Policía desaloja barriada ilegal en Bayamo

Policía desaloja barriada ilegal en Bayamo

Alrededor de 100 pobladores habían ocupado un terreno abandonado de unas 2 hectáreas

Agente de la policía, previo a desalojo (foto del autor)
Agente de la policía, previo a desalojo (foto del autor)

BAYAMO, Cuba. – Alrededor de 100 pobladores bayameses habían ocupado a inicios de esta semana un terreno abandonado de más de 2 hectáreas, ubicado en el Reparto La Unión, Granma. Tres días después el gobierno reaccionó drásticamente, demoliendo la barriada.

Por convenio colectivo, estos pobladores habían marcado sendos solares de 10 por 20 metros, con cintas, estacas y alambres. Tuvieron la precaución de hacerlo en forma de manzanas rectangulares, dejando franjas para las calles, que atravesarían la Fabela (término con el que identificaron la zona ocupada).

Tres días duró la doble vigilancia que se inició al momento de la ‘ocupación’, por un lado los ‘propietarios’ cuidando su terreno, mientras sus familiares reunían materiales para hacer un rancho improvisado que luego mejorarían, y por otro lado una multitud de policías, agentes de la Seguridad del Estado y representantes del gobierno, para impedir la repentina aparición de una barriada ilegal.

El miércoles en la tarde comenzaron a armar las viviendas, aprovechando la escasa vigilancia de las autoridades y queriendo adelantar todo lo posible antes del amanecer. Un hormiguero humano cargando materiales ocupó el área y a la luz de los candiles comenzó la construcción. Poco a poco fueron armando la Fabela.

Fue entonces cuando, a las 4:00 am de ayer, una oleada de policías, funcionarios estatales y un equipo de apoyo para la demolición, llegó. Comenzaron a desmantelar todo, amenazando con detenciones y multas a quien hiciera resistencia. Las protestas fueron aplastadas a base de fuerza e intimidación.

Presencia de la policia durante la roturacion del terreno (foto del autor)
Presencia de la policia durante la roturacion del terreno (foto del autor)

“Todo se fue a bolina, todo lo que encontraron que sirviera para construir fue cargado en camiones que desaparecieron, llevándose el sudor y sacrificio de más de un centenar de familias que solo aspiraban a tener una vivienda lo más modesta posible”, dijo Rubén, testigo de la demolición.

Xiomara, una de las afectadas, de 20 años y madre de dos pequeños, nos comentó: “No tuvieron contemplación ni con las mujeres que estaban allí pasando una mala noche. Pero esto no se acaba aquí, si no es allí, va a ser en otro lado. Van a tener que arar todo el marabú de los alrededores, porque de que armamos otro asentamiento, lo armamos”.

El terreno en litigio perteneció por años a un organopónico y luego a un usufructuario, pero ambos fracasaron por escasa fertilidad del mismo y la salinidad del agua, quedando en lo adelante como un área yerma donde el marabú y la maleza robaron terreno.

Luego de casi tres años de abandono, ayer ocurrió un milagro. Diez horas después de la demolición, esa tierra se encontraba arada y lista para la siembra. Fue custodiada por más de 50 policías, agentes gubernamentales y patrullas, mientras tractores y roturadoras laboraban el terreno.

[fbcomments]