Ola represiva contra activistas por los 500 años de La Habana

Ola represiva contra activistas por los 500 años de La Habana

Mientras la cúpula del régimen celebraba el aniversario de la ciudad, más de una veintena de periodistas y activistas permanecieron sitiados por la Seguridad del Estado

Cuba; Represión; Régimen cubano;
Operativo policial en la casa de Iliana Hernández (Foto: Cortesía de la autora)

LA HABANA, Cuba. – Mientras la cúpula castrocomunista y parte del pueblo, oportunista e ignorante, celebraba la primera visita oficial de los reyes de España a Cuba y los 500 años de La Habana, más de una veintena de periodistas y activistas Derechos Humanos de la capital permanecimos varios días sitiados en nuestras casas por la Seguridad del Estado cubana.

Algunos de ellos fueron Jorge Olivera, Nancy Alfaya, Yoani Sánchez, Reinaldo Escobar, Luz Escobar, Marthadela Tamayo, Osvaldo Navarro, Iliana Hernández y Dunia Figueredo.

Todos han denunciado la represión y las amenazas en sus redes sociales. Algunos fueron cercados desde la llegada de los reyes de España, el 11 de noviembre; otros a raíz de las actividades por los 500 años de La Habana.

Nos percatamos de esta prohibición de salida al salir a la calle. Los agentes nos interceptaban y nos lo comunicaban verbalmente, es decir, no mediaba documento legal alguno. La amenaza era que, si no acatábamos la orden, seríamos detenidos. El cerco se mantuvo desde las 6 de la mañana hasta las 6 de la tarde, durante varios días.

Al ser esta una arbitraria decisión de la Seguridad del Estado, se viola el Artículo 94 de la Constitución cubana, el cual establece: “Toda persona, como garantía de su seguridad jurídica, disfruta de un debido proceso tanto en el ámbito judicial como en el administrativo y, en consecuencia, goza de los derechos siguientes: e) no ser privada de sus derechos sino por resolución fundada de autoridad competente o sentencia firme del tribunal”.

Asimismo, los agentes apostados a las afueras de nuestras viviendas incurren en un delito llamado coacción, tipificado en el Código Penal (Artículo 286), el cual estipula que el que por otros medios impida a otro hacer lo que la ley no prohíbe o a ejercer sus derechos es sancionado con privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas.

En el caso de Zuleidis Lisbeth Pérez Velázquez, defensora de los derechos de la mujer, fue detenida el sábado en la tarde en la terminal de ómnibus de Holguín, cuando se disponía a trasladarse a La Habana para cuidar a su madre enferma. Le robaron su dinero y la liberaron unas cuatro horas después en una carretera desolada.

Para Iliana Hernández, esta violencia “es una muestra de que el pueblo cubano no está con el PCC (Partido Comunista de Cuba), solo se mantienen en el poder por la fuerza y como cobardes que son no se atreven a medirse en igualdad de condiciones con sus adversarios políticos”.

El periodista independiente Reinaldo Escobar aseguró en su cuenta de Facebook que resulta contraproducente “que las máximas autoridades del país celebren de manera oficial el 500 aniversario de un momento de la colonización de Cuba por España y sigan negándose a conmemorar, como es debido, la fecha del 20 de mayo, que dio por terminada la dominación española sobre la Isla”.

Por su parte, Félix Navarro, Presidente del Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel, expuso: “Lo que tenemos que hacer, hermanos cubanos, es reclamar nuestros derechos haciendo una denuncia ante un tribunal. Si lo hacemos, hasta presos pudiesen ir estos miembros de la policía política que se ríen del esfuerzo de los legisladores cubanos, ya que ninguno aplica lo establecido en las leyes comunistas, que son pésimas, pero que se convierten en letra muerta en las manos de estos abusadores de poder”.

Las Damas de Blanco fueron una vez más cercadas, golpeadas y arrestadas el domingo cuando salían a las calles a protestar pacíficamente por la libertad de los presos políticos.

La activista por los derechos de la mujer y fundadora de las Damas de Blanco, Nancy Alfaya denuncia la escalada represiva del régimen a partir del mes de septiembre en que varias féminas y organizaciones lanzaron la Campaña #UnidasPorNuestrosDerechos. La misma pretendía visibilizar y erradicar la violencia política contra las mujeres cubanas.

“Hemos sido fuertemente reprimidas, con acoso, detenciones arbitrarias, arrestos, multas, prohibiciones de salida del país y cercos en nuestros hogares. Esta es la respuesta que tiene el sistema dictatorial para los que hemos decidido ser defensores de las libertades y derechos fundamentales de los ciudadanos cubanos”.

Además de las mujeres disidentes, los escritores y artistas han estado en la lista negra de la dictadura. A Jorge Olivera, escritor y Presidente del Club de Escritores y Artistas de Cuba (CEAC), los sicarios le advirtieron que no permitirían ninguna actividad de la organización. Lo mismo ha sucedido con los promotores del Movimiento San Isidro y Demóngeles. El viernes último, por decimosexta vez en un año, Luis Manuel Otero Alcántara fue detenido a la salida de un encuentro de arte independiente. Según sus captores, al artista no le está permitido salir de noche, por una causa de “desorden público” que tiene en su contra.

Evidentemente, pese a todos los festejos por el medio siglo de La Habana, como bien describiera el escritor y periodista Jorge Ángel Pérez, “el maquillaje no esconde la agonía”. Ciudad maravilla, pero más aún, ciudad sometida, reprimida, la capital de la miseria, la desolación y la tristeza que ha impuesto el castrocomunismo por más de 60 años.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]