Osmani y Gente de Zona, el escenario es de Raúl, pero por qué cantan allí

Osmani y Gente de Zona, el escenario es de Raúl, pero por qué cantan allí

¿Cómo te las arreglas tú para que Raúl te permita cantar en su escenario?

Gente D Zona durante una gala de premios Billboard (Telemundo)

MIAMI, Estados Unidos.- Muchas fuentes antiguas y modernas, por intenciones poéticas o científicas (en caso de que ambas no sean lo mismo), hablan de cómo el vuelo de una mariposa genera acontecimientos imprevisibles en la distancia y el tiempo.

Tomemos, por ejemplo, los acontecimientos desatados en Miami a partir de que el nieto-escolta de Raúl Castro subiera al escenario de Gente de Zona en La Habana. Primero, surge la propuesta de retirarle a Gente de Zona las llaves de la Ciudad de Miami concedidas por una enfática y a todas luces irresponsable recomendación de Univisión. Luego, el reguetonero Osmani García protesta por semejante “cacería de brujas” en sucesivos videos que provocan la furia del exilio. Este tipo de catarsis acaba por revelar un escándalo de la conciencia nacional.

Soez y beodo, Osmani nos ofreció en esos videos un valioso documento político y antropológico. La palpitante muestra transversal de un importante sector de la sociedad cubana de hoy que concilia, sin pestañear, la gozadera con la servidumbre. Cierto que nadie puede decirle al nieto de Raúl que se baje del escenario. Se entiende. En resumidas, el escenario es de Raúl. La cosa va por otro lado. ¿Qué haces tú cantando y bailando, qué haces tú disfrutando de una tramitada fama en el escenario de Raúl? ¿Cómo te las arreglas tú para que Raúl te permita cantar en su escenario?

(Seguir leyendo aquí)

[fbcomments]