1

Miguel Díaz-Canel llega a Francia como parte de su primera gira oficial

MIAMI, Estados Unidos.- Como parte de una visita de tránsito, Miguel Díaz-Canel llegó a París y fue recibido por el primer ministro de Francia, Edouard Philippe, reportó el medio oficialista cubano Cubadebate.

Díaz-Canel arribó este miércoles a Francia, de paso en su gira por Rusia, China, Vietnam, la República Popular Democrática de Corea y Laos, como habían informado ya los medios oficiales cubanos.

En la comitiva del régimen están también el vicepresidente del Consejo de Ministros, Ricardo Cabrisas; el ministro de Comunicaciones, Jorge Luis Perdomo; el viceministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Sierra; el director de Asuntos Bilaterales del MINREX, Emilio Lozada García y Elio Rodríguez Perdomo, embajador de Cuba en Francia.

De acuerdo con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, el recorrido se efectuará desde este 1 y hasta el 12 de noviembre, en el que será recibido por las máximas autoridades de Estado y el Gobierno de esas naciones.

Díaz-canel llega a Francia. Fotos Cubadebate




Miguel Díaz-Canel entre brazos aliados

Miguel Díaz-Canel Cuba

Miguel Díaz-Canel junto a Raúl Castro (Cubadebate)

LA HABANA, Cuba.- Miguel Díaz-Canel recibirá la bendición política y procurará nuevos compromisos económicos con Vladimir Putin y Xi Jinping, durante sus primeras visitas oficiales como presidente; no ya como mensajero confiable y probable continuista del Castrismo en anteriores estancias.Tratar como igual a los más influyentes internacionalmente, y ser respetado por sí mismo en el ámbito nacional, podría coadyuvar a robustecer la posición recibida de Fidel y Raúl Castro, en el entorno decisorio del poder en Cuba.

La gira por Rusia, China, Viet Nam, Corea del Norte y Laos, con escalas de trabajo, se iniciará este 1 de noviembre, según anunció el Canciller Bruno Rodríguez, sin precisar las fechas en cada lugar, aunque se supone que regrese antes del 22 de noviembre, cuando se prevé sea anfitrión de Pedro Sánchez, presidente del gobierno del Reino de España.

El acercamiento entre Moscú y Beijing, el deterioro de sus relaciones con Estados Unidos y el interés de avanzar en América Latina, confieren mayor utilidad a Cuba, sin las dificultades causadas al gobierno cubano por las confrontaciones pasadas entre los principales aliados. La eventual pérdida del sostén petrolero-económico, Venezuela, y la multifacética crisis endémica de “la Mayor de las Antillas”, confieren mayor urgencia a consolidar las relaciones.

La preferencia por Rusia no es novedosa. Raúl Castro la tuvo desde joven, y Fidel la cultivó aprovechando la confrontación de la Guerra Fría. El Che Guevara, se dice, fue más proclive a los chinos. Pero los rusos tienen el valor añadido por el petróleo, cuyo corte ocasionó los grandes apagones del Período Especial a comienzos de la década de 1990, solucionados con las entregas de Hugo Chávez desde 2000. El oro negro ruso comienza a retornar en pequeñas cantidades para sustituir las carencias de Nicolás Maduro, y podría ser urgentemente necesario según se deteriora la situación en Venezuela.

Estos últimos días de octubre, durante la Feria Internacional de La Habana, se realiza la XVI Sesión de la Comisión Intergubernamental Ruso-Cubana para la Cooperación Comercial, Económica, Científica y Técnica, encabezadas por los vicepresidentes de gobierno Yuri Borizov y Ricardo Cabrizas; y el Foro Empresarial Rusia América-Latina por primera vez en Cuba, los cuales son preámbulos auspicios de la visita de Díaz-Canel a Moscú. Prolongación de los resultados de las visitas de Raúl Castro a Moscú en 2009 y 2012, con la Agenda Económica Bilateral 2012-2020, y Vladimir Putin a La Habana a comienzos de julio de 2014, cuando visitó a Fidel Castro y presenció la firma de unos 10 documentos, entre ellos para la colaboración en la prospección y explotación petrolera en la isla.

La condonación de la deuda facilita a las empresas rusas a realizar inversiones, al utilizar el fondo de 3,5 mil millones de dólares resultante del 10% de la deuda cubana. El intercambio comercial en 2017 fue de 4,3 millones de pesos en 2017, de los cuales Cuba exportó solo 209 000 pesos, según el Anuario Estadístico de la ONEI, publicado en 2018.

Pocos días después, el presidente Xi Jinping visitó Cuba. Un importante acuerdo fue la modernización del puerto Guillermón Moncada de Santiago de Cuba, que se encuentra en fase de terminación. Raúl Castro había viajado a Beijing en julio de 2012. China es el segundo socio comercial de Cuba, después de Venezuela, con 2 mil millones de pesos en 2017, de los cuales las exportaciones cubanas solo alcanzaron 3,6 millones de pesos. Los créditos a corto plazo, como los recibidos para adquirir materias primas en empresas estatales chinas, han tenido dificultades en los pagos, de manera que ni siquiera los “amigos” están dispuestos a suministrar, lo cual ha ocasionado paralización de la exigua producción nacional, incluidos los medicamentos.

En Viet Nam Díaz-Canel prolongará la estrecha colaboración de Cuba desde la década de 1960, y la asistencia vietnamita actual en el cultivo del arroz y otros rubros. En noviembre de 2016 viajó a Cuba el presidente Tran Dai Quang, último mandatario en visitar a Fidel Castro. Falleció en septiembre del presente año y fue sustituido por Nguyen PhuTrong, secretario general del Partido Comunista de Viet Nam, quien durante su visita a Cuba en marzo pasado condecoró a Raúl Castro, e impartió una conferencia magistral en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, donde sorprendieron sus referencias a “la economía de mercado con orientación socialista como línea de desarrollo en Viet Nam, que garantiza crecimiento y justicia social”, y  su interés en compartir las experiencias teórico-prácticas del modelo de desarrollo vietnamitacon Cuba. Díaz-Canel pronunció las palabras por la parte cubana.

Entonces se otorgó la primera concesión administrativa en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM) a la filial vietnamita ViMariel S.A., de capital totalmente extranjero, para el desarrollo de un parque industrial en el sector A. Asimismo, se suscribieron contratos y acuerdos en diversas esferas, como el turismo y la generación de energía renovable en la provincia de Camagüey. Diecisiete médicos cubanos trabajan desde 2017 en el hospital general internacional Thu Cúc de Hanoi. El intercambio comercial ascendió a 3,4 millones de pesos, de ellos 677 300 pesos en exportaciones cubanas.

En Corea del Norte, Díaz-Canel se rencontrará con Kim Jong-un, que torea civilizadamente con Donald Trump y que, junto al presidente de Corea del Sur, podría voltear radicalmente la nuclearizada península para hacer el despegue económico del mísero norte. Díaz-Canel, como vicepresidente, viajó a Pyongyang en septiembre de 2015. Raúl Castro y Díaz-Canel han recibido varios emisarios del mandatario norcoreano, coincidiendo con el proceso de acercamiento entre las dos Coreas. Las importaciones cubanas ascendieron a 423 000 pesos en 2017, lo que contrasta con el 1, 03 millón de pesos de importaciones procedentes de Corea del Sur y la presencia de empresas.

En Laos aflorará la reminiscencia de la colaboración cubana en apoyo a los vietnamitas durante la guerra con Estados Unidos. En Pyongyang y Vientiane (capital de Laos), Díaz-Canel alternará con dos dictaduras de pura cepa.

Cuba continúa dependiente de la asistencia externa, que compromete su soberanía. El gobierno mantiene atadas las fuerzas productivas, la creatividad de los cubanos, y las limitadas reformas empezadas en 2008 por Raúl Castro han sido frenadas o revertidas, lo que aleja la superación de la crisis ocasionada por el bloqueo interno y el despegue económico.

 




Apuntes para los escépticos

El presidente de los EEUU Barack Obama y Nguyen Phu Trong, secretario general del Partido Comunista de Viet Nam (foto de Internet)
El presidente de los EEUU Barack Obama y Nguyen Phu Trong, secretario general del Partido Comunista de Viet Nam (foto de Internet)

LA HABANA, Cuba. -El senador y excandidato presidencial republicano John McCain sostuvo conversaciones a puertas cerradas con el secretario general del Partido Comunista de Viet Nam, en el salón de reuniones del Comité de Servicios Armados del Senado, el 7 de julio. También en su oficina privada le comentó las fotos del lugar donde una multitud de vietnamitas lo sacaron herido del agua el 26 de octubre de 1967, luego de que su avión fuera derribado en el Lago Occidental de Hanoi. Allí actualmente se levanta una estatua de McCain, quien pasó 5 años presos en muy severas condiciones. El senador recordó que el destructor USS John McCain de la Séptima Flota, nombrado en homenaje a su abuelo, almirante durante la II Guerra Mundial, y su padre, comandante de operaciones navales en el Pacífico durante la Guerra de Viet Nam, visitó el puerto de Danang en 2010. “Hace mucho tiempo me involucré en la cuestión de la normalización, que era el camino hacia la reconciliación”, dijo según reportó a AFP.

Nguyen Phu Trong, secretario general del Partido Comunista de Viet Nam, fue recibido por el presidente Barack Obama en el Despacho Oval de la Casa Blanca el pasado 7 de julio, donde usualmente se acoge a los jefes de estado o gobierno, cuando se conmemoraba el 20 aniversario de las relaciones entre Estados Unidos y el país asiático. 40 años han pasado de la terminación de la guerra, que ocasionó un millón de muertos vietnamitas, destruyó la infraestructura, la flora y la fauna del país. El invasor norteamericano acumuló miles de muertos, heridos y veteranos con estrés postraumático.

El presidente Bill Clinton (1993-2001) estableció las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Viet Nam el 11 de julio de 1995. Entonces la dirección política vietnamita transitaba por cambios económicos aperturistas, necesitados de tecnología, capital extranjero y acceso a los organismos internacionales, para lo cual Estados Unidos era clave. A la vez, la posición geográfica y la situación militar en el sudeste asiático aconsejaban a Estados Unidos el acercamiento. Entre los notables resultados se encuentran que el intercambio comercial de 451 millones de dólares en 1995 pasó a 35 mil millones en 2014, asi como la realización de maniobras militares conjuntas.

Existe interés coincidente en la incorporación vietnamita en la Alianza de Asociación Transpacífica (TPP), suscrita en 2005 por Chile, Brunei, Nueva Zelanda y Singapur, que se negocia ampliar con la participación de Australia, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Perú y Vietnam. Muy importante para la estrategia norteamericana en la zona es el alejamiento entre Viet Nam y China. A pesar de que se mantiene en Viet Nam un gobierno regido por el partido único y continúan las violaciones de los derechos humanos, la población vive en condiciones económicas y sociales muy superiores, y el país avanza con un notable desarrollo.

Coincide que el 20 de julio, tras 54 años de confrontación, el presidente Barack Obama restablecerá las relaciones diplomáticas de Estados Unidos y Cuba, y se reabrirán las embajadas en Washington y La Habana. Mientras McCain avizoró la importancia de desarrollar los vínculos con Viet Nam, los legisladores de origen cubano, Marco Rubio, Mario Diaz-Balart, Ileana Ross y otros, que no han vivido bajo el régimen castrista, ni padecido los horrores que su colega del Partido Republicano, se aferran al pasado, cuando en el archipiélago cubano por primera vez en 56 años existen condiciones para cambiar una política fallida, beneficiosa al gobierno totalitario.

Los canales de comunicación se requieren para procurar solución a las diferencias entre los países y contribuir al bienestar de sus pueblos. “Hoy hemos conversado con franqueza sobre algunas de nuestras diferencias respecto a temas de derechos humanos, por ejemplo, y libertad de religión”, manifestó el presidente Obama después de reunirse con Trong. “Esto coincide con la filosofía que hemos aplicado en Cuba. El presidente confía en que con esta nueva estrategia, en los próximos años, veamos un gobierno cubano que haga un buen trabajo de respeto e incluso protección de los derechos humanos básicos de su pueblo”, expreso Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca, según EFE.

La mayoría del pueblo cubano ha acogido con esperanzas el nuevo curso de la política de Estados Unidos. Ciertamente los dirigentes cubanos continúan anclados por su miedo a perder el poder absoluto, pero la crisis general existente en Cuba, la inevitable salida de los octogenarios dirigentes y la eliminación del pretexto de culpar a Estados Unidos de todos los males, crean nuevas condiciones para que el pueblo cubano impulse los cambios.




El salto del mosquito

LA HABANA, Cuba, agosto, 173.203.82.38 -Edigio es un campesino oriundo de Pinar del Río, aunque reside en Bauta, pueblo del oeste habanero. Cultivó la tierra desde que abrió los ojos al mundo, porque lo aprendió de su padre y de su abuelo. Hoy, con 75 años, ya jubilado, recuerda como algo muy importante en su vida un viaje que realizó a Viet Nam, en 1978, cuando formó parte de una delegación campesina, perteneciente a las grandes arroceras de su provincia natal.

Hacía muy poco que había concluido la intervención estadounidense en ese país del sureste asiático. Edigio vio, asombrado, cómo aquellos pequeños hombres ya se disponían a desarrollar la agricultura sobre los campos minados y cómo, para vergüenza nuestra, hasta nos enviaron arroz.

“Allá supe –dice Edigio- que los vietnamitas practicaron la agricultura desde mucho antes de Cristo. Pero no creo que esta fuera la única razón para que ese país haya podido dar el Salto del Tigre, respecto a su economía. Lo más importante fue que tras el derrumbamiento del comunismo soviético, en 1991, Viet Nam aceleró el proceso de reformas económicas. También influye mucho que Estados Unidos haya hecho importantes inversiones con el gobierno de Hanoi. En este sentido, Cuba se ha quedado atrás. No hizo como Viet Nam, que se levantó sobre sus ruinas, pasó la hoja y se olvidó de rencores y odios inútiles”.

A Eligio le gustaría volver a visitar la ciudad de Ho Chi Minh. “Los vietnamitas no mencionan para nada el pasado –puntualiza-, ni insisten tanto con el socialismo. Se enfrascaron en hacer avanzar al país y lo están logrando, mientras que Fidel y Raúl sólo han podido dar el salto del mosquito¨.

En cuanto a cómo ve los pretendidos cambios del gobierno de Raúl Castro, este avispado campesino afirma: “Mal, muy mal. Es que Cuba comenzó mal y lo que mal comienza, mal termina. Es un proverbio que los comunistas olvidamos”.

¿Usted es comunista todavía?, le pregunto. Ante lo que Edigio responde con sinceridad: “Un poco, sí. Es como un sentimiento romántico, como la novia de los quince que no se olvida. Una tontería tal vez. El corazón humano tiene sus misterios. Pero si le dije que todo comenzó mal, es cierto. Ahora todos nos damos cuenta. Yo no sé si a Fidel le ocurre lo mismo. Acabamos con el comercio en el que participaba todo el pueblo, un comercio floreciente y ahora queremos comenzar de nuevo con unos miles, improvisados, que de comercio no saben nada, porque pasó mucho tiempo y el pueblo se olvidó no sólo de producir de forma individual, sino de vender sus productos.

-¿Qué hacer entonces, Edigio?

-Ni me lo pregunte. ¿Ve cómo estoy vestido, que parezco un mendigo? Así está Cuba y así seguirá si no ocurre un milagro.

-¿Cuál milagro?

-Que los viejos se retiren y le den el mando a los jóvenes, esos que no pueden decidir, porque no los dejan.

-¿Cree usted que verá realizarse tal milagro?

-¿Antes de mis ochenta años? Por supuesto.  Sólo faltan cinco. Siempre he sido un guajiro optimista.




Por Viet Nam nuestra sangre, de Viet Nam arroz, por favor

LA HABANA, Cuba, julio, 173.203.82.38 -Sobre las vistas de Hanoi, ciudad próspera con gran enjambre de vehículos, alejada de la decadencia y los atestados carritos tirados por hombres y bicicletas, que se veían no tanto tiempo atrás, la periodista de la televisión cubana narraba que allí, en 1966, Raúl Castro había asegurado a Ho Chi Minh el apoyo irrestricto a la lucha contra la agresión de Estados Unidos.  Entonces Fidel Castro declaró que por Viet Nam estábamos dispuestos a dar hasta nuestra última gota de sangre.

Indudablemente se sentía admiración por el pueblo de los anamitas, tan bellamente descrito por José Martí en la Edad de Oro.  Cuando las informaciones eran muy controladas, en la familia teníamos un gran secreto y mucho temor, ya que un primo mío muy cercano, capitán de un barco mercante que llevó aún no sé qué ayuda, estuvo resguardado largo tiempo en un puerto vietnamita bombardeado por los norteamericanos.   En fin, nunca podré saber bien, pues el falleció en un accidente, en Cuba, hace tiempo.

Viet Nam y Estados Unidos, miles de muertos de ambas partes de por medio, no solo establecieron relaciones diplomáticas, sino que hasta realizan maniobras militares conjuntas. Cuba y Estados Unidos mantienen la confrontación, sin guerra, pero con un enclenque embargo comercial de 50 años.  Nuestro pequeño archipiélago está destruido sin que hayan caído sobre él bombas ni napalm,  sino por la incompetencia y el voluntarismo para preservar el poder absoluto de unos pocos.

Los dirigentes vietnamitas han demostrado que nuestro Martí tenía razón al mostrarnos la inteligencia y laboriosidad de ese pueblo. Hace apenas dos décadas empezaron los grandes cambios, desde el retiro de los ancianos y el límite al ejercicio de los cargos públicos, hasta la acelerada reforma económica.  Hace años Viet Nam dona arroz a Cuba.  Sus expertos llegaron para aprender a cultivar café y, como dijera Raúl Castro, ahora no comprenden como su país es uno de los mayores exportadores mundiales, mientras el nuestro se ha quedado sin cafetales e importa una cantidad que no cubre el consumo racionado, por lo que se mezcla con otros granos traídos a más bajo costo.

El presidente de Cuba viajó a Viet Nam el 7 de julio para una visita oficial de cuatro días.  Los periódicos describían el escenario: “Extensos campos sembrados de arroz, construcciones de techumbres rojizas, edificios –estrechos y poco elevados unos, imponentes otros- cientos de motociclistas, comercios…son algunas de las imágenes que poco a poco se perciben a ambos lados de las calles y avenidas recorridas por la caravana… Siete años atrás tuvo lugar la anterior visita de Raúl a esta nación a la cual nos unen entrañables lazos de hermandad…”.

En el reportaje de la televisión se escuchó a Raúl Castro expresar su interés por conocer  los cambios efectuados, aunque seguramente está muy al tanto, pues  del 9 al 12 de abril pasado su actual anfitrión Nguyen Phu Trong, secretario general del Partido Comunista, visitó Cuba acompañado por una gran delegación, compuesta por un miembro del Buró Político, un vicepresidente, el canciller y los ministros de Industria y Comercio, Planificación e Inversiones, Agricultura y Desarrollo Rural, Finanzas, y Construcción. Asimismo, muchos dirigentes cubanos han visitado Viet Nam y expertos de ese país cooperan en programas de desarrollo  agrícola, principalmente el cultivo del arroz.

Las intenciones del estadista cubano deben haber estado centradas en la ayuda económica, al igual que durante su estancia previa en China, donde empezó el actual periplo.   Sin embargo, las relaciones de mayor alcance están basadas en compromisos comerciales, que las empresas tienen que cobrar y los Estados solo pueden financiar con créditos limitados, que Cuba no paga y tienen que renegociarse.  Ese eterno método cubano no sirve en el mundo actual, menos aun cuando las posibilidades de financiamiento por Hugo Chávez se constriñen.

Las experiencias de las reformas de ambos países podrían serle de utilidad a Raúl Castro, sobre todo en la forma de cómo implantar la economía “socialista” de mercado y motivar a la población con incentivos monetarios o propiedad privada para que produzca, manteniendo un severo control político.  El escollo fundamental para cualquier reforma parece estar en el aferramiento al poder ejecutivo de los ancianos cubanos, renuentes siquiera a permanecer en la sombra, como hiciera Deng Xiaoping, con puño férreo.   Por cierto, descalificado recientemente por Fidel Castro en una innovadora Reflexión,  por breve y enigmática, aunque provocadora, poco antes de la visita de su heredero a Pekín. ¿De regreso, Raúl Castro moverá algo en  la Asamblea Nacional  o aprovechará el acto por el 26 de Julio?…Pero hechos no más palabras.