Testimonio de otro abuso contra un opositor cubano

Testimonio de otro abuso contra un opositor cubano

Yohanny Beltrán fue llevado a una locación desconocida y le apuntaron con un arma

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=pDCYkU3edWg[/youtube]

 

GUANTÁNAMO, Cuba.- En horas de la tarde de ayer martes 4 de julio fueron puestos en libertad los miembros de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), Rafael Fuentes Cremé y Yohanny Beltrán Gamboa.

Beltrán Gamboa contactó con CubaNet en horas de la mañana de este miércoles y pidió que se dejara constancia de su testimonio:

“El pasado sábado fuimos detenidos por agentes de la Seguridad del Estado cuando íbamos a Santiago de Cuba. En el operativo, dirigido por el oficial Sergio, no se nos enseñó ninguna orden de detención ni se nos informó la causa por la cual fuimos detenidos de forma ilegal por lo que responsabilizo a la Fiscalía Provincial de Guantánamo, específicamente a la fiscal que se presentó ante mi esposa y el opositor pacífico Henry Couto Guzmán como Asley, pues conoció de estos hechos y no hizo nada para que se restableciera la legalidad”.

“Desde la autopista me llevaron para la Unidad Provincial de Delitos contra la Seguridad del Estado, donde la instructora Diosnoris Abad me informó que estaba acusado por la presunta comisión de un delito de Difusión de Noticias Falsas contra la Paz Internacional”.

Según Beltrán Gamboa, lo sacaron de la celda sobre las 11:00 a.m. de este martes, 4 de julio. La misma instructora le dijo que firmara la constancia de entrega de sus pertenencias, que lo iban a poner en libertad. Pero según él, eso no ocurrió:

“Me montaron en el carro patrullero 612. Delante iban dos policías y detrás, acompañándome, un joven oficial de la Seguridad del Estado. El auto atravesó la ciudad de Guantánamo en dirección al Este a gran velocidad. Cuando vi que estábamos saliendo de Guantánamo pregunté a dónde me llevaban pero me respondieron que me callara. Pasamos por la zona de Acueducto y las playas de Yateritas y Tortuguilla hasta que el auto se detuvo en la zona conocida por el Bate Bate, lugar deshabitado, rodeado de diente de perro y montañas. Allí había un Lada rojo, cuya chapa es la número B 102 976. Me sacaron del auto y uno de los policías me dijo que estaba en libertad. De inmediato los oficiales Kevin, Orbis y Yunier me esposaron con las manos en la espalda, me vendaron los ojos con un paño con olor a gasolina y me hicieron entrar al auto donde bajaron mi cabeza a la fuerza”.

Según nos declaró el coordinador de la UNPACU en Guantánamo, les pidió a los oficiales que le aflojaran un poco la venda pues casi no podía respirar y el chofer intercedió a su favor. Le quitaron las esposas, le colocaron las manos al frente del cuerpo y volvieron a esposarlo. En un descuido de los guardias Yohanny se subió la venda y gritó pidiendo auxilio a los pasajeros de un taxi de turismo y a un jeep estatal pero ambos vehículos continuaron la marcha.

El señor Orleidi Isalgué Mulgado, conocido como Mario, recibió los números de dos teléfonos de la Seguridad para que informara sobre Beltrán Gamboa (Cortesía)

“Entonces el Lada rojo paró. Kevin, Orbis y Yunior se abalanzaron contra mí y me entraron a golpes. Lograron ponerme la venda y volvieron a bajar mi cabeza casi hasta el nivel del piso del carro. Sentí que reiniciábamos la marcha y que un poco después abandonábamos la carretera para entrar en un camino irregular, posiblemente un terraplén. Poco después me sacaron del carro y me hicieron entrar en un lugar. Me quitaron la venda y pude ver que estaba en una casa de madera y techo de guano que tenía las ventanas clausuradas desde adentro. Allí estaban varios oficiales de la seguridad con dos jabas de nylon llenas de cervezas Cacique. Me invitaron a tomar y no acepté. Entonces Sergio me dijo que me habían llevado hasta allí para grabarme un video en el que tenía que decir lo que sabía sobre la campaña #Otro18, el Proyecto Colibrí y Eyes on Cuba. También querían que les diera información sobre la visita que Jean Pierre, coordinador del Proyecto Colibrí, había hecho recientemente a Guantánamo”.

La fuente expresó a CubaNet que ante su negativa volvieron a vendarle los ojos y en cinco ocasiones lo apretaron fuertemente por el tórax y el cuello y llegaron a ponerle el cañón de una pistola sobre la nuca para que aceptara colaborar.

“En una de esas ocasiones me dijeron que me iban a soltar para que pensara la propuesta que me estaban haciendo, que estaban cansados de darme consejos, pero que lo pensara muy bien porque si me negaba iban a volver a detenerme y a liberarme dentro de la zona minada de la Base Naval de Guantánamo, para que explotara una mina y pareciera que estaba tratando de irme ilegalmente del país. Me dieron el número del teléfono, 21 30 35 00, que pertenece al oficial Kevin, pero les dije que no iba a pactar nada con ellos, que en otro momento podríamos hablar pero no así. Entonces uno de ellos me dijo que Cuba no era Venezuela y que si quería denunciar lo ocurrido que lo hiciera porque nadie me iba a creer. Volvieron a taparme los ojos y me montaron en el auto. Me soltaron cerca de Guantánamo, frente a la Unidad Militar 2545”.

comments