Editorial: Quiñones está fuera de la cárcel, pero no podemos conformarnos

Editorial: Quiñones está fuera de la cárcel, pero no podemos conformarnos

La dictadura lo escogió para atemorizar a los periodistas independientes. Como no han conseguido su propósito, cualquiera pudiera  ser la próxima víctima

cuba quiñones roberto cárcel prisión preso político periodista independiente cubanet
Roberto Quiñones en su hogar en Guantánamo, luego de ser liberado este viernes 4 de septiembre (foto: CubaNet)

LA HABANA, Cuba. – En la mañana de hoy, 4 de septiembre, el régimen castrista puso en libertad al abogado, poeta y periodista guantanamero Roberto de Jesús Quiñones Haces.

Quiñones cumplió completa la condena de un año de prisión que le impusieron en septiembre de 2019, en una farsa judicial sin garantías, amañada de punta a cabo por la Seguridad del Estado.

Lo acusaron a él, que es un hombre pacífico, de resistirse al arresto cuando intentaba cubrir en Guantánamo, el juicio contra un matrimonio de religiosos. A pesar de que pudo probar que fue agredido y golpeado por los policías que lo arrestaron, sentenciaron que las lesiones que presentaba fueron autoinfligidas.

Desde meses antes de ser procesado y encarcelado, Quiñones era amenazado y acosado por la policía política, que no le permitía salir de Guantánamo, ni siquiera para visitar en Cienfuegos a su padre moribundo.

El empeño represivo no paró hasta que el 11 de septiembre del pasado año consiguieron meterlo en la cárcel.

El régimen, soberbio y cruel, hizo caso omiso de las peticiones de personalidades y organismos internacionales para que liberaran a Quiñones. Ni siquiera cuando su vida pudo correr peligro por la epidemia de la COVID-19. No lo liberaron hasta que cumplió su condena.

Sus colegas de CubaNet y de la prensa independiente en general nos alegramos de que Quiñones esté fuera de la cárcel y le deseamos que se recupere pronto de las secuelas a su salud que le dejó el encierro y los maltratos a que estuvo sometido. Pero no podemos conformamos con eso.

Quiñones, un intelectual, un hombre digno y decente, nunca debió ir a prisión. La dictadura lo escogió y se ensañó con él, para dar un escarmiento, atemorizar y callar o forzar al exilio a los periodistas independientes. Como no han conseguido su propósito, cualquiera pudiera ser la próxima víctima.

No estaremos satisfechos y no cejaremos hasta que hechos como este encarcelamiento injusto no se repitan. Hasta que en Cuba haya garantías para ejercer, sin temor a represalias, el periodismo. Hasta que despenalicen la disidencia. Hasta que haya libertad de prensa y de expresión. Y si no es pedir demasiado, hasta que regrese la democracia.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Acerca del Autor

CubaNet

CubaNet

Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994

[fbcomments]