1

Fallece joven cubano por falta de ambulancia

ambulancias, cubano, familia, gobierno

MADRID, España.- El joven cubano Andy Agüero Barrios falleció este jueves luego de horas en el policlínico habanero Rafael Valdés esperando por una ambulancia que lo trasladara a un hospital.

Su madre, Maritza Barrios, había explicado en Facebook que su hijo, ciego y autista, necesitaba una transfusión, pues tenía 6.3 de hemoglobina. 

“La doctora está cansada de llamar para todos lados y no aparece una dichosa ambulancia. Vino una hace un momento (una ambulancia) con un caso y no se lo quiso llevar”, denunció la señora.

“Se me va morir mi hijo. No tengo como llevármelo por mis propios medios. (…) Por favor necesito ayuda urgente, una ambulancia”, pidió desesperada.

Horas más tarde Maritza Barrios confirmó la lamentable noticia del fallecimiento de su hijo. 

cubano, ambulancia

La publicación no tardó en tener miles de comentarios, expresando solidaridad con esta mujer y denunciando al sistema de salud y al Gobierno cubano.

“¿Hasta cuándo las madres cubanas tienen que seguir sufriendo por culpa de esa dictadura? Es un dolor muy fuerte. Díaz-Canel con el dolor de una madre no se juega. Abajo la dictadura. Es muy triste lo que se vive en Cuba por culpa de ese desgobierno”, dijo Katia Martín.

Mientras que Yenis N. Núñez consideró: “Hasta que las madres cubanas no salgan para la calle cosas así seguirán sucediendo: Les matan los hijos de hambre, necesidad y no reaccionan”. 

Lamentables sucesos como este son reportados con frecuencia a través de redes sociales. El pasado año, CubaNet conversó con Edimir Rodríguez Martínez, padre de una joven embarazada que falleció por falta de una ambulancia. 

Elianne Rodríguez se encontraba con 39,4 semanas de gestación cuando sufrió una caída en el hogar materno donde se encontraba ingresada. Según los testimonios que recogió su propio padre, “el grupo de gestantes de conjunto con la enfermera auxiliar y un grupo de cocineros la levantaron y la trasladaron hacia su cama”.

“Rápidamente acudieron al punto del SIUM (Sistema Integrado de Urgencias Médicas) pidiendo auxilio para mi niña y la compañera que estaba al frente les dijo en tono grotesco ‘¿De dónde me la saco?’. Argumentaba que en ese momento no había ninguna ambulancia para prestar el servicio, solamente estaban estacionadas cuatro que se encontraban con desperfecto técnico”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Errores en el sistema de salud pública disparan cifras de la COVID-19 en Holguín

HOLGUÍN, Cuba.- “Hoy el riesgo de morir en Holguín es mayor que el de toda Cuba”. El vaticinio sigue en pie un mes después de que el ministro de Salud de Cuba, José Ángel Portal Miranda, lo anunciara durante una visita a esta ciudad.

Una tétrica predicción que ha enlutado a cientos de familias holguineras como la de Daniel López Gutiérrez, quien en una semana perdió a su madre y a tres hermanos por complicaciones derivadas de la COVID-19. “Es desgarradora la muerte de cuatro seres queridos en tan poco tiempo”, dice Daniel a CubaNet, entre lágrimas y con voz entrecortada.

Los errores del sistema de trabajo del Gobierno de Holguín, según el primer ministro Manuel Marrero, han provocado una evidente “mala gestión en la salud” del territorio.

“Son muertes que se hubieran evitado si los dirigentes, funcionarios y médicos de esta provincia hubieran trabajado bien contra el coronavirus”, afirma Daniel.

El mal manejo de la pandemia en el territorio ha llevado a la actual crisis sanitaria. Según cifras oficiales, el pasado mes de agosto ha sido hasta el momento el peor de todos por el aumento del número de contagiados y fallecidos.

errores
Redacción de historias clínicas. Foto captura de pantalla televisión nacional (cortesía)

“El alto índice de letalidad no es solo por la circulación de la cepa más virulenta y mortal de la COVID-19, sino por las diferentes fracturas en el plan de contención”, una afirmación que salió a relucir durante la visita al territorio del primer ministro y el ministro de Salud Pública a inicios del mes de julio.

La ausencia de personal médico en 180 consultorios, el incumplimiento de los protocolos sanitarios, el mal funcionamiento de la atención primaria de salud, la inestabilidad en las pruebas de PCR, la falta de iniciativa para solucionar los problemas, las irregularidades en la hospitalización y en el ingreso domiciliario están entre las causas señaladas por Marrero Cruz y que han provocado el incremento sostenido de sospechosos, contagiados y fallecidos por COVID-19, que sitúa a la provincia como la de mayor complejidad epidemiológica, después de Pinar del Río.

A pesar de las reuniones diarias de funcionarios y directivos locales desde que Holguín informó el primer caso de COVID-19 el 18 de marzo de 2020, los diferentes planes de enfrentamiento a la pandemia en el territorio han fracasado.

“Si el primer ministro dijo que hay un mal trabajo, me pregunto ¿de qué han servido durante todos estos meses las reuniones del grupo temporal de trabajo provincial?, ¿serán ineptos, incapaces y con falta de liderazgo los dirigentes del territorio?, ¿por qué la militancia comunista no denunció y resolvió los problemas antes de la llegada del primer ministro?, ¿por qué fallaron todos los mecanismos creados para evitar que se cometieran esos errores que costaron y están costando vidas?, ¿el pueblo podrá confiar y creer en los dirigentes y funcionarios de la provincia después de que el primer ministro dijo públicamente que están trabajando mal?, ¿con que vergüenza y moral esos dirigentes pueden convocar o exigir al pueblo?”, pregunta Yunier Fernández, vecino del reparto Piedra Blanca.

Las declaraciones del alto funcionario del régimen cubano han avivado el debate popular sobre los resultados del trabajo de las autoridades en Holguín.

“En los medios se publica que los dirigentes casi siempre están reunidos. Pero hay que evaluarlos por los resultados no por el esfuerzo. Ellos (los dirigentes) llevan años en sus puestos y si todavía cometen errores tan graves como los que les señaló el primer ministro es porque son unos ineptos que no merecen estar dirigiendo”, opina Leonardo Ávila, quien hace dos semanas recibió el alta médica después de 13 días ingresado por COVID-19.

Foto captura de pantalla televisión nacional (cortesía)

Incluso hay quienes van más allá y piden aplicar el Código Penal a los culpables. “¿Juzgarán a los funcionarios que cometieron los errores por el delito de propagación de epidemias? Las faltas señaladas son básicas. No se necesitaba un conocimiento profundo para darse cuenta que eran errores. A ellos ni siquiera los multan. A veces, como me hicieron a mí, multan al pueblo por llevar el nasobuco por debajo de la nariz porque se nos rueda. Se debería crear una comisión para identificar a los culpables y según su grado de responsabilidad someterlos a un proceso judicial”, comentó Lourdes Martínez, vecina del reparto Vista Alegre.

“Si tuvieran moral, después de las críticas del primer ministro, los culpables hubieran renunciado. Pero no lo hicieron porque los beneficios y privilegios de que gozan son más fuertes que su moral. Apegado a la idea de que los recursos son del pueblo, que se realice una consulta popular para decidir si los dirigentes y funcionarios responsables de los errores señalados pueden seguir en sus cargos”, dijo Martínez.

Fotos del autor
Fotos del autor
Fotos del autor
Fotos del autor
Fotos del autor
Fotos del autor
Fotos del autor

Muchos coinciden en que los graves problemas que encontró el primer ministro eran suficientes para destituir a varios funcionarios por el mal trabajo. Pero no hubo ninguna defenestración.

“¿Cómo vamos a confiar cuando no han destituido ni sancionado a los responsables que han provocado el desastre sanitario en el territorio por el cual el primer ministro calificó de malo el trabajo al enfrentamiento a la COVID en Holguín? Si hicieron un mal trabajo lo lógico es que los destituyan. De lo contrario seguirán en sus puestos y volverán a cometer los mismos errores por ser ineptos e incapaces, como lo han demostrado a lo largo de estos casi dos años de pandemia. Se mantienen los mismos que demostraron ser incapaces. Por eso hay tantos contagiados y fallecidos en la provincia”, agregó Martínez.

Foto captura de pantalla televisión nacional (cortesía)

No es la primera vez que sale a relucir públicamente el mal trabajo del sistema de salud en Holguín. En marzo de 2016, Luis Antonio Torres Iríbar, por aquel entonces el máximo dirigente comunista en la provincia, señalaba que el sistema de salud pública en el territorio era el sector que más críticas negativas recibía, incluso más que las empresas Comunales, Acueducto y Comercio.

“Es preocupante la situación, es preocupante la cantidad de opiniones de criterios que expresan falta de dirección, de exigencia, de disciplina, a nivel de municipio, a nivel de grupo básico en el policlínico, falta de disciplina a nivel del médico de la familia. Entonces se acabó. Hay que cambiar, hay que actuar diferente y en la atención primaria, en los policlínicos, en los consultorios hay que cambiar, hay mucha insatisfacción en nuestro pueblo, en el municipio Holguín”, dijo Iríbar durante una trasmisión radial.

Foto cortesía del autor

La pandemia ha causado efectos negativos en la economía cubana. Esther Montoya, vecina del reparto Peralta, se pregunta: ¿Quién asume estos gastos no planificados en los servicios, en la atención médica, el cierre de locales gastronómicos, de trámites, comerciales, bancarios? Ese dinero se pudo haber empleado en otras necesidades. Incluso materiales que pudieron emplearse en la construcción de viviendas ahora se utilizan para la construcción de bóvedas en el cementerio. Lo que es de todos no es de nadie. El pueblo cargará la pesada deuda con más carencias y necesidades. Las pérdidas económicas por la pandemia serán otro pretexto del gobierno para justificar las escaseces. Los errores de una minoría los pagamos la mayoría. Mientras esa minoría sigue en el cargo, cometiendo los mismos errores y disfrutando de los privilegios que no tenemos la mayoría. Eso ha sido así en Cuba durante más de 60 años”, lamentó Montoya.

También se ha criticado el papel de los medios de comunicación oficiales en la provincia, que antes de la critica del primer ministro se limitaron a reseñar las reuniones sobre la pandemia presididas por las autoridades políticas y gubernamentales. “La prensa no realizó reportajes investigativos para denunciar el mal trabajo de salud pública. En cambio, se dedicó a publicar las declaraciones de los funcionarios del partido, del gobierno y de las autoridades sanitarias que, en vez de criticar la desorganización en salud pública, se inclinaban a culpar al pueblo de ‘baja percepción del riesgo’ por no guardar la distancia en las colas y el mal uso del nasobuco. La falta de denuncia periodística propició el aumento de los casos de contagios y de muerte. La prensa oficialista es cómplice y culpable del desastre sanitario y del sufrimiento de las familias holguineras”, así piensa Osvaldo Hernández, quien estuvo convaleciente por la COVID-19.

Foto captura de pantalla televisión nacional (cortesía)

Una opinión que comparte su esposa Nadia Tamayo. “Estamos en shock. Antes que el primer ministro y el ministro de Salud nos visitaran, y durante casi dos años, siempre leíamos o escuchábamos en los medios que el pueblo era el culpable del incremento de casos de contagios y muertes. Y ahora de un sopetón nos dicen que los responsables de la crisis sanitaria son los dirigentes por su incapacidad e ineptitud”.

Sobre el tema también opinó el intelectual holguinero Manuel García Verdecia, quien en su perfil de Facebook escribió: “Periodistas cubanos, salgan a la calle y hablen con las personas que han estado ingresadas por COVID-19, o con sus familiares. Léanse los mensajes desesperados y dolidos de los que están en centros asistenciales. Ahora mismo acabo de leer el de una gestante recluida en la Escuela Vocacional. Reconoce la buena intención del personal sanitario, pero señala las precarias condiciones que tienen allí. Abandonen las consignas y el falso entusiasmo. Así le hacen un flaco favor al país. Solo la verdad puede ayudar a mover las fuerzas imprescindibles para revertir este momento. No es hora de estar a la sombra de la cómoda indiferencia o la vana-gloria, sino cerrar filas con los que sufren”.

Foto cortesía

En el barrio donde vive Leonor Rodríguez Graña en apenas diez días han muerto cuatro vecinos por COVID-19 y una está reportada de grave. “Alguien que pasaba me preguntó si había un apagón eléctrico por el silencio, y yo le respondí que el silencio era por el luto de cuatro vecinos fallecidos”, comentó Leonor a CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Médico en cuarentena es obligado a hacer guardias por falta de personal disponible

médico cubanos COVID-19

LA HABANA, Cuba.- Desde Entronque de Herradura, municipio Consolación del Sur, en la occidental provincia de Pinar del Río, denuncia el opositor pacífico Eduardo Díaz Fleitas que el 17 de agosto el médico Mario Luis Borges Santos fue convocado a presentarse con urgencia en el policlínico de ese poblado para hacer guardias. Este centro de salud es el único policlínico en la localidad y presta servicio a más de 12 000 habitantes.

El activista y ex prisionero político del grupo de los 75 agrega que el doctor Borges Santos trabaja en el consultorio 68 del km 4 de la carretera de San Andrés. Al momento de ser citado se encontraba en cuarentena, pues 9 días antes su hijo menor Cristian Borges Valido, de 15 años, resultó positivo al SARS-CoV-2.

El sistema de salud castrista, típicamente ineficiente y en condiciones deplorables, colapsó definitivamente tras la llegada a la isla del SARS-CoV-2. Desde que comenzó la pandemia la casi totalidad de los centros de salud de todo el país (policlínicos, hospitales, consultas especializadas, laboratorios, clínicas estomatológicas, etcétera) cesaron sus funciones habituales para dedicarse a la COVID-19.

Apenas quedó funcionando una precaria atención de urgencia. Lo mismo ocurrió con los profesionales de la salud: mientras los médicos de la brigada Henry Reeve eran enviados a “colaborar” a otros países del hemisferio y el mundo, al interior del país los especialistas de casi todas las disciplinas fueron reubicados en funciones relativas a la pandemia. Esto se tradujo, en primer lugar, en una masiva desatención del resto de los enfermos, amén de sobrecarga y agotamiento del personal sanitario y la consiguiente disminución en la cantidad y calidad de consultas y diagnósticos.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Pediátrico de Matanzas: “Están poniendo camas en los pasillos para que los niños esperen ahí”

hospital Matanzas

MIAMI, Estados Unidos.- Leticia Ramos, representante de la organización opositora Damas de Blanco en Matanzas, denunció la situación epidemiológica que está viviendo la provincia por la COVID-19 y el colapso del sistema de salud, y asegura que en todo el territorio no hay ningún hospital con condiciones para lo que hoy viven los cubanos.

En entrevista con CubaNet, Ramos habló del caso de su nieto, un bebé de 4 meses de nacido y positivo a la COVID-19. “El niño, que fue ingresado en el hospital de Cárdenas y luego transferido para el hospital pediátrico de Matanzas, estuvo casi 48 horas esperando por una ambulancia para el traslado. Tenemos conocimiento por fuentes del hospital que fue porque no había camas en el pediátrico, está colapsado”, relató.

Según contó la Dama de Blanco, en la sala donde se encuentra el lactante no hay luz eléctrica ni agua potable, además, “de los cuatro medicamentos que le mandaron al niño solamente han podido suministrarle la azitromicina. Anoche fue que le pusieron el interferón”, lamentó.

Ante la situación en la que se encontraban ella y su hijo, la nuera de Ramos hizo la denuncia en redes sociales, y “enseguida subieron los directivos del hospital con agentes de la Seguridad del Estado. Cuestionaron el porqué de la denuncia y ella les dijo que esas eran las condiciones en las que estaba su bebe. Le dijeron que la iban a cambiar para un hospital mejor, pero es mentira porque en la provincia no hay ningún hospital mejor”.

“Están poniendo camas en los pasillos para que los niños esperen ahí, de hecho, hay niños y madres que todavía están esperando en el cuerpo de guardia del hospital pediátrico a que se desocupe alguna cama para llevarlos”, relató.

La activista cubana explicó también la situación en la que se encuentra un tío suyo en el poblado Boca de Camarioca. “Lleva esperando en su casa cinco días por el transporte que recoge a los contagiados de COVID-19 para llevarlos a un centro de aislamiento o un hospital. Así está él y muchas otras personas, incluso mujeres embarazas y niños: en sus casas esperando por el traslado a un lugar donde atenderse”.

Leticia Ramos denunció que no hay medicamentos, el sistema de salud está totalmente colapsado, el personal de salud está agotado, los médicos tienen incluso bolsas plásticas amarradas a los pies, no tienen guantes ni mascarillas desechables. “Hay un ginecólogo de aquí de Cárdenas que está en estado crítico para su vida por el coronavirus”, agregó.

De acuerdo a la Dama de Blanco, uno de los principales problemas es que el gobierno no acaba de reconocer que estamos en una situación de caos total, “que necesitamos con urgencia la intervención de la Cruz Roja Internacional. Cuba está en estado crítico por la pandemia y el régimen cubano no quiere reconocer que estamos en esas condiciones”.

“Hay personas que están muriendo y no lo han dicho, hay personas que duran dos días y mueren sin atención médica, en sus casas. Si para la cúpula gobernante hay medicamentos tiene que haber para el pueblo, si hay para mandar a otros países tiene que haber para los cubanos de a pie”, sentenció.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




En Cuba un dedo puede dar la señal que anuncie el perdón o el castigo

Cuba sistema de salud
En Cuba un dedo puede dar la señal que anuncie el perdón o el castigo. Foto Juventud Rebelde

LA HABANA, Cuba.- Después de la muerte de Paloma, de la terrible noticia, seguida por la denuncia y la salida de sus padres del país, precisaba el gobierno de alguna “nueva” que vitalizara la reputación que supone en su sistema de salud. El momento no tardó en aparecer, aunque no el suceso contundente y vindicatorio, pero el gobierno lo asumió como si fuera extraordinario, lo describió asombroso, lo supuso descomunal, y la prensa hizo sus loas acostumbradas después que una sierra eléctrica cercenara un dedo pulgar a un joven carpintero. Ahmed Campuzano Villacampa perdió uno de sus pulgares mientras intentaba cortar un trozo de madera con el círculo estriado, afilado, de una sierra que giraba a gran velocidad en la carpintería en la que trabaja.

Y Ahmed resultó ser un joven ecuánime que atinó, incluso, a tomar su dedo ya desprendido de la mano, y resguardándolo en un pomo hizo el camino hasta el Hospital ortopédico Frank País. Tuvo suerte el muchacho, los médicos de esa institución de salud no tenían mucho trabajo y pudieron asumir en equipo una cirugía en la que nunca antes se habían empeñado los galenos de ese hospital habanero. Ahmed fue sometido a una operación para poner su dedo pulgar en el mismo sitio en el que antes estuvo y, según dice la prensa oficial, lo lograron con una maestría digna de significarse.

La prensa oficial se ocupó de inmediato en realzar la “proeza” de la medicina cubana, y relató con precisión cómo se dedicaron los médicos a identificar venas, arterias, tendones, nervios y huesos, para hacer coincidir luego los cercenados con los semejantes que permanecieron en la mano del carpintero lesionado. Fue delicada la cirugía que necesitaba de una precisión minuciosa, y Ahmed consiguió ver otra vez su dedo pulgar junto a los otros. Ahmed tuvo otra vez ese dedo que usaban los romanos para anunciar, poniéndolo hacía abajo, la muerte o dando vida cuando el mismo miraba al cielo.

El dedo de este habanero volvió a su lugar, junto al trascendental índice, ese que es tan usado en esta isla para señalar, para asustar, para imponer y dar órdenes, para apoyar el discurso laudatorio y denostar a quienes se oponen. La ortopedia salvó el dedo del carpintero y yo me alegro sinceramente, pero no dejo de pensar en la utilidad de la “hazaña”, capaz, al menos en el intento, de minimizar la muerte de Paloma, de quitar los ojos del asunto que angustió tanto a los cubanos, y sobre todo para juzgar el desacato de unos padres acongojados por el dolor que trajo la pérdida de una hija concebida no muy fácilmente.

El repuesto dedo de Ahmed  apoya el discurso laudatorio del gobierno, el repuesto dedo de Ahmed fue el “útil a la mano” que consiguieron los comunistas en el poder para “compensar”, para desviar la atención que el mundo puso en el deceso de la pequeña vacunada. Iatrogenia llaman los médicos al mal que ellos mismos provocan, por descuido, por impericia, por casualidad, y muchas veces por irresponsabilidad. Y ¿cómo se llama cuando la ineptitud es del estado?

El gobierno cubano no pierde la más mínima oportunidad para ensalzarse, para destacar “bondades” que no lo son, que más que todo son sus responsabilidades, sus obligaciones. El mundo puso los ojos en la noticia, el mundo reconoció los reclamos de la madre, sus quejas, pero los cubanos que no pudieron acceder a esos sitios noticiosos no consiguieron enterarse del dolor de la madre y tuvieron que imaginarlo, se vieron obligados a suponer sus condescendencias o las reprobaciones.

El gobierno comunista alaba la supuesta salubridad cubana y esconde las muertes, las desatenciones, y culpa siempre a un enemigo lejano, y habla de bloqueos mientras obvia decesos y congojas. El gobierno habla de un campesino paupérrimo que solo tuvo acceso a la salud cuando bajaron los rebeldes de la sierra sin que cuente cómo la salud de muchos está en quiebra por la falta de medicamentos. Yo lo sé muy bien, yo lo sufro cada día cuando mi madre no puede tomar los medicamentos que prescribiera el médico, yo lo sufro cuando la dependienta de la farmacia mira el tarjetón y me dice: “Ay niño tú estás soñando, eso está “perdío” desde hace rato”.

Y es justamente por eso que el gobierno de Cuba destaca la devolución de un dedo a su lugar de origen como si se tratara de grandes aportes científicos, como si fuera la “Teoría del germen, la estructura del ADN o el descubrimiento de la penicilina”. El gobierno busca cualquier resquicio para alabarse, para hablar de una salud impecable que no lo es, al menos para los que no tienen acceso a esos hospitales en los que nada falta y que son pocos y llenos de privilegios. La salud en Cuba se ha convertido en una prerrogativa para unos pocos, y por eso hablan de la reposición de un dedo al lugar donde estuvo antes.

Yo no conozco al accidentado, no sé qué piensa de la salud cubana, si creyó siempre, y sobre todo antes de este suceso, que el sistema de salud en Cuba es vigoroso, impecable, como advierten cada día los medios oficiales, esos que hablan del sensacionalismo en la prensa foránea, y de la “objetividad” de la que aquí se hace. Ahmed tiene otra vez su dedo pulgar en la mano, junto al índice, y quién duda que si no hubiera resultado exitosa la devolución del dedo a su lugar, su respuesta nada tendría que ver con las alabanzas.

Si el dedo no volvía a su lugar Ahmed podría estar ahora protestando, mientras el amenazante índice del gobierno lo señalara, lo amenazara. Si Ahmed en lugar de alabar rezongara, un pulgar, como el que estuvo a punto de perder, podría ponerse hacia abajo, como hacían los romanos, para dictar un castigo, el peor escarmiento, para que reconociera que con el gobierno no se juega, aunque los médicos no sean capaces de conseguir la salud que se precisa, ni devolver un dedo cercenado a su lugar.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




México lanza convocatoria para reclutar personal médico en zonas remotas

médicos México
México lanza convocatoria para reclutar personal médico para zonas remotas. (Foto: El economista)

MÉXICO.- La Secretaría de Salud de México lanzó este lunes una convocatoria para reclutar médicos y enfermeras que trabajarán en zonas remotas del país con el fin de solventar la carencia de alrededor de 200 000 médicos a nivel nacional, aseguró el titular del ministerio, Jorge Alcocer Varela.

Durante la conferencia mañanera y junto al presidente Andrés Manuel López Obrador, el funcionario anunció además formalmente el Plan Nacional de Salud, el cual incluye la creación del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi).

Alcocer Varela señaló que con esto se pretende que “el Estado garantice el acceso universal a la salud”, la cual ha sido una de las prioridades del Gobierno desde su llegada al poder el 1 de diciembre pasado.

A través del instituto, se buscará que haya una atención integral, logrando además ahorro y transparencia en la compra de medicamentos, aseguró López Obrador.

Juan Antonio Ferrer Aguilar, próximo titular del Insabi, resaltó que en una primera etapa se buscará solventar la carencia de médicos y evitar el desabastecimiento de medicamentos en todos los establecimientos de salud.

Para ello, lanzó una convocatoria a médicos generales, especialistas y enfermeras para ir a trabajar en zonas remotas del país, ante la actual carencia de alrededor de 200 000 médicos.

Alcocer Varela explicó que tras realizar un recorrido de los 80 hospitales rurales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en 19 estados del país “nos dimos cuenta que la población mexicana padece inequidad y falta de atención en el sector salud”.

Es por ello que para 2020 el Gobierno federal decidió aumentar el presupuesto al sector en 40 000 millones de pesos (unos 2091 millones de dólares).

El objetivo del Insabi, dijo Alcocer, es que la institución dé atención médica a toda la población y brinde medicamentos a los que no cuentan con ningún tipo de seguridad social.

Asimismo, se prevé dar base a unos 87 000 empleados del sector que actualmente trabajan por honorarios.

“Vamos a entregar una remuneración digna y prestaciones conforme a la ley, ya se contempla, para este año, basificar a 6 000 empleados con mayor antigüedad”.

Ferrer Aguilar, por su parte, explicó que esta administración recibió 317 obras inconclusas y que se ha trabajado en 81 obras.

Hasta el momento, se han entregado 20 hospitales y 61 centros de salud, y para concluir las 236 obras restantes se requieren 11 651 millones de pesos (609 millones de dólares).

El Insabi, dijo, estará enfocado en tres pilares: que no falten medicamentos, que se dé la base a los trabajadores, ya que muchos aún no cuentan con ella, y que exista comunicación interinstitucional con el gobierno.

El 14 de diciembre del año pasado, López Obrador presentó un programa de salud para garantizar la atención sanitaria y los medicamentos gratuitos para todos los ciudadanos.

Y el pasado 9 de abril anunció la creación del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar.

EFE

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




Unos 180 médicos cubanos esperan en Colombia su visa a EEUU

BOGOTÁ, Colombia.- Alrededor de 180 cubanos que formaban parte de las misiones médicas que ese país tiene en Venezuela, aguardan en Bogotá, adonde llegaron tras desertar en el vecino país, con la esperanza de que Estados Unidos les conceda una visa, informó a Efe un vocero de los galenos.

El problema de los cubanos se multiplicó el pasado 12 de enero cuando el Gobierno del expresidente estadounidense Barack Obama suspendió el “Cuban Medical Professional Parole” (CMPP o Parole), un programa especial de visas de EE.UU. para personal médico cubano que deserta de las misiones en el exterior.

El programa “Parole” fue creado en 2006 durante el Gobierno del presidente George W. Bush (2001-2009) para asistir a profesionales de la salud cubanos que escapan de misiones internacionales en terceros países y a los que se ofrece acceso “seguro y legal” a EE.UU.

“En este momento aquí (en Bogotá) se encuentran alrededor de 180 médicos cubanos (…) de esos hay 85 esperando la visa (tras una solicitud) que llegó en tiempo, pero dentro de esos 180 hay 25 que no les dio tiempo para aplicar al ‘Parole'”, aseguró a Efe Óscar Alonso, médico que ejerce como vocero del grupo de cubanos.

La suspensión tomó por sorpresa a algunos de ellos, que se enteraron de la decisión de Obama cuando ya habían abandonado la misión médica.

“Es una situación terrible, pues en Cuba somos perseguidos políticos porque desertamos de una misión médica cubana (que también es) política”, agregó Alonso.

Para poder cruzar a Colombia deben recurrir a un “coyote” que les ayuda a pasar ilegalmente la frontera a cambio de unos 650 dólares, una fortuna para muchos de ellos.

Al llegar se dirigen a la embajada de Estados Unidos, donde solicitan el visado y reciben un salvoconducto que les permite estar temporalmente en Colombia, si bien no pueden trabajar.

Relata que en su camino deben sobornar a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) de Venezuela que les pide unos papeles que no tienen y, en ocasiones, también a policías colombianos que les paran en su camino a Bogotá.

Allí empiezan otra odisea ya que deben mantenerse sin trabajar.

Además, según detalló Alonso, hay seis cubanos más que no forman parte de las misiones médicas y que se encuentran en Bogotá intentando encontrar ayuda que les permita abandonar Cuba y encaminarse a Estados Unidos.

Una de las cubanas que abandonaron la misión en Venezuela es María del Carmen Torres, una farmacéutica de 44 años, que solicitó a tiempo el visado, pero que fue rechazado y ahora se encuentra pendiente de una respuesta tras haber renovado la solicitud.

Ahora se encuentra en un “limbo legal” que se prolonga desde octubre de 2016, cuando llegó a Bogotá.

Torres señaló que las duras condiciones de vida en el estado de Aragua, en el norte de Venezuela, fue lo que le llevó a querer desertar, en busca de una vida mejor para ella y sus dos hijos que están en Cuba.

“Allí (en Venezuela) no nos tratan bien, a las 6 de la tarde tenías que estar en la casa prácticamente bajo candado y decidí abandonar la misión porque en Cuba lo que te pagaban era una miseria. Quería darle mejor vida a mis dos niños de 19 y 22 años”, aseguró a Efe.

Todos ellos aguardan ahora una respuesta y esperan que Estados Unidos o Colombia les preste su apoyo.

(EFE)




Servicios en el exterior, principal fuente de divisas de Cuba

LA HABANA, Cuba.- Médicos cubanos trabajaban en 62 países al cierre de 2016, en 35 de los cuales el gobierno cobró por sus servicios, según estadísticas oficiales publicadas este lunes.

La venta de servicios profesionales, fundamentalmente médicos, es la principal fuente de divisas para la isla, por encima del turismo.

En un reciente artículo publicado por el portal oficial Cubadebate, el exministro de Economía José Luis Rodríguez calculó que esa actividad aportó “un estimado de 11.543 millones de dólares como promedio anual entre el 2011 y el 2015”.

El Anuario Estadístico de Salud 2016 revela que los profesionales cubanos están en 24 países de América Latina y El Caribe; 27 de África subsahariana; dos de Oriente Medio y África septentrional; siete de Asia Oriental y el Pacífico, además de Rusia y Portugal.

La edición digital del Anuario, publicada por el sitio especializado Infomed (www.sld.cu), no registra la cantidad de profesionales que intervienen en esas misiones, pero según el Ministerio de Salud, a mediados de 2015 eran más de 50.000, la mitad de ellos médicos.

Aparte de Venezuela y Brasil, los mercados más importantes, los médicos cubanos están en países como Catar, Kuwait, China, Argelia, Arabia Saudita y Sudáfrica.

Aun con la aguda crisis en Venezuela, el mayor socio comercial de Cuba, la venta de servicios médicos supera los ingresos de la floreciente industria turística, que se ubicaron en 2.800 millones de dólares en 2016.

Según el Anuario, Cuba cerró 2016 con 90.161 médicos, incluidos los que trabajan en el exterior.

Un total de 493.368 personas trabajan en el sistema, incluidos 16.852 odontólogos, 89.072 enfermeros y 63.471 técnicos.

(AFP)




Hospital Covandonga, entre charcos y oscuridad

Entrada al salón de operaciones de oftalmología (foto de Orlando González)
Entrada al salón de operaciones de oftalmología (foto de Orlando González)

LA HABANA, Cuba – Ubicado en el Municipio Cerro, muy cerca del estadio “Latinoamericano” se encuentra el Hospital Clínico Quirúrgico “Salvador Allende”. Construido en 1896 por el emigrante asturiano Manuel Valle, la otrora Quinta Covadonga era una casa de salud con varios pabellones sanitarios que disponía de las tecnologías más avanzadas de la época.

El paso de los años y las crisis posteriores a la revolución llevaron a sus instalaciones a la decadencia. En la década de los noventa, el gobierno del Principado de Asturias decidió apoyar con financiamiento y recursos materiales a la reconstrucción capital y modernización de este hospital. Pero con todo, hoy la situación del mismo es bastante preocupante, tanto para los pacientes como para los propios médicos. La falta de higiene, el mal estado de las instalaciones y el abandono total se notan a simple vista.

María Elena Carballo es especialista en cirugía oftalmológica. Trabaja en el hospital desde 1983, y confiesa que le da vergüenza con sus pacientes por las condiciones higiénicas del lugar.

“De lo que fue este gran centro médico y una vez estuvimos orgullosos, queda muy poco hoy. El destrozo, la falta de mantenimiento y despreocupación se pueden observar apenas entras a cualquiera de las instalaciones. A mí me da vergüenza con los pacientes, la suciedad y el abandono es en todos los pabellones”, dice la especialista.

Añade que “un lugar donde se atienden muchísimas personas, donde se realizan operaciones de todo tipo, no debería presentar tantos problemas de higiene. En los últimos años que es cuando más se ha agravado esta situación. He podido ver aquí de todo. Los mismos trabajadores del hospital se llevan las lámparas de luz para sus casas, los sillones de los acompañantes, los implementos de limpieza y hasta las camillas. Esto no hay quien lo controle. A veces nosotros los médicos tenemos que limpiar el piso de nuestras consultas porque pasan muchos días y el personal de limpieza no viene”.

Los elevadores no funcionan desde hace años (foto de Orlando González)
Los elevadores no funcionan desde hace años (foto de Orlando González)

En el tercer piso se encuentra el salón quirúrgico de oftalmología. Todos los lunes y martes se operan de manera ambulatoria más de 15 pacientes con diferentes afecciones visuales. En el salón de espera donde deben permanecer los acompañantes de quienes se operan, pudimos conversar con Yamila Díaz. Su padre que tenía cita para una cirugía de cataratas.

Yamila contó: “Tenemos que poner todas nuestras cosas en el suelo, que está sucio. En el medio del salón hay un charco de agua que al parecer lleva varios días sin que nadie lo limpie. De un pequeño local abandonado que está sin puerta delante de nosotros emana un fuerte olor a desechos humanos que también al parecer lleva algún tiempo. Yo me pregunto si un hospital debe estar en estas condiciones. La falta de higiene es extrema y por lo que veo a nadie parece importarle mucho.”

Los elevadores llevan varias semanas sin funcionar. Un buen día se averiaron y nadie se ha preocupado por repararlos. Los recién operados de la visión deben de bajar por las escaleras 3 pisos acabados de ser intervenidos quirúrgicamente. Muchos con ambos ojos vendados deben de apoyarse en sus familiares para bajar a ciegas corriendo el peligro de caerse.

“Mi hermano se acaba de operar de una carnosidad de ambos ojos, no hay ascensor porque están rotos y ahora él no ve nada porque tiene vendas. Soy mujer y no puedo con él. Tenía mucho miedo que se me cayera en las escaleras, que ni pasamanos tienen. Por suerte varias personas me ayudaron a bajarlo los tres pisos y no pasó nada, pero esto es una total falta de respeto. Las personas acabadas de operarse deben bajar tres o cuatro pisos por escaleras que a veces están llenas de charcos de agua.”

Suciedad y charcos de agua en el pasillo de una sala de terapia (foto de Orlando González)
Suciedad y charcos de agua en el pasillo de una sala de terapia (foto de Orlando González)

Eduardo López es operario de mantenimiento. Al preguntarle sobre las condiciones del hospital tanto constructivas como higiénicas, nos comentó de forma rápida y evasiva. “A nosotros no nos dan nada para trabajar. Hoy mismo estábamos arreglando unas tuberías de agua que tienen un gran salidero y tuvimos que traer herramientas propias de nuestras casas. Bastante hacemos con lo poco que tenemos. De manera general, el estado de todas las instalaciones es bastante malo”, dice López.

En las noches la oscuridad se apodera de la mayoría de los locales. Donde supuestamente deberían estar las lámparas de luz solo se ven huecos con cables colgando y en algunos casos tablas que tratan de disimular la falta de lámparas.

“Esto de noche es una boca de lobo; tengo que traer una linterna de mi casa cada vez que estoy de guardia para poder trasladarme de un lugar a otro. La falta de iluminación es en la gran mayoría de los locales y los salones y pasillos. Hemos planteado este problema en muchas reuniones, pero la solución no acaba de llegar. La gran falta de higiene es aún más grave. La semana pasada se detectó una bacteria en uno de los salones quirúrgicos y lo cerraron para desinfectarlo. Pero ya varios pacientes habían sido contagiados y en estos momentos permanecen aún bajo tratamiento”, comentó Anisley Orama, estudiante de enfermería que cursa el quinto año de la carrera en el hospital.

El jefe de servicios es el que controla los recursos y delega tareas, organiza el trabajo de los operarios de mantenimiento como de limpieza. Al presentarnos en su oficina para hacerle algunas preguntas sobre los problemas de higiene, funcionales  y constructivos no quiso atendernos ni ofrecer ningún tipo de declaración.




La solidaridad médica se paga y bien

médicos OPS Brasil

Miembros del programa Mais Médicos (foto tomada de Internet)
Miembros del programa Mais Médicos (foto tomada de Internet)

LA HABANA, Cuba. -Para el gobierno, la solidaridad médica es un negocio redondo. Para aumentar las ganancias, monopolizar la venta de los servicios de salud es una prioridad del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

Evitar que las ganancias se escapen hacia quienes la producen, es el primer propósito de las autoridades. Durante el último año el MINSAP preparó el terreno para adecuar la esclavitud de los galenos a la apertura migratoria en la isla.

Status especial para galenos

Hábiles en cuestiones de apretar grilletes, el gobierno promulgó el Decreto- Ley No 302 que sobre el tema migratorio expresa:

¨…Con relación a la salida definitiva del país, el trabajador debe solicitar la baja al jefe de la entidad, e informar de su pretensión de viajar de manera definitiva al extranjero¨.

La violación del decreto, apoyado en el código laboral, implica la inhabilitación profesional. Contempla además, la suspensión de los beneficios como trabajadores de la salud, Infomed, Internet, casas como medios básicos, acceso a bibliografía, cuño de registro y otros, en un término de 30 días.

Una fuente de la Dirección de Emigración y Extranjería (DIE) que solicitó omitir su nombre por temor a represalias laborales, declaró a Cubanet.

¨El decreto contradice las nuevas regulaciones migratorias… Para nosotros la categoría de salida definitiva no existe desde el 2012¨.

Sin dinero no hay solidaridad

Otro paso visible para acaparar los ingresos de la solidaridad medica que ascienden a 8.7 millones anuales, es la creación de un monopolio para vender servicios médicos.

El pasado 1ro de julio la Comercializadora de Servicios Médicos (SMC) creada con capital cubano en el 2009, absorbió jurídicamente a SERVIMED, quien vendía servicios de salud limitados.

El propósito de unir una empresa de 25 años de creación a la SMC, es expandir la comercialización de 7 líneas de servicios. Farmacéutica, óptica, bienestar y calidad de vida, salud en fronteras, atención a pacientes extranjeros, eventos académicos y tecnología.

La creación del nuevo consorcio fue apoyada por el Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX). Los embajadores de los 66 países donde se encuentran alrededor de 50.000 médicos cubanos, discutieron y desestimularon con los gobierno extranjeros la contratación individual de médicos cubanos.

Describe un informe entregado a Cubanet por un funcionario del MINSAP, que en Angola se detuvo el incremento de médicos, ¨en espera de medidas concretas por la parte angolana que desestimulen la contratación individual en clínicas privadas e instituciones¨.

Añade el texto. ¨Revisar en los contratos individuales y pactar con el colaborador compromisos de no contratación individual y que su contratación sea a través de la SMC¨.

¨Promover convenios con clínicas privadas a través de la SMC como forma de contrarrestar la contratación individual¨, o lo que mejor se entiende, monopolizar el negocio.

El informe de la dirección del MINSAP, orienta, ¨revisar los convenios individuales y los de la SMC para negociar con la contraparte y no permitir la contratación individual en instituciones públicas o privadas¨. Al menos que proporcionen las altas ganancias exigidas por el gobierno.

En los casos de técnicos y profesionales de la salud contratados, el informe deja claro que aun en el extranjero, se encuentran bajo los términos del Código Laboral cubano.

Legalización de la hegemonía

Médicos cubanos en misión (foto tomada de Internet)
Médicos cubanos en misión (foto tomada de Internet)

La explotación de los trabajadores de salud se describe, en las malas y restrictivas condiciones de vida de los médicos en los países donde cumplen misiones. También en la apropiación por el gobierno cubano de más del 70% del salario pagado por el gobierno beneficiado, a cada médico.

Por citar un ejemplo, el gobierno cubano se queda con 3 000 de los 4 000 dólares mensuales que paga Brasil a los médicos cubanos.

Dentro de la isla, la mejor imagen de la depreciación del sector de la salud es el salario, elevado en el último año a 64 dólares mensuales. Lo que convierte en un privilegio cumplir misión a Brasil, en malas y restrictivas condiciones, con un salario de 400 dólares y 600 depositados en Cuba para estimular el regreso.

Pero es el regreso de los trabajadores de la salud quien recrudece la esclavitad. Con una mejor visión del servicio que prestan, los doctores cubanos no vuelven con las mismas ideas. Como el gobierno se percató, implementa lo que mejor sabe hacer, reprimir ideas.

Por orden del MINSAP, se les retira el pasaporte a los colaboradores cuando regresan a la isla, ya sea por vacaciones o por el fin de su misión.

La medida tiene el principal objetivo de evitar las contrataciones individuales y la violación del Decreto-Ley No 302, sobre los permisos para abandonar el país.

No obstante las intimidaciones, el MINSAP registra 109 especialistas de Medicina General Integral abandonaron el centro hospitalario sin respetar el decreto. La cantidad de galenos rebeldes descienden a 48 en médicos no especializados, 29 pediatras, 28 de medicina interna, 18 anestesistas, 15 de ginecología y 14 cirujanos.

En este sentido, el Hospital Calixto García se encuentra entre los más desobedientes con un total de 35 médicos que abandonaron la instalación sin aviso o solicitaron permiso temporal, y no regresaron.

Continúan en La Habana, el hospital Enrique Cabrera con 29, Manuel Fajardo 17, William Soler 14 y Juan Manuel Márquez con 13.

Después de la entrada en vigor del decreto, hasta el presente, fueron inhabilitados 211 profesionales de la salud. Promover expedientes de inhabilitación es parte de la política del MINSAP, según el citado informe oficial que responsabiliza su ejecución a los directores provinciales, de recursos humanos, Rectores y Decanos.

Sin derecho a huelga, ni siquiera a expresarse, los profesionales de la salud reportan doble ganancias al gobierno, dinero y una imagen de solidaridad usurpada a los médicos cubanos.