1

Estudiantes de Medicina en Santiago de Cuba quieren dejar la carrera por la alimentación

estudiantes

SANTIAGO DE CUBA.- Desde que se reanudó el curso escolar 2021-2022 en Cuba, los estudiantes universitarios de la Facultad No.2 de Ciencias Médicas en Santiago de Cuba han estado denunciando en redes sociales la pésima alimentación que les ofrecen, muchos de ellos sin temor a las represalias que puedan tomar los directivos de esta institución en su contra, como ya ha ocurrido antes.

Tal fue el caso del estudiante de tercer año Ernesto Rizo, quien fue suspendido de la carrera por tres años justamente por quejarse de la comida en su página de Facebook. El pasado mes de mayo el joven, residente en el municipio Mella, publicó una foto de la cena que habían servido ese día: arroz blanco y un mango verde como plato fuerte.

A raíz de la publicación fue interrogado por agentes de la Seguridad del Estado y quedaron en decidir su situación más adelante. Fue hasta hace unas semanas que los directivos de la Universidad, encabezados por el decano Hubert García Zapata y vicedecano docente Dr. Carlos Manuel Gonzáles Brisuela, resolvieron aplicarle la arbitraria medida.

El segundo de izquierda a derecha, Decano: Hubert García Zapata y Vicedecano Docente: Dr. Carlos Manuel Gonzáles Brisuela (tomada de Facebook)

En ese entonces la Facultad publicó un comunicado en la misma red social en el que desmentían las “noticias falsas difundidas” y afirmaban que “este tipo de acciones” no se repetirían, pues se lucharía por “subsanar los errores, de la manera y por las vías correspondientes establecidas”. Así, como una “subsanación de errores”, catalogan los rectores de esta institución la suspensión de estudiantes por expresar su opinión.

Ya han pasado algunos meses y la alimentación en esta Universidad lejos de mejorar ha empeorado sobremanera. El menú se ha reducido a arroz blanco, chícharos, mermelada y sopa, casi todos los días, mediodía y tarde. Algunos becarios han revelado a CubaNet sus intenciones de abandonar la carrera si las cosas continúan así.

“Esto no hay quien lo soporte”, denunció una joven de tercer año. “Nos dan arroz, sopa de arroz y mermelada de mango, a veces, mediodía y noche. Todo con aspecto y sabor realmente vomitivo”. “¿Hasta cuándo será esto? ¿Se puede estudiar en tales condiciones?”, se cuestiona.

Ejemplo de las comidas que habitualmente les sirven a los universitarios en la Facultad (Foto cortesía)

“Yo estoy al punto de sentarme en mi casa, si total, uno se mata pasando trabajo y cuando te gradúas no llegas ni a 6000 pesos. Eso es más o menos 31 MLC a como está el cambio ahora. ¿Qué uno se compra con eso? No voy a pasar más hambre por gusto, mejor me hago cuentapropista”, comentó Alberto, de segundo año.

No obstante, en medio de la difícil situación, la dirección de la Facultad insiste en agravar el disgusto de los universitarios. La semana pasada se llevó a cabo la Asamblea X Congreso de la FEU, para debatir los problemas que les atañen. Pero el evento no trascendió por los resultados, sino por las comparaciones que se generaron entre la comida que les ofrecieron a los participantes, todos ellos miembros de esa organización y de la UJC; y la que dieron al resto de los futuros galenos.

“Hoy en el Congreso de la FEU: la comida de la FEU vs. la comida los feos”, reza una de las denuncias adjunta a una foto de los platos. Mientras que en uno se podía apreciar pollo, ensalada, sopa, pan y mermelada; el otro solo tenía arroz, algunos trozos de plátano burro y sopa, pero esta de apariencia más aguada.

Post de los estudiantes donde comparan la comida que les dieron a los participantes en el Congreso de la FEU y al resto de los estudiantes (Fotos tomadas de estados de Whatsapp)

Por otra parte, a principios de este mes, la misma dirección también decidió arrendar la cafetería de la escuela. Eso significa que las ofertas estatales que, aunque escasas, era más económicas, quedaron en el olvido. Ahora las opciones superan por mucho las posibilidades de la mayoría, pues la media del estipendio semanal que garantizan los padres es de 300 a 400 pesos, según el testimonio de los entrevistados. Este monto debe suplir no solo los gastos de comida, sino también de transporte.

“Ahí ya no venden nada estatal, ahora todo es particular, por ende, una pizza cuesta 40 pesos, una barrita de chocolate 25 pesos y un refresco de Pepsi Cola 165 pesos, solo por poner ejemplos. De esta manera estudiar se hace insostenible”, lamentó otra joven de tercer año.

Esta realidad es mucho más dura a las afueras de la Universidad, donde todos los puntos de ventas y cafeterías son también particulares. Hace unos días, los propios universitarios dieron a conocer los nuevos precios tras el inicio de curso. Ahora un pan con jamón y queso puede costar hasta 100 pesos, cuando pocos meses atrás costaba 25 o 30 pesos, cuando más. En el mismo orden, una caja de jugo cuesta 500 pesos y una lata de leche condensada oscila en los entre los 300 y 350.

En el actual escenario, varios estudiantes han decidido abandonar la carrera con el objetivo de irse del país. De acuerdo con las fuentes, el deseo de emigrar, específicamente a los Estados Unidos, es casi general. Uno de ellos reveló que al menos 10 de sus compañeros se han marchado, pero afirma que este es solo un estimado muy por debajo de la cifra real.

“Cada vez que un profesor pregunta por alguien que está ausente se hace un silencio en el aula, pues no sabemos si no fue o se fue del país”, lamenta Daniel de segundo año.

En el mes de julio trascendió la deserción de Henry Silva, ex presidente de la FEU en la Facultad. El hecho sorprendió a todos, justamente por su militancia en la organización, y por sus supuestas convicciones políticas a favor del sistema comunista. El propio Silva posteó imágenes de su llegada a Louisville, Kentucky, al tiempo que agradeció a Dios y a su familia por “impulsar sus ganas y sueños de libertad”.

“Fue difícil, no lo niego, días sin comer, sin beber agua, noches sin dormir, sin bañarnos, pero valió la pena”, aseveró el ex militante de la Federación Estudiantil Universitaria.

Foto de Henry Silva (Tomada de su perfil de Facebook)

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Viceministro de Salud de Sudáfrica sobre golpiza contra estudiantes en Cuba: “La policía les dijo que bajaran la música”

Cuba, Estudiantes de Medicina, Sudáfrica, Policía

MIAMI, Estados Unidos. – El pasado 7 de noviembre, agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) agredieron a estudiantes sudafricanos que cursan sus estudios de medicina en la Isla, tal y como mostraron varias videos compartidas en redes sociales.

Declaraciones del viceministro de Salud de Sudáfrica, Sibongiseni Dhlomo, recogidas este martes por el portal digital News24, indican que el hecho se produjo a altas horas de la madrugada en una residencia de la ciudad de Santa Clara que colinda con un hospital.

Según la versión del funcionario, varios de los estudiantes que fueron agredidos se encontraban festejando a altas horas de la madrugada, lo que trajo consigo la intervención de los agentes de la PNR.

“Los estudiantes fueron golpeados por la policía en el campus durante una fiesta de cumpleaños que se suponía comenzaría a las 19:00, pero terminó a las 21:00 y se prolongó hasta altas horas de la madrugada”, explicó Sibongiseni Dhlomo.

La versión de los estudiantes referida por Dhlomo fue que la policía les dijo “que bajaran la música porque estaba demasiado alta para las primeras horas de la madrugada”.

Parlamentarios del Consejo Nacional de Provincias interrogaron al funcionario sobre lo que había hecho el gobierno sudafricano para garantizar la seguridad de los estudiantes que se encuentran en el extranjero.

“Nos han informado que la dirección de la Universidad Médica de Villa Clara notificó a la dirección provincial de Villa Clara que se ha establecido una comisión para investigar el incidente. Esperaremos los resultados. Estamos en reunión con el agregado en Cuba esta semana”, sostuvo Dhlomo.

Desde hace varias semanas las imágenes del suceso circulan en redes sociales. En uno de los videos difundidos se ve como un grupo de estudiantes sudafricanos es maltratados por la policía cubana; otro muestra a un hombre, aparentemente uno de los estudiantes, sentado en un sofá con las manos atadas a la espalda mientras un policía lo agarra por el cuello y el hombro y lo golpea en el pecho.

Las imágenes reflejan que al menos otros dos estudiantes fueron abofeteados durante el incidente.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Dudan en Sudáfrica de jóvenes médicos formados en Cuba

Cuba, Médicos; Estudiantes de Medicina; Cuba; COVID-19, Sudáfrica

Cuba, Médicos; Estudiantes de Medicina; Cuba; COVID-19
Estudiantes de Medicina en Cuba (Foto de archivo)

MIAMI, Estados Unidos. – El programa cubano de estudios para estudiantes de medicina comienza a generar dudas en la arena internacional.

Un estudio de doctorado realizado en Sudáfrica citado por el portal digital University World News encontró que los jóvenes médicos de ese país que regresaban de su formación en Cuba eran “vistos como extranjeros e incompetentes” en la Facultad de Medicina de la Universidad de KwaZulu-Natal, un centro educativo con sedes en Durban, Westville, Pinetown y Pietermaritzburg.

La autora del estudio, Buhle Maud Donda, señala que existen indicios de que la enseñanza deficiente recogida en Cuba está mellando la confianza de los alumnos que regresan de la Isla, quienes desaprueban con frecuencia los exámenes para ejercer en Sudáfrica.

El documento, titulado La formación médica cubana para estudiantes sudafricanos: un estudio de métodos mixtos, asegura que cientos de aspirantes a médicos que se capacitaban cada año como parte del programa de Colaboración Médica Nelson Mandela-Fidel Castro no están siendo bien recibidos por las instituciones sudafricanas.

La discriminación hacia los nuevos médicos formados en Cuba a una falta de voluntad académica en Sudáfrica para identificar y reconocer la importancia de la atención médica primaria, rama con mayor desarrollo en la Isla caribeña.

Los planes de estudio del país africano otorgan preponderancia a la atención curativa secundaria, una línea que choca con el énfasis de las autoridades en el enfoque preventivo para reformar el servicio de salud del país.

“Todos los desafíos surgen del hecho de que las habilidades y los conocimientos que aportan estos estudiantes no son completamente aceptados en Sudáfrica. Se los considera deficientes”, explicó Donda, quien ha ayudado a coordinar el programa de la Universidad de KwaZulu-Natal durante los últimos ocho años.

University World News destaca que el convenio educativo en materia de medicina entre Cuba y Sudáfrica se inició en 1996 y se amplió en 2011. Con esa última expansión, la cifra de estudiantes por año ascendió a 800.

En 2018, alrededor de 700 médicos capacitados en Cuba regresaron a Sudáfrica, donde las escuelas de medicina han brindado de uno a tres años de capacitación extendida en la escuela de medicina cuando regresan.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Estudiantes de Sudán del Sur sobreviven en Cuba “sin dinero y sin comida”

Cuba, Médicos; Estudiantes de Medicina; Cuba; COVID-19, Sudáfrica

Cuba, Médicos; Estudiantes de Medicina; Cuba; COVID-19
Estudiantes de Medicina en Cuba (Foto de archivo)

MIAMI, Estados Unidos. – Estudiantes de Sudán del Sur que fueron a Cuba a cursar la enseñanza universitaria han quedado desamparados, según denuncias de los propios afectados.

Más de 11 jóvenes se encuentran varados en la Isla sin dinero, recursos ni posibilidad de gestionar un viaje de regreso a su país de origen.

Uno de los afectados declaró al servicio radial South Sudan in Focus, de Voice of America (VOA), que los estudiantes varados en la Isla a duras penas se las arreglan para sobrevivir.

“Nuestra situación es muy dura porque aquí en Cuba no tenemos embajada, no tenemos qué comer, no tenemos dinero, nuestra familia no puede enviarnos dinero, no tenemos dinero”, aseguró a Nuer Deng Deng, quien se graduó de Medicina en la Universidad de Ciencias Médicas de Cuba en Pinar del Río el año pasado.

La situación de los estudiantes de Sudán del Sur varados en el extranjero ha generado polémica en ese país, donde un funcionario del Ministerio de Educación culpó al Ministerio de Finanzas por no liberar fondos para cubrir los estipendios.

Sin embargo, en el caso de Cuba, los jóvenes no viajaron con becas del gobierno de Sudán del Sur, sino con recursos propios y de sus familias.

“No hay nada más que podamos hacer… seguirlos y convencerlos de las dificultades en las que se encuentran estos estudiantes. Y, de hecho, estoy seguro de que (han) sufrido lo suficiente. Incluso cuando les enviamos dinero para el COVID-19, tenía que pasar por América porque el gobierno cubano no permite que el dinero vaya de ningún otro país, especialmente de África, a ellos”, señaló el doctor Justo Wani Jada, director general de formación y relaciones externas y subsecretario interino del Ministerio de Educación Superior de Sudán del Sur.

Los estudiantes africanos que quedaron varados en Cuba por causa de la pandemia de coronavirus pedido ayuda en varias ocasiones para resolver su situación.

En mayo, jóvenes de Sudáfrica que cursan la carrera de Medicina exigieron a la embajada de ese país en La Habana que les facilitara dinero y recursos para sobrevivir ante la escasez de alimentos y otros productos básicos en la Isla.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Estudiantes namibios en Cuba denuncian abandono de autoridades de su país

Estudiantes namibios en Cuba (Foto de archivo)

MIAMI, Estados Unidos. – Estudiantes namibios que cursan estudios de medicina en Cuba han acusado al gobierno de su país de dejarlos a su suerte en la isla caribeña y sin los medios necesarios para sostenerse, indicó este lunes el diario The Namibian.

En declaraciones a ese medio los estudiantes expresaron su preocupación y señalaron que, aunque el acuerdo de becas estipula que los subsidios se pagan cada tres meses (agosto, noviembre, febrero y mayo), ellos no reciben la ayuda económica desde febrero.

Los estudiantes del país africano agregaron que su cobertura de asistencia médica también expiró el pasado 25 de abril y aún no se ha renovado.

La situación ha obligado a los jóvenes namibios a buscar apoyo financiero de la embajada de ese país en Cuba, ya que los representantes del Ministerio de Salud responsables de su bienestar continuaron ignorando sus solicitudes de ayuda.

Una de las becarias, Tuwilika Nafuka, comentó a The Namibian que los estudiantes se encontraron a merced de la embajada de Namibia en Cuba después de que el ministerio no atendiera su difícil situación. La joven explicó que se han acercado al Ministerio de Salud para que se solucione el problema, pero sin éxito.

Nafuka dijo que recientemente un estudiante fue llevado al hospital por un problema de apendicitis, pero no pudo recibir tratamiento debido a que su cobertura de asistencia médica había expirado.

Finalmente, y ante la difícil situación del joven, la embajada de Namibia en Cuba desembolsó $ 2 345 dólares para cubrir su factura médica.

Por su parte, autoridades de salud de Namibia precisaron que los retrasos en los pagos obedecen a la escasez de fondos.

“El presupuesto para el año fiscal en curso aún no se ha publicado, por lo tanto, no hay fondos para pagar las asignaciones en este momento”, declaró Hudson Sisinyize, director de recursos humanos del Ministerio de Salud de Namibia.

Se estima que alrededor de 250 estudiantes están matriculados en diferentes instituciones terciarias en Cuba. De ellos, unos 200 estudian medicina y el resto  odontología.

El programa de becas entre Cuba y Namibia forma parte de un acuerdo firmado entre ambos países en el año 2006. Según el mismo, el gobierno de Namibia paga la matrícula y el alojamiento de los estudiantes, al mismo tiempo que proporciona subsidios mensuales de desembolso.




Cuba expulsa a estudiantes congoleños involucrados en protestas de marzo

Estudiantes congoleños

Estudiantes congoleños
Estudiantes congoleños durante las protestas (Foto CubaBoicot)

MIAMI, Estados Unidos. – Los 142 estudiantes de medicina congoleños que lideraron las protestas del pasado mes de marzo por los 27 meses de atraso de sus estipendios estudiantiles serán devueltos a su país, informó Radio Francia Internacional.

De acuerdo con ese medio, el régimen cubano y el gobierno del Congo tomaron la determinación de regresar a los estudiantes involucrados, así como a otros que exhibían pobres resultados académicos en sus estudios en la isla. También se efectuó una reunión con los padres de los docentes para asegurarles los arreglos hechos para su repatriación.

El Ministro del Interior del país africano, Raymond Zephirin Mboulou, aseguró que las condiciones de seguridad para el regreso de los estudiantes estarán garantizadas y que se pondrán a disposición de sus padres tan pronto como se bajen del avión.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Jean-Claude Gakosso, lamentó el hecho de los jóvenes deban regresar sin haber obtenido sus diplomas. “Es una desgracia para las familias”, dijo.

Aunque la lista de los estudiantes que serán devueltos no ha sido divulgada por las autoridades, el Ministro de Educación Superior, Bruno Jean-Richard Itoua, señaló que existen todavía conversaciones sobre el tema.

“Por ahora, no deseamos publicar la lista, porque todos los días continuamos para discutir con nuestros amigos, nuestros socios en este país hermano que es Cuba. Y, de vez en cuando, tenemos éxito en tener su comprensión”, indicó Jean-Richard, quien dejó entrever que algunos de esos 142 estudiantes podrían permanecer en la isla caribeña.

Asimismo, el ministro congoleño ha anunciado que la reorientación de los que regresen estará garantizada.

Los padres de los estudiantes, por su parte, se disculparon ante los gobiernos congoleños y cubanos por el comportamiento “indescriptible” de sus hijos.




Mentiras cubanas

Fusilamiento de los ocho estudiante sde medicina. Imagen periódico 5 de septiembre

PARIS, Francia.- El asesinato de los 8 estudiantes de medicina por los voluntarios habaneros en 1871, es uno de los episodios más asquerosos de la historia de España. No obstante, ese suceso, igual que los incidentes del teatro de Villanueva, ocurridos un año antes, son los que alimentan con más fuerza el nacionalismo cubano. La prueba hay que buscarla en un titular del periódico oficialista del régimen aparecido esta semana.

Es por eso que su “interpretación” histórica a lo largo del tiempo, ha sido objeto de una manipulación descarada, sin que un relato objetivo de aquellos desgraciados sucesos haya visto la luz hasta el día de hoy. Los historiadores españoles tienden a minimizarlos; mientras que los cubanos, se empeñan en afirmar que, el acontecimiento por sí sólo justifica la independencia de Cuba.

Sin pretender ser exhaustivos hay que comenzar por poner las cosas en su sitio, y lo primero es lo primero. Los españoles de Cuba, por aquellos años, estaban enfrentados en una cruenta guerra civil. La historia de la isla está llena da episodios similares. Pero si se quiere buscar un símbolo de la barbarie humana, en particular, cubana, no hay que remontar hasta el siglo XIX, basta ilustrarla con la conocida eufemísticamente “Lucha contra los bandidos del Escambray”. Pero esa es otra historia también por poner en su lugar.

Desde la expulsión del Capitán General, Domingo Dulce, la isla, y La Habana en particular, estaban fuera del marco constitucional. El Gobierno de Madrid no tenía ninguna influencia sobre los acontecimientos que se producían en la provincia, que, desde el golpe de estado al capitán general en enero, se encontraba entre las manos del núcleo duro de los industriales y comerciantes, que como solución definitiva al desorden que perjudicaba a sus negocios, preconizaban el exterminio de los independentistas.

Este sector de la sociedad, que la historia califica de “españolista”, aunque no estaba compuesto exclusivamente por personas nacidas en España, gracias a su poderío económico, tenía la mano larga, e influía activamente en la política madrileña, poniendo y quitando presidentes del gobierno, según convenía a sus necesidades. Cuando los arreglos políticos entre partidos no bastaban, pues no dudaban tampoco en quitarse del medio, asesinándolos, a los personajes que ponían en peligro la “integridad de España”, por muy encumbrados que estuvieran, como fue el caso del general Juan Prim.

Pero volvamos a los sucesos de 1871. Como explicábamos al principio, la ciudad se encontraba envuelta en la anarquía. Allí mandaba el más fuerte, o sea los negreros españolistas, que para preservar la “integridad nacional” habían conseguido montar un ejército particular, que por aquellos días casi llegaba ya a los 60 mil voluntarios.

Ninguna autoridad, por más prestigiosa que fuera, podía oponerse a la voluntad de los que mandaban a estos paramilitares, cuyas filas, a pesar de lo que se escribe en los libros de historia, no estaban compuestas exclusivamente por nacidos en la Península. Cuba no estaba dividida entre nacidos en la isla y los nacidos en España, sino entre los que querían la independencia, que eran minoritarios, y los que querían seguir siendo españoles que eran la mayoría, exactamente como ocurre ahora mismo en Cataluña. Por esa razón, el General Blas Villate y de la Hera, conde de Valmaseda, a pesar de su inmenso prestigio -y que acababa de llegar de Oriente cubierto de gloria-, no se atrevió a conmutar la pena impuesta a los jóvenes. El conde, como todo político echó cuentas: o permitía que se asesinara a 8 inocentes, o corría todavía más sangre en la ciudad. Terrible disyuntiva. La misma del gobernador de Judea, Poncio Pilatos.

Para que se tenga una idea del nivel de terror que imperaba en La Habana hay que echar mano a las cifras de la emigración. Entre enero del 1869 y noviembre del 1871, habían abandonado la capital más de 100 mil personas simpatizantes de la independencia que temían por sus vidas. ¡100 mil personas!, que se dice rápido. Un Mariel del siglo XIX, que todo el mundo ignora. Por lo demás cada día traía su lote de violencias gratuitas, puñaladas en plena calle, de disparos desde las azoteas… ¿Qué hubiera podido hacer Valmaseda? El pueblo llano, repitámoslo sin descanso, compuesto por criollos y peninsulares, pedía sangre. El general, como Dulce en su momento, no tenía fuerzas suficientes del Ejército regular para imponer el orden. Ni tampoco podía atreverse a desencadenar una batalla campal entre tantos elementos armados en la capital. Aquello hubiera puesto punto final a cualquier posibilidad de mantenimiento de la soberanía española en Cuba. Malo, pero hubiese podido ser peor.

Pero reflexionemos un poco más. Estos jóvenes, injustamente asesinados por la turba enardecida y manipulada por los gobernantes de turno, la misma que tira huevos y arrastra a los opositores hoy en día -porque ni Cuba ni su gente han cambiado un ápice después de aquellos tiempos-, no eran solo cubanos, sino también españoles. Esto parece una evidencia, pero hay que repetirlo sin descanso: Cuba era una provincia de España. Por tanto y demás, presentar estos hechos como una lucha entre cubanos y españoles, donde los primeros son los buenos y los segundos los malos, es completamente falso. Es más, entre los ocho asesinados, por lo menos 2 (Alfonso Álvarez de la Gamba y José Marcos y Medina), eran hijos de españoles, nacidos en España. Lo que desmiente, si es que hace falta, la afirmación de que las víctimas fueron solo criollas.

Una guerra civil la padece todo el mundo. Querer hacer de ciertos episodios los únicos dignos de recordar no sólo es inmoral, sino que, como afirma Yoani Sánchez, directora del portal digital independiente 14ymedio.com, comentando el titular del Granma del pasado 27 de noviembre, vivir enfocados en el pasado hace perder el rumbo que debe tomar la nación en el presente.

Terribles sucesos, sí, que empañan por demás la convivencia entre cubanos y españoles hasta el día de hoy. Pero no fueron los únicos, ni los más terribles que se produjeron en aquella guerra. Hay que tomar en cuenta lo ocurrido en el pasado para que no se repita la historia, pero tampoco se puede permitir que se tergiverse el pasado, en nombre de ideales que han provocado la ruina de Cuba, de España y de la Hispanidad.




El difícil camino de estudiar medicina en Cuba

Estudiante de medicina en Cuba. Fotos del autor

LA HABANA, Cuba.- Ya ha pasado un mes desde que, como de costumbre, septiembre diera la bienvenida a un nuevo ciclo escolar en la enseñanza superior cubana. Alrededor de 240 mil estudiantes se dirigieron a sus aulas con proyectos académicos y de vida por delante. Sin embargo, el tropiezo con la realidad les hace desvanecer muchas de sus aspiraciones.

Este curso, al igual que los anteriores, la carrera de medicina vuelve a erigirse dentro de las más populares, o al menos, en una a las que el Estado ha favorecido por sobre otras ramas de la ciencia, y que, como cada año, concede un porciento superior de plazas de estudio.

Cabe añadir que desde el año 2014, el gobierno decidió saltarse las leyes que obligan a todo ciudadano cubano a realizar el Servicio Militar Activo, para permitir que los estudiantes de nuevo ingreso a la carrera de medicina tuvieran la ventaja de no realizarlo.

Aunque esta prebenda del Estado fue suprimida en el presente curso, los estudios de medicina se mantienen en la cima de popularidad. Por ejemplo, según el Anuario Estadístico de Salud, en Cuba actualmente existen 13 universidades de ciencias médicas, y en ellas, un total de 25 facultades. Asimismo, el anterior curso 2017-2018 estudiaban la carrera de medicina 63 379 cubanos, de ellos 11 981 en La Habana.

Esta masividad tiene, entre otras causas, las necesidades de ocupar los asientos de los especialistas de salud que cumplen “misión” en el extranjero y por concepto de servicios constituyen una de las entradas más rentables para la economía cubana.

Sin embargo, a pesar del perfeccionamiento del plan y la masividad de la enseñanza, una investigación del doctor Francisco Rojas, dio a conocer que un aspecto que limita la enseñanza de la salud pública es la composición de los claustros, en especial la de Médico General Integral, pues los docentes son muy jóvenes, de corta experiencia y la mayoría con categoría docente de instructor.

Si bien es cierto que el actual plan de estudios promueve que la docencia de los futuros doctores se realice a diferentes niveles de atención de salud, la actual masividad ha provocado que la calidad de los graduados disminuya y junto a ello, el basamento ético-profesional que debe caracterizar a la nueva generación de galenos, explicó Ramsés, uno de los jóvenes profesores de esta ciencia en La Habana.

Los problemas continúan

Entre la multitud de nuevos estudiantes que cada año acuden a sus centros docentes, hay obstáculos que sobrepasan el deseo de preparar médicos en la Isla. Por ejemplo, Ernesto, estudiante de la Facultad de Medicina del Hospital Miguel Enríquez, refiere que las condiciones para la docencia en su escuela y los laboratorios dejan mucho que desear, así como algunas de las salas del centro donde realizan sus prácticas, por el estado de deterioro en que se encuentran.

Fotos del autor

Sin embargo, el Ministro de Educación Superior, José Ramón Saborido Loidi, en el programa televisivo Mesa Redonda, explicó: “Usted recorre el país y a pesar de tener todavía limitaciones serias se nota un progreso”.

Por lo reflejado en el Anuario Estadístico de Salud, ejercen alrededor de 164 mil médicos en los centros de salud en la Isla. Pero otra realidad demuestra, según conocimos por las discretas opiniones de algunos estudiantes de la capital, que muchos de ellos han tenido que suplir el papel de los doctores, aún sin estar graduados, por la ausencia de profesionales en los espacios de atención.

La política de la integralidad

Un estudiante de medicina cuando cursa sus estudios, además de velar por su rendimiento académico, debe participar en un determinado número de actividades políticas, culturales y científicas, para al final de sus estudios contar con un documento que los propios docentes le llaman “la Integralidad”, que certifica la participación del estudiante en dichas actividades.

Estudiantes de medicina. Fotos del autor

Esta acreditación con matiz político, privilegia por encima de los resultados académicos a un determinado número de estudiantes a la hora del otorgamiento de ubicaciones laborales, ayudantías o especialidades médicas e internados verticales, por solo mencionar algunos ejemplos.

Asimismo, a pesar de que, en febrero de 2014, se anunció el aumento de salarios para el sector de la salud pública, ya que el presidente Raúl Castro precisó que “el ingreso fundamental del país” obedecía “al trabajo de miles de médicos en el exterior”, aún el tema de los ingresos de un profesional de la salud es uno de los temas que más preocupa.

“Cuando nos graduemos viviremos de los regalos”, comenta Rosa, otra de las jóvenes estudiantes de la carrera, refiriéndose precisamente a los donativos que reciben diariamente los doctores de manos de sus pacientes.

Mientras tanto, la Salud Pública continuará siendo el pilar más alardeado del gobierno y una herramienta de la diplomacia cubana para defenderse de las críticas, aunque la realidad demuestre que tiene un gran número de fisuras.