1

Maduro avanza en su plan de acabar con el control de Diosdado Cabello

Maduro
Diosdado Cabello y Nicolás Maduro (foto archivo/El Nuevo Herald)

MIAMI, Estados Unidos.- El dictador venezolano Nicolás Maduro parece avanzar en su estrategia de acabar con el control de Diosdado Cabello en parte de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), y ascendió a General en jefe a Néstor Luis Reverol Torres, que no es líder militar y ha permanecido más tiempo en la administración pública que en cargos de comando, informó este jueves Infobae.

Desde hace algún tiempo —reza el texto—, Reverol Torres viene asegurando a sus subalternos que “algún día seré el ministro de la Defensa”, lo cual puede estar acercándose dado su incondicionalidad a Tareck El Aissami, ministro de Petróleo de Venezuela.

“Reverol es un oficial de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que empezó a ser visible cuando ocupó el viceministerio, en la época en que El Aissami era Ministro del Interior y Justicia. Siempre ha sido su incondicional. Esa relación la manejan sin mucho ruido a nivel público; el ahora Vicepresidente Económico de Venezuela ni siquiera le envió felicitación pública a Reverol por su cuarto sol. No hace falta”.

Néstor Luis Reverol Torres
Néstor Luis Reverol Torres. Foto Infobae

Según Infobae, en el ajedrez militar que se está jugando en Venezuela, con el ascenso de Reverol, tercero en mérito de la II Promoción Batalla de San Félix, en julio 1985, con estudios de inteligencia en los Estados Unidos, y un curso de Estado Mayor en Alemania, siendo además oficial de enlace antidrogas en ese país, Tareck El Aissami avanza hacia más poder.

Maduro tiene un marcado interés en profundizar las diferencias internas en la institución castrense, especialmente con el Ejército, siempre resistente a un Ministro de la Guardia Nacional, por lo que en el acto de ascenso reconoció a Reverol “como hombre valiente, líder militar, hombre leal a la causa de la Revolución de Chávez y de Bolívar, como hombre leal a mí como Presidente y líder revolucionario, sino a la Guardia Nacional Bolivariana para que tenga su primer General en Jefe”.

De acuerdo al análisis publicado en Infobae, Maduro ha venido insistiendo en la importancia de la Milicia Nacional Bolivariana, en cuyo argumento cayó el Alto Mando Militar, principalmente Vladimir Padrino López, “sin considerar que la importancia no recae en la Fuerza Armada sino en el Partido Socialista Unido de Venezuela, a través de la Milicia”.

Así mismo, el dictador venezolano redujo a la FANB a un ejército no regular, compuesto por Milicia, “lo que significa que tiene la excusa para decir que Reverol Torres tiene el perfil necesario para conducir operaciones de ese tipo por su experiencia como Guardia Nacional en el área de narcóticos”.

“De llegar Reverol al Ministerio, se impone la influencia de El Aissami y la pérdida definitiva de poder de Diosdado Cabello en la Fuerza Armada. Considerando que Reverol Torres ha sido señalado, desde hace años, como parte de acciones relacionadas al narcotráfico, se sentenciaría así un elemento decisivo en la destrucción de la Fuerza Armada Nacional”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Chávez habría participado en la peor masacre a la Fuerza Armada venezolana

Cuba ELN FARC

Cuba ELN FARC
ELN en Colombia (Foto archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- El Ejército de Liberación Nacional de Colombia (ELN), la misma organización guerrillera que juró lealtad al dictador Nicolás Maduro, fue la autora hace 25 años de uno de los ataques más viles que sufrió la Fuerza Armada venezolana: la masacre de Carabobo.

En un artículo publicado este viernes por Infobae se rememora el asesinato de ocho infantes de marina, cuatro heridos y tres desaparecidos, el 25 de febrero de 1995, a manos de la organización terrorista colombiana, a propósito de la publicación de un video en el que uno de los integrantes del ELN, Álvaro Díaz Tarazona, alias Edward, llama compañero a Maduro y asegura tener pruebas para delatar a oficiales venezolanos.

El grupo guerrillero violentó con saña y expuso los cuerpos de los marinos venezolanos, sumiendo a familias enteras, a la Fuerza Armada y al país entero en el dolor. “No hay desde entonces un hecho tan sangriento por parte de la guerrilla u otro grupo armado regular o irregular contra soldados venezolanos”.

La masacre duró dos horas aproximadamente y los cadáveres tenían hasta 17 impactos de bala. “A algunos le cortaron la garganta para extraerles la lengua y dejarlas colgadas como corbatas. Hubo cuerpos a los cuales les cortaron los genitales y se los colocaron tapando la boca. Dos de los cuerpos presentaron cortes en canal como las reses en los mataderos. A uno de los marinos, aun estando con vida, le metieron una granada fragmentaria dentro del pantalón”.

Según la nota, el ELN jamás se disculpó con Venezuela, mucho menos con la Armada ni con la Fuerza Armada, y jamás pidió perdón a los familiares de los ocho infantes asesinados: Sargento Técnico de Primera José Orlando Colmenares Zambrano; Sargento Segundo José Gregorio Armada Aponte; los Cabos Segundos José Ascanio Aponte, Hernán Eloy Graterol Tovar, Jacinto Viloria Pereira y Nelson Gregorio Contreras; y los Distinguidos Félix Ramón Guarenas Silva y Cándido Arenas Méndez.

El hecho tensó las relaciones entre los dos países, luego de que el entonces presidente venezolano, Rafael Caldera, ordenara deportar a más de 300 colombianos ilegales de la Sierra de Perijá.

“Hubo cruce de notas diplomáticas entre las cancillerías y el presidente colombiano amenazó, en un mensaje dirigido a Venezuela, con tomar acciones ante las incursiones de tropas extranjeras en territorio colombiano”.

En ese entonces se manejaron varias hipótesis, entre ellas la certeza de la filtración de información muy precisa sobre el puesto de la Armada, lo que hizo posible el ataque del ELN.

Varias semanas después del ataque, el ministro de Defensa colombiano, “Fernando Botero Zea, dio a conocer a la Comisión II de la Cámara de Representantes informes de Inteligencia Militar y del DAS, los cuales reflejaban que el teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías había ingresado en febrero pasado a territorio colombiano, para entrevistarse, de forma clandestina, con jefes del frente Domingo Laín, del ELN”.

Al entonces presidente colombiano, Ernesto Samper, le preguntaron en televisión sobre la posibilidad de que Chávez hubiera participado en la masacre de Cararabo. Samper Pizano respondió que Colombia tenía “pruebas de que Chávez anda con el ELN y las FARC y que atacaron ese puesto (Cararabo) y mataron a los infantes de marina”.

Pero Chávez se defendió de las acusaciones Samper terminó defendiendo la revolución bolivariana.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Oficiales venezolanos aseguran que “Operación Libertad” sigue en curso

Militares venezolanos con el brazalete azul apoyando Operación Libertad. Foto AFP

MIAMI, Estados Unidos.- Dos de los oficiales que participaron en la acción de respaldo militar del 30 de abril a la que Juan Guaidó llamó “Operación Libertad” aseguraron bajo condición de anonimato que el plan sigue en pie, y que en la mesa de negociaciones que llevó a ese día estaban Maikel Moreno (TSJ), el general en Jefe Vladimir Padrino López, el Mayor General Iván Hernández Dala (Dgcim y Casa Militar) y el general de División Manuel Cristopher Figuera (Sebin).

Según en extenso trabajo publicado por Infobae, los oficiales aseguraron en una entrevista que a causa de que la negociación se salió de lo que estaba establecido, Maikel Moreno y Padrino López se distanciaron. “Y es ahí donde el grupo, a quien nos tocaba iniciar el movimiento, decidimos adelantarnos e irnos hasta el sitio (autopista a la altura de la Base Aérea La Carlota) porque iban a tomar acciones contra la persona que estaba dirigiendo la negociación que era el general Cristopher”

“Éramos parte –dicen- de toda la negociación que había, de los eventos que se prepararon en los días previos. Nuestra misión era manifestarnos e iniciar la fase final de la Operación Libertad que iba a generar el pronunciamiento de Maikel Moreno (presidente del Tribunal Supremo de Justicia) y del apoyo militar del Ministro de la Defensa (Vladimir Padrino López). Como no se suscitó, de todas las unidades militares que estaban dispuestas para ese día, algunas no se presentaron y los comandos del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia) que llegaron al sitio con nosotros, al ver que no hubo pronunciamiento alguno, se retiraron del lugar”.

Los oficiales afirman que la prueba que tienen son fotografías donde los comandos del Sebin estaban con sus brazaletes azules antes de retirarse, al no llegar sus jefes al lugar.

Las pruebas están en manos del general Cristopher y él las enseñará en el momento apropiado, dijeron. “Fíjese algo, dentro de los agentes que manejaba Hannover hubo funcionarios que cuando fueron contactados por nuestro grupo, le pasaron la novedad y Hannover no hizo nada. Es decir, él nos demostró que sabía de este movimiento. Algunos de los oficiales tienen los mensajes de texto que los sacaremos a la luz pública en su momento”.

Sin embargo, el general Cristopher Figuera nunca llegó a Altamira, “quizá porque él sabía que no iba a cumplirse lo tratado en la mesa de negociación y que, al no pronunciarse Padrino ni Maikel Moreno, a él lo iban a detener. La Operación era para el 1 de mayo y el general Cristopher da la orden que la adelantemos para el 30 de abril, pero luego no se presentó”.

De acuerdo a las declaraciones, los oficiales militares aseguraron que el día antes, es decir el 29 de abril, Cristopher les dio línea de qué hacer al día siguiente. “Hicimos un pacto de caballeros, hicimos un trato por Venezuela sin ningún tipo de interés personal, ni de aspiraciones personales o cargos”, pues la crisis del país, dicen, ante la falta de medicinas, de alimentos es devastadora. “Para comandar a las tropas hay que buscar una caja de comida, para que paguen el pasaje, porque sus familiares están mal, la tropa llora cuando son entrevistados. La inclemencia que vive el pueblo de a pie, es lo mismo que se vive en los comandos”.

“Hay subalternos que no tienen botas militares y el sueldo que ganan no alcanza para cubrir esa necesidad, entonces es como una doble moral exigirle a la tropa sin tener cómo cumplir. En estos momentos la tropa está trabajando por una caja de comida”, aseguraron, además el “30A la tropa salió alegre, motivada y moralizada por la Operación Libertad”.

“Ninguno de esos muchachos fueron engañados. Lo que sucedió es que como vieron que la Operación no se terminó dando como estaba planificada, se asustaron y cuando empezaron a ser llamados de los comandos fueron manipulados. Les ofrecieron que, si declaraban en contra de sus superiores, no los iban a meter presos, pero aun cuando lo hicieron igual los detuvieron, los torturaron y los maltrataron porque cayeron en su juego”.

Los militares afirmaron que lejos de desmoralizarse y disminuirse “en la Fuerza Armada surgió una esperanza, se abrió una brecha y de verdad se inició el principio del fin de la usurpación”.

Confesaron también que mientras estaban en las inmediaciones de La Carlota el 30A, recibieron llamadas de funcionarios del Gobierno y gente que los conocían preguntándoles por qué hacían eso y que dónde habían dejado el legado de Hugo Chávez. “Les respondimos que por menos de lo que está ocurriendo hoy en día, Chávez dio un Golpe de Estado”.

“Este movimiento generó una brecha. El militar venezolano tiene que alzar la voz y perderle el miedo a los corruptos, para avanzar y recuperar el país”.