¿Es su voto altruista o interesado?

¿Es su voto altruista o interesado?

Limitar el poder del gobierno es necesario para mitigar los problemas de la votación egoísta, y también los excesos del voto sociotrópico

voto elecciones
Foto tomada de Internet

MONTANA, Estados Unidos.- En 2015, Jen Henderson, una estudiante universitaria de 23 años, resultó ser la única votante en una elección programada para aumentar el impuesto sobre las ventas. El caso de Jen Henderson y el Distrito de Mejoramiento de la Comunidad de Columbia, Missouri, es un caso divertido e ilustrativo de los valores altruistas y egoístas que intervienen cuando votamos.

En abril de ese año, el Consejo de la Ciudad de Columbia creó el Distrito de Mejoramiento de la Comunidad solicitado por un grupo de propietarios en una franja de 1.5 millas llamada “Business Loop 70”. Según la ley vigente, solo los votantes podrían establecer un impuesto sobre las ventas dentro de una jurisdicción, excepto si no hubiera votantes en ella, en cuyo caso el impuesto podría ser establecido por los propietarios de la jurisdicción.

Los propietarios ambicionaban un impuesto a las ventas para que los costos no recayeran sobre ellos sino sobre los compradores. Sin ese impuesto, los propietarios tendrían que asumir los gastos de desarrollo en la franja. En consecuencia, diseñaron un Distrito de Mejoramiento sin votantes registrados para poder imponer libremente un aumento de medio centavo al impuesto de las ventas.

Sin embargo, los propietarios no contaban con Jennifer Henderson, una estudiante que vivía en una residencia de la universidad dentro del distrito. Resultó que Henderson era la única votante del distrito con poder para promulgar o rechazar el impuesto sobre las ventas. Henderson no votaría por el impuesto señalando que afectaría negativamente a los residentes con bajos ingresos. Los propietarios intentaron que Henderson anulara su registro como votante. Cuando se negó, decidieron posponer la elección.

La mayoría (pero no todos) de los estudios sobre la motivación del votante concluyen que estos se comportan de manera similar a Jen Henderson, y no votan en función de sus estrechos intereses personales. Los científicos sociales llaman a este altruismo, votación “sociotrópica”. Los votantes sociotrópicos votan a favor de lo que perciben ser los intereses de la sociedad en su conjunto.

Sabemos que el comportamiento egoísta influye en la votación de algunos temas, como el control de armas y las políticas sobre fumar, pero los académicos están divididos sobre si predomina la votación sociotrópica frente a la egoísta. Sin embargo, está claro que una mayoría interesada puede infligir mayores costos a la minoría. Imagine esta ilustración tomada del erudito político Ilya Somin:

Considere una política que crea $ 100 de beneficios para cada persona en el 51 por ciento de la población a un costo de $ 200 para cada persona en el otro 49 por ciento de la población. En esta ilustración, el daño impuesto a la minoría ($ 200 x 49 = $ 9.800) es casi el doble que el beneficio para la mayoría ($ 100 x 51 = $ 5,100). Y, sin embargo, es probable que una mayoría interesada adopte esta política.

La duda subyacente es si el voto egoísta socava la democracia misma. ¿Requiere la democracia votantes altruistas? Es tentador responder que no, pero debemos tener en cuenta las consecuencias que impusieron los votantes en la era de Jim Crow en el Sur de Estados Unidos, los votantes en la Alemania antisemita de la República de Weimar, o los votantes en los países recientemente democratizados del mundo musulmán.

Si votamos por interés propio, se necesita restringir el alcance de los poderes del gobierno para evitar que una mayoría diseñe resultados políticos indeseables. Limitar el poder del gobierno es necesario para mitigar los problemas de la votación egoísta, y también los excesos del voto sociotrópico.

Lamentablemente, en los Estados Unidos solamente la rama ejecutiva del gobierno federal ha crecido a 15 departamentos a nivel de gabinete y 56 agencias reguladoras. El gasto total del gobierno representa más del 36 por ciento del Producto Interno Bruto de EE. UU.

Seguimos aumentando el alcance del gobierno y no me queda claro si esto se debe a que votamos sociotrópica o egoístamente. Pero, como F.A. Hayek nos recordó: “Aunque la democracia es probablemente la mejor forma de gobierno limitado, se vuelve en absurdo si se convierte en un gobierno ilimitado”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

José Azel

(Cuba, 1948): Llegó al exilio en Estados Unidos en 1961, con 13 años de edad. Fue profesor adjunto de Negocios Internacionales de la Escuela de Administración de Empresas de la Universidad de Miami. En la actualidad es catedrático del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami. Posee una maestría en Administración de Empresas y un doctorado en Relaciones Internacionales de la Universidad de Miami. Se especializa en análisis a profundidad de temas económicos, sociales y políticos cubanos, con especial énfasis en las estrategias a seguir en la Cuba post Castro. Es autor del libro Mañana en Cuba: El legado del castrismo y los retos para la transición. Pertenece a la Junta Directiva de CubaNet Noticias.

[fbcomments]