Bola de Nieve, otro olvidado por el gobierno de Cuba

Bola de Nieve, otro olvidado por el gobierno de Cuba

La casa donde viviera esta figura única de la cultura cubana se halla abandonada

La casa de Bola de Nieve se encuentra destruida (foto del autor)
La casa de Bola de Nieve se encuentra destruida (foto del autor)

LA HABANA, Cuba – Según el reconocido historiador de la Villa de Pepe Antonio, Gerardo Castellano, Guanabacoa es un laboratorio de músicos. Ignacio Villa, un guanabacoense a quien Rita Montaner apodó con el nombre artístico de Bola de Nieve, es uno de los titanes de la música cubana. Aún se recuerdan aquellas palabras suyas: “Yo soy la canción que canto; sea cual fuere su compositor. Por eso, cuando no siento profundamente una canción, prefiero no cantarla”.

Actualmente su casa natal ubicada en la calle Máximo Gómez, esquina a Enrique Valenzuela, permanece en un deplorable estado constructivo, a pesar de ser patrimonio histórico y cultural de la nación –el cual se define como el legado recibido del pasado, en términos de cultura– y significa la recuperación de la memoria de los pueblos para lograr su transmisión a las generaciones futuras. Incluye todos los bienes materiales –tangibles– o inmateriales –intangibles–, y aquellos valores culturales relevantes que conforman el crisol de la nacionalidad y que son a la vez expresión de nuestra diversidad.

Esta situación de deterioro patrimonial pone en entredicho la supuesta voluntad de las autoridades cubanas en cuanto a la protección de los bienes culturales y patrimoniales, reconocida en la III Reunión de Ministros de Cultura de la CELAC (Comunidad de Estados latinoamericanos y caribeños), que culminó el 19 de septiembre del 2015, en La Habana, donde participaron Julián González, ministro de Cultura, y Abel Prieto, asesor de Raúl Castro.

La destrucción en casa de "El bola" llega hasta el techo del inmueble (foto del autor)
La destrucción en casa de “El bola” llega hasta el techo del inmueble (foto del autor)

Sobre este tema, una funcionaria de Cultura del municipio Guanabacoa, entrevistada por CubaNet, y que no quiso dar su nombre, al preguntarle si había algún proyecto de restauración de la casa de Bola, respondió: “Esa tarea le corresponde al Poder Popular. Nosotros sólo nos ocupamos de la reparación de las Casas de Cultura y de la Trova. Aparte, este municipio se está cayendo a pedazos”.

En conversación con Bárbaro, que fue mudado hacia otra vivienda cuando se derrumbó gran parte de la placa de la casa natal de Bola de Nieve, dijo: “Hace como dos años las autoridades que atienden el patrimonio de Guanabacoa colocaron una tarja de Ignacio Villa en la entrada, y que posteriormente tuvo que ser retirada. Pues, tras reflexionar sobre el asunto, les enviamos una carta donde explicábamos que sin la reparación total de esta vivienda, dicha tarja constituía una burla a la memoria de Ignacio Villa. Incluso se le envió otra misiva a Eusebio Leal, el historiador de la ciudad. Y éste respondió que no tenía interés por el patrimonio de Guanabacoa”. También Ana María Santana, otra de las residentes, explica “que hace veinte años, cuando yo tenía las posibilidades económicas para hacerlo, intenté reparar la parte mía del techo, y entonces vino la directora del Museo para impedírmelo, alegando que esta vivienda se consideraba como patrimonio. Sin embargo, esto se ha convertido en una ruina, y nosotros seguimos esperando porque nos den otro lugar para vivir”.

Marcos Guzmán, un sobreviviente al derrumbe del techo de este inmueble, manifiesta que “desde ese día las autoridades del municipio de Guanabacoa prometieron darnos otro hogar”. “Todos los años nos dicen que para el próximo, pero ha sido un cuento y una mentira. Nosotros creíamos que para los funcionarios del gobierno significaba algo la vida de los seres humanos, así como el patrimonio de los hijos ilustres de aquí, pero está bien claro que no es así. Aún quedan tres núcleos de familias”. Y añade Bárbaro “que ese día lluvioso, un 3 de junio del 2012, cuando ocurrió el desplome total de la placa del techo, había seis niños divirtiéndose en la sala, más unas amistades mías jugando al dominó, y yo los mandé a todos al portal, porque necesitaba el espacio de la sala para tender la ropa. Pienso que gracias a Dios se salvaron de la muerte”.

Un feo espacio con tarjas para conmemorar a Rita Montaner, Ernesto Lecuona y Bola de Nieve (foto del autor)
Un feo espacio con tarjas para conmemorar a Rita Montaner, Ernesto Lecuona y Bola de Nieve (foto del autor)

La placa que retiraron de la destartalada casa natal de Bola Nieve, hoy se encuentra, junto a la de Rita Montaner y Ernesto Lecuona, justo al fondo del célebre Parque del Anfiteatro, donde las autoridades culturales de este municipio le han erigido una grosera plataforma de cemento con tres planchas de bronce, incrustadas a una pared, en medio de una caricatura de césped, que más bien representa un monumento a la fealdad, donde apenas se puede leer el nombre de cada uno de ellos, la fecha de nacimiento y muerte, y además, increíblemente, falta la placa recordatoria de Juan Arrondo, otro ilustre hijo de Guanabacoa.

El próximo 2 de octubre se conmemora el 44 aniversario de su fallecimiento, y no en balde los entrevistados coincidieron en acotar que Bola de Nieve no se merece tal olvido, ni tampoco la desidia de las autoridades de Cuba.

leonpadron16@gmail.com

@leonlibredecuba

[fbcomments]