Fiesta en mi Habana

Fiesta en mi Habana

El carnaval se redujo a unas pocas calles. Desde la esquina de 19 y O, al fondo del Hotel Nacional de Cuba, hasta la calle Marina

LA HABANA, Cuba, agosto (173.203.82.38) – Se sabe de siempre que los cubanos amamos el baile y la rumba; pero la mayoría ignora que a la lluvia también la seduce presentarse a la hora en que comienza el carnaval de La Habana. A las 9 PM.

Ahora mismo le sucede al carnaval lo mismo que a la zafra azucarera. Cada año es más flojo. El carnaval de 2011 en la capital se redujo a unas pocas calles. Desde la esquina de 19 y O, al fondo del Hotel Nacional de Cuba, hasta la calle Marina, justo al lado del Parque Maceo, donde hace más de siglo y medio estuvo la plaza de toros.

El carnaval comenzó el 8 de agosto, y se extenderá hasta el domingo 14, marcado siempre por el habitual cañonazo de las nueve. El desfile se abre con una banda militar, las patrullas motorizadas, y un paseo de carros antiguos.

Doce comparsas evolucionan y cinco carrozas con orquestas de salsa animan a los espectadores que se sitúan en las aceras a lo largo del malecón.

Además de las comparsas rivales por antonomasia, Los guaracheros de Regla y la de la Federación Estudiantil Universitaria, participan este año Los componedores de batea, El alacrán, La Jardinera y Las bolleras, como para que la tradición no muera del todo.

Ni hablar de serpentinas, confetis y disfraces. No se requiere llevar máscara en el carnaval de La Habana. Según un despacho de la agencia china de noticias, Xinhua, “el origen del carnaval habanero se remonta al siglo dieciocho, cuando se puso de moda concederle permiso a los esclavos cada 6 de enero, Día de Reyes, para que salieran a bailar y gozar hasta las cuatro de la tarde”.

Eso sí, hay que llegar con los bolsillos llenos al carnaval para disfrutar de las bebidas y comida que se venden en los kioscos. Cualquier plato que se escoja no baja de 35 pesos, lo que significa más de un día de salario promedio.

Este año el carnaval se llama Fiesta en mi Habana, y aunque no haya tanto colorido como antaño, los habaneros tienen donde pasar un rato, y olvidar por unas horas la pesadilla cotidiana.

Acerca del Autor

Lucas Garve

Lucas Garve

Lucas Garve. La Habana, 1951 Periodista, escritor y profesor de francés. Director de la Fundación para la Libertad de Expresión.Colaborador de Cubanet desde 1996 [email protected]

[fbcomments]