Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
viernes, 31 de octubre 2014

La tarea del indio

La gente se mueve sin descanso, buscando viandas, frijoles, arroz para el almuerzo

LA HABANA, Cuba, septiembre (173.203.82.38) – Demostrar  a cierta gente la escasez  que existe en Cuba, tal vez resulte la tarea del indio, porque  uno sale  a la calle  y lo primero  que encuentra es a un curda  con la botella en la mano en tremendo fandango.

Y a  la muchacha que salió temprano para ganarse la vida como pueda;  y regresa a casa con la jaba llena. Y a la otra que sale emperifollada a relevarla en la Quinta Avenida. Y al pueblo entero con jabas en las manos  a la caza de  viandas, vegetales y un pedazo de carne de cerdo para el almuerzo.

Y si la panadería está rota mejor para Mingo que,  montado en su bicicleta, da la vuelta al pueblo una y otra vez pregonando el pan que trae desde Lawton  y vende a sobre precio.

En un  pueblo de pescadores  como Jaimanitas lo único que se encuentra con cierta facilidad  es  el filete de claria, croquetas, plátanos y boniatos. Casi nunca hay calabaza, yuca, rábano, zanahoria, habichuelas, col ni pepino.

Los habitantes de Jaimanitas andan todo el día de la casa a la bodega,  a la carnicería, al puesto de viandas, preguntando quién mató cerdo en el barrio,  y cuánto queda, aunque sea la cabeza, o las patas. Cada cual carga su pequeña ración en  una jaba, con la  certidumbre de otra jornada que se ganó. Entonces el concepto de  escasez puede ser relativo.

Anduve dos días recorriendo casi todas las tiendas de divisas  del municipio Playa, en busca de  una frazada de piso, un bombillo y una sombrilla. No había nada de lo que fui a buscar. Coincidí  varias veces con personas que buscaban palanganas,  colonia  para bebés, estropajos de fregar, extensiones  eléctricas, antenas de televisor. Y nada de nada había.

del viaje encontré sombrillas en la tienda del reparto Flores, pero la empleada me advirtió:

-No te las recomiendo, están defectuosas.

Antes de irme comenté que a falta de frazada iba a utilizar un pulóver para limpiar. Una mujer  me dijo que en La Coronela, en el municipio  La Lisa,  había frazadas, pero que no se lo dijera a nadie.

Acerca del Autor

Frank Correa
Frank Correa

Frank Correa, Guantánamo, 1963. Narrador, poeta y periodista independiente. Ha ganado los concursos de cuento Regino E. Boti, Ernest Hemingway y Tomás Savigñón, todos en 1991. Ha publicado el libro de cuentos La elección beilycorrea@yahoo.es

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: