Ya comenzó la competencia por la papa

Ya comenzó la competencia por la papa

Solo sobrevivirán los más capaces para enfrentarse a las colas

MAYABEQUE, Cuba.- “Seguro se va a formar una concentración de gente en los puestos de viandas, por el hambre tan grande que hay en este pueblo”, dice una anciana que se niega a identificarse con motivo de la venta de papas en el municipio de Mayabeque. El tubérculo también se empezó a despachar en el municipio de Boyeros en los últimos días del mes de marzo. Muchos madrugaron en los escasos puntos de venta del Estado, para no quedarse otro año sin comer papas.

“Yo estoy haciendo la cola desde hace tres días y marqué para cinco amistades mías. Hace más de un año que no pruebo la papa, pero hay que insistir y tratar de ser una de las primeras. De otra forma no alcanzaría a comprar. Todo el mundo sabe que se llevan la papa por atrás para venderla más tarde a sobreprecio, y hay quien está en la cola no porque le interese comprar sino para vender su turno”, dijo Mayelín García, una joven del poblado de Bejucal.

Año tras año, cuando se distribuye la papa en el municipio de Mayabeque nadie quiere quedarse sin comprar aunque sea10 libras. Esta es la cantidad que el gobierno permite comprar por persona. Las aglomeraciones en esta época del año por adquirir este alimento se han convertido en algo recurrente. Hace años esta vianda dejó de ser racionalizada por la libreta de abastecimiento, pero es cotizada por los cubanos por su marcada escasez.

“Yo sé por qué escasea tanto la papa”, dice Luisito, el borracho que estaba en la cola y que es conocido en el barrio por su aliento etílico perenne. “En la provincia de Matanzas, en Varadero, hay una freidora industrial gigante que no para de freír papas para el turismo”.

Muchos se ríen de su comentario, pero el hombre no está del todo alejado de la realidad. El delegado de la agricultura en Villa Clara, Héctor Torna, dijo el año pasado que el grueso mayor de la cosecha se destina al turismo, otra parte se reserva para las instituciones estatales de educación y salud, y lo que quede es lo que se vende a la población.

Un revendedor de papas, que no se quiso identificar dijo: “Después que pasó la desesperación y el susto de las personas en los primeros días, la cola ha mermado y se puede comprar con más calma, pero yo sé que no va a durar mucho. Mi tarea ahora es comprar cuanta papa pueda para vender la jabita a dólar cuando escasee.”

Y siguió: “Yo creo que el gobierno lo hace intencionalmente (se refiere a las largas colas). Podrían poner puntos de venta en cada esquina y así no habría que lamentar los atropellos, a ancianos principalmente, que suceden cada año cuando empiezan a despachar. Yo vivo en Santiago de las Vegas y tengo que trasladarme hasta Mulgoba para comprar la vianda porque en mi pueblo las autoridades no han habilitado un punto de venta.

José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido y vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros, dijo en un reportaje para la televisión cubana que este año no había de qué preocuparse y que todos iban a alcanzar papas, e hizo un llamado a la población a “la calma y la organización en los puntos de ventas”. También mencionó que había que parar la reventa de papas por parte de personas que compran cosechas ilegalmente. Dijo que eso era “una pelea que estaba seguro iban a ganar”.

En Cuba esta vianda es una cuestión de “seguridad nacional”, según afirman las autoridades; sin embargo, a los productores independientes no se les permite sembrarla.

[fbcomments]