El trabajo por cuenta propia y la eterna restricción estatal

El trabajo por cuenta propia y la eterna restricción estatal

La liberación del trabajo privado y el respeto a las ganancias acumuladas, con un cuerpo legal de largo alcance, resulta vital para el desarrollo económico del país

TCP estatal trabajo por cuenta propia
Foto archivo

LA HABANA, CUBA.- Los negocios privados, flotadores de la economía cubana desde la autorización del Trabajo por Cuenta Propia (TCP) al comienzo del Período Especial, continúan sin un cuerpo legal sobre el reconocimiento de las formas del sector no estatal, incluidas las micro, pequeñas y medianas empresas, su personalidad jurídica, las obligaciones de las entidades estatales en el cumplimiento de los contratos y pagos, las prerrogativas de las administraciones territoriales y otras cuestiones.

Los profesionales universitarios y técnicos solo pueden trabajar para el Estado. El general Raúl Castro definió al sector no estatal como facilitador para la construcción del socialismo, en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) en 2011, y reconoció la existencia de facto de micro, pequeñas y medianas empresas (MPYME) en el VII Congreso de 2016. El presidente Díaz-Canel, en julio pasado, reiteró el perfeccionamiento del sector no estatal, con prioridad inmediata en la ampliación del TCP para quitarle trabas.

La Constitución de 2019 reconoció la propiedad privada, al cabo de 60 años, con un papel complementario en la economía estatal, pero el Lineamiento del Partido Comunista No. 4 establece que no se permitirá la concentración de la propiedad, y la riqueza material y financiera, en personas naturales o jurídicas no estatales. Este escabroso asunto demanda eliminación, posiblemente en el IX Congreso del PCC en 2021.

Entretanto, sorpresa y confusión causó el anuncio sobre la eliminación del listado de actividades permitidas en el TCP, hecho por la Ministra de Trabajo y Seguridad Social en el programa Mesa Redonda de la televisión, el 6 de agosto. Sin embargo, no mencionó la autorización a ejercer las profesiones actualmente prohibidas. Al precisar que “el alcance de la actividad del TCP la tiene que poner el interesado (…) tiene que ser una actividad de carácter lícito y con materias primas de procedencia lícita”, Marta Elena Feitó englobó el ejercicio permitido con la utilización de materias primas y la comercialización. Actualmente, el desabastecimiento de productos ha incrementado el acaparamiento, la venta ilegal y el robo, con lo que pudiera justificarse el control sobre el TCP.

La ministra expresó que se han dado pasos y agrupado actividades, pero todavía ese listado es detallado y con alcance preestablecido limitado, lo que “no propicia el desarrollo de la creatividad nata de los cubanos”. ¡Por fin se dieron cuenta que las “trabas” impiden la creatividad innata de los cubanos, que son exitosos en cualquier país menos en el propio! El propósito es fomentar el uso racional de los recursos laborales, en particular de la fuerza de trabajo calificada, y flexibilizar los mecanismos de contratación, dijo.

Siguiendo la formulación de Díaz-Canel, Feitó expresó que la etapa COVID-19 ha sido vital, pues demostró las posibilidades de trabajo combinado de los científicos, la industria y los TCP, que hicieron mascarillas, respiradores artificiales y otros aditamentos. También anunció que está sometiendo a valoración con otros ministros algunos proyectos recibidos para sustituir importaciones, así como la creación de una ventanilla única para agilizar los trámites de las licencias.

La importación y la exportación por las formas no estatales, mediante las empresas de Comercio Exterior, reciben impulso debido a la necesidad de mover la moneda libremente convertible (MLC) de los emprendedores privados, y liberar al Estado de importaciones, a tenor de las medidas anunciadas por el presidente y los estudios de factibilidades realizados por el MINCEX en todo el país.

Las Cooperativas de Producción No Agropecuarias serán fomentadas, fundamentalmente en la construcción y el turismo, según René Mesa Villafaña, ministro de la Construcción, y Antonio Rodríguez, presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, durante Mesas Redondas de la televisión cubana a comienzos de agosto.

El ministro expuso que las cooperativas no agropecuarias tienen que inscribirse en el Registro de Constructores, a fin de poner en igualdad de condiciones a todos los actores económicos, pues registrarse y demostrar la capacidad permite a las organizaciones contratistas elegir el mejor, porque va a haber diferentes actores y competencia. Los actores tienen que definir el mejor, responsabilidad, precio, calidad, terminación, ejecución y experticia, dijo.

Por su parte, Antonio Rodríguez mencionó las alianzas entre empresas del sector hidráulico y el TCP para la producción agropecuaria, con administración conjunta y beneficios compartidos, que permitan a los productores privados financiarse en Moneda Libremente Convertible. Ejemplificó con la colaboración en las tuberías de PEAD (polietileno de alta densidad), accesorios y equipos hidráulicos, para incrementar el riego y otras producciones a través de la empresa GELMA del Ministerio de la Agricultura, los campesinos y las cooperativas agropecuarias. También están preparando para arrendar 79 presas con bajo aprovechamiento, de las cuales ya tienen 50 listas para riego y cría intensiva de peces, y hay unas 600 microempresas del MINAG y 100 de AZCUBA.  Además, procuran fortalecer el tiro de agua mediante pipas en lugares seleccionados, a través de  contratos directos con el TCP sin intermediación de las cooperativas agropecuarias.

En entrevista con el semanario Trabajadores, el 14 de agosto de 2017, Marta Elena Feitó, entonces viceministra primera, dijo que la Resolución No. 22/2017 del MTSS, con nuevas disposiciones sobre la actividad no estatal, era parte del proceso de perfeccionamiento continuo. Un conjunto de normas con la definición de los organismos de la Administración Central del Estado y entidades nacionales rectoras, y el establecimiento de sus responsabilidades a nivel nacional, provincial y municipal (Decreto Ley 356/2018) se aprobó en diciembre de 2018. También volvieron a autorizar 26 de las 27 actividades que estaban suspendidas durante más de un año.

La liberación del trabajo privado y el respeto a las ganancias acumuladas, con un cuerpo legal de largo alcance, resulta vital para el desarrollo económico del país y el mejoramiento de la situación precaria de los cubanos.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Acerca del Autor

Miriam Leiva

Miriam Leiva

Miriam Leiva, Villa Clara, 1947. Periodista independiente desde 1995. Vicepresidenta de Sociedad de Periodistas Manuel Márquez Sterling. Miembro fundadora de Damas de Blanco en marzo de 2003. Diplomática, profesora invitada del Instituto Superior de Relaciones Internacionales. Funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores, del cual fue expulsada en 1992. Actualmente mantiene el blog Reconciliacion Cubana www.reconciliacioncubana.com Traductora y profesora de inglés e-mail: [email protected] http://blogs.cope.es/desdecuba/

[fbcomments]