Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
viernes, 24 de octubre 2014

Los sinsabores de la involución

La involución social de los habaneros es equiparable con el deterioro arquitectónico que sufre la ciudad

LA HABANA, Cuba, junio, 173.203.82.38 -¿Para qué han servido los millonarios desembolsos invertidos en la esfera educativa con la idea de convertir a Cuba en un paradigma de la cultura a nivel mundial?

No es necesario emplearse en una investigación profunda para hallar respuestas. Bastarían unas pocas semanas de convivencia en cualquiera de los barrios de La Habana.

Excepto en algunas zonas exclusivas de los municipios Plaza y Playa, habitadas por los jerarcas y protegidos del régimen, lo que predomina por toda la ciudad es el deterioro medioambiental, el incumplimiento de normas elementales de educación formal y la total desarticulación del entramado cívico, detalles que revelan una involución social equiparable con el deterioro arquitectónico que sufre la ciudad.

La incultura es el sello que caracteriza a las últimas tres generaciones crecidas bajo el socialismo real. No solo en el lenguaje se perciben las huellas del desastre. La frivolidad y el desparpajo también están presentes en gestos y en actitudes en los que el raciocinio cede espacio al instinto.

Llamarle la atención a alguien por orinar detrás de un latón de basura, a pleno día, en cualquier sitio céntrico, es jugar con fuego.

El edificio donde resido, en la Habana Vieja, lo han tomado como un urinario público. Las preferencias por hacer las necesidades fisiológicas en las escaleras del inmueble deben responder a manifestaciones psicóticas. En tres ocasiones han destruido la cerradura con el propósito de anegar el piso de mármol con los fluidos de la vejiga.

Debido a la frecuencia de los episodios, que convierten la escena en un pequeño muladar, delante del cual es obligatorio retener la respiración y voltear el rostro, las demoras en remover la inmundicia se prolongan cada vez más. Ningún inquilino se decide a acometer tan ingrata misión: “Para qué, si el desgraciado va a volver a hacer de las suyas”. “Me tapo la nariz y cierro los ojos”. “Como no es en la puerta de mi apartamento, yo no voy a meterme en eso”…

Un viejo amigo, que se dedica a alquilar películas a domicilio, tuvo una experiencia que me dejó boquiabierto. En el momento de entrar a un edificio, ubicado en las cercanías del Capitolio Nacional, había un hombre agachado sobre uno de los escalones, con los glúteos descubiertos y vaciando sus tripas sin preocupaciones.

“El tipo no se inmutó. Estaba de espaldas a la puerta. Ladeó el rostro y acto seguido me invitó a pasar, mientras hacía un gesto con su mano derecha para que brincara por arriba de él o tratara de deslizarme a través del lado izquierdo de la escalera”.

“Menos mal que había luz y pude verlo a tiempo. No quiero imaginarme lo que habría pasado si llego a tropezar con el tipo y su carga explosiva”, concluyó contrariado mi amigo.

oliverajorge75@yahoo.com

Ver más en:

Acerca del Autor

Jorge Olivera Castillo
Jorge Olivera Castillo

Jorge Olivera Castillo. Ciudad de la Habana, 1961. Periodista, escritor, poeta y editor de televisión. Durante 10 años trabajó como editor en la televisión cubana (1983-1993). A partir de 1993 comienza su labor en las filas de la disidencia hasta hoy. De 1993 a 1995 como secretario de divulgación y propaganda del sindicato independiente Confederación de Trabajadores Democráticos de Cuba (CTDC). A partir de 1995 labora como periodista independiente. Fue director de la agencia de prensa independiente Habana Press, de 1999 hasta el 2003. El Instituto Lech Walesa publicó en 2010 su libro de poemas Cenizas alumbradas en edición bilingüe (polaco-español). También en el 2010 la editorial Galén, publica en edición bilingüe (francés y español), su libro de poemas En cuerpo y alma, editado en el 2008 por el Pen Club checo.

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: