El fracaso del alzamiento en Venezuela y el futuro de Cuba

El fracaso del alzamiento en Venezuela y el futuro de Cuba

Quién sabe si en un nuevo escenario EEUU y Cuba discuten cambios de cierto calado que sean aceptables a la oposición política de dentro y fuera de la isla

Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel
Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel (Foto Prensa Latina)

BELEM, Brasil. – En la medida que avanzan los días, se conocen más detalles de las probables causas del fracaso del alzamiento en Venezuela del 30 de Abril. Se sabe ahora que no sólo fue el adelanto de la fecha de la sublevación, sino que el general Padrino, el mismo día 30, puso como condición de apoyo al intento, que fuera él (Padrino) quien dirigiera el gobierno provisional posterior a la asonada, lo que no fue aceptado.

Este detalle es crucial para lo que ahora está en marcha. Aceptando la tesis de que Padrino obedecía órdenes de los servicios de inteligencia cubanos durante la conspiración, la propuesta de Padrino para dirigirlo “todo” después de eliminar a Maduro -sobreentendiendo que viene de los servicios cubanos- implica que la Habana estaría dispuesta a sacrificar al actual gobernante, siempre que otro afín a su causa tome el mando del país. Por eso Maduro envió a su esposa al extranjero. No puede haberle hecho ninguna gracia esa propuesta de la Habana.

La óptica norteamericana posterior al fracaso fue, de inicio, amenazar a Cuba para que retirara sus hombres de Venezuela, amenazando con un bloqueo total a la isla. Posteriormente y con un espíritu más negociador, EEUU propuso que “haría una apertura hacia Cuba muy beneficiosa si los cubanos aceptaran retirar sus ‘asesores militares’ de Venezuela”. Esto significa una oferta más que beneficiosa para la isla -casi imposible de rechazar- sobre todo si ya habían pensado en tirar del juego a Maduro, cuando le dieron la orden a Padrino de ofrecerse para dirigir el país.

Paralelamente, el Grupo de Lima, que nunca se había referido al papel de la Habana por considerarlo “menor” (pensando que están China, Rusia y EEUU jugando duro) acaba de hacer un “llamado a Cuba” para que apoye las gestiones de una solución pacífica del conflicto.

Si mis conjeturas fueran acertadas, Cuba sale de esta crisis siendo la principal ganadora, sin que necesariamente tenga que dejar sus intereses de lado (petróleo) siempre que, durante las negociaciones para retirar todo su personal, garantice algunas ventajas, sobre todo en lo referente al suministro del crudo, ya que EEUU le prometió una “nueva apertura” con ventajas.

Así las cosas, habría que ver cómo el presidente estadounidense negociaría con los cubano-americanos que hasta ahora lo han apoyado, teniendo a la vista una complicada reelección. Resolviendo el problema de Venezuela, Trump garantiza el voto no sólo venezolano en 2020, sino también un alto porcentaje del voto latino. Sin embargo, si hubiera una nueva apertura con la Habana -como la antes expuesta- ¿cómo quedaría el voto cubano en tales circunstancias?

Quién sabe si a partir de este panorama, Estados Unidos y la dictadura cubana discutan cambios de cierto calado que sean aceptables a la oposición política de dentro y fuera de la isla y que permita a EEUU acordar un cronograma de cambios, como inicio de un proceso a medio plazo.

[fbcomments]