Inventor embotellado

Contó la historia del proyecto. Para quitar un poco de seriedad a su rostro, le dije: si triunfas aquí serás muy famoso

LA HABANA, Cuba, abril (173.203.82.38) – Miguel Ángel Jiménez está convencido de haber ideado una maquinaria capaz de convertir la energía cinética en energía eléctrica. Posee los atributos típicos del inventor: soñador, perseverante y no le falta ese aire quijotesco que acompaña a muchos individuos ingeniosos.

Un día se apareció en casa y contó la historia del proyecto. Para quitar un poco de seriedad a su rostro, le dije: si triunfas serás muy famoso. “No me interesa la fama –dijo-, sino beneficiar a la humanidad”.

Antes de marcharse me preguntó:

-¿Lo podrás publicar?

En otra ocasión se apareció con el plano. Lo desplegó sobre el piso y explicó. El invento consiste en cien metros de líneas férreas formando un círculo, por donde rodarían indefinidamente 30 carritos, una especie de mini tranvía que, accionado por mecanismos de bielas y manivelas, acoplados por debajo de la línea, echarían a andar 1.358 generadores de electricidad. De acuerdo con sus cálculos, la maquinaria consumiría un MW por hora, y produciría 60 megavatios que serían enviados a la red eléctrica nacional.

Concluyó su explicación igual que la otra vez:

-¿Lo podrás publicar?

Luego llamó varias veces por teléfono. Quiere mantenerme informado de sus trajines. Me dijo en aquella ocasión.

“Cuando trabajaba en el Ministerio de la Industria Pesquera inventé un pequeño equipo para destripar el pescado en alta mar. Lo echaron a andar y nunca agradecieron mi aporte”.

Miguel Ángel es tornero de profesión. Para el nuevo proyecto de generación eléctrica gestiona un financiamiento desde hace dos años. Acudió a la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial en la Habana Vieja. Allí descubrió que existe un grupo de especialistas examinadores que ayudan a elaborar  las ponencias y cobran por adelantado. Le pidieron 4 mil pesos, sea o no viable la maquinaria. Después deberá presentar el proyecto en la oficina de marcas y patentes, y pagar 460 pesos Pero ese camino resulta muy costoso para su maltrecho bolsillo.

En sus cincuenta años de vida nunca ha tenido un teléfono propio, y no piensa siquiera en buscar información en Internet. El otro día me llamó para decirme:

-Soy un inventor embotellado.

Juan Carlos Linares Balmaseda

Juan Carlos Linares Balmaseda, 30 de julio de 1967. Jatibonico (Santi Spíritus). Cursó estudios primarios y secundarios en Nuevitas (Camaguey). Se graduó de técnico Medio en Explotación del Transporte Automotor.
Se sumo al activismo pro-democracia en 1990 y en 1998 al periodismo independiente.

[fbcomments]