este jueves.

Infobae señala que, en medio de ese entramado de impunidad y silencio también se encuentran los tribunales militares, los fiscales y también el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses.

Aunque existe en Venezuela una Comisión Nacional de Prevención de la Tortura y otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes, tampoco se sabe si está o no instalada ni qué funciones cumplen.

Ruiz Angulo, por su parte, dice que se están realizando inspecciones a todos los centros de detención preventivos del territorio nacional. Sin embargo –precisa Infobae- no ha realizado ninguna acción ante la gran cantidad de denuncias sobre tortura en DGCIM y SEBIN.

El medio argentino apunta que si bien se abrió una investigación a raíz de la tortura y asesinato del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo la Defensoría no ha informado nada al respecto.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




EE.UU. revoca visas a comandantes de dos fuerzas chavistas señaladas por tortura

militares venezolanos

Maduro con militares en Caracas. Foto archivo

MIAMI, Estados Unidos.- El gobierno de Estados Unidos revocó este viernes las visas de Rafael Enrique Bastardo Mendoza, Comandante de las Fuerzas Especiales de Policía de Venezuela (FAES), y de Iván Rafael Hernández Dala, Comandante de la Contrainteligencia Militar (DGCIM), jefes de dos de las fuerzas chavistas más violentas, por su participación en graves violaciones de los derechos humanos, según informó en twitter el Secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo.

“Las organizaciones de seguridad e inteligencia lideradas por Bastardo y Hernández han sido implicadas por sus violaciones y abusos a los derechos humanos y la represión de la sociedad civil y la oposición democrática”, dijo el comunicado emitido por el Departamento de Estado.

“Estos actos” fueron ampliamente documentados en el informe del 5 de julio de 2019 de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, reza el comunicado del gobierno del presidente Donald Trump. El texto de la ex presidente chilena revela al menos 7523 ejecuciones extrajudiciales documentadas por una organización no gubernamental venezolana.

Rafael Enrique Bastardo Mendoza es la cabeza de la FAES, encapuchados y con armas de guerra miembros de la Fuerza de Acción Especial –una unidad de élite de la PNB–, que se ha transformado en el escuadrón de la muerte en Venezuela. Es una de las fuerzas chavistas más violentas, le llaman el escuadrón de la muerte de Maduro.

Los integrantes de la FAES asaltan las barriadas más pobres del país, operan con total impunidad, establecen toques de queda, simulan enfrentamientos para ocultar asesinatos y después amenazan a familiares y vecinos para que no denuncien. Es el escuadrón policial más temido en Venezuela y, desde que escaló la tensión en las calles venezolanas con la juramentación de Juan Guaidó como Presidente Interino, esos agentes están señalados como autores de la mayoría de los asesinatos.

Rafael Enrique Bastardo Mendoza es la cabeza de la FAES. Foto Internet

Nicolás Maduro fue el creador de la FAES el 14 de julio de 2017. En ese entonces el dictador venezolano dijo que la había creado “para combatir el crimen y el terrorismo”.

En 2016 la Policía Nacional Bolivariana era responsable del 22% de las muertes en el país, al año siguiente, después de solo seis meses de existencia, la FAES aumentó ese lamentable récord en un 10%, hasta llegar al 32%.

Por su parte, Iván Rafael Hernández Dala es el Comandante de la Contrainteligencia Militar (DGCIM). Bajo su mando se tortura a los presos políticos, y en los calabozos de la DGCIM fue asesinado el pasado 3 de julio el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo.

La DGCIM se dedica desde 2001 a la contrainteligencia, investigando incluso a las propias fuerzas armadas y a sus militares. Así entonces, los ciudadanos acusados de espionaje o traición suelen ser detenidos por la SEBIN (el servicio de inteligencia chavista), mientras que la DGCIM busca a los militares sospechados de delitos similares.

Iván Rafael Hernández Dala es el Comandante de la Contrainteligencia Militar (DGCIM). Foto internet

Un teniente de la Fuerza Aérea y desertor de la DGCIM testificó y proporcionó en marzo pasado pruebas a una audiencia de la OEA sobre las prácticas de tortura empleadas en el Helicoide por funcionarios de la DGCIM. El testimonio podría dar lugar a cargos penales internacionales para los funcionarios implicados.

La inclusión de los dos comandantes de estas fuerzas chavistas en la lista negra del departamento de Estado se suma a la acción del gobierno de Estados Unidos del 15 de febrero de 2019 en la que se sancionaba financieramente a Bastardo y Hernández por su participación en abusos de derechos humanos, represión y corrupción. De acuerdo con la ley, además de la designación de los dos comandantes, la medida alcanza a la mujer de Bastardo, Jeisy Catherine Leal Andarcia, y a la esposa de Hernández, Luzbel Carolina Colmenares Morales, así como a los hijos menores de ambos funcionarios.

Así mismo, el comunicado del Departamento de Estado de Estados Unidos asegura que el organismo estadounidense puede también revocar los visados para los funcionarios extranjeros y sus familiares directos en los casos en que el Secretario de Estado tenga información fidedigna de que han estado involucrados en actos de corrupción significativa o en una grave violación de los derechos humanos. “Tales individuos y sus familiares inmediatos no son elegibles para entrar a los Estados Unidos”, sentencia el texto.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




Human Rights Watch denuncia torturas a militares en cárceles venezolanas

Nicolás Maduro junto a militares Venezolanos (AFP)

MIAMI, Estados Unidos.- Human Rights Watch (HRW) y la organización no gubernamental venezolana Foro Penal documentaron al menos 32 casos de tortura contra militares venezolanos, acusados, sin pruebas, de conspirar contra el chavismo. Así lo denunciaron estas organizaciones en un informe que se hizo público hoy miércoles 9 de enero, en Washington. De acuerdo con los testimonios recogidos, familiares de algunos de los militares acusados también han sido detenidos y torturados por los agentes de inteligencia y de seguridad, con el objetivo de obtener información sobre supuestas conspiraciones contra el gobierno, publicó en un reportaje Infobae.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, aseguró que “el gobierno venezolano ha arremetido brutalmente contra militares acusados de conspiración. Los agentes de inteligencia no solo están deteniendo y torturando a militares, sino que en algunos casos también van tras sus familiares u otros civiles cuando no pueden encontrar a los supuestos responsables, a quienes buscan”.

Justo cuando el dictador Nicolás Maduro se prepara para renovar su mandato el próximo 10 de enero, después de unas elecciones ampliamente cuestionadas, y en pleno aislamiento internacional del régimen chavista, salen a la luz estas denuncias que ratifican la ilegitimidad de un gobierno que ha sumido en la miseria y el caos sociopolítico al país con mayores reservas de petróleo del mundo.

De acuerdo al texto publicado por Infobae, algunas de las víctimas de las detenciones ilegales y torturas son militares de diferentes rangos, a los que el régimen acusa de colaborar con Oscar Pérez, un policía insubordinado que habría sido ejecutado extrajudicialmente por haberse opuesto al gobierno de Maduro.

Así mismo, eegún comprobaron las organizaciones, los militares y sus familiares detenidos en el marco de la ofensiva oficial sufrieron brutales golpizas, intentos de asfixia con bolsas de plástico, cortaduras en las plantas de los pies, descargas eléctricas, privación de comida y acceso al baño, y amenazas de muerte. “Los militares mismos están sufriendo la represión”, enfatizó Tamara Taraciuk Broner, abogada senior de HRW para las Américas.

De acuerdo al informe de HRW, varios abogados que representan a los acusados y pudieron acceder a los expedientes y a las audiencias afirmaron que las acusaciones contra los militares detenidos fueron fabricadas y que no existían pruebas concretas en su contra. El acceso a los documentos judiciales es sumamente restringido, y hasta la fecha el gobierno venezolano no dio respuesta a las consultas de la organización de derechos humanos sobre las pruebas en que se basaron las acusaciones contra los supuestos implicados en actos de traición e instigación a la rebelión.

“Queda en evidencia que si bien la crisis humanitaria ocupa los titulares, no debe olvidarse que la represión en Venezuela es brutal. Llega a niveles maquiavélicos y afecta tanto a militares como a familiares de acusados de traición”, dijo Taraciuk Broner.