Palabras, palabras, palabras

¿De qué sirve la existencia de más de un millón de militantes del partido y la juventud comunista?

LA HABANA, Cuba, junio (173.203.82.38) – La palabrería con que se articulan los  acuerdos para alcanzar soluciones concretas y que ponen sobre el tapete viejos y recientes problemas, alcanza su cumbre por estos días en esta capital.

Cientos de militantes del partido comunista participan en las asambleas municipales ampliadas, con el propósito de exhortar a la erradicación de la ineficiencia económica. Por el tono de las intervenciones, y los datos aportados, se sabe de incumplimientos en la producción, ilegalidades, falta de control, que lejos de disminuir, aumentan cada año.

A juzgar por el tiempo invertido en reuniones y simposios, a estas alturas deberían estar resueltos muchos de los problemas que forman parte de la agenda. Aún se está lejos de enmendar de manera efectiva los fracasos que nos mantienen en el estancamiento, según el diario Tribuna de La Habana.

Por ejemplo, en la reunión efectuad en el municipio Guanabacoa, salió a relucir el déficit en los ingresos al presupuesto y los atrasos en la sustitución de importaciones; además de irregularidades en la entrega de tierras en usufructo, los incumplimientos en la entrega de los volúmenes de leche de vaca para la industria y los bajos rendimientos agrícolas.

Respecto a la reunión que tuvo lugar en el municipio Cotorro, se supo de los serios problemas en la empresa metalúrgica Antillana de Acero y la fábrica textil 9 de abril, donde se incumplen los planes de producción, las ventas al exterior, además de existir otras dificultades como el insostenible gasto de combustible y el pago de salarios sin el debido respaldo productivo.

En la asamblea realizada en la Habana Vieja, los reportes siguieron la ruta del pesimismo. Allí  salió a la luz el incumplimiento de al menos 20 empresas que dejaron de aportar 26 millones de pesos al tesoro nacional.

Por último, en el pleno partido del municipio Regla, se señalaron las graves fallas en varias empresas como la refinería Ñico López y la empresa de Comercio y Gastronomía, entre otras.

Ante los desaciertos, habría que preguntarse: ¿De qué sirve la existencia de más de un millón de militantes del partido y la juventud comunista? Provoca vergüenza la relectura de viejos problemas de siempre, que no acaban de solucionarse. Se podría adelantar que las monsergas que caracterizaron las reuniones serán similares a otras por venir.

Después de horas y días de tiempo perdido, el socialismo continuará derrumbándose en cámara lenta.

[email protected]

Acerca del Autor

Jorge Olivera Castillo

Jorge Olivera Castillo

Jorge Olivera Castillo. Ciudad de la Habana, 1961. Periodista, escritor, poeta y editor de televisión. Durante 10 años trabajó como editor en la televisión cubana (1983-1993). A partir de 1993 comienza su labor en las filas de la disidencia hasta hoy. De 1993 a 1995 como secretario de divulgación y propaganda del sindicato independiente Confederación de Trabajadores Democráticos de Cuba (CTDC). A partir de 1995 labora como periodista independiente. Fue director de la agencia de prensa independiente Habana Press, de 1999 hasta el 2003. El Instituto Lech Walesa publicó en 2010 su libro de poemas Cenizas alumbradas en edición bilingüe (polaco-español). También en el 2010 la editorial Galén, publica en edición bilingüe (francés y español), su libro de poemas En cuerpo y alma, editado en el 2008 por el Pen Club checo.

[fbcomments]