1

Llueven sustancias tóxicas sobre Matanzas, Mayabeque y La Habana

Contaminación, humo, Matanzas, incendio

MIAMI, Estados Unidos. – “Hay aproximadamente 3 200 partículas en el aire en estos momentos. La nube tiene dióxido de azufre, óxido de nitrógeno, monóxido de carbono, entre otras sustancias, que están cayendo sobre Matanzas, Mayabeque y La Habana”, confirmó esta semana la ministra cubana de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Elba Rosa Pérez Montoya.

Dichas partículas tóxicas han caído en forma de lluvia desde la densa nube de humo generada por el incendio de la Base de Supertanqueros del polo industrial de Matanzas. La contaminación ha alcanzado puntos tan distantes como la capital de la Isla e incluso ha sido percibida por el radar meteorológico de Cayo Hueso, en Estados Unidos. 

“Fundamentalmente estas sustancias están a cuatro o cinco kilómetros de altura. ¿Cuándo está el problema? El problema está si llueve, porque descienden con la lluvia esas partículas. Ahora esas concentraciones están en la altura y no se han reportado afectaciones para la vida humana”, precisó la ministra del CITMA en declaraciones citadas por el periódico estatal Girón.

Un reportaje del mismo medio, da cuenta de la precipitación de una “lluvia oscura” en el Valle del Yumurí, Matanzas, el pasado domingo. 

“No es normal que el agua que se acumula en los charcos a orillas de la carretera se oscurezca y que uno llegue a casa con el calzado manchado con esa sustancia”, dijo Diosdado Vera, un campesino de 89 años residente en esa zona matancera.

Por su parte, su hija contó: “Ese día [el pasado domingo] en cuanto me dispuse a tender comenzó a lloviznar y por instinto intenté quitarme las gotas que caían en mi brazo. Sin darme cuenta me restregué la piel y en cuestiones de segundos me llené de algo que para mí era petróleo. Salí corriendo para darme un baño”.

Una sustancia oscura ha caído sobre los cultivos en forma de lluvia (Foto: Julio César García/Girón)

De acuerdo con Girón, en estos momentos un grupo de especialistas analiza el impacto ambiental que puede generar este desastre.

“La lluvia registrada el sábado en lugares puntuales del norte de la región occidental arrastró acidificantes, partículas de hollín y otros contaminantes hasta la superficie, de ahí que, al recoger el agua de lluvia, algunas personas observaran una tonalidad oscura dentro de los recipientes”, reveló recientemente Osvaldo Cuesta Santos, especialista del Centro de Contaminación y Química de la Atmósfera, entidad perteneciente al Instituto de Meteorología de Cuba (INSMET).

Las autoridades del CITMA han sugerido que, llueva o no, las personas deben mantenerse usando una mascarilla y evitar exponerse al humo, así como cerrar puertas y ventanas.

Este martes, el médico Miguel Ángel Ruano Sánchez alertó a los cubanos afectados por el desastre sobre los peligros para la salud que entraña la contaminación generada en la zona industrial de Matanzas. 

Ruano Sánchez, residente en Colombia y miembro del Gremio Médico Cubano Libre, informó que entre las afectaciones que puede provocar la contaminación se encuentran: asma agravada, función pulmonar reducida, irritación en las vías respiratorias, neumotórax (pulmón colapsado), neumonía y derrame pleural (líquido alrededor de los pulmones). 

“La intoxicación por humo de alta toxicidad a partir de las sustancias que ya están en el aire desde hace tres días es material particulado o PM 2,5, por su diámetro de incluso menos de 2,5 micrómetros, un diezmilésimo de pulgadas (inferior al grosor de un cabello humano)”, detalló el especialista a través de redes sociales. 

“PM significa material particulado (también llamado contaminación por partículas): el término para una mezcla de partículas sólidas y gotas líquidas que se encuentran en el aire”, explicó.

“Las partículas menores a 10 micrómetros de diámetro por combustión de hidrocarburos suponen los mayores problemas, debido a que pueden llegar a la profundidad de los pulmones, y algunas hasta pueden alcanzar el torrente sanguíneo”, agregó.

Miguel Ángel Ruano condenó al Gobierno cubano por no referirse a estas graves consecuencias.

“El colmo de la desinformación de un Ministerio de Salud a su pueblo. Asesinos, llaman concentración de ‘mucho humo’, zonas vulnerables a un verdadero desastre ambiental de alta proporción y gravedad”, expresó. 

El galeno advirtió además que el uso del nasobuco, como han indicado las autoridades cubanas, no servirá para combatir esta situación, y mucho menos si se trata de mascarillas de tela, como las que utilizan la mayoría de los cubanos. 

Según sus declaraciones, “el material particulado puede incluso atravesar tapabocas de tela o de otro material”. Además indicó que “el tapabocas N95 es la herramienta más adecuada para proteger al organismo de la inhalación de contaminantes en el ambiente, debido a que atrapa el 95 por ciento de las micropartículas”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Médico cubano advierte sobre graves consecuencias por la contaminación debido al incendio

cubano, contaminación, incendio Matanzas

MADRID, España.- El médico cubano Miguel Ángel Ruano Sánchez alertó a los residentes en la Isla sobre los peligros para la salud que puede traer la contaminación generada a partir del incendio en la Base de Supertanqueros de Matanzas y advirtió que el régimen minimiza sus consecuencias. 

Ruano Sánchez, residente en Colombia y miembro del Gremio Médico Cubano Libre, informó que entre las afectaciones que puede provocar se encuentran asma agravada, función pulmonar reducida, irritación en las vías respiratorias, neumotórax (pulmón colapsado), neumonía y derrame pleural (líquido alrededor de los pulmones). 

“La intoxicación por humo de alta toxicidad a partir de las sustancias que ya están en el aire desde hace tres días es material particulado o PM 2.5, por su diámetro de incluso menos de 2.5 micrómetros, un diezmilésimo de pulgadas (inferior al grosor de un cabello humano)”, detalló el especialista a través de redes sociales. 

“PM significa material particulado (también llamado contaminación por partículas): el término para una mezcla de partículas sólidas y gotas líquidas que se encuentran en el aire”, explicó.

“Las partículas menores a 10 micrómetros de diámetro por combustión de hidrocarburos suponen los mayores problemas, debido a que pueden llegar a la profundidad de los pulmones, y algunas hasta pueden alcanzar el torrente sanguíneo”, agregó.

Miguel Ángel Ruano condenó al Gobierno cubano por no referirse a estas graves consecuencias.

“El colmo de la desinformación de un Ministerio de Salud a su pueblo. Asesinos, llaman concentración de `mucho humo´, zonas vulnerables a un verdadero desastre ambiental de alta proporción y gravedad”, expresó. 

El galeno advirtió además que el uso de nasobuco, como han indicado las autoridades cubanas, no servirá para combatir esta situación, y mucho menos los de tela que utilizan la mayoría de los cubanos. 

Según sus declaraciones, “el material particulado puede incluso atravesar tapabocas de tela o de otro material”. Además indicó que “el tapabocas N95 es la herramienta más adecuada para proteger al organismo de la inhalación de contaminantes en el ambiente, debido a que atrapa el 95 por ciento de las micropartículas”.

Recomendaciones del Gobierno cubano

Ante la situación en Matanzas, las autoridades recomendaron a los habitantes de esta provincia protegerse de las emisiones de humo y gases cerrando puertas y ventanas y utilizando la mascarilla, así como evitar exponerse a las lluvias.

“La lluvia registrada el sábado en lugares puntuales del norte de la región occidental arrastró acidificantes, partículas de hollín y otros contaminantes hasta la superficie, de ahí que, al recoger el agua de lluvia, algunas personas observaran una tonalidad oscura dentro de los recipientes”, dijo Osvaldo Cuesta Santos, especialista del Centro de Contaminación y Química de la Atmósfera, entidad perteneciente al Instituto de Meteorología de Cuba (INSMET).

Pese a la catástrofe ambiental que ha representado la explosión, las autoridades científicas sostienen que no hay registros del incremento de las enfermedades respiratorias en el Occidente del país como resultado de las emisiones de gases.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Cerrar puertas y ventanas y usar nasobuco: la recomendación del régimen para evitar intoxicación en Matanzas

Bomberos, Incendio, Explosión en Matanzas

MIAMI, Estados Unidos. — Autoridades cubanas recomendaron a los habitantes de Matanzas protegerse de las emisiones de humo y gases que se reportan a causa del incendio en la Base de Supertanqueros.

Las indicaciones transmitidas a la población han sido cerrar puertas y ventanas y usar la mascarilla aún dentro de la vivienda para evitar la intoxicaciones con las emisiones.

De acuerdo con medios oficiales de la Isla, la densa y potente nube de humo generada por el incendio se ha mantenido desplazándose hacia el noroeste de Matanzas, la porción norte de Mayabeque y La Habana.

En ese sentido, las autoridades advirtieron a la población de las tres provincias que el agua de lluvia acopiada en los hogares no debe emplearse para consumo directo humano ni animal debido a la elevada carga de contaminantes que permanecen sobre la atmósfera.

Expertos cubanos señalaron que el crudo nacional posee un alto contenido de azufre, que es uno de los componentes que se eleva con las emisiones.

Osvaldo Cuesta Santos, especialista del Centro de Contaminación y Química de la Atmósfera, entidad perteneciente al Instituto de Meteorología de Cuba (INSMET), indicó al diario Granma que al elevarse en la atmósfera el azufre se convierte en dióxido de azufre. Ese compuesto reacciona con la humedad del aire y, al mezclarse con el óxido de nitrógeno, provoca lluvias ácidas.

Cuesta Santos explicó que “la lluvia registrada el sábado en lugares puntuales del norte de la región occidental arrastró esos acidificantes, partículas de hollín y otros contaminantes hasta la superficie, de ahí que, al recoger el agua de lluvia, algunas personas observaran una tonalidad oscura dentro de los recipientes”.

Pese a la catástrofe ambiental que ha representado la explosión, las autoridades científicas sostienen que no hay registros del incremento de las enfermedades respiratorias en el Occidente del país como resultado de las emisiones de gases.

El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) indicó que las mayores concentraciones de contaminantes están entre los cuatro y seis kilómetros de altura y son menos significativas sobre la superficie.

Ese organismo también recomendó usar el nasobuco, así como evitar exponerse a las lluvias.

Este lunes se dio a conocer que el tercer tanque de la Base de Supertanqueros de la bahía de Matanzas también colapsó por causa del vertimiento de combustibles.

“Efectivamente, ocurrió el riesgo que habíamos anunciado”, declaró a la prensa estatal Mario Sabines Lorenzo, gobernador de Matanzas.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Guantánamo: la tierra de los ríos muertos

Guantánamo, Río Guaso, Ríos

GUANTÁNAMO, Cuba.  — A pesar de que el inciso (g) del artículo 13 de la Constitución castrista establece que uno de los fines esenciales del Estado es la protección del patrimonio natural, histórico y cultural de la nación, CubaNet ha publicado varios artículos sobre las podas desmesuradas realizadas en la ciudad por la empresa de servicios comunales y sobre el estado calamitoso de construcciones emblemáticas del patrimonio arquitectónico y cultural guantanamero, como el otrora mercado municipal, el palacio Salcines y la casa natal del poeta Regino E. Boti. Desde hace más de diez años las autoridades de la provincia prometieron reestablecerlas, pero todavía no lo han hecho.

De la contaminación ambiental de importantes ambientes naturales no escapa la provincia más oriental de Cuba. Un problema de larga data es la salinidad de los suelos, provocado en gran parte por la acción humana. A ello se unen la deforestación y la contaminación ambiental, de la que no escapan los ríos.

Ubicada en un valle “entre el mar y la montaña”, como escribió el poeta Regino E. Boti, Guantánamo es un vocablo aborigen que significa “tierra entre ríos”. Pero, si nos atenemos a los efectos de la acción humana sobre ellos, es muy posible que dentro de diez años la capital más oriental de Cuba solo tenga ríos en el recuerdo.

Los cuatro ríos de Guantánamo

El valle donde está asentada la ciudad está surcado por los ríos Guantánamo, Jaibo, Bano y Guaso. De ellos el más caudaloso e identificado con la ciudad es el último. De hecho, la también conocida “Villa del Guaso” fue llamada en el siglo XIX “Santa Catalina del Saltadero del Guaso”. Algunos historiadores afirman que en esos tiempos ese era un río navegable desde la bahía hasta una zona actualmente ubicada en un céntrico lugar de la ciudad.

Este río nace en un lugar nombrado “La ninfa” y luego se une con el río Bano en un lugar conocido como Confluentes. Desde allí ambos van hacia la bahía.

El Jaibo-actualmente parece un arroyito-atraviesa la parte oeste del valle.

Así languidece el río Jaibo. Nótese el color del agua. (Foto: Niober García Fournier)

Por su parte, el río Guantánamo nace en las montañas de Santiago de Cuba y sus aguas eran recogidas hasta hace muy poco por la presa “La Yaya”.

Las revelaciones de un guantanamero especialista del CITMA

CubaNet tuvo acceso a un especialista guantanamero que labora en el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), órgano encargado de dirigir, controlar y ejecutar la política del Estado y del gobierno en la actividad científica y tecnológica, la política ambiental y el uso pacífico de la energía nuclear.

El científico accedió a darnos su opinión sobre el tema siempre y cuando preserváramos su identidad, por temor a represalias.

Visiblemente consternado, el especialista, quien tiene más de dos décadas de trabajo en el CITMA, afirmó que ninguno de los ríos guantanameros escapa a la acción negativa de las entidades estatales, entre las que mencionó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), el Combinado Cárnico de Guantánamo, la fábrica de jabones, el central Argeo Martínez y otras pequeñas empresas situadas cerca de esos ríos.

En esta zona, llamada Confluentes, se vierten desechos provenientes del hospital provincial (Foto: Niober García Fournier)

Según sus palabras, estas entidades envían sus aguas residuales y desechos sólidos a esos ríos. A ello se suman las aguas albañales de toda la ciudad, incluidas las del hospital provincial Dr. Agosthino Neto, con gran contenido de sustancias químicas.

Vertimiento de aguas albañales sobre el río Guaso (Foto: Niober García Fournier)

Con respecto al río Guaso expresó: “Este río presenta niveles de contaminación alarmantes, muy por encima de los permisibles a nivel internacional. Está sobresaturado de contaminación y este no es un fenómeno aislado, pues hoy toda la cuenca hidrográfica de Guantánamo está gravemente perjudicada por la contaminación. Han surgido de forma desorganizada comunidades que carecen de infraestructura para tratar sus aguas residuales. La solución de las autoridades guantanameras ha sido instalar tuberías para que esos desechos vayan directamente hacia los ríos de la ciudad. Aunque no puede afirmarse que el nivel de contaminación de los ríos Jaibo y Bano son similares al existente en el Guaso, si es muy preocupante, a tal punto de que en algunas partes esos ríos se han estancado, como en la zona de la antigua Sociedad Patriótica Militar (SEPMI), donde hoy solo hay una laguna putrefacta”.

Márgenes del río Bano (Foto: Niober García Fournier)

El especialista también afirmó que “la deforestación y la degradación de los suelos, causadas principalmente por empresas estatales, inciden negativamente en la cuenca hidrográfica del valle, pero también en otros ríos de la provincia como el Yateras y el Toa, este último uno de los más caudalosos del país”.

Interrogado sobre el papel que las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) han tenido en este fenómeno expresó: “Muchos guantanameros creen que la presa ´La Yaya´ ha perdido su capacidad de embalse debido al cambio climático, pero lo cierto es que la reducción del líquido embalsado en ella se debe a que esa presa se alimenta de afluentes ubicados en la Sierra de Canastas, en la provincia de Santiago de Cuba, y los militares de esa provincia decidieron represarlos para su beneficio. Ahora, el acopio de agua de esta presa depende de ellos. Esto, combinado con la prolongación de las sequías, ha provocado que este embalse, que antes era uno de los más grandes del país, ahora sea el que menos agua acumula en toda la provincia”.

Vista del Río Jaibo desde un puente de Guantánamo (Foto: Niober García Fournier)

Acerca de un proyecto relacionado con el asunto abordado por CubaNet, el especialista afirmó: “Hay un proyecto que consiste en hacer una laguna de oxidación para tratar todas las aguas residuales de la ciudad y luego reenviarlas hacia el río Guaso y la bahía, la cual también está sufriendo profundamente el impacto contaminante mencionado, potenciado por el hecho de que las FAR construyeron la llamada ´pasarela´, una malla de alambre que divide la bahía en dos para impedir la fuga de los cubanos hacia la base naval estadounidense. Esta malla provoca la adherencia de desechos y moluscos que impiden el flujo natural de la corriente en la bahía, algo letal para el ecosistema marino”.

Visiblemente molesto, el especialista concluyó afirmando: “Este proyecto fue concebido hace más de 15 años, pero no se aprecia ninguna voluntad gubernamental para iniciarlo. Ojalá que cuando se decidan a ejecutarlo no sea demasiado tarde”.

No es la primera vez que CubaNet aborda el tema expuesto en el titular de este fotorreportaje, algo que puede corroborarse visitando sus archivos. Ojalá que sea la última y que las autoridades cumplan con su propia Constitución.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Al menos 71 personas intoxicadas con agua potable contaminada en Pinar del Río

agua, pinar del río

MADRID, España.- Al menos 71 residentes en Pinar del Río se han reportado con “vómitos, diarreas semipastosas y liquidas” tras el consumo de agua potable contaminada con aguas albañales.

Según informó el Centro de Higiene, Epidemiología y Microbiología, perteneciente a la delegación del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), el incremento de infecciones gastrointestinales de los últimos días ha ocurrido luego de intensas lluvias en la provincia.

De acuerdo al reporte de las autoridades sanitarias, compartido en la página de Facebook de TelePinar, el análisis de muestras tomadas a pacientes con diarreas descartó la presencia de cólera.

“El municipio cabecera incide en esta ocasión, correspondiendo la mayoría de los casos al Reparto Hermanos Cruz, con la contaminación de agua potable con aguas albañales y la baja concentración de cloro en la conductora de 36 pulgadas”, precisa la información.

El Ministerio de Salud Pública aconsejó hervir el agua antes de consumirla y agregar de 3 a 4 gotas por litro de hipoclorito de sodio 1 %; así como almacenar de manera segura el agua doméstica.

Además llamó a los residentes en Pinar del Río que presenten síntomas similares a acudir al Policlínico o al consultorio médico de la familia.

agua, pinar del río

 

Usuarios denuncian que estas situaciones ocurren con frecuencia

En los comentarios a la publicación los usuarios se refirieron a la frecuencia con que se dan situaciones lamentables como esta.

También denunciaron la escasez de agua en Pinar del Río durante el último mes y la mala gestión del Gobierno.

“Mis padres son dos ancianos y tienen una fosa reventada al frente (de la casa) y ya estoy agotada de pedir el servicio a comunales y no resuelven nada. Eso es lo que hay que resolver para evitar todas estas infecciones. Además llevamos 20 días sin servicio de agua potable . ¿Dónde se ve eso? Ni en Haití tanto tiempo sin agua potable”, dijo Idalmis Hernández.

Por su parte, Alexander Gutiérrez Marzo agregó: “La sanidad en esta provincia no sirve, las sanitarias desbordadas, el servicio de agua lleno de salideros, cuando no hay agua lo que hacen es tragar aguas y suciedades”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Desechos de central azucarero dejan sin agua a casi 2 000 personas en Matanzas

Agua, Matanzas, contaminación, Calimete

Agua, Matanzas, Calimete
(Foto: Collage/Girón)

MIAMI, Estados Unidos. – Pobladores del central Jesús Rabí, en el municipio matancero de Calimete, denunciaron la mala calidad del agua que reciben debido a una fuente de contaminación ubicada en la zona.

Yoelkys Morales Acosta, residente de esa localidad, declaró al oficialista Periódico Girón que la situación ha obligado a las autoridades a abastecer al poblado con pipas de agua.

“Comprendimos entonces que el pozo estaba contaminado. El agua salía turbia, fétida, con partículas verdosas; su consistencia era gelatinosa, y su color de un amarillo tan fuerte que manchaba las tazas sanitarias y los lavamanos. Por supuesto, no podríamos utilizarla en los animales o el riego. Ahora la recibimos mediante carros cisterna que, aunque abastecen con regularidad, hasta el momento no resuelve la situación de la totalidad de los pobladores del central por la incapacidad de algunos para almacenarla”.

Debido a la contaminación, las autoridades solo ordenan el bombeo del agua para labores de higienización. El resto del preciado líquido es distribuido mediante carros cisternas, encargados de abastecer a más de 1 900 personas que viven en las inmediaciones del central.

Aunque los lugareños señalan que todo se debe a los residuos provenientes de una de las industrias más importantes de la provincia, ubicada cerca de allí, Orlando Vandrell Cuello, Director Adjunto de la Empresa Azucarera Matanzas, explicó que aún no se precisa la fuente de contaminación del agua.

“Hasta el momento el origen se encuentra por precisar a partir de que cerca de la fuente de abasto se encuentra un criadero de cerdos que pertenece a una persona natural, y varios procesos que se realizan durante la zafra no se utilizaron en la actual campaña”, sostuvo el funcionario.

Otro especialista, sin embargo, destaca que la contaminación del agua obedece a cambios provocados por los procesos químicos propios de la industria azucarera.

“A partir de la revisión a una muestra de los pozos que presentaba problemas, concluimos que la calidad del agua estaba dada por los cambios físico-químicos provocados por la descomposición de materia orgánica producto de varios procesos industriales que se realizan en Jesús Rabí, y que con el transcurrir de los años pudo acumularse”, explicó Amaury Anchía Sánchez, Director de la UEB Este Aprovechamiento Hidráulico Matanzas.

Según los especialistas, la descomposición de la materia orgánica subterránea emite gases hacia la superficie que pueden provocar otras situaciones desagradables como las quemaduras graves producto de una reacción del fuego con el metano.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Santa Clara se llenó de humo

Santa Clara humo contaminación cuba quema basura villa clara

Santa Clara humo contaminación cuba quema basura villa clara
Residentes preocupados por el humo que inundó la ciudad (foto del autor)

SANTA CLARA, Cuba. – Cerca de las once de la noche de este miércoles, la ciudad de Santa Clara, en el centro de Cuba, comenzó a inundarse de un humo espeso e irrespirable. Los transeúntes del parque Vidal especularon sobre un posible incendio en zonas aledañas. La realidad: hace dos noches consecutivas que han decidido quemar la basura en el vertedero municipal, así lo confirmaron los policías que hacían guardia en las calles cercanas. “Dicen que van a llamar a los bomberos”, alegaron.

Ante la contaminación inusitada por la cortina de niebla fétida, varios periodistas del semanario oficialista Vanguardia, incluso, cuestionaron en sus cuentas de Facebook que, a pesar de tener sus casas cerradas, el humo penetraba por las ventanas y que no tenían conocimiento de la causa de su proveniencia. En una llamada realizada al puesto de mando de Servicios Comunales de Cuba, la operadora contestó que el incendio fue provocado por los buzos que escudriñan en la basura de este sumidero. Respondieron, además, que “son personas inescrupulosas”, que lo hacen para buscar hierro y otros metales para vender a materias primas.

Magda Alemáñez, vecina del reparto Caracatey de Santa Clara dijo vía telefónica a Cubanet que lo que más le molesta es que sus hijos estén tosiendo toda la madrugada. “Uno es asmático y se despertó porque pensaba que algo malo estaba pasando, no podía dormir, no hay ventana, ni de cristal, que aguante esto del humo constante”.

El vertedero municipal de Santa Clara está situado en la Carretera a Manicaragua, bastante cercano a la zona hospitalaria, y a sitios como el Caracatey y Sakenaf, pero a kilómetros de la plaza central de la ciudad, donde la neblina penetró en casas y centros gastronómicos.

Los llamados buzos (recogedores de basura) han incendiado en varias ocasiones el lugar para tamizar los desechos sólidos maleables y hallar una fuente de búsqueda para vivir de la basura. Ante el advenimiento de inspectores en la zona algunos han optado por la violencia o el soborno para mantener su trabajo.

Varios establecimientos estatales y por cuenta propia situados en el centro cerraron por causa de la contaminación que se desprendía hacia los propios locales. La operadora de Servicios Comunales de Cuba también aseguró que la quema sería controlada por los bomberos, pero no aseguraban la duración ni el alcance de la humareda.




Residentes en Regla respiran aire contaminado y al gobierno no le importa

aire contaminado

LA HABANA, Cuba.- Al otro lado de la bahía de La Habana, en uno de esos barrios a los que nunca llegan los turistas, el aire que se respira no es el ultramarino que las publicidades venden. Hace poco más de quince días el suburbio que se forma en la intersección de las calles Facciolo, Rafaelli y La Piedra, cercano al Parque de las Madres en el municipio de Regla, ha sentido como en cada rincón de sus viviendas se acumula un sospechoso polvo.

Muy cerca de este asentamiento, a menos de cincuenta metros en algunos casos, se encuentra la base de tanques de aceite para el consumo humano, una entidad encargada de recepcionar toda la carga que de ese producto traen los barcos al puerto de la ciudad.

Dichos enormes envases de metal “necesitan mantenimiento, y contrataron a Cupet para que los limpiara, proceso que cuando empezó hizo que soltaran arena de sílice y en la fase en la que estaban hace unos días lo que estaban liberando al ambiente era granalla de carbón, y todo esto porque para la limpieza usan mangueras de alta presión con abrasivos”, contó Yuniel Martínez, miembro de una de las casi cuarenta familias que habitan aquí.

Según conoció este reportero, unos vecinos presentaron su inconformidad en la Dirección Municipal de Higiene y Epidemiología, como primer paso, sin más respuesta que conocer que su queja ya había sido asentada. Una semana después, y a raíz de la capa de hollín que acumulaban en su casa, su malestar los llevó a reunir otra evidencia y presentarse con ella en el Gobierno Municipal.

“Al hacer dicha protesta  ̶ cuenta Esteban Betancourt ̶  automáticamente el personal del Gobierno vino a analizar la situación porque teníamos las pruebas del daño. Llamaron a contar a la gente de la empresa de aceite y ellos presentaron todos los permisos que tenían para hacer esos trabajos, incluyendo un autorizo del Citma*”.

A pesar de que las obras se detuvieron el 24 de julio, fueron reiniciadas al día siguiente con la excusa de que solo tardarían media hora en terminar, y así comenzarían a pintar los tanques, pero ya el daño estaba hecho, tanto a los inmuebles como a la salud. El delegado del Poder Popular y el presidente de la circunscripción se reunieron con alrededor de ocho personas, identificadas como los líderes del barrio, para recoger su malestar; sin embargo, “el horario altamente matutino en que dicha reunión se celebró, impidió que más familias se unieran al debate”, explica Betancourt.

De acuerdo con Félix Rosales, otro de los afectados, “ambos dirigentes comenzaron a explicar que estas obras son de vital importancia para el país, porque en ellas se acumula el aceite nacional, y que el barco está por llegar. No obstante, ellos estaban recogiendo las opiniones para que esto no siguiera sucediendo. Básicamente, se pusieron de parte de la empresa y no del pueblo que representan”.

De acuerdo con el sitio web www.quiminet.com “los usos y aplicaciones industriales de la arena sílica se derivan principalmente de sus propiedades químicas y físicas”, ya que este “es el abrasivo más comúnmente utilizado en la industria para una limpieza efectiva y de bajo costo”. Por su parte, “la granalla es uno de los materiales mayormente utilizados como abrasivo, este se puede encontrar en forma de partículas redondas o angulares. Posee una composición química de alto porcentaje de carbono”.

La arena de sílice es la materia prima fundamental en la producción de vidrio, y además se emplea en las fórmulas de detergentes, pinturas, hormigones y morteros especiales. En el caso de la granalla, esta se utiliza en el lavado de piezas de fundición y troquelado, la preparación de superficies grandes y pequeñas de acero, concreto, hierro y asfalto, así como estar considerada de indispensable para el corte de bloques de granito.

“Aquí hasta hubo personas mayores que necesitaron ayuda para limpiar sus casas por toda la acumulación de ese polvo. Cayó un aguacero y todo, pero esa sustancia es tan pesada que el agua de lluvia no la limpia por sí sola, sino que hay que fregar a fondo y con escobas porque se cuela en todos lados”, reveló Rosales.

Por su parte, el doctor Alexis Álvarez comentó brevemente que “estas son sustancias de riesgo profesional para trabajadores de la construcción, la minería y el vidrio, por ejemplo, y a corto plazo pueden influir en la salud humana con infecciones respiratorias repetitivas, mientras que a largo plazo derivan en cáncer de pulmón”.

La exposición a estos polvos generados por el desgaste del abrasivo y las partículas provenientes de la pieza granallada son abordados en los resúmenes solo desde la afectación a quienes trabajan directamente con ellos, obviando la cercanía de civiles a las áreas industriales. “Los informes médicos también vinculan la respiración del polvo de sílice con artritis incapacitante e irritación en la piel y los ojos”, expone www.quiminet.com, espacio donde se advierte que “no debe usarse este material nunca sin un respirador. El área de trabajo también debe estar bien ventilada mediante aire forzado durante y después del uso de este material”.

Un caso fuerte de este barrio, con altas implicaciones para la salud, es el de un menor de cuatro años que tiene parálisis cerebral, y según su madre “iba a ser operado este 24 y cuando fue a la última auscultación se le detectó que tenía los pulmones muy comprometidos y así no podía pasar al salón de operaciones”. Pero este no es un paciente aislado; también “una señora mayor de la misma cuadra ha sufrido una crisis de asma por esta causa, y los niños juegan y corren por estas calles, porque están de vacaciones, y así respiran mucho más rápido ese aire lleno de polvo”, denunció la mujer.

Para los encargados gubernamentales, la justificación en este aspecto fue declarar que en esa zona siempre se ha padecido de problemas respiratorios, y se apoyaron en estudios realizados que demuestran la alta tasa de cáncer y enfermedades pulmonares que existe en Regla.

Ante tales declaraciones, Esteban Betancourt llama la atención sobre como “los gastos médicos que se producirían de aquí a cuatro años para atender los posibles casos de cáncer que esto generaría van a ser mayores que lo que podría representar sacar a estas entidades de la cercanía de la gente”.

Los operarios de Cupet declararon ante la población que ellos conocían desde un inicio sobre la existencia de un procedimiento sobre base húmeda que podía cumplir con las mismas exigencias del trabajo sin levantar todo ese polvo, pero que no contaban con el aditamento necesario para ello.

*Citma es el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba.   

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




El río más largo de Cuba desaparecerá en pocos años (II)

río cauto holguín cuba contaminación medio ambiente
Contaminación del arroyo del Poblado San Rafael (foto del autor)

HOLGUÍN, Cuba.- Una rara sustancia “tiñe” de blanco las aguas del río San Rafael  provocando que su corriente se torne más lenta. Son desechos de la producción de la estatal empresa de productos lácteos de Holguín que durante más de 40 años vierte en este arroyo que desemboca en el Cauto, el río más extenso de Cuba.

Con una afectación incalculable al ecosistema, el problema parece no tener fin a pesar de la demanda constante realizada al Gobierno por los vecinos de San Rafael, un poblado campestre situado a tres kilómetros al este de la ciudad de Holguín.

La intensa y persistente fetidez que emana de los desechos vertidos perjudican a los habitantes cuyas casas están próximas al río.

“Es un planteamiento que año tras año realizamos al delegado de la circunscripción, pero que hasta hoy no ha tenido respuesta”, dijo a CubaNet Pablo Enrique, un lugareño.

La solución parecía estar en el año 2017, cuando la empresa inició la construcción de dos lagunas de oxidación donde se instalarían cuatro aireadores y una planta de tratamiento residual que se comprarían en el exterior.

“Así disminuiría la contaminación con el control de los residuales de la industria, el de los pluviales y los albañales.”, comentó a un medio local Migdalia Moreno Gómez, directora del Lácteo, como popularmente se conoce a la instalación.

Los equipos “arribarían a finales de este año”, dijo la directiva en enero de 2018.

Sin embargo, un año después, la tecnología no se ha puesto en marcha, y en cambio la contaminación acuífera en la zona se incrementa con la instalación de equipos de pasteurización y descremado de leche, así como el aumento de 15 a 21 las variedades de queso, detalló a CubaNet un trabajador que prefirió el anonimato por temor a ser despedido.

La fábrica de Conservas de Vegetales Turquino también está incluida en la lista negra de las entidades del territorio altamente agresivas al medioambiente.

Sus directivos anunciaron en el año 2018 que se aprobaría el presupuesto para iniciar el montaje de una planta de tratamiento de residuales. Pero los desechos de la fábrica siguen contaminando al Miradero, otro río que desemboca en el Cauto.

A diferencia del río San Rafael, las aguas del Miradero son negras y llenas de tomates podridos. Por el hedor que desprende, sus moradores lo han nombrado jocosamente como el río La Peste.

Con pesimismo Ana Gloria, una vecina, opina que el nombre llegó para quedarse. “Ya nadie le dice Miradero. Aunque parezca cómico, el problema es muy serio y afecta a la comunidad”.

Además de las dos industrias mencionadas, los expertos señalan a 140 organismos estatales en Holguín como altamente agresivos al medioambiente, sobresaliendo los cinco centrales azucareros, los tres hospitales de la ciudad y los centros integrales porcinos, que en total son los más contaminantes del área, al verter desechos químicos de gran magnitud en los ríos que desembocan en el Cauto.

Especialistas afirman que estas entidades aumentan la carga contaminante al no realizar el tratamiento residual en origen, violar los planes de mantenimiento, no ubicar correctamente los pozos de infiltración para el residual y mantener los colectores obstruidos.

Un fracasado plan de inspecciones estatales aprobado por el Instituto de Recursos Hidráulicos y la pésima fiscalización del cumplimiento de la política nacional del agua que define la afectación de la calidad del preciado líquido en el entorno de cada una de esas instituciones, son solo dos indicadores negativos que inciden para que la provincia sea “la principal fuente contaminante de la cuenca del río Cauto”. Así la calificó Inés María ChapmanWaugh, vicepresidenta de los Consejos de Estados y Ministros de Cuba, durante una visita al territorio.

A esto se suma los errores cometidos en el proceso de sedimentación, así como el mal uso de las trampas de grasas, encargados ambos de reducir las sustancias oleaginosas que arrastra el residual líquido.

“Necesitamos que las entidades estatales cumplan lo dispuesto en los decretos que regulan las contravenciones personales o institucionales en relación con la protección de las aguas”, solicitó el doctor Julián Mojena Martínez, subdelegado de Inspección Estatal de Recursos Hidráulicos en Holguín.

¿Qué dice la Ley?

El 14 de febrero del pasado año entró en vigencia la Ley del Agua, que fija el cumplimiento de la norma cubana sobre la protección de las aguas terrestres y el vertimiento de los residuales líquidos industriales a los cuerpos receptores del agua.

La Ley, estructurada en 13 títulos, 36 capítulos y 127 artículos, determina responsabilidades para algunos organismos de la Administración Central del Estado de cara a la gestión integral del agua.

De acuerdo a un informe al que tuvo acceso CubaNet, el pasado año, en el ámbito del sector estatal, en Holguín se impusieron 77 multas y medidas administrativas por contravenciones de determinadas regulaciones en relación con la protección de las aguas terrestres o su uso racional.

Una parte de las multas fueron aplicadas a directivos de empresas “cuyo actuar negligente propició el derroche o la contaminación del agua”.

Sin embargo, esta penalidad “es una formalidad pues su monto no es lo suficientemente elevado de acuerdo a lo que tipifican los decretos que la regulan”, comentó en calidad de anonimato un trabajador de la oficina de Inspección Estatal de Recursos Hidráulicos en Holguín.

En el caso de las sanciones institucionales que se aplican a empresas estatales, si afectan el desempeño empresarial e impactan negativamente en su economía y en el salario de los trabajadores, precisó Mojena Martínez.

Las inversiones ejecutadas para la recuperación ambiental de la cuenca del Cauto no han dado el resultado esperado. La creación en 1996 del Consejo Técnico de la Cuenca del Cauto, con un “carácter multidisciplinario y ampliamente participativo” y la Oficina Coordinadora de la Cuenca del Cauto en 1999, significó un gasto considerable de recursos sin lograr los objetivos para los que fueron creados.

El río Cauto, el más extenso del país, cuenta con trescientos cuarenta y tres kilómetros de longitud y una cuenca de nueve mil quinientos kilómetros cuadrados, un territorio donde viven más de un millón de personas de las provincias de Santiago de Cuba, Holguín, Granma y Las Tunas. Ellos esperan un accionar más firme contra aquellas empresas estatales que con su actuar irresponsable contaminan el Cauto.

(Segunda parte del reportaje investigativo de Fernando Donate Ochoa. Vea la primera parte aquí)




Autoridades cubanas culpan a la población de la contaminación en la Bahía de La Habana

Puente sobre el río Luyanó (Foto Granma)

MIAMI, Estados Unidos. – Autoridades cubanas aseguraron a la prensa oficial de la Isla que la población es la principal responsable de que continúen llegando residuales sólidos a la Bahía de La Habana.

En declaraciones ofrecidas a Granma, Mercedes Gzegozewski González, directora de Gestión Ambiental del Grupo de Trabajo Estatal-Bahía de La Habana (GTE-BH), indicó que es la población la que termina arrojando en los afluentes cercanos los residuos que los servicios estatales son incapaces de gestionar.

Según la especialista, los residuales domésticos están conectados a los ríos y al alcantarillado de la capital y, además, existe un nivel bastante elevado de pobladores que se ha conectado de manera ilegal a los drenajes pluviales.

En ese sentido, el río Luyanó, límite entre los municipios Diez de Octubre y San Miguel del Padrón aporta el 20 % de la contaminación de materia orgánica y nutriente a la bahía.

“Hace dos años que aquí no había contenedores donde arrojar la basura, por ello, los habitantes de esta área lo hacían en el mismo río. Una vez esto se solucionó, la mejora se notó. Ahora volvimos a lo mismo, hace semanas que la basura no se recoge y ya comienza a llegar al Luyanó”, comento a Granma Paula Hernández, residente de la zona.

Sin embargo, la actividad industrial en la zona también afecta de modo significativo la salud de la rada habanera. La refinería Ñico López, por ejemplo, está considerada entre los tres focos con mayor aporte de contaminación por el vertimiento de residuales líquidos.

“La refinería aporta la mayor cantidad de hidrocarburos a la bahía no solo por la dimensión de la empresa misma, sino además por lo riguroso y amplio de sus procesos”, aseguró la Directora de gestión ambiental del GTE-BH.

La especialista también señalo que el proceso natural de esta entidad es la refinación de petróleo, por lo que su residual va a estar vinculado a ese producto y dijo, además, que la barrera fija de la refinería fue afectada por la ocurrencia de fenómenos meteorológicos.

Otras entidades que aportan residuales son las pertenecientes a la Industria Alimentaria, con el 1,6 % de la carga contaminante que llega a aguas de la Bahía de La Habana.