A riesgo de ser multados, llenan las calles de música

A riesgo de ser multados, llenan las calles de música

Son músicos callejeros a los que la Oficina del Historiador de La Habana no les otorga licencia

Trío Los Perseguidos, cuenta sus historias de multas y arrestos (foto del autor)
Trío Los Perseguidos, cuenta sus historias de multas y arrestos (foto del autor)

LA HABANA, Cuba – Las calles de La Habana Vieja se desbordan de música popular en vivo. El jazz, el bolero, el son, la guaracha, la rumba, el guaguancó, el rap y el reggaetón, hacen eco por toda la ciudad antigua. La mayoría de los grupos se componen de músicos callejeros a los que la Oficina del Historiador de La Habana no les otorga licencia. Los inspectores y policías le imponen multas y hasta los arrestan.

CubaNet recorrió La Habana Vieja y conversó con varios grupos musicales, aquejados de tanto maltrato sólo lo por tocar y cantar: por llevar en el alma el son y el bolero, la música tradicional cubana.

Mario Román Reyes, miembro del “Trío Santiago”, refiere que se quedó sin trabajo en Santiago de Cuba y emigró para La Habana para hacer arte en la calle. Cuenta además qué trámites ha hecho para obtener una licencia como músico callejero para el casco histórico de La Habana.

“Le escribí a Eusebio Leal, pero no me autorizaron la licencia como músico callejero. Me autorizaron como mago, animador y payaso, pero para el casco histórico no me sirve. Veo ilógico que no pueda hacer mi música, porque es la forma de defender mi vida y lograr algo para mi familia. Yo no asedio al turista: yo toco para el turista. No lo obligo. Benny More fue músico de la calle, como otros tantos, y no tuvo problemas con hacer esa música. La música cubana es contagiosa, ayuda a fomentar que el turismo repita en este país”.

Kiko, Ernesto y Joel, son los integrantes del trío “Los Perseguidos”. Tocan desde la acera y no dentro del restaurante de la calle Oficios equina Teniente Rey. “No nos dejan entrar al restaurante pero desde sus mesas los clientes nos hacen señas para que le toquemos”, ilustra Kiko, de 70 años vecino del municipio Regla. “Estoy jubilado de la música. Yo era el timbalero de la orquesta “La Monumental”, ¿pero tú sabes cuál es mi retiro? Doce dólares mensuales, y con ese dinero ni mi esposa ni yo podemos vivir. Por eso soy músico callejero”.

También dijo el veterano músico: “Aquí nos ponen multas hasta de casi 62 dólares. Como podemos pagar esa multa, nos están mandando a robar. No hay artículo ni inciso que prohíba tocar y cantar, pero ellos [los inspectores] al talón le ponen cualquier cosa, incluso que ‘comercializamos alimentos’”.

Trío Santiago busca una licencia de músico callejeros (foto del autor)
Trío Santiago busca una licencia de músico callejeros (foto del autor)

Joel, el más joven, señaló: “La policía nos lleva presos, esposados y todo. Nos registran como si fuéramos terroristas, como si nuestras guitarras tuvieran una bomba. Nadie paga las mutas luego. El Combinado del Este se llenará de músicos como nosotros. Aquí nos buscamos el diario, si es que nos buscamos algo”.

Ernesto, con 66 años, expresó: “Fui el bajista de conjunto de Senén Suárez. Trabajé con los Reyes 73 y en el Conjunto Boleros. No me pude retirar acogiéndome a la ley vieja y por la nueva Ley de Seguridad Social tengo que trabajar tres años y pagarle a la oficina tributaria para poderme jubilar. ¿Quién me va a contratar? ¿Cómo voy a competir con esos muchachos con el pelo parado, pintados hasta de color verde? ¿Por hacer música nos llevan detenidos y esposados en la patrulla?”.

“Los Paisanos” son otro grupo musical. Carmelo, uno de sus integrantes, comentó: “Tengo multas puestas que suman 21 mil pesos cubanos, equivalente más de 800 dólares. Ni las voy a pagar, ni me han citado más. Fui una vez al tribunal por una multa de 17 dólares, y al final el juez no pudo dictar la sentencia. El juez me preguntó: ¿tú eres cuentapropista? ¿Pero tú no eres vendedor de alimentos ligeros? Es que no hay ley para multarnos por tocar guitarra”.

Roberto Cruz Lafita lleva más de ocho años tocando en las calles de La Habana Vieja. Integrante del cuarteto “Legendario Habana” comentó para este reportaje: “No quieren autorizar la licencia de músicos callejeros. La licencia que ofrecen es de amenizar cumpleaños y fiestas, pero no tocar en las calles de La Habana Vieja. Llevamos muchos años tocando, con una licencia que no se corresponde. Hay grupos que suman hasta 20 años de actuación. Queremos pagar los tributos y que nos den la licencia de músicos callejeros. No hay necesidad que los inspectores nos pongan multas”.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=d8wEP_USnd4[/youtube]

[fbcomments]