A Manolo lo castigaron por ser hijo de opositores

A Manolo lo castigaron por ser hijo de opositores

El joven Manolo Ocaña Guevara fue notificado que no podría participar en los juegos nacionales de rugby en la República Dominicana pues no está vinculado socialmente a los CDR y sus padres abandonaron el país como refugiados políticos

Manolo después de una competencia (foto del autor)
Manolo después de una competencia (foto del autor)

BAYAMO, Cuba. – El joven Manolo Ocaña Guevara fue notificado durante la semana anterior por la comisión nacional de Rugby que no podría participar en un evento de este deporte, a celebrarse en la República Dominicana, pues no está vinculado socialmente a los CDR [Comité Defensa de la Revolución] y sus padres abandonaron el país como refugiados políticos.

Según sus vecinos y amigos, Manolo, un joven jugador de rugby de 21 años, ha recibido reconocimientos del equipo provincial por destacar en este deporte. Es un joven tranquilo, por lo que no se entiende como alguien pudo dar una evaluación negativa en el barrio sobre él.

Miguel Fonseca, amigo y vecino, comenta: “Todos sus amigos nos reunimos en cuanto supimos la noticia. Lo que se cometió con Manolo es una injusticia, pues es muy duro luchar para ser bueno en el deporte que le gusta y al final que lo crucifiquen.”

Aun así, Manolo le ratificó a sus amigos: “Yo jamás renunciaré a mis padres  y tampoco voy a pertenecer a ninguna organización gubernamental. Mucho menos saldré a las calles a darle golpes a los opositores, pues eso es lo que tienen que hacer muchos deportista para poder salir de misión. Yo no soy político, soy un deportista.”

Manolo comentó además que el respetaba a sus padres y sus principios cristianos. Argumentó que aunque el destino no permitió que el saliera junto con ellos,  espera algún día volverlos a ver pues jamás claudicará los principios que le enseñaron.

Equipo de rugby en el que participa Manolo (foto del autor)
Equipo de rugby en el que participa Manolo (foto del autor)

Viana Gonzales, vecina de alado de la casa de Manolo, nos comenta: “Es cierto que él no pertenece al CDR pero me parece que no es obligado pertenecer a organizaciones de masa.” Sus amigos y vecinos del barrio creen que solo la presidenta del CDR lo pudo “chivatear” pues él tiene excelente trato con el resto de la gente en el barrio. La presidenta de los CDR –Irene- tenía muy malas relaciones con los padres de Manolo por ser estos últimos opositores.

“Por eso yo hace dos años no pertenezco al CDR pues eso solo sirve para ‘echar a fajar’ a unos con otros. Cuando vienen los teléfonos por los CDR, un artículo de necesidad, o necesitas encontrar un buen trabajo si tú le caes mal a la presidenta por pensar distinto, ella te valora de contrarevolucionario. Están pendiente de lo que tú haces, como y de que vives. Para colmo hay que pagar una cuota todos los meses obligatoriamente”, agregó Faustino Gudín Salmo, vecino del barrio.

[fbcomments]