Reaparece la hipoteca

Reaparece la hipoteca

Su legalización se anuncia ahora como reforma, pero existía en Cuba en 1893, plena época colonial

LA HABANA, Cuba, marzo, 173.203.82.38 -Se restablece en Cuba la hipoteca sobre bienes patrimoniales en joyas, metales y piedras preciosas. Tambi√©n, previo aseguramiento por la √ļnica empresa de seguros (estatal) sobre veh√≠culos de motor y agropecuarios: tractores, camiones, adem√°s de ganado mayor y cosechas. Y sobre viviendas para descanso y solares yermos, seg√ļn el Decreto-Ley No.289, del 20 de diciembre de 2012.

El abogado independiente René López Benítez, residente en La Habana, expone:

‚ÄúLas¬† hipotecas en tr√°mites tendr√°n que ser definidas antes como parte del patrimonio personal y no pueden ser objeto de traspaso sucesorio durante el t√©rmino establecido, valor√°ndose seg√ļn precios, en el momento de comercializaci√≥n. Se realizar√°n consultas con los organismos de la Administraci√≥n Central del Estado‚ÄĚ.

Son pasos imprescindibles que envuelven al ciudadano en enredos burocráticos  y jurídicos que tanto  molestan, por entorpecer cualquier gestión en vez de facilitarla.

Tambi√©n aparecer√°n otros l√≠os con la aplicaci√≥n del Decreto-Ley 289, por las m√ļltiples regulaciones¬† y organismos estatales involucrados, que, seg√ļn la ley, ‚Äúvienen indiscutiblemente a profundizar las regulaciones, entre otras, sobre las diferentes variantes de las cooperativas de agricultores, [mientras] logran espacio las cooperativas no agr√≠colas [‚Ķ] y las regulaciones del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social estableciendo el Reglamento del Ejercicio del Trabajo por Cuenta Propia (‚Ķ) y la aceptaci√≥n a invertir en la construcci√≥n o reconstrucci√≥n de viviendas y otros fines no especificados‚ÄĚ.

El doctor L√≥pez se√Īala que ¬†‚Äúviejas reformulaciones legales muy distantes de la mal llamada econom√≠a socialista, traen como consecuencia la imperiosa necesidad de actualizar el C√≥digo Civil; la Ley de Procedimiento Civil, Administrativo, Laboral y Econ√≥mico; el C√≥digo de Comercio; Ley de Derecho de Autor; Normativas sobre el Seguro; Registro de la Propiedad; Registro Mercantil; Ley de Hipotecas; y los correspondientes Reglamentos normativos de estos importantes instrumentos para adecuarlos a la econom√≠a nacional‚ÄĚ.

Nos recuerda tambi√©n que la Ley 48, Ley General de la Vivienda, del 23 de diciembre de 1983, ‚Äúdispuso la cancelaci√≥n de oficio de las hipotecas sobre los bienes inmobiliarios, del mismo modo se dejaron sin efecto procesal las pensiones vitalicias de los antiguos propietarios de bienes inmuebles [y aunque] restituido por mandato de la Ley 65 ‚ÄďSegunda Ley General de la Vivienda de 27 de diciembre de 1989, fueron abonadas sin car√°cter retroactivo, con la consiguiente afectaci√≥n econ√≥mica personal; esta retribuci√≥n no es sucesoria‚ÄĚ.

La pensión vitalicia fue presentada por el régimen expropiador como bondadosa compensación. En realidad intentaba acallar la protesta de los ciudadanos despojados de sus bienes legalmente adquiridos.

Hacemos énfasis en el término legalmente adquiridos. El gobierno, apenas alcanzó el poder, creó el Ministerio de Recuperación de Bienes Malversados, sin contemplar la compensación a los expropiados, y continuó con sucesivas confiscaciones patrimoniales, agraria, inmobiliaria y de industrias, a incontables ciudadanos.

Ahora se aprecia una curiosidad en cuanto a alhajas y metales preciosos como garant√≠a crediticia, y es que son pocos los que podr√≠an presentar tal garant√≠a. Porque en dos ocasiones la ciudadan√≠a fue expoliada de esos bienes. En la d√©cada de los sesenta, se recab√≥ la donaci√≥n gratuita y voluntaria de dinero, joyas y metales preciosos para¬† ‚Äďse dijo- comprar armas. En el decenio de 1980, se efectu√≥ el canje a la poblaci√≥n de sus alhajas y metales preciosos por bonos para comprar ropa y aparatos electrodom√©sticos, desaparecidos hac√≠a mucho del mercado. Un canje que nos record√≥ el p√©rfido trueque entre conquistadores y abor√≠genes, quienes recib√≠an collares de cuentas de vidrio, vidrios de colores, espejitos y otras baratijas, a cambio del oro de la isla.

La hipoteca, cuya reincorporaci√≥n se anuncia ahora como una reforma, hab√≠a sido legalizada en la Isla en plena √©poca colonial, en julio de 1893, por Real Decreto de Espa√Īa.

cosanoalen@yahoo.com

[fbcomments]