Delia Otero quiere justicia y paz para su hijo muerto

Delia Otero quiere justicia y paz para su hijo muerto

El 23 de enero se cumplieron dos años de la muerte de Reidel García Otero y su madre sigue exigiendo justicia

Delia Otero, madre de Reidel García Otero (Foto de la autora)

LA HABANA, Cuba. – El 23 de enero se cumplieron dos años de la muerte en la prisión de Valle Grande de Reidel García Otero. Su madre, Delia Otero, no desiste y sigue exigiendo justicia.

“Yo vivo presa poniéndole velas a mi hijo”. Así, intenta cuidarlo “como no lo hicieron ellos allá adentro”, dice entre lágrimas.

García Otero fue preso porque “hizo unos trabajos de carpintería por fuera”, dice Delia, que habla como si su hijo aún viviera.

“Él estudió contabilidad en la escuela Amistad Cubano-soviético y trabajó desde los 18 años en la carpintería militar la Gaspar de la Yuri. De nada le sirvieron los avales de buena conducta que dieran el director de la UBFECP y de la sección sindical donde trabajaba”.

A Reidel García lo encarcelaron y su proceso de investigación requería que fuera “metido en celda de castigo en 100 y Aldabó por cuatro días”.

El lunes 15 de enero de 2017 Reidel debía llamar y Delia tuvo un mal presentimiento. Finalmente, no llamó y ella nunca más volvió a escuchar su voz. El 19 de enero lo ingresaron en el hospital La Covadonga con “15 de presión, con los pies cianóticos, con un paro respiratorio, en coma, entubado, ventilado, con un shock séptico extremadamente crítico”, hasta que falleció, el 23 de enero, a las 2 y 35 de la madrugada, tras cinco paros respiratorios y con manos, pies y orejas necrosados. Los médicos de la prisión le habían diagnosticado catarro.

Desde entonces, Delia Otero no ha parado de llorar, pero tampoco de denunciar el hecho.

La primera respuesta tardó un año en llegar: “el caso no procedía”. Le dijeron que “la muerte de Reidel parece que es una cosa común y nunca les pasa nada”, y esta madre no tiene mucha conciencia de lo que dice, pero los reportes no oficiales de reclusos que mueren en la prisión de Valle Grande son alarmantes y todos quedan silenciados y sin justicia.

Entonces, presentó un nuevo escrito que envió “a Díaz-Canel, a Raúl, a la fiscal de la República, al Ministro del Interior” y crearon una comisión que, según le dijeron, “haría una investigación más profunda”.

Luego de otro año dicen que “el proceso de investigación se dio por terminado el 24 de junio, pero aún no me dan respuesta de nada”, explica Delia. Ella está convencida de que la han escuchado gracias a las denuncias que ha hecho a través de CubaNet.

“Mira que me han dicho que no dé más entrevistas, que hay que confiar”, pero ella no quiere ni el silencio de las autoridades ni que le digan una vez más que “aplicaron medidas administrativas” por el asesinato de su hijo.

“La comisión que investiga su muerte está conformada por el coronel Héctor Méndez, por un fiscal, un perito y por muchos más que no sé quiénes son. Dicen que fueron a Valle Grande, que entrevistaron a mucha gente, pero que tienen que esperar por la determinación del Ministro del Interior y del fiscal general, que sale de vacaciones ahora”.

Para consolarla, quizás, le han dicho que “el presidente está interesado en su caso”.

Delia Otero no entiende qué esperan o cuánto tiene que esperar ella. ¿Otro año? ¿Veinte años? Si los nombres de los responsables y los hechos están muy claros. Y menciona dos: “la doctora Ileana Bethan Morales, que dijo que Reinel solo tenía catarro, mientras se lo llevaban por detrás en una guasabita, y el de Jorge Mario González Fleites, que le recetó Metocarbamol, un relajante muscular, y vitaminas B11 y B12 en días alternos”. Estos nombres los ha dado en cada una de sus denuncias.

La última vez que se entrevistó con la comisión llevó unos análisis que se hizo su hijo en marzo de 2017, seis meses antes de entrar a Valle Grande. Los resultados fueron los “de un muchacho de perfecta salud”.

Resultados de los análisis que demuestran que su hijo estaba saludable (Foto de la autora)

Según Otero, ya tenían en su poder la declaración del preso Darién Cuesta del Valle afirmando que, pese a que a Reidel le habían diagnosticado “un catarro”, se quejaba de “mucho dolor de cabeza y falta de aire” y que habían notado “que tenía una coloración en la piel amarilla”. Además, también había entregado copia de las recetas, las fotos de los medicamentos que nunca le dieron y donde falta una Azitromicina de 500.

“¿Tú crees que una persona casi muerta se puede tomar una pastilla por sus medios?”, pregunta Delia.

“No puedo desistir –repite-, lo que yo viví fue muy fuerte porque yo estaba en Valle Grande cuando se lo llevaron y no pude verlo. Cuando lo toqué después, en el hospital, estaba frío, ya estaba muerto”.

“No lo pude vestir porque si venía para la casa a buscar ropa el otro se daba cuenta y perdía a los dos. Mis hijos son jimaguas. Al otro lo tuve que sacar a rastras del hospital. Yo los concebí con mucho trabajo porque pensé que no podría tenerlos. El que me queda, después de la muerte de su hermano, no tiene vida. Ellos me mataron al más noble de los dos, al que ayudaba a todo el mundo”, explica la mujer.

Últimas notas que recibió de su hijo (Foto de la autora)

Pese a los duros recuerdos de aquella tragedia, ella no piensa desistir. “Si lo hago, me muero, ya les dije que me tendrían que matar, porque quiero justicia”, comenta Delia entre lágrimas, pero con la determinación de las madres que no se rinden si se trata de que sus hijos tengan un poco de paz.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]