Familia santiaguera denuncia indiferencia del régimen ante su situación de pobreza

Familia santiaguera denuncia indiferencia del régimen ante su situación de pobreza

“Con el paso del Huracán Sandy, en 2012, mi casa sufrió un derrumbe total (…) Ni Vivienda, ni la Delegada de la zona han hecho algo por nosotros”

SANTIAGO DE CUBA, Cuba. – La ciudadana Teresa Caballero Romero, madre de familia y ama de casa, denunció la pésima situación en que vive junto a su familia desde hace varios años. Romero se ha quejado de la falta de interés del Gobierno de Cuba para brindarle ayuda.

“Con el paso del Huracán Sandy, en 2012, mi casa sufrió un derrumbe total y pese a que mi esposo y yo nos hemos dirigidos a distintos organismo de la ciudad de Santiago de Cuba, la ayuda se ha quedado en papeles y promesas. Ni Vivienda, ni la Delegada de la zona han hecho algo por nosotros.”

El caso de esta familia es sumamente crítico, su esposo, padre de sus dos niñas menores de edad, es un vendedor del Mercado negro y los ingresos que obtiene son extremadamente bajos para autogestionar por sí solo los materiales de construcción necesarios para levantar su hogar y mejorar las condiciones de vida de su familia.

Una de las hijas del matrimonio, Carla Rafaela Betancourt Caballero, quien tan solo cuenta con 16 años de edad, dio a luz el pasado 19 de octubre. El padre del bebé, quien también es un adolescente, actualmente está pasando el Servicio Militar obligatorio y no desempeña ningún tipo de actividad económica que ayude con la manutención de la cría. Los padres de ambos jóvenes son los que asumen los gastos.

Un informe publicado en 2018, la Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río calificó de alarmante el continuo incremento de la fecundidad en adolescentes cubanas en los últimos años, transitando desde 44.9 nacimientos por cada mil mujeres entre 15 y 19 años en el 2005, hasta 54,8 en el 2013. Es un problema mundial y Cuba no escapa a ello.

Teresa también comentó que hasta hace unos días, antes de que le regalaran un pequeño catre donde ahora descansa el niño, su hija dormía con el recién nacido en un colchón en el suelo.

“El recurso con el que contábamos solo nos alcanzó para la compra de la canastilla que vende el Estado, pero no para adquirir la cuna.”

“Meses antes del parto, funcionarios del Programa de Atención Materno Infantil de Cuba (PAMI), se presentaron en la casa, documentaron el caso y dijeron que, en vista de que las condiciones en que vivimos no eran las óptimas para el bebé, ellos iban a proporcionar una ayuda para mejorar las mismas. Pero hasta el momento no han vuelto a venir”, expresa el padre de la adolescente.

Según un reciente estudio realizado por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), más de la mitad de los hogares cubanos (55,4%) ingresa menos de 100 dólares al mes, y aproximadamente un millón de ellos sobrevive con tan solo un dólar diario o menos.

Antes de que le regalaran un pequeño catre, la hija de Teresa dormía con su bebé recién nacido en un colchón (Foto del autor)

La familia considera que no cuenta con las condiciones necesarias para vivir dignamente, y pese a sus esfuerzos por obtener alguna ayuda del Estado, este les ha dado la espalda.  El Gobierno de Cuba presume de contar con uno de los mejores sistemas de Seguridad Social del mundo, pero casos  como el de esta familia contradicen la propaganda del sistema cubano.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]