1

Juan Pappier: “Cuba es una dictadura con cero tolerancia a la crítica y el disenso”

Cuba, Derechos Humanos, Juan Pappier

MIAMI, Estados Unidos. ─ En 2021 las violaciones de derechos humanos estuvieron a la orden del día en Cuba. Así lo corroboró el argentino Juan Pappier, investigador sénior de la División de las Américas de Human Rights Watch (HRW).

En entrevista ofrecida a CubaNet, Pappier dejó claro que durante el pasado año el régimen cubano mantuvo su política “cero tolerancia con la crítica y el disenso”.

“En 2021 hemos podido corroborar en Cuba una enorme cantidad de violaciones de derechos humanos, de represión, de censura y de encarcelamientos de opositores que pretenden ejercer sus derechos civiles y políticos”.

Como parte de su trabajo al interior de la Isla, Human Rights Watch pudo identificar patrones represivos que se mantuvieron inalterables, como las detenciones arbitrarias y la criminalización de la protesta pacífica.

El experto indicó, además, que “la situación en Cuba hoy es la peor en lo que va de siglo, no solo por la represión, que quedó tan visible durante las protestas, sino también por la crisis económica que se vive en el país”.

Juan Pappier lamentó el hecho de que las violaciones de derechos humanos en el país caribeño hayan encontrado respaldo en gobiernos como el de Andrés Manuel López Obrador en México, que en varios ocasiones a lo largo del pasado año mostró su apoyo incondicional al régimen castrista.

“Eso le hace un gran daño a la vigencia de los derechos humanos en el continente”, sostuvo.

El investigador argentino admitió que 2021 fue un año difícil para los derechos humanos en América Latina, tanto por la acción de gobiernos elegidos democráticamente como por el mantenimiento de dictaduras.

“Fue, probablemente, uno de los peores años para América Latina y el Caribe en las últimas décadas. Y eso tiene que ver con líderes que han llegado al gobierno a través de elecciones y se han dedicado a desmantelar las instituciones democráticas y también tiene que ver con dictaduras que hay en la región. Y hay tres dictaduras a nuestro criterio: Venezuela, Nicaragua y, por supuesto, Cuba”.

Pappier destacó que aunque Venezuela, Nicaragua y Cuba “son tres dictaduras con vínculos entre sí” y “con cierta afinidad ideológica e histórica”, actualmente “se encuentran aisladas” y sus simulacros democráticos apenas alcanzan reconocimiento internacional, como se apreció con las últimas elecciones impulsadas por el sandinismo en Nicaragua.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




HRW: Dictaduras de Cuba, Nicaragua y Venezuela están “más fuertes que nunca”

Cuba, Nicaragua, Venezuela
(Foto: EFE)

NUEVA YORK, Estados Unidos.- La Organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) alertó este miércoles de la “consolidación” de las “dictaduras” en Cuba, Venezuela y Nicaragua y de la ausencia de liderazgo en materia de derechos humanos en Latinoamérica, debido en parte al populismo de los Gobiernos de Brasil y México, los dos mayores países de la región.

La organización con sede en Nueva York presentó hoy su informe anual, en el que repasa la situación de los derechos humanos en el mundo, que han vivido un 2020 muy complicado.

“El año pasado ha sido probablemente uno de los peores años para los derechos humanos, yo me atrevería a decir, en las últimas tres décadas”, aseguró el director de HRW para las Américas, José Miguel Vivanco, en una conferencia de prensa.

En el caso de Latinoamérica, Vivanco destacó que ha sufrido la “consolidación de tres dictaduras” en Venezuela, Nicaragua y Cuba, regímenes que están “más fuertes que nunca”.

Según HRW, en cada caso hay factores propios que explican esa realidad, pero también se da una “ausencia manifiesta de liderazgo por la causa de los derechos humanos” en la región que hace más difícil enfrentar a esos Gobiernos.

“Esto es especialmente notorio porque los dos gigantes de América Latina, los países más poblados, de mayor peso y que ejercen obviamente una enorme influencia en su región, y me estoy refiriendo fundamentalmente a Brasil y a México, están liderados por líderes populistas, por demagogos”, señaló.

Según Vivanco, aunque los Gobiernos de Jair Bolsonaro y Andrés Manuel López Obrador “representan puntos opuestos del espectro ideológico, en ambos casos hay un desprecio profundo por los valores democráticos, por las libertades públicas, por los derechos humanos, por el Estado de derecho”.

Para HRW, la falta de voces latinoamericanas capaces de promover y defender la causa de los derechos humanos “no ayuda a un panorama que permita mejorar el estado de los derechos humanos a nivel regional”, a pesar del papel positivo que han tenido iniciativas como el Grupo de Lima en el caso venezolano.

También destacó el impacto del Gobierno estadounidense de Donald Trump, por su “conducta despótica y también populista”, por el daño que ha hecho a la credibilidad de la democracia del país y por su falta de atención a nivel internacional a la causa de los derechos humanos.

En ese sentido, confió en que la Administración del demócrata Joe Biden pueda lograr mejoras, sobre todo en el caso de Cuba, abandonando la fracasada política de aislamiento, y en Centroamérica, una región que el próximo presidente estadounidense conoce bien.

Vivanco apuntó además que la pandemia ha sido un factor que ha agravado la situación de los derechos humanos en muchos lugares, siendo aprovechada por algunos líderes para restringir libertades, incluida la de prensa.

En ese sentido, destacó el caso del presidente salvadoreño, Nayib Bukele, que ha usado “de una manera descarada” la crisis sanitaria para concentrar el poder y limitar los controles democráticos.

(EFE)




HRW pide a Panamá que garantice derechos de médicos cubanos

Médicos cubanos, Panamá, HRW, Cuba

Recibimiento a médicos cubanos en Panamá (Foto: Twitter)

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá. – El director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, dijo este miércoles que Panamá “no puede desentenderse de los derechos humanos” de los médicos cubanos que ha contratado el país centroamericano para reforzar la lucha contra la COVID-19.

Vivanco reaccionó así a la opinión vertida por Jorge Sánchez Cárdenas, exministro de Salud y miembro de un comité asesor para la pandemia, en una entrevista con el diario La Estrella de Panamá, en la que afirmó que la situación de los galenos cubanos es un problema del régimen cubano.

En un mensaje en Twitter, el director de HRW le trasladó al presidente panameño, Laurentino Cortizo, que “su gobierno no puede desentenderse de los DD.HH. de los médicos cubanos”.

“Ese no es solo un problema de Cuba, como sugiere aquí su asesor. Su gobierno tiene la obligación de garantizar los DD.HH. de quienes se encuentren en territorio panameño”, remarcó Vivanco.

Sánchez Cárdenas, neurocirujano, le dijo a La Estrella de Panamá el 1 de enero de este año que la contratación del contingente de 220 galenos cubano fue de Gobierno a Gobierno, y que, por ende, el pago “tenemos que hacerlo al Gobierno” de la Isla.

En opinión de Sánchez Cárdenas, “esa es una industria de salud del Gobierno cubano, ellos verán cómo solucionan su problema con los médicos, a nosotros lo que nos interesa es que nos ayuden”.

El diario insistió al exministro de que lo que se cuestiona es si “realmente hay un trato digno para los médicos que están haciendo el trabajo”, y Sánchez Cárdenas reafirmó que “a los médicos quien tiene que responder es su Gobierno, no somos nosotros. Pregúntele al Gobierno de Cuba, a nosotros lo que nos interesa es que nos ayuden a solucionar el problema”.

El pasado 28 de diciembre, Vivanco rescató un informe de HRW de julio de 2020 en el que la ONG daba cuenta de que “el gobierno cubano impone normas draconianas a los médicos en misiones sanitarias que vulneran sus derechos fundamentales”, y que en 2019 la ONU señaló que este personal sanitario podría ser víctima de “trabajo forzoso”.

En esa ocasión, Vivanco expresó que “Panamá no puede ser cómplice de violaciones de DD.HH. del régimen cubano. Su gobierno debe tomar medidas serias para garantizar que Cuba no viole los derechos de los médicos cubanos en Panamá”.

El pasado 24 de diciembre llegó a Panamá un contingente de 220 médicos especialistas cubanos -intensivistas, cardiólogos, neumólogos e internistas, según la información disponible- el primero de varios grupos contratados para fortalecer la lucha contra la pandemia en el país centroamericano.

La contratación de los cubanos se basa en un acuerdo bilateral que prevé la llegada a Panamá de 10 equipos médicos -no se precisa la cantidad de personal por equipo- por un periodo de tres meses prorrogables, lo que tendrá un costo mensual de 591 197 dólares, según una resolución oficial difundida por medios locales.

Panamá, un país de 4,2 millones de habitantes con 4 238 muertes acumuladas y 259 770 positivos de COVID-19, vive un fuerte repunte de la pandemia que las autoridades enfrentan con la imposición de nuevas cuarentenas.

(EFE)

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Venezuela necesita ayuda humanitaria urgente, según informe

Venezuela ayuda humanitaria

Venezuela ayuda humanitaria
Venezolanos comiendo de la basura (Foto archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- Un informe presentado este martes por la organización Human Rights Watch y expertos del Centro de Salud Pública y Derechos Humanos (Center for Public Health and Human Rights) y el Centro de Salud Humanitaria (Center Humanitarian Health) de la Universidad Johns Hopkins asegura que Venezuela necesita ayuda humanitaria urgente.

De acuerdo al texto, las instituciones piden ayuda internacional y recomiendan que el secretario general de la ONU, António Guterres, y el coordinador del socorro de emergencia de la ONU (UN Emergency Relief Coordinator), Mark Lowcock, asuman el liderazgo frente a la situación que enfrenta el país petrolero, y le exijan al gobierno de Nicolás Maduro que adopte las medidas necesarias para lograr que la ayuda humanitaria llegue al pueblo venezolano.

Según las entidades de derechos humanos el sistema de salud venezolano es precario y no tiene las condiciones necesarias para lidiar con la pandemia, y lo más preocupante es la escasez de agua y la falta de saneamiento e higiene, advierten.

El reporte indica que “la crisis humanitaria en Venezuela y el colapso del sistema de salud han generado una peligrosa situación que favorece una rápida propagación del virus en la población en general, condiciones de trabajo inseguras para el personal de salud y un alto índice de mortalidad entre pacientes que necesitan tratamiento en hospitales”, dijo la Dra. Kathleen Page, médica y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y los Centros Johns Hopkins.

Así mismo, Page agregó que “la imposibilidad de Venezuela para hacer frente a la pandemia de COVID-19 podría provocar que más personas intenten irse del país. Esto desbordaría aún más los sistemas de salud de los países vecinos, poniendo en peligro más ampliamente la salud en la región”.

Por su parte, el informe asegura que la negativa del gobierno de publicar datos epidemiológicos debilita significativamente la capacidad de respuesta ante la pandemia.

“También contribuye a la pobre respuesta estatal el hostigamiento y persecución de periodistas, profesionales de la salud y otros individuos que cuestionan y alertan sobre el deterioro de las condiciones en los hospitales, la escasez de petróleo y la propagación de la COVID-19. Además, las autoridades continúan sin asumir su responsabilidad por el colapso del sistema de salud, atribuyéndole absoluta responsabilidad a las sanciones estadounidenses cuando el desastre humanitario en Venezuela es previo a las sanciones”, reza el texto.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, aseguró que “para contribuir a una respuesta efectiva a la COVID-19 en Venezuela, los gobiernos preocupados por la situación venezolana deberían financiar las iniciativas humanitarias de la ONU que aseguren que la ayuda se distribuya de manera apolítica”.

“Pero para que la ayuda llegue efectivamente al pueblo venezolano, la máxima responsabilidad recae en las autoridades que responden a Maduro, por ello hay que presionarlas para que le garanticen pleno acceso al Programa Mundial de Alimentos y permitan que los actores humanitarios y médicos puedan trabajar sin temor a represalias”, agregó.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




HRW pide a EEUU que no dé marcha atrás en la apertura hacia Cuba

En primer plano Daniel Wilkinson, director de HRW para las Américas (holaciudad.com)

NUEVA YORK, Estados Unidos.- Human Rights Watch (HRW) pidió hoy al Gobierno de EE.UU. que no dé marcha atrás en la apertura hacia Cuba iniciada por la Administración de Barack Obama y que, al contrario, desmantele el embargo contra la isla.

“La anterior Administración hizo lo correcto al rechazar una política que dañaba a los cubanos corrientes y que no hacía nada para mejorar los derechos humanos”, señaló en un comunicado el director para las Américas de HRW, Daniel Wilkinson.

Según Wilkinson, el hecho de que la apuesta de Obama no haya llevado por el momento a reformas políticas en Cuba no es razón para volver a una política que fue un “costoso fracaso durante muchas décadas”.

HRW se pronunció así ante la expectativa de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anuncie este viernes en Miami el resultado de la revisión que encargó nada más llegar al poder sobre la política de normalización de relaciones con Cuba iniciada por Obama y el presidente cubano, Raúl Castro, en diciembre de 2014.

La organización con sede en Nueva York defendió que posibles medidas como recuperar restricciones a los viajes o al comercio tienen pocos visos de conseguir mejoras en la situación de los derechos humanos en la isla.

Para HRW, el embargo mantenido durante décadas por EE.UU. ha supuesto “dificultades indiscriminadas” para los cubanos y ha ofrecido al Gobierno de La Habana una “excusa para sus problemas” y un “pretexto para sus abusos”.

La ONG considera que exigir progresos en materia de derechos humanos como condición previa para una nueva política hacia Cuba no dará resultados.

“Se necesita presión internacional sobre el Gobierno cubano para ayudar a crear condiciones para el cambio. Pero para ser efectiva, ésta debe ser una presión multilateral impuesta junto a otros gobiernos de la región”, dijo Wilkinson.

El Gobierno de Trump aseguró hoy que quiere continuar “todo lo posible” la política de acercamiento a Cuba, pero también asegurarse de que las empresas estadounidenses no aportan “apoyo financiero” al Gobierno cubano e “incentivar” a ese Ejecutivo a respetar más los derechos humanos.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que su Gobierno ve elementos “preocupantes” en la política de apertura iniciada por Obama, y cree que está “involuntariamente proporcionando apoyo financiero al régimen” cubano, algo a lo que quiere poner freno porque va contra la ley.

(EFE)