Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Sábado, 24 de septiembre 2016

Pepe y los ratones

Cuando la amiga lo llamó por teléfono quiso jugarle una broma, y le dijo que el dinero estaba dentro de una edición de El Nuevo Herald

 |   |  comment count

LA HABANA, Cuba, diciembre (173.203.82.38) – De todos los inventos del género humano, el dinero es el que más placer y dolor reporta. En Cuba, esto se multiplica hasta el infinito. Hace unos días, Pepe Macario llevó a su amiga de Santa Fe unas ediciones viejas de El Nuevo Herald y 15 cuc (18 dólares), pero como no se encontraba en casa, dejó los periódicos en una silla del portal, y se fue con el dinero para entregárselo más tarde.

Cuando la amiga lo llamó por teléfono, Macario quiso jugarle una broma, y le dijo que el dinero estaba dentro de uno de los periódicos, que buscara los billetes en el piso, tal vez uno de sus perros o alguno de los gatos se los había comido, pero algunos se habrían salvado. Sugirió una intervención quirúrgica a los animales para buscar los billetes. La señora replicó que sus mascotas no tocaban el dinero.

Para tranquilizarla Pepe reveló la verdad: se trataba de una broma. Sin embargo, es una leyenda en Santa Fe lo ocurrido al tío de Pepe, cuando los ratones le robaron cincuenta mil pesos de un premio que se ganó jugando a la bolita. El viejo guardaba “el guaniquiqui” entre las tejas del techo, para las épocas de crisis, como la que estaba atravesando el país.

Dice Pepe que cuando el tío subió al techo para sacar su fortuna y no la encontró, casi se vuelve loco, pero descubrió una senda de retazos que desaparecía en un hueco bajo el armario. En aquel dinero le iba la vida y, desesperado, se mantuvo vigilando el movimiento de los ratones durante meses.

Los vecinos lo tildaron de chiflado al verlo cada noche hurgando en los basureros, registrando las alcantarillas, sondeando los matorrales que circundan el pueblo, hasta que descubrió la ruta utilizada, una maraña de túneles que convergían en una cueva situada en una loma, debajo de los tanques que abastecen de agua a Santa Fe.

A la luz del día, con la ayuda de un pico y una pala, cavó un metro bajo del tanque hasta horadar las paredes de la caverna. Cientos de ratones salieron en estampida y desaparecieron ante sus ojos con los billetes en la boca, y mirándolo horrorizados, como si se tratase de un asaltante.

El viejo sólo pudo recuperar un par de miles, que cambió en el banco (con descuento) como moneda deteriorada.

Acerca del Autor

Frank Correa
Frank Correa

Frank Correa, Guantánamo, 1963. Narrador, poeta y periodista independiente. Ha ganado los concursos de cuento Regino E. Boti, Ernest Hemingway y Tomás Savigñón, todos en 1991. Ha publicado el libro de cuentos La elección beilycorrea@yahoo.es

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: