1

Jamaica ofrece a los cubanos permiso de tránsito con libre visado

Cuba, España, visados

MADRID, España.- La Embajada de Jamaica en Cuba informó que los cubanos que deseen viajar a este país como tránsito hacia otras naciones no tendrán que solicitar visado, permitiendo una estancia de 3 días.

Como requisito deberá entregarse el itinerario con el destino posterior, precisa la nota oficial.

La entidad señala que las visas tendrán un coste de $735.00 CUP y la legalización de documentos $367.50 CUP cada uno.

Quienes deseen aplicar a una visa de empleo, podrán acudir a la Embajada los lunes, miércoles y viernes, entre las 11:00 AM y 1:00PM, sin necesidad de solicitar una cita previa.

En cuanto a los ciudadanos cubano-jamaiquinos que deseen aplicar a visa de turismo también tendrán que dirigirse a la Embajada entre las 11:00 AM y 1:00PM los mismos días.

La Embajada de Jamaica en Cuba actualizó además la información referente a la obtención de citas previas para visas de turismo y servicios consulares como Ciudadanía, Pasaporte Jamaicano y Certificación de Nacimiento.

El nuevo sistema, disponible a partir del 1ro de marzo de 2022, permitirá procesar la elevada demanda de citas, brindando además a los solicitantes la posibilidad de escoger el día y hora de su preferencia.

El proceso solo requiere que el solicitante tenga una cuenta de correo electrónico para recibir al instante la confirmación, que se mostrará el día de la entrevista.

Para acceder al sistema de citas previa para visas de turismo la entidad puso a disposición el enlace: https://visasjamaicanembassyincuba.youcanbook.me

Mientras que para el resto de los servicios consulares será a través de https://consularservicesjamaicanembassyincuba.youcanbook.me/

La sede diplomática alertó sobre la existencia de personas que se presentan en redes sociales como supuestos agentes de la Embajada, y brindan información sobre los trámites y servicios.

“La Embajada aclara que no ha autorizado a nadie a actuar en su nombre para la obtención de visas, ciudadanías, pasaportes, legalización y obtención de certificados de nacimiento”, siendo esta entidad “la única en Cuba autorizada por el Gobierno de Jamaica para procesar estas solicitudes y brindar información sobre las mismas”, aclara la nota informativa.

Esta semana, la Embajada de Colombia en Cuba dio a conocer que suspendía temporalmente la recepción de solicitudes de visas de tránsito.

“En correspondencia con las capacidades de tramitación consular, no se aceptarán nuevas solicitudes de Visados de Tránsito hasta que sean respondidos, según proceda, los mensajes de solicitud que han sido recibidos en el correo institucional, hasta las 24:00 horas del viernes 11 de febrero de 2022”, aclaró la entidad en un comunicado oficial.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Estudiantes jamaicanos “no aguantan” la escasez de alimentos en Cuba

Cuba, Médicos; Estudiantes de Medicina; Cuba; COVID-19, Sudáfrica

Médicos; Estudiantes de Medicina; Cuba;
Estudiantes de Medicina en Cuba (Foto: EFE)

MIAMI, Estados Unidos. – Unos 40 estudiantes jamaicanos que estudian medicina en Cuba pidieron al gobierno de su país ayuda para ser repatriados debido a las malas condiciones de vida que enfrentan.

Uno de ellos, bajo condición de anonimato, aseguró al diario The Gleaner que la situación se ha vuelto insostenible debido a la escasez de alimentos, agudizada con la pandemia de coronavirus.

“Nos estamos quedando sin comida… Los ciudadanos cubanos obtienen algunas cosas gratis al usar un folleto cuando van de compras, pero eso no se aplica a nosotros. No podemos obtener arroz, pan, huevos, harina, papas irlandesas y esas cosas a menos que tengan exceso”, dijo declaró el estudiante al medio jamaicano.

Los jóvenes también denunciaron haber sido víctima de la xenofobia y discriminación en los comercios a los cuales han ido a adquirir insumos y dijeron que la escasez de agua y de productos de aseo personal también los afecta.

Jamaica cerró sus fronteras el pasado 24 de marzo para frenar la propagación del nuevo coronavirus. Se prevé que los puertos de entrada al país, salvo exenciones aprobadas por el gobierno, permanezcan cerrados hasta el 31 de mayo.

Sin embargo, los estudiantes jamaicanos aseguran que no pueden esperar a esa fecha. Asimismo, señalan que, de salir a las calles a hacer largas colas para comprar alimentos, se exponen a la COVID-19.

“Lo peor es que estarás en una fila y solo escucharás que todo está hecho. Estamos viviendo de la comida que trajimos aquí desde Jamaica antes de la pandemia y ahora tenemos cantidades muy limitadas”, señaló el estudiante.

La administración del primer ministro Andrew Holness ha sido criticada por no ofrecer un retorno general a los jamaicanos que trabajan o estudian en el extranjero. Ante las quejas, el gobierno advirtió que hacerlo podría empeorar la incidencia de infección en la isla, donde ya se registran más de 350 casos de coronavirus y siete fallecimientos.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




Pompeo advierte sobre influencia de Cuba, China y Rusia en el Caribe

mike pompeo Cuba helms burton demandar compañias

mike pompeo cuba helms burton demandar compañias
Mike Pompeo (Foto de Archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- Mike Pompeo, el secretario de Estado de Estados Unidos, advirtió a los países del Caribe sobre la influencia de China, Rusia y Cuba y los invitó a fortalecer lazos con EE.UU., informó la agencia de noticias AFP.

“Somos aliados naturales y socios naturales, dijo este miércoles el jefe de la diplomacia estadounidense en Kingston, capital de Jamaica, durante una gira en la región que culmina el jueves en Miami.

Pompeo se refirió a la importancia de estrechar relaciones entre Washington y los países caribeños “frente a nuevos desafíos a la soberanía y a la seguridad, que estarían representados por Cuba, Rusia, el grupo yihadista Estado Islámico, Hezbolá, los carteles de la droga y las disidencias en la extinta guerrilla de las FARC y el ELN”.

Así mismo, el funcionario estadounidense aseguró que “Cuba y Rusia continúan entrometiéndose en los asuntos soberanos de las naciones, tratando de desestabilizar a las democracias”, y agregó que “combatientes del Estado Islámico han venido de Trinidad y Tobago. Hezbolá tiene tentáculos en toda América del Sur. Las FARC y el ELN se refugian en Venezuela”.

Por su parte, se refirió además a China y dijo que era tentador “aceptar dinero fácil de lugares como China. Pero ¿de qué sirve si alimenta la corrupción y socava su Estado de derecho? ¿De qué sirven esas inversiones si arruinan su entorno y no crean empleos para su gente?”.

La gira por Latinoamérica y el Caribe del secretario de Estado Mike Pompeo incluyó anteriormente a Colombia y Costa Rica, y se espera que, en su última escala, Miami, hable de la política exterior del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Según AFP, la gira de Pompeo estuvo signada por sus llamados a “elecciones libres y justas” en Venezuela, país que ha visto recrudecer su crisis después de que el dictador Nicolás Maduro volviera a posicionarse como presidente de esa nación en unas cuestionadas elecciones.

Respecto a la situación venezolana, Mike Pompeo dijo en Jamaica que “Petrocaribe se desvanece en el ocaso, como lo hará el propio régimen de Maduro”.

De las naciones pertenecientes a la Comunidad del Caribe (Caricom), Barbados y Trinidad y Tobago dijeron esta semana que no acudirían a la cita en Jamaica por considerarla un esfuerzo por “dividir” al Caricom, sin embargo, Pompeo dijo: “sabemos que los países de esta región a veces estarán de acuerdo con Estados Unidos en ciertos temas y a veces no”, pero “no hay ninguna intención de dividir”.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




Denuncian robos y estafas a cubanos en Jamaica

SANTIAGO DE CUBA, Cuba.- Las grandes ansias de los cubanos por viajar fuera del país, y las innumerables trabas que esto representa, lleva a miles de residentes de la isla a buscar alternativas para sortear los agobiantes formularios y requisitos que les solicitan en las embajadas extranjeras, asimilando así cualquier opción, aun cuando esta no sea la más confiable.

Según las víctimas de este robo, contactaron con Kenia Silot Hadfeg, quien reside en Santiago de Cuba y lleva cerca de 4 años viajando a Jamaica; y ésta era la encargada de tramitar las vías para que pudieran viajar al país caribeño a través de una carta de invitación, que en coordinación con ciudadanos o residentes jamaicanos se les enviaba a sus supuestos clientes en Cuba.

El costo de las cartas de invitación rondaba entre 500.00 y 1500.00 USD (dólares americanos), precio que oscilaba de acuerdo a la cantidad de entradas permitidas por la visa de turismo otorgada.

Richard Morales Mayo, última víctima conocida del robo, asegura que hasta la parte de la visa todo iba bien, “todo era muy cordial y con buenos tratos, me pidió el dinero de la carta de invitación por adelantado y me dijo que, en caso de no ser aprobada la visa, el dinero me sería devuelto íntegramente, y sí, hasta ahí todo bien, la primera vez que me presente a la embajada, fui aprobado”.

“Era solo esperar, porque Kenia se encargaba de todo: la reservación del boleto, la renta, y de guiarme en las compras, aunque nunca me dio la dirección de la casa en donde me iba a hospedar”, contó Morales.

Más adelante reveló que los buenos tratos que recibía por parte de Silot comenzaron a cambiar cuando llegó a Jamaica. “Todo era muy rápido y corriendo, como obligado, sin tiempo a descansar lo suficiente. Los primeros días fueron así, pero el día antes de mi regreso a Cuba me invitó a salir a una disco cercana, e incluso varias veces quiso que fumara marihuana, aunque yo no accedí a pesar de la insistencia”.

Morales relató a CubaNet que tuvo que dormir en una litera que se encontraba en la sala de la casa, y en ese mismo lugar tenía todas sus pertenencias. “Hubo un momento en que me fui al portal, y a los minutos, cuando regresé, ya no había nada. No estaban mis pertenencias, me robaron el pasaporte y otros documentos, 660.00 dólares americanos, ropa, y algunas otras cosas que las había dejado al pie de la cama, no pudo sacarme de la casa, pero como quiera me desvalijó, con la mayor frialdad”, sentenció.

Según afirmó Morales Mayo en el primer instante no podía creer lo sucedido, y en ese momento no desconfió de nadie, y buscó por todo el lugar sus pertenencias, sin resultado. Supuestamente, cuenta, a la dueña de la casa Odalis Pla Pelicie, de origen cubano, le robaron también su teléfono. “Nunca desconfié de ellas, armaron un show muy creíble, justificaron con que, unos ladrones habían entrado por la parte de atrás de la casa y tomaron la mochila con mis cosas en un momento de descuido, ahora sé por qué me tenían durmiendo en la sala, era más fácil para robarme”.

“Ahí mi odisea comenzaba, mi pasaporte estaba perdido, no tenía documentos ni dinero. Hicimos el reporte a la policía, pero no encontraron nada. Horas antes del vuelo que tenía programado, alguien contactó con Odalis y dijo que tenía mi pasaporte, pero me pedía 100.00 USD para recuperarlo, yo no fui, preferí dejarlo así, pues temía que fuese un secuestro y se complicara más la cosa”, suspiró.

Nos contó además que la embajada cubana en ese país caribeño le pedía la suma de 115.00 dólares aproximadamente por el permiso de salida, válido por un día, y que la agencia AeroGaviota, aerolínea cubana en la que volaría desde Kingston a Santiago de Cuba, le requería otros 100.00 USD por la pérdida del boleto aéreo, más 50.00 dólares por el cambio de fecha de regreso. “Me volví loco, me habían robado y el caso era que tenía que pagar más por haber sido estafado, al final pude resolver gracias a la ayuda de mi familia para pagar los gastos”, lamentó.

En su regreso a Cuba Morales Mayo conoció a dos personas a las que les había sucedido lo mismo, en la misma casa, y con la misma persona: Kenia Silot Hadfeg. Intervinieron los mismos factores, el supuesto robo del teléfono o algún otro objeto de valor de la casa, las invitaciones a salir en la noche y el rescate por los documentos.

Mara y Katia, como decidieron ser llamadas las otras víctimas, también perdieron dinero en efectivo y sus documentos.

Las dos aseguraron que tras enterarse de que había pasado una tercera vez, no dudaron en buscar a la persona y ver cómo podían denunciar el hecho, por lo que decidieron contactar con Cubanet y hacer pública su denuncia, puesto que autoridades cubanas y jamaicanas no le dieron la relevancia necesaria a los hechos. Ahora intentan que el fatídico hecho no le suceda a nadie más.

“No hay persona que nos enteremos que viaje a Jamaica a la que no le digamos quien es Kenia, para que no le pase lo mismo. Ya que las autoridades no la meten presa, por lo menos la gente sabrá que están tratando con una estafadora, y que la “Renta de Odalis”, como es conocida la casa a donde lleva a las personas, es una trampa”, aseveraron las señoras.

La residencia número 29, ubicada en la avenida Lagoon del pequeño poblado residencial, propiedad de Pla Pelicie, quien lleva 18 años residiendo en el lugar, según otros viajeros que testifican ante este diario, no cuenta con ningún tipo de seguridad para los huéspedes, haciendo más fácil robar a los que allí se alojan.

“La renta no tiene cámaras de vigilancia y muy poco enrejado, además Odalis renta ilegal y no tiene papeles para hacerlo. Y claro, como muchos cubanos se aventuran a salir y no conocen del idioma ni las leyes, se quedan callados y no denuncian las cosas como debe ser”, alega Rubén, quien ha estado hospedado en la insegura renta más dos veces y afirma haber perdido un teléfono celular y algunas otras pertenencias. “Si no me robaron más fue porque andaba con todo el dinero encima. Allí sobrevive el más fuerte, y hay que estar como animales, si me tocas te muerdo”.

Miles de cubanos enfrentan la realidad de tener que buscar fuera del país lo que no encuentran dentro, aventurándose a lo desconocido y convirtiéndose en blanco para innumerables asaltos y estafas. Las tres supuestas víctimas conocidas hasta el momento, afirman que no descansaran hasta que las autoras de los hechos paguen en los tribunales los delitos cometidos, reuniendo testigos y pruebas que fundamenten los hechos ante la justicia cubana y jamaicana.




Gobierno cubano envía maestros a Jamaica y olvida el déficit en sus aulas

Recibimiento de los 24 maestros cubanos en Jamaica. Foto The Gleaner

MIAMI, Estados Unidos.- El Gobierno de Jamaica ha contratado a 24 maestros cubanos, y el Gobierno de Cuba se los ha cedido, en medio del déficit educacional que atraviesa la Isla. El grupo impartirá clases en los niveles primario, secundario y preuniversitario para el año académico 2018/2019, en materias como ciencias e idioma español.

De acuerdo con la noticia, publicada por el diario jamaiquino The Gleaner, los profesores se unirán a otros 48 que actualmente prestan servicios en el sector de la educación, amparados en un acuerdo de cooperación firmado inicialmente en 1997.

El secretario permanente del Ministerio de Educación jamaicano, Dean-Roy Bernard, les dio la bienvenida a los maestros cubanos y dijo que la continuación del programa es “indicativo de su importante contribución al sistema educativo” del país caribeño.

Por otro lado, la directora adjunta interina de Operaciones Escolares Dasmine Kennedy, dijo que desde que el Gobierno cubano comenzara a enviar profesores a Jamaica en 1997, un total de 369 especialistas han sido reclutados.

“Los maestros cubanos han sido empleados para enseñar español, matemáticas, educación física, ciencias agrícolas, química, física, biología y ciencias integradas. Fueron contratados inicialmente para enseñar en escuelas jamaicanas durante dos años, pero se aumentó a tres años después de la revisión del acuerdo en 2011”.

Kennedy añadió que, dada “la magnitud de la experiencia y los conocimientos” de los cubanos, en 2009 el Ministerio de Educación jamaicano pidió a La Habana la inclusión de docentes para instituciones de Educación Superior.

De los 48 maestros que ya se encontraban en Jamaica, 28 comenzarán este curso el último año de sus contratos, y otros 20 el segundo año. Más los nuevos 24 profesores que comienzan ahora en septiembre de 2018.

A punto de comenzar el curso escolar en la Isla, la falta de maestros es un problema que tiende a agravarse. Miles de estos profesionales han emigrado hacia otros sectores en las últimas décadas en busca de mejores salarios y condiciones de trabajo. El pasado curso escolar 2017-2018 arrancó con un déficit de 16.000 maestros. Este año faltan 10.000 y la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez Cobiella, apeló a “tocar todas las puertas” para resolver la situación.

Según la última edición del Anuario Estadístico, que publica la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), en el curso 2016-2017 hubo 248.438 profesores en las aulas de todos los niveles educacionales. Fueron 6.335 más que los 242.103 registrados en el curso 2015-2016, pero 21.285 menos que los 269.723 que dieron clases en el período 2011-2012, por ejemplo

La venta de servicios profesionales es una de las principales fuentes de ingreso del Gobierno cubano que funciona como intermediario entre el contratante extranjero y el profesional de la Isla. La Habana suele quedarse con un por ciento del salario de estos trabajadores, en el caso de los médicos ha llegado a ser de hasta un 75%.




Rastafari en la Babilonia del Caribe

Pañuelo rastafari (foto del autor)
Pañuelo rastafari (foto del autor)

LA HABANA, Cuba. -Actualmente, pasados muchos años desde que la cultura Rastafari entró en nuestro país, la sociedad conoce muy poco sobre ella y, en general la percepción sobre los rastas es un grupo de negros moñudos que visten raro y fuman marihuana, mientras escuchan a Bob Marley. Para ayudar a despejar esa prejuiciada y superficial descripción, Samuel Furé Davis (La Habana, 1964) se sumergió durante diez años en una investigación que le valió el doctorado en Ciencias del Arte y que quedó recogida en el libro La cultura Rastafari en Cuba, publicado por la Editorial Oriente de Santiago de Cuba en 2011.

El rastafari surgió a principios de los años 30 en los barrios marginales de Kingston, Jamaica, inspirado en parte por la visión social y cultural de Marcus Garvey (fundador de la Asociación Universal para la Mejora del Hombre Negro) y, sobre todo, por la supuesta divinidad de Haile Selassie I, emperador de Etiopía, y hoy se ha extendido por el mundo y sus seguidores forman parte de diversas culturas, lenguas y naciones.

Al subir al trono, Selassie I comenzó a llamarse Ras Tafari (“Cabeza Creadora”). Ras significaba literalmente “príncipe” y Tafari es aquel que merece respeto. Aunque el emperador nunca admitió públicamente su divinidad, Etiopía resultaba ser, aparte de una de las primeras regiones cristianas, el único territorio africano inmune a la colonización europea. Además, la visión que se daba de los abisinios (los etíopes de hoy) en la literatura bíblica distaba mucho de la ignominiosa imagen que se daría de los africanos a partir de la esclavitud.

Según expone Furé Davis, la cultura Rastafari entró en Cuba como un estilo de vida alternativo para la juventud urbana —tanto en la capital como en Santiago de Cuba, Cienfuegos y la Isla de la Juventud— desde finales de los años 70, y comenzó a desarrollarse lentamente, fundamentalmente por la progresiva expansión del reggae, a pesar de ser música extranjera en inglés y de su casi nula presencia en los medios de difusión.

Otros dos factores que complementarían más tarde ese proceso sociocultural, según la investigación, serían la apertura religiosa que se inició a partir de 1991 y el rápido incremento del turismo internacional, mientras el país se hundía en la crisis generalizada del llamado Período Especial.

La propagación por todo el mundo de esta cultura rebelde ha tenido sus particulares en cada momento y en cada región geográfica. Por ello, para definir rastafari, se han utilizado múltiples generalizaciones: “movimiento político-religioso” o “socio-religioso”, “culto mesiánico milenario”, “religión”, “modo de vida”, “subcultura” y “cultura de resistencia”. Pero al autor de este libro no le parece suficientemente abarcador ninguno de estos términos y propone como concepto fundamental que la cultura Rastafari “es una actitud ante la vida, un conjunto de valores, una filosofía en la que el rasta se apropia de imágenes, símbolos y actitudes diversas que lo identifican”.

Aunque hay estudios de instituciones oficiales que se ven obligados a reconocer que la mayor parte de los rastafaris cubanos rechazan el esquema monolítico del sistema de gobierno en Cuba, en coincidencia con el código de los miembros de esta cultura en otros países, Furé Davis considera que es preciso resaltar que la resistencia entre los auténticos Rastas cubanos “se manifiesta en la oposición abierta y desafiante a los prejuicios antinegro”.

Más aun, el estudioso está convencido de que “las políticas económicas, sociales y culturales de la Revolución” y “el acceso a oportunidades de educación, cultura, salud y otros servicios”, impiden hablar de exclusión en relación con los rastafaris, sino “solo de marginación, a diferencia de otros países subdesarrollados”. Para definir esta marginalidad, contradictoriamente, se vale de un debate de la revista Temas se reconoce que la marginalidad “entraña una relación de poder, con respecto a lo dominante, que culturalmente excluye a otro y que define, a veces arbitrariamente, lo que es legítimo, normal o correcto (para sí mismo y según sus intereses)”.

Según su visión, era en extremo difícil que “la sociedad en general y las autoridades institucionales aceptaran de la noche a la mañana una cultura de base religiosa, ligada a la persona del entonces viviente y polémico «Dios negro» Haile Selassie I, que idealizaba al continente africano”. Por cierto, este «Dios negro» sería derrocado en 1974 por Mengistu Haile Mariam, que sumiría a Etiopía en el “terror rojo” y sería tratado con grandes honores por Fidel Castro.

En Cuba también, más que el componente religioso, fue el reggae el principal “misionero” para la difusión de Rastafari como cultura de resistencia, sobre todo por las similitudes históricas y culturales entre nuestro país y el resto del Caribe, que hacían aquí más viable la identificación con el reggae que para jóvenes de otras regiones del mundo. Y estuvo, además, la influencia del reggae en español del Caribe hispano (Puerto Rico y Panamá) y luego de países como México, Argentina y Chile, que estimuló la producción del reggae nacional en la segunda mitad de los 90.

Portada del libro (foto del autor)
Portada del libro (foto del autor)

Una cultura marcada

Pero, en busca de un mayor poder de convocatoria, este reggae sería fusionado con otos tipos de música y empezaría a compartir el espectro cultural con otras sonoridades alternativas llegadas del extranjero, como el rock y el rap, para conformar el exitoso trío entre los jóvenes, las tres R, aunque nuestro reggae no llegaría a gozar de la legitimización y el acceso a las instituciones como las otras dos.

Y Furé Davis hace una larga lista de las bandas y solistas que, después de 1995, han surgido, principalmente en La Habana, muy ligados a la cultura Rastafari y cuyo repertorio principal o exclusivo es el reggae: Tierra Verde, Remanente, Insurrectos (antes Hijos de Jah), Hijos de Israel, Punto Rojo, Paso Firme, Otro Paso, Raíces Negras, Ras Lázaro, Príncipe Carlos, San Miguel o Militar Dread, Ras Cocoman, el dúo Crazyman, Elioman, el trío ocasional Commercial Dreadlocks, Lágrimas Negras y Justicia, entre otros.

En la actualidad, no se aprecia un significativo aumento del número de grupos de reggae y los intérpretes exitosos e institucionalizados que cultivan o han cultivado el género, como Yerbawena o William Vivanco, tratan de evitar el reggae como exclusividad de su repertorio y apelan a fusionarlo enriquecedoramente con diversas estructuras musicales.

Por otro lado, cuando el autor entra en los temas que tratan muchos de los textos del reggae cubano, halla no solo las vivencias marginales cotidianas, sino también “los prejuicios raciales, los estereotipos negativos y la desafortunada asociación de Rastafari con el abuso de drogas”, pues se ha convertido en normal que los cultores de este tipo de música sean marcados con ese estigma que tan caro puede pagarse en la Cuba actual, aunque afirmen que asociar el consumo de la droga al reggae es inexacto, pues “no hay que fumar para oír reggae ni ser rasta”, o den una imagen sacralizada del uso de la “hierba”.

Otro aspecto complejo de Rastafari en nuestro país, como vemos en el libro, es la noción de Babilonia, que se vincula fuertemente a la misma existencia de la ley, al poder político dominante, a cuerpos represivos como la policía, al ejercicio de la violencia como procedimiento cotidiano, a los problemas socioeconómicos e incluso al desdén de la sociedad hacia esta cultura. Además de la policía y la violencia, señala Furé Davis, “existe la percepción general de que la crisis económica del Período Especial y, por consiguiente, la visible desigualdad social, el auge de la prostitución y de los prejuicios raciales y otros problemas sociales que reemergieron en esta etapa, son sinónimos de Babilonia”.

La cultura Rastafari en Cuba, más allá de su estilo por momentos innecesariamente académico y de su evidente afán de no buscarse problemas con el poder político, puede ser un libro que ilumine ciertos ámbitos de la cultura afrodescendiente actual en nuestro país, sobre todo de su naturaleza rebelde y esencialmente de resistencia a esa Babilonia que aplasta a los inconformes. Como se intenta hacer con Héctor Riscart Mustelier, más conocido como Ñaño, líder de la banda de reggae Herencia, quien cumple una larga condena tras un proceso judicial amañado en el que se le acusó de delitos relacionados con la marihuana, pero que se celebró a puertas cerradas, en una sala especial para casos relacionados con la Seguridad del Estado.

“Babilonia está del carajo”, diría un rasta.