El nuevo enemigo

Tomar fotos o videos de accidentes o cualquier otro suceso público es mal visto por el gobierno

LA HABANA, Cuba, mayo, 173.203.82.38 -Las enemigas públicas número uno para el Estado cubano ya no son las Damas de Blanco, sino las imágenes que captan los lentes de los periodistas independientes o los ciudadanos comunes, y que puedan mostrar la cara oculta de nuestra sociedad.

Dice un refrán que una imagen vale más que mil palabras. En política esto es doblemente cierto, pero para nosotros, los periodistas independientes cubanos, que somos acusados por el gobierno de mercenarios, de calumniadores, y de escribir siguiendo el guión de Washington, las imágenes son cuestión de vital importancia.

Si nos limitáramos a denunciar los desmanes de nuestro gobierno sólo con palabras, bien podrían ellos replicar con más palabras. Pero si los lentes de nuestras cámaras o celulares pescan, in fraganti, a un policía maltratando a un ciudadano, no hay palabras para desmentir el hecho.

El gobierno conoce esta realidad, y no se ha quedado con los brazos cruzados. Ya se observa una hostilidad creciente, por parte de los partidarios del régimen, contra los que toman imágenes que tengan el potencial de desmentir el discurso oficial, o que puedan reflejar una realidad distinta de la paradisiaca ofrecida por los lentes de los medios oficiales.

Pero lo más preocupante es que también se nota que el miedo a tomar imágenes comienza a reinar entre la gente común, que ve ya el hecho de tomar fotografías o videos, como algo prohibido, punible, o contrario a la seguridad del Estado, incluso en situaciones que nada tienen que ver con la política.

Semanas atrás, en el edificio ubicado en la calle habanera Porvenir esquina a Kessel, se suicidó un señor lanzándose del cuarto piso. Hecho aparentemente sin ninguna implicación política, que puede suceder en cualquier lugar del mundo. Yo pasaba casualmente por allí, y me sumé a los curiosos al ver el despliegue de policías, ambulancias y carros de bomberos.

En el mismo momento en que saqué el teléfono celular para grabar algunas imágenes, un señor del público me advirtió: “Oye, mira a ver, que eso es contrarrevolución”.  Segundos después, otro señor me dice: “Oye, ten cuidado con eso”. Y una señora, al parecer muy preocupada por mi, me advierte: “Hijo, que no te cojan filmando”.

Estas dos últimas frases, que accidentalmente quedaron grabadas en el audio del video, son una muestra del miedo y la paranoia con que vive nuestro pueblo, que se aterroriza  ante cosas tan inofensivas y comunes en el mundo actual como tomar un video o una fotografía de un suicidio.

El absurdo y la paranoia revolucionaria continúan tan vigentes como siempre. Hacer una foto o tomar un video en Cuba se ha convertido en un acto sospechoso, contrarrevolucionario; como lo fue en los 60 y 70 que un hombre tuviera el pelo largo, o usar ropa extranjera.

La dictadura sabe que las imágenes son libres, rebeldes, no son leales a ningún gobierno, ni militan en ningún partido. De ahí a paranoia de un régimen que no sabe subsistir sin la total sumisión de sus súbditos.

Acerca del Autor

Julio Cesar Álvarez

Julio Cesar Álvarez

Julio César Álvarez López (1968) Graduado en 1990 de la Escuela Superior de Contrainteligencia Hermanos Martínez Tamayo. Detenido en 1992 por colaborar con los Grupos de Derechos Humanos y sancionado por un Tribunal Militar a 19 años, de los que cumplió 16, siete de ellos en la Prisión de Máxima Severidad de Camagüey. Salió en libertad condicional en abril de 2008 y cursó estudios de computación y fotografía digital en la iglesia San Juan Bosco. Sabe Inglés y en la actualidad estudia Alemán. Reside en La Habana.

[fbcomments]