1

Coco Fusco, con una mirada siempre en Cuba

MADRID, España.- “El gobierno cubano acusa sistemáticamente a artistas y periodistas de conspirar contra el Estado, creando un clima de persecución y miedo”, denunciaría en enero pasado la artista cubano-americana Juliana Emilia Fusco Miyares, reconocida mundialmente como Coco Fusco.

Nacida en Nueva York el 18 de junio de 1960, desde sus obras performáticas y conferencias se ha preocupado por difundir la situación de los artistas cubanos y desmentir la imagen que el régimen en la Isla ha exportado al mundo durante décadas.

Fusco, quien tiene un doctorado en Arte y Cultura Visual en la Universidad de Middlesex, ha realizado performances en eventos como la Bienal de Venecia y el Festival Next Wave y ha sido galardonada con los premios Herb Alpert de las Artes y Latinx Artist Fellowship, entre otros.

En gran parte de su creación y desde acciones performáticas donde expone su propio cuerpo, aborda aspectos relacionados con los temas de identidad, raza, género, historia y el exilio cubano.

Entre sus performances sobresale “Pareja en una jaula: dos amerindios no descubiertos visitan Occidente”: Durante tres días, dentro de una jaula y junto al artista Guillermo Gómez Peña, realizó acciones performáticas que aludían a la conquista y colonización española.

Mientras que en “Better Yet When Dead” denuncia el encierro social de las mujeres. Durante varias horas por dos o tres días permaneció en silencio en un ataúd.

Otro de sus performances representativos es “El Evento Suspendido”. En esta ocasión, simbolizó el exilio cubano, al permanecer medio enterrada en el suelo de una galería.

Relación con Cuba

La madre de Coco Fusco había salido de Cuba en 1954 para terminar la carrera de medicina en Estados Unidos, de donde fue deportada en 1959 porque su visa se había vencido.

Según ha explicado Fusco, su madre optó por salir en estado y así modificar su estatus migratorio mediante el casamiento, para poder quedarse en los EE. UU. Posteriormente se escondió hasta su nacimiento y le obtuvo un pasaporte estadounidense.

Cuando Coco tenía un mes de nacida la llevó Cuba, donde estuvieron durante unos meses, hasta obtener el permiso para regresar a los Estados Unidos como madre de una ciudadana norteamericana.

La artista siempre ha tenido una mirada puesta en Cuba, aunque no es hasta 1985, a sus 25 años, que vuelve a viajar a la Isla.

En 1985 conoció a un grupo de artistas cubanos como Flavio Garciandía, José Bedia y Gerardo Mosquera que preparaban una exposición en Nueva York. Ellos la invitaron a ir a Cuba y aceptó.

Durante este viaje interactuó con artistas como Arturo Cuenca, Tomás Sánchez, Zaida del Río.

Continuaría regresando en diversos años, durante los que siguió interactuando con el arte.

Sin embargo, en el 2017, se le prohibió la entrada a Cuba, a donde había viajado para participar en el evento alternativo #00Bienal.

En el 2019 volvió a ser deportada al llegar al Aeropuerto Internacional José Martí. Los funcionarios de la Seguridad del Estado le negaron la entrada sin darle explicaciones.

“No soy la primera intelectual con vínculos cercanos con Cuba que ha sido castigada por expresar mi punto de vista y abogar por más libertad de expresión. Esto se ha convertido en una triste rutina”, expresó la artista en aquel momento.

En el 2017, Fusco había publicado el libro Pasos peligrosos. Performance y política en Cuba, en el que, a través de algunos artistas cubanos, expone la influencia del régimen sobre ellos.

En el artículo citado y publicado por Letras Libres, expone y denuncia algunos de los actos represivos del Gobierno cubano contras los artistas en la Isla: la detención a Hamlet Lavastida, el acoso y encarcelamiento a miembros del Movimiento San Isidro y 27N, el descrédito a Tania Bruguera, entre otros.

“Cualquier productor cultural que exprese opiniones críticas con respecto a las políticas y prácticas del Gobierno cubano es susceptible de ser señalado como enemigo del Estado”, ha manifestado Coco Fusco en esta y otras ocasiones.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Coco Fusco: The New York Times “siempre hace concesiones” al régimen cubano

MIAMI, Estados Unidos. — La artista, escritora y curadora cubanoamericana Coco Fusco aseguró la semana pasada que los editores del diario estadounidense The New York Times modificaron partes de su más reciente artículo Los cubanos piden libertad, no solo el fin del embargo.

Según explicó Fusco en un panel que tuvo por sede la galería El Espacio 23, de Miami, los editores del reconocido medio engordaron el texto con visiones favorables al régimen cubano.

“Todo lo favorable que aparece en ese artículo sobre Cuba lo metieron los editores del The New York Times, eso no fue escrito ni por mí ni por Armando Chaguaceda”, explicó la artista en su intervención.

Según Coco Fusco, se trató de una negociación en la que tanto ella como el coautor del artículo, el politólogo Armando Chaguaceda, intentaron reflejar la situación real atraviesa la Isla tras las protestas del 11J.

“Era una negociación en donde perdimos hasta cierto punto ciertas batallas para poder pasar el artículo, porque en el fondo era más importante que aparecieran ciertas cosas. Pero ellos siempre hacen concesiones al gobierno. Y es la postura de toda la prensa internacional: tienen que hacer concesiones, pero cada vez son menos las concesiones y admiten más”.

Fusco sostuvo que pese a las “concesiones” de The New York Times al régimen cubano, el panorama de respaldo a la democracia en Cuba es más favorable que hace una década atrás.

“Hay que seguir dándole y presionando. Hace diez años hubiera sido imposible para mí decir lo que logré decir allí y también en otros medios. Ahora ya me preguntan más, me buscan más, hasta periodistas que no me citan, pero me usan para conseguir la información que necesitan sobre lo que está sucediendo en Cuba, porque ya han entendido que a través de Prensa Latina no van a obtener ninguna información concreta y válida”, puntualizó la artista.

En el panel de El Espacio 23 también estuvieron presentes el curador René Morales y el cantante Yotuel Romero, exintegrante de Orishas y coautor de Patria y vida.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




A 50 años del caso Padilla: una lectura coral de artistas cubanos contra la censura

MIAMI, Estados Unidos. – Para este martes 27 de abril, cuando se cumple medio siglo del mea culpa del poeta cubano Heberto Padilla, intelectuales y artistas de la Isla y el exilio celebrarán una lectura coral de la autoinculpación pública del escritor, ocurrida en 1971 en la sede de la Unión de Artistas y Escritores de Cuba (UNEAC) en 1971.

La iniciativa, convocada por la ensayista y artista multidisciplinaria de origen cubano Coco Fusco, y titulada “La sombra de Padilla”, se extenderá a lo largo del 27 de abril a través de YouTube y otras plataformas de internet.

“Quise revivir la confesión (de Padilla) porque las condiciones de vida de los artistas e intelectuales en Cuba no han cambiado, a pesar de que el gobierno cubano ha realizado un esfuerzo masivo a lo largo de los años para ocultar esa verdad”, declaró Fusco al diario estadounidense El Nuevo Herald.

“Para mí es doloroso ver en esas palabras (de autoinculpación) la presión a la que estaban sometidos los intelectuales de la época, cómo interiorizaron caracterizaciones profundamente negativas de sus pensamientos y esfuerzos, o al menos actuaban como si lo hicieran”, también dijo la autora de Pasos peligrosos: performance y política en Cuba.

En la lectura, que ha sido pregrabada para burlar la censura y los cortes de internet del régimen cubano, participan escritores, intelectuales y artistas como Carlos Aguilera, Lupe Álvarez, Katherine Bisquet, María Antonia Cabrera Arus, Sandra Ceballos, Armando Correa, Mabel Cuesta, Enrique Del Risco, Néstor Díaz de Villegas, Rafael Díaz-Casas, Julio Llópiz Casal, Eilyn Lombard, Martica Minipunto, Yanelys Nuñez Leyva, Amaury Pacheco, Orlando Luis Pardo Lazo, Luis Eligio Pérez, Alexis Romay, Iris Ruiz y Abel Sierra Madero.

De acuerdo con un comunicado hecho público en el blog Belascoaín y Neptuno, “La sombra de Padilla” conmemora el 50º aniversario de “uno de los momentos decisivos de la Revolución cubana en lo que respecta a la libertad de expresión”.

“A principios de la década de 1960, Heberto Padilla era uno de los poetas cubanos más célebres a nivel internacional, también galardonado con reconocimientos nacionales. A su regreso de una larga estancia en la Unión Soviética, donde abrió la primera agencia de prensa cubana en Moscú y entabló amistad con poetas disidentes, Padilla cayó en desgracia por sus opiniones críticas. Fue detenido en 1971, recluido durante 36 días en la sede de la Seguridad del Estado y sometido a torturas psicológicas. Dos días después de su liberación, el 27 de abril de 1971, fue forzado por la Seguridad del Estado cubana a hacer una confesión pública en sede de la Unión de Artistas y Escritores de Cuba”, explica el comunicado.

Según publicó El Nuevo Herald, “La sombra de Padilla” es un proyecto del Movimiento San Isidro y el 27N, defensores del derecho de los artistas de la Isla a crear de manera independiente de las instituciones culturales.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Régimen de la Isla niega la entrada a artista cubanoamericana Coco Fusco

La artista cubanomaericana Coco Fusco no pudo entrara a la Isla. Foto el Nuevo Herald

MIAMI, Estados Unidos.- A la artista y profesora cubanoamericana Coco Fusco le fue negada una vez más la entrada a la isla este 10 de abril, cuando autoridades del régimen de La Habana no la dejaron pasar de la zona de inmigración del Aeropuerto José Martí, en la capital cubana, informó el Nuevo Herlad.

“No soy la primera intelectual con vínculos cercanos con Cuba que ha sido castigada por expresar mi punto de vista y abogar por más libertad de expresión. Esto se ha convertido en una triste rutina”, denunció Fusco, quien se proponía asistir a la 13 Bienal de La Habana, que comienza este 12 de abril.

La artista fue detenida por los funcionarios de seguridad del aeropuerto a su llegada, quienes, denunció a través de varios correos a medios de prensa, no le dieron “una razón para la inminente expulsión.”

En mayo del pasado año a Fusco tampoco la dejaron entrar a Cuba para asistir a la #00Bienal, un evento alternativo organizado por artistas que se han convertido en la imagen de las protestas en toda la Isla contra la cesura que institucionaliza el Decreto 349.

Ese mismo mes también le impidieron la entrada al artista y curador de Miami Gean Moreno, a quien mantuvieron detenido en el aeropuerto durante 10 horas, para luego obligarlo a regresar a Estados Unidos.

Es “trágica” la persistencia del gobierno cubano de “acosar a los artistas para silenciar un debate crítico sobre la cultura”, al mismo tiempo que las autoridades se proponen hacer creer a quienes visitan el país con motivo de la Bienal, que el único arte que existe en Cuba es el que exhibe el Estado, denunció la artista, según la nota del Herald.

“Ellos [el gobierno] también cuentan con la complicidad de aquellos artistas cubanos que callan para seguir siendo promovidos por el Estado. (…) ¿Desde cuándo las bienales de otros países arrestan a artistas que abren sus estudios a los visitantes o que celebran eventos paralelos?”, denunció la artista.

Coco Fusco, profesora de la Universidad de la Florida, nació en Estados Unidos, de padres cubanos, y viajaba a la isla con frecuencia desde hacía 34 años, hasta que, en 2017, en el mismo aeropuerto, las autoridades le preguntaron si tenía intenciones de visitar a Tania Bruguera, una artista de proyección internacional que reside en la Isla pero que es abiertamente crítica del gobierno cubano.