Pasado por agua

Pasado por agua

Las cosechadoras cañeras pararon debido a las lluvias y el central Antonio Guiteras, está paralizado

PUERTO PADRE, enero 2013, 173.203.82.38.- Aguaceros copiosos seguidos de una llovizna pertinaz comenzaron a caer aquí desde mediados de la semana pasada, sobrepasando siete pulgadas de lluvia en algunos lugares de este municipio.

Los suelos están saturados y las pérdidas económicas en la agricultura pueden resultar cuantiosas.

La zafra azucarera está paralizada. Las cosechadoras cañeras apagaron sus motores desde que comenzaron estos inesperados chaparrones y el central Antonio Guiteras, otrora Delicias, el mayor productor de azúcar de Cuba, apagó sus máquinas por falta de materia prima.

“Una revolución es una fuerza más poderosa que la naturaleza”, dijo en octubre de 1963 el doctor Fidel Castro Ruz, pero las cosas parece que no son tan así.

“Si no prosiguen las lluvias, la zafra pudiera reiniciarse el fin de semana entrante en los campos con buen drenaje. En los cañaverales situados en terrenos pesados y con encharcamientos por mala nivelación, es difícil pronosticar cuándo podrá reiniciarse la cosecha”, dijo un agrónomo entrevistado por este periodista.

Pero todavía en los cañaverales cultivados en terrenos altos y de buena textura es poco probable que esta semana puede reiniciarse la zafra. El Instituto de Meteorología había pronosticado sol y chubascos aislados, pero toda la noche del domingo y hasta muy avanzada la mañana del lunes 28, estuvo lloviendo en esta zona.

Aunque cesen de inmediato, de cualquier forma estos aguaceros ya ocasionaron a la agroindustria azucarera al menos tres grandes dificultades:

1-La elevada humedad en las plantaciones hará que la industria produzca menos azúcar por tonelada de caña molida.

2- Las difíciles condiciones en que deberá realizarse la cosecha demandarán más combustible, lubricantes, piezas de repuesto, días de labor y alimentos para la fuerza de trabajo en zafra, encareciendo los costos por tonelada de azúcar producida.

3- Las cosechadoras, los camiones y los tractores, al desplazarse por los campos húmedos, compactarán los suelos, dañando el sistema radicular de los cañaverales, lo que repercutirá negativamente en los rendimientos de las próximas cosechas, si las plantaciones son meramente cultivadas y no sometidas a costosas pero imprescindibles labores de subsolar.

Recuérdese que el central Guiteras es el mayor productor de Cuba. Fuentes confiables han asegurado a quien escribe que, en efecto, el central fue reparado debidamente y en esta zafra está en condiciones de producir con eficiencia pese a las dificultades técnicas confrontadas en los primeros días de molienda.

El gran enigma es si luego de estos aguaceros que harán que en los campos perduren condiciones adversas por muchos días, las cosechadoras podrán suministrar toda la materia prima demandada por la industria.

Es útil adelantar que, aunque antes los productores contaban con sus propios medios de cosechas, la mayoría de ellos ahora debe esperar por las cosechadoras de la empresa estatal para cortar sus campos, y no es necesario ser ingeniero agrónomo o químico para saber lo que produce un cañaveral pasado por agua mientras, cruzado de brazos, el agricultor espera a que vengan por su cosecha…quizá en la próxima zafra.

[fbcomments]