Cayó de un segundo piso y dejó de creer mentiras

LA HABANA, Cuba, octubre, www.cubanet.org – Hasta que se cayó de un segundo piso, Carlos Delgado Miranda de 53 años, creía en las mentiras de la revolución fidelista.

Delgado Miranda residente en Baracoa, Guantánamo trabajaba como carpintero ¨A¨ de la Empresa Provincial Constructora de Mantenimiento (EPCOMA). Su vida laboral se extiende a 28 años, varios de vanguardia nacional y 2 perdidos en la guerra de Angola.

Él fue de los cubanos de a pie reclutados en la década del 80 para satisfacer los planes guerreristas de Fidel Castro en África. Sobrevivió dos años a la guerra, tiempo que no consta en su record laboral.

La caída.

Por orientación de José A. Guilarte Matos, director municipal de la EPCOMA, el carpintero fue destinado a culminar el encofrado del techo en la casa del chofer del presidente de gobierno.

Cuando el carpintero de experiencia valoro el trabajo se percató de la debilidad del encofrado.

¨Le advertí al director que faltaban cargaderas y puntales para asegurar las planchas de poliespumas. Me respondió que no había más madera en la empresa. Si me negaba podría perder el trabajo¨, relata.

Decidido a no perder el empleo el carpintero subió al segundo nivel. Minutos después cayó de espaldas debido a las deficiencias del encofrado. Las radiografías indicaron, fractura en la columna y una isquemia semidorsal.

Recuerda el carpintero que al siguiente día apareció la madera para reforzar el encofrado. También un mensaje del director a través de los funcionarios de Protección Física y Recursos Humanos  para que no presentara certificados médicos. La empresa pagaría el trabajo.

Accedimos al peritaje médico para la solicitud de expediente de asistencia social del trabajador. En el documento se dictamina por una comisión médica, Síndrome compresivo, trastornos de sensibilidad y lesión traumática lumbar reciente.

En las observaciones se limita la vida de Carlos, no puede trabajar más como carpintero.  Además le prohíbe la exposición a caminatas, esfuerzos físicos o tiempo sentado.

Mentiras revolucionarias.

Una semana  después del dictamen, el gobierno desintegro la EPCOMA, y la empresa de Conservación de la Vivienda asumió el contrato de los trabajadores cesantes.

Pero Carlos quedó desempleado por incapacidad laboral.

Escribió  a la Central de Trabajadores de Cuba (CTC). Le respondieron que ¨el caso debía ser valorado por el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social (MTSS) de su localidad.

El MTSS de la provincia de Guantánamo le negó la asistencia social porque considero que el carpintero está apto ¨con limitaciones¨ para trabajar. Además el gobierno argumentó que su núcleo familiar está protegido por la asistencia social.

El carpintero acogió en su casa de madera a una hija que recibe una pensión de 325 pesos como ¨madre cuidadora¨ de su hijo, afectado por una parálisis cerebral provocada por mal trabajo en el parto.

Desde hace nueve años la asistencia social del gobierno asigno a la hija una vivienda que nunca entregaron.

Carlos narra que durante una entrevista con un funcionario gubernamental y otro del Partido Comunista de Cuba (PCC) para reclamar la vivienda debida, fue amenazado con la cárcel.

¨Nos dijeron que por orientación del PCC existía una nueva política de gobierno… Tienen  la orientación de destinar todas las casas que se construyan a los evacuados desde 1998¨, y agrega.

¨Me pidieron que confiara en la revolución y les dije: No me vengan con política que ustedes son unos mentirosos. Como van a hablar ahora de priorizar a gente que llevan más de 10 años evacuados porque ustedes se repartieron las casas…. Ellos me dijeron que podía caer preso por decir eso¨.

Los funcionarios recomendaron a la hija del carpintero no llevarlo a futuras entrevistas.

Casando de acudir a la oficina de empleos de Baracoa en busca de un trabajo acorde a sus ¨limitaciones¨, las negativas han cansado su esperanza. Con la indignación de quien descubre haber sido engañado por un largo tiempo me dijo:

¨Voy a preparar un viaje a La Habana para decirle en la cara al ministro del trabajo (y seguridad social) y todos los que tienen que ver con él, que son unos mentirosos.

[fbcomments]