Dos años albergados y sin esperanzas

Dos años albergados y sin esperanzas

Edificio Sarrá, en cuyos bajos se declaró el “carácter socialista de la revolución”, continúa cerrado

Fotorreportaje de León Padrón Azcuy

LA HABANA, Cuba, febrero, www.cubanet.org -Las 36 familias que hace dos años fueron desalojadas del edificio de apartamentos Sarrá, considerado Patrimonio Nacional y ubicado en la popular esquina de 12 y 23, aún siguen diseminadas en albergues de diferentes municipios capitalinos, en espera de la restauración.

La promesa de Mercedes López Acea, primera secretaria del partido comunista (PCC) en la capital, cayó en el consabido saco del olvido. A mediados del 2013 aseguró un pronto retorno en sus viviendas,.

Tampoco les ha servido para nada la carta que dirigieron al Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo Hernández,  extendidas a todas las instancias  del PCC y a la Fiscalía provincial de La Habana.

En la misiva, donde también denuncian las irregularidades que han sucedido con la reparación del edificio, se puede leer:

“El 10 de marzo del 2012 se tomó la decisión de evacuarnos hacia Albergues Emergentes (todos sin las condiciones mínimas), aduciendo problemas constructivos de la escalera del edificio. Desafortunadamente (…) nos sentimos desinformados, y olvidados”.

Cubanet tuvo acceso a éste y a otros reclamos firmados por estos desdichados, a través de Jorge González Vinent, presidente del consejo de vecinos del Sarrá, quien dijo:

-Queremos denunciar la actual situación que presenta nuestro edificio y todavía nadie se ha pronunciado con una respuesta del porqué está paralizada la obra. Pretendemos comunicar el dolor de todos los que allí deberíamos estar en nuestros domicilios, porque los lugares donde nos han ubicado no es de nuestra propiedad y no tienen las mínimas condiciones que tenían nuestros apartamentos que con tanto sacrificio habíamos acondicionado.

Un tercio de las 36 familias albergadas está desde hace dos años en la antigua Casa de la Cultura, ubicada en Patrocinio e/ Poey y Heredia, Víbora, municipio 10 de Octubre. Todos afirman que nadie se ha preocupado de resolver las numerosas dificultades confrontadas en ese parador. Allí, cuando llueve, penetra el agua, apenas tienen condiciones para cocinar los alimentos y todas sus cosas están amontonadas en pequeños cubículos que evidentemente no son aptos para vivir.

Una de las albergadas, quien trabajó por más de 20 años en el Consejo de Estado, militante del partido comunista y con más 30 años viviendo en el “simbólico” edificio de 12 y 23, dijo:

-Hemos soportado la pésima situación de higiene de este albergue, donde peligra la salud de todos, confiando en las promesas que hiciera el Presidente de Gobierno de Plaza, Norberto Puchade. El pasado año, en un encuentro con todos nosotros, y junto al compañero Buron, del Gobierno Provincial, el vice de  Construcciones y Albergues de Plaza, nos aseguró que el presupuesto para la reparación del edificio había sido aprobado por el Gobierno para el 2013, pero ahora vemos que todo ha sido mentiras.

A dos años de aquel desamparo, además de la gente que pernocta en la Víbora, el resto vive en situaciones similares o perores, bajo una contante zozobra. La supuesta voluntad del Gobierno de recuperar el célebre edificio como vivienda, y mejorar la situación de los albergues donde los asignaron mientras tanto, solo quedó en la colocación de maderos en la planta baja y parte del primer nivel del edificio, y la tapadera con zinc de la Tarja Conmemorativa de la Declaración del Carácter Socialista de La Revolución.

En el tiempo que lleva cerrado el edificio (2 años y semanas) se aprecia un vertiginoso deterioro de todos los apartamentos, paredes completas cubiertas de moho, producto de las calas hechas en la azotea, el agua penetró y corrió de piso en piso, provocando un inquietante panorama. A lo que hay que añadir el robo de las tazas de baños, las repisas de mármol, las cerraduras, cortinas y otros bienes de los propietarios.

Para González Vinent  y el resto de las familias del Sarrá, existe una marcada falta de voluntad política y de dirección entre los organismos encartados en la reparación del edificio, lo que ha propiciado un elevado deterioro en el estado de ánimo, tanto laboral como social de todos.

Leonpadron10@gmail.com

 Relacionados:

Se cae a pedazos el socialismo

Cerrado por reformas edificio donde se anunció carácter socialista de la revolución

[fbcomments]