1

Cambio y trueque, de vuelta al comercio primitivo

LA HABANA, Cuba.- Antes de salir a la calle y enfrentarse a las colas de las tiendas desabastecidas, Caridad Acea revisa “Cambio y Trueque”, el chat de Telegram dedicado, en principio, al intercambio de alimentos y artículos de primera necesidad.

“Reviso el chat para enterarme qué hay, y así quizás puedo cambiar algo de lo que me dan en la bodega, como los frijoles, que puedo prescindir de ellos”, dice Caridad, quien a los 73 años se adiestró en el manejo de las redes sociales para desafiar la crisis alimentaria del país.

“La otra opción es: si tú tienes el picadillo que yo quiero, y pides una bolsa de leche, y yo sé quien la vende; salgo, compro la leche y hago el trueque”, añade la anciana.

En el chat se pueden encontrar artículos básicos como leche, café, granos, aceite, pollo, picadillo, dentífricos y jabón, todos los que encabezan la lista de desabastecimiento en la red de tiendas que tiene el pueblo como única opción de suministro. El formato del anuncio es sencillo: cambio, quiero, y si tiene o no transporte.

“#Cambio bolsa de leche de 1 kilogramo, sellada, papel sanitario, detergente y natilla de 1 kilogramo. #Quiero perritos negros (color de la envoltura), jamonada de pollo, picadillo (pavo) Golden Maple. #Centro Habana, sin transporte, pero me acerco a un punto medio”, describe uno de los anuncios del chat.

La nueva alternativa otorga a las mercancías el valor de cambio basado en la carencia existente en la red de tiendas pertenecientes al gobierno.

“#Cambio juguete súper héroe Spiderman Iron (15 CUC). #Necesito leche amarilla sellada, 3 kilos”, cuya ausencia en el mercado informal disparó su valor de 2.50 a 8 CUC el kilogramo.

De la venta al trueque

La compraventa de los cubanos comenzó en Internet a través de sitios como Revolico, Porlalivre, Bache cubano, entre otros proscriptos por las autoridades. La llegada de los datos móviles en el 2018, por su parte, generó mayor intercambio en redes sociales, consiguiendo agrupar en toda la Isla a 61 628 personas en chats como CubaCompraVenta, donde alrededor de 2 000 usuarios permanecen en línea durante el día.

Los chats nacionales de compraventa tienen sus similares en provincias como Matanzas, con 847 usuarios, y Holguín con 844. Cambio y Trueque, entretanto, creado en junio de 2020, cuenta ya con 415 usuarios en La Habana, aunque la nueva tendencia online del trueque comercial se ha dispersado en los chats de varias regiones del país.

Que los cubanos hayan ido de la compraventa en redes al intercambio de artículos de primera necesidad es una de las tantas respuestas a la crisis económica permanente, consecuencia de la devaluación de las dos monedas que circulan en la Isla, y la manera que han encontrado de burlar la persecución de las autoridades contra este negocio en las redes sociales.

“Recuerden que este grupo es de intercambio y trueque, no es un grupo para lucrar con la necesidad ajena”, escribe el administrador, con el objetivo de prevenir cualquier intento de venta semejante a los chats para comprar y vender, catalogados por la prensa oficial como “los huecos negros del comercio en Cuba”.

Los cubanos están arrinconados por las malas políticas económicas que devalúan las dos monedas circulantes, y la nueva tendencia al trueque, llamada por los economistas “indigenización del mercado”, describe el drama de la escasez y criminaliza a quienes la causan.

Pocas salidas le quedan al pueblo de la Isla para mantenerse en la supervivencia. Acudir al sistema primitivo de trueque en busca de medicinas, a cambio de alimentos ausentes en el mercado, alivia la salud, pero multiplica las carencias.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Reaparece la hipoteca

LA HABANA, Cuba, marzo, 173.203.82.38 -Se restablece en Cuba la hipoteca sobre bienes patrimoniales en joyas, metales y piedras preciosas. También, previo aseguramiento por la única empresa de seguros (estatal) sobre vehículos de motor y agropecuarios: tractores, camiones, además de ganado mayor y cosechas. Y sobre viviendas para descanso y solares yermos, según el Decreto-Ley No.289, del 20 de diciembre de 2012.

El abogado independiente René López Benítez, residente en La Habana, expone:

“Las  hipotecas en trámites tendrán que ser definidas antes como parte del patrimonio personal y no pueden ser objeto de traspaso sucesorio durante el término establecido, valorándose según precios, en el momento de comercialización. Se realizarán consultas con los organismos de la Administración Central del Estado”.

Son pasos imprescindibles que envuelven al ciudadano en enredos burocráticos  y jurídicos que tanto  molestan, por entorpecer cualquier gestión en vez de facilitarla.

También aparecerán otros líos con la aplicación del Decreto-Ley 289, por las múltiples regulaciones  y organismos estatales involucrados, que, según la ley, “vienen indiscutiblemente a profundizar las regulaciones, entre otras, sobre las diferentes variantes de las cooperativas de agricultores, [mientras] logran espacio las cooperativas no agrícolas […] y las regulaciones del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social estableciendo el Reglamento del Ejercicio del Trabajo por Cuenta Propia (…) y la aceptación a invertir en la construcción o reconstrucción de viviendas y otros fines no especificados”.

El doctor López señala que  “viejas reformulaciones legales muy distantes de la mal llamada economía socialista, traen como consecuencia la imperiosa necesidad de actualizar el Código Civil; la Ley de Procedimiento Civil, Administrativo, Laboral y Económico; el Código de Comercio; Ley de Derecho de Autor; Normativas sobre el Seguro; Registro de la Propiedad; Registro Mercantil; Ley de Hipotecas; y los correspondientes Reglamentos normativos de estos importantes instrumentos para adecuarlos a la economía nacional”.

Nos recuerda también que la Ley 48, Ley General de la Vivienda, del 23 de diciembre de 1983, “dispuso la cancelación de oficio de las hipotecas sobre los bienes inmobiliarios, del mismo modo se dejaron sin efecto procesal las pensiones vitalicias de los antiguos propietarios de bienes inmuebles [y aunque] restituido por mandato de la Ley 65 –Segunda Ley General de la Vivienda de 27 de diciembre de 1989, fueron abonadas sin carácter retroactivo, con la consiguiente afectación económica personal; esta retribución no es sucesoria”.

La pensión vitalicia fue presentada por el régimen expropiador como bondadosa compensación. En realidad intentaba acallar la protesta de los ciudadanos despojados de sus bienes legalmente adquiridos.

Hacemos énfasis en el término legalmente adquiridos. El gobierno, apenas alcanzó el poder, creó el Ministerio de Recuperación de Bienes Malversados, sin contemplar la compensación a los expropiados, y continuó con sucesivas confiscaciones patrimoniales, agraria, inmobiliaria y de industrias, a incontables ciudadanos.

Ahora se aprecia una curiosidad en cuanto a alhajas y metales preciosos como garantía crediticia, y es que son pocos los que podrían presentar tal garantía. Porque en dos ocasiones la ciudadanía fue expoliada de esos bienes. En la década de los sesenta, se recabó la donación gratuita y voluntaria de dinero, joyas y metales preciosos para  –se dijo- comprar armas. En el decenio de 1980, se efectuó el canje a la población de sus alhajas y metales preciosos por bonos para comprar ropa y aparatos electrodomésticos, desaparecidos hacía mucho del mercado. Un canje que nos recordó el pérfido trueque entre conquistadores y aborígenes, quienes recibían collares de cuentas de vidrio, vidrios de colores, espejitos y otras baratijas, a cambio del oro de la isla.

La hipoteca, cuya reincorporación se anuncia ahora como una reforma, había sido legalizada en la Isla en plena época colonial, en julio de 1893, por Real Decreto de España.

[email protected]