Vargas Llosa: Fidel Castro “deja un país en ruinas”

Vargas Llosa: Fidel Castro “deja un país en ruinas”

Cuba es hoy “más pobre que la horrenda sociedad de la que huyó Batista” en 1958

Mario Vargas Llosa (periodicotiempo.com)
Mario Vargas Llosa (periodicotiempo.com)

MIAMI, Estados Unidos.- El Nobel de literatura Mario Vargas Llosa ha declarado este lunes que Cuba “es un país más pobre que la horrenda sociedad de la que huyó Batista aquel 31 de diciembre de 1958 y tiene el triste privilegio de ser la dictadura más larga que ha padecido el continente americano”.

En una extensa columna de opinión publicada por el diario El País, el autor peruano-español de varios clásicos de la literatura iberoamericana rememora su relación con la revolución cubana de 1959 y su interacción ocasional con Fidel Castro, quien falleció el pasado 25 de noviembre a los 90 años.

A propósito del fallecimiento del líder revolucionario, Vargas Llosa opinó: “no dejo de sentir que con él se va un sueño que conmovió mi juventud, como la de tantos jóvenes de mi generación”. Sin embargo, apunta que Castro “deja un país en ruinas y un fracaso social, económico y cultural que parece haber vacunado de las utopías sociales a una mayoría de latinoamericano”.

Mario Vargas Llosa llegó a Cuba por primera vez como enviado de Radiotelevisión Francesa, en plena crisis de los misiles nucleares de 1962. Ya desde 1959, el triunfo de los rebeldes sobre el gobierno de Batista había despertado las simpatías del joven intelectual.

Su primera estadía en la isla caribeña aumentó su “entusiasmo y solidaridad con la Revolución”, confiesa el propio escritor. Conoció a Haydée Santamaría, que dirigía la Casa de las Américas, y esta lo incorporó a un Comité de Escritores al que perteneció por diez años, durante los cuales, describe Vargas Llosa, “mis ilusiones con Fidel y la Revolución se fueron apagando hasta convertirse en críticas abiertas y, luego, la ruptura final, cuando el caso (del poeta Heberto) Padilla”.

Su primera decepción, cuenta, ocurrió cuando supo de la creación de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP). Su reacción entonces fue escribirle una carta a Fidel Castro, quien lo invitó junto a otros intelectuales a una reunión. “Fue la única vez que estuve con Fidel Castro (…) Me impresionó, pero no me convenció. Desde entonces, aunque en el silencio, fui advirtiendo que la realidad estaba muy por debajo del mito en que se había convertido Cuba”.

“¿Está Cuba mejor ahora, luego de los 57 años que estuvo Fidel Castro en el poder?”, se pregunta el Nobel de Literatura de 2010. “Hace tiempo que la Revolución dejó de ser el modelo que fue en sus comienzos. De todo ello solo queda el penoso saldo de los miles de jóvenes que se hicieron matar por todas las montañas de América tratando de repetir las hazañas de los barbudos del Movimiento 26 de Julio”.

“¿Para qué sirvió tanto sueño y sacrificio? Para reforzar a las dictaduras militares y atrasar varias décadas la modernización y democratización de América Latina”.

[fbcomments]