“Están esperando a que pongamos el muerto”

“Están esperando a que pongamos el muerto”

“El sueño de poder arreglar mi casa está más lejos, porque el gobierno, ese que dice que en Cuba nadie queda desamparado, alega que no hay solución”

LA HABANA, Cuba. – “Están esperando a que pongamos el muerto para entonces buscar una posible solución, así es como siempre hacen”, alertaron dos familias que residen en un edificio en la Habana Vieja en peligro de derrumbe. Sobre el caso, el gobierno asegura no tener una solución.

Desde 2012, año en que se produjo el primer derrumbe parcial del inmueble ubicado en la calle Vives número 59 entre Suarez y Revillagigedo, los vecinos comenzaron hacer gestiones ante las instituciones encargadas de la situación, pero las mismas, hasta la fecha, nunca se han interesado en dar solución al caso ante el inminente peligro.

“Se ha ido al Consejo de Estado en más de cuatro o cinco ocasiones y la respuesta que han dado ha sido que ellos están solo para decirnos los lugares donde tenemos que ir, pero que ellos no estaban para resolver ninguna situación de este tipo”, denunció Ismir Pérez Hurtado.

La misma dijo a CubaNet que también se reunió con el presidente del gobierno de Habana Vieja, quién le notificó que la situación sería resuelta, algo que nunca se cumplió.

“Quedaron en resolver la situación. Prometieron darle albergue a la vecina para poder demoler la parte de arriba, que está totalmente destruida, para luego arreglar la de abajo, pero después resultó que retrocedieron  diciendo que no tenían capacidad de albergue y que para nuestra situación no había solución”, apuntó.

Pérez Hurtado alega además que en varias ocasiones se ha reunido con  la presidenta de la construcción del municipio, llamada Marlén, a la cual ha alertado sobre el peligro que corren sus vidas ante el posible desplome del inmueble. Sin embargo, la respuesta sigue siendo la misma: “no tenemos solución para su caso”.

De 2012 a la fecha la edificación ha sufrido tres derrumbes parciales y, según el dictamen técnico emitido por arquitectos de la comunidad, la vida de los residentes corre peligro ante el posible derrumbe total del inmueble.

“Ya no tenemos a donde ir. Ese sueño de poder  arreglar mi casa cada vez está más lejos, porque el gobierno, ese que dice que en Cuba nadie queda desamparado, alega que no hay solución, así de simple. Pero cuando haya un muerto entonces veremos quién pagará”, afirmó.

Franklin Domínguez Sierra, por su parte explica, que ya no saben a quién quejarse para evitar que ocurra un desenlace fatal, ya que en cualquier momento la edificación se viene abajo.

“Cuando hay un muerto entonces quieren justificar las cosas y por qué si estamos a tiempo de evitar eso, y se están haciendo fabricaciones por otros lugares y aquí nadie viene a buscar nada. Incluso, se cayó el techo de la vecina y si ella no busca quién le saca los escombros todavía estuvieran ahí, porque aquí no vino nadie a buscar nada. Entonces ¿de qué estamos hablando? ¿Quién pone la solución? ¿Ante quién hay que quejarse?”, preguntó.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]